viernes, 8 de febrero de 2013

La mochila del Armagedón, ¿te la vas a perder?

Mochila teocrática: Armageddon Survival


http://www.extj.com/showthread.php?22442-carta/page2

     Estimados cofrades en nuestro vía crucis watchtoweriano:

     El hermano en la fe y en la fa, Nízam, una vez más documenta a la casa de la fe puntualmente.  Nos suministra el alimento al debido tiempo, a todos los cotizantes netos.  El Zorro de Ajalvir, una y otra vez se escabulle del cerco que le ponen los agentes Watch a sueldo.  ¡Sin duda tiene la bendición del cielo en sus desvelos por ayudar espiritualmente a sus hermanos ibéricos y allende los mares!  ¿Puede haber mayor prueba que esta...?  Por eso, le agradecemos su actividad apostólica.  ¡Nunca podremos pagarte toda la información que nos has dado!
"Kano, efectivamente, todas las congregaciones de España tendrán esta semana, la semana del 4 de febrero, unas necesidades de congregación de 15' tratando sobre el protocolo a seguir en caso de desastres. Adjunto la carta, el bosquejo para el discurso de necesidades, y el formulario de lista de artículos de primera necesidad, en caso de desastres. Saludos".  http://www.extj.com/showthread.php?22442-carta/page2
     Primero, decir que toda precaución es poca: ¿tiene algo de malo el estar preparado ante la eventualidad de un desastre; natural o causado por el hombre?  Pues no..., en principio.  Aunque, habría de matizar que la catástrofe normalmente no avisa..., ¡y si nos pilla que no estamos en casa y tenemos la mochila teocrática allí...!  Personalmente, no veo el asunto muy claro en países como España.  Pero, ¡para gustos están los colores!

     Los profetas fallutos del Cuerpo Gobernante, se estiran y nos recomiendan que nos pertrechemos con la mochila teocrática que un servidor la ha bautizado como Armageddon Survival.  Los ungidos de pacotilla, también nos suministran una lista con el contenido de la mochila salvavidas.  Hay países donde el gobierno recomienda a sus ciudadanos una mochila de esta clase.  ¡Nada que objetar!

     No obstante, como por experiencia sabemos que los del Cuerpo Gobernante no dan puntada sin hilo, intentaremos entender esta maniobra: sus porqués.  Primero, he sondeado a los hermanos a "pie de urna", después del anuncio que tanta expectación había creado entre el apoquinante neto.

     Básicamente y generalizando un poco, podría dividir la reacción del publicador ibérico en dos grupos: las personas mayores han vislumbrado un rayo de esperanza pensando que este es un consejo del Cuerpo Gobernante ante el catastrófico e inminente fin del mundo..., ¡por lo que existen posibilidades reales de no "gustar" la muerte y entrar por el propio pie en el Nuevo Orden de Watchtowerlandia!  Por otro lado, los matrimonios de edad mediana y la juventud en general: éstos piensan que lo de la mochila es una "broma" del Cuerpo Gobernante, y que se han pasado tres pueblos con toda la expectación creada entre la indocta tropa.  Hay quien argumenta que esta maniobra de la mochila Armageddon Survival, nos acerca más al concepto de secta que tienen las personas presente.

     Si esta confesión religiosa fuese transparente en el plano financiero, podríamos saber la repercusión que ha habido en el índice de donaciones desde que se anunció la tómbola de la mochila teocrática.  ¡Pero nos quedaremos con las ganas!  También, es una manera de meter el miedo en el cuerpo al apoquinante neto..., ante una catástrofe inminente y previsible como lo es el fin del mundo predicho hasta la saciedad.  ¿Qué genera el miedo?: mayor actividad evangelizadora y más donativos en metálico..., para ganarse el favor divino mientras todavía queda tiempo.

     Uno, en su ingenuidad, pensaba que la salvación eterna era una cosa que estaba más relacionada con la voluntad divina que con el contenido de una mochila como Armageddon Survival.

     Por último, tal vez un punto interesante que se destaca en la carta dirigida a los cuerpos de ancianos, pero que no se mencionó en el bosquejo leído a la congregación, sea la de los archivos confidenciales de las comunidades locales:
"Decidir de antemano cómo se protegerán y preservarán los registros de la congregación, así como los archivos confidenciales".
    En estos archivos, estarán  --de haberlos habido--  los casos de pederastia, o sexting, o tenencia y distribución de pornografía infantil, etc.  Delitos, "juzgados" en la trastienda del Salón del Reino por un Comité Judicial compuesto de ancianos y siguiendo al pie de la letra las directrices del Cuerpo Gobernante en esta materia.  ¡Esos archivos tienen que estar a buen recaudo..., no vayan a caer en manos de los bomberos, protección civil o la policía española!

     Hermanos y camaradas: lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y de las mochilas teocráticas para la salvación?

     Para finalizar, el orfebre de la palabra, el cofrade Tejota, ha compuesto este poema para toda la hermandad..., ¡y gratis!  Gracias, compañero, eres nuestro "Quevedo".

Anónimo 
LA MOCHILA

Me he comprado una mochila
para una ocasión futura;
más parece la montura
del cuadrúpedo de Atila.
Pesa tres kilos vacía,
mide su metro de altura
por medio y pico de anchura
y me costó la alcancía.
Tiene más departamentos
que el despacho de un notario
y dentro cabe un armario
lleno de medicamentos.
La compré por si las moscas,
por si viene algún desastre
o el fisco o algún pillastre
y te saca hasta las roscas.
Es que hay que estar prevenido
por si hay que salir por patas,
aunque sea en alpargatas,
el macuto bien asido,
y tirando todo tieso
como una cabra hacia el monte;
y quien esto mal afronte,
se quedará patitieso
si por hache o por bemoles
le pilla el Armagedón
dentro de algún bodegón
chupando hasta caracoles,
o le pilla un terremoto
o Hacienda, un toro, un obús
o el metro o un autobús
o la suegra en una moto.
El caso es que debe estar
la mochila organizada
y hasta los bordes colmada,
sin un detalle faltar.
Ha de tenerse a la vista
y al alcance de la mano,
una por padre o hermano,
renovada y siempre lista.
Ha de entrar en el petate:
una linterna, cerillas,
huevos para una tortilla,
siete latas de tomate,
otras tantas de guisantes,
de sardinas y pimientos
y variados alimentos,
impermeables, mantas, guantes,
dos o tres pares de botas,
una caja de betún,
catorce latas de atún,
una libreta de notas,
un bolígrafo y un mapa,
una radio, una navaja,
un parchís, una baraja,
un sombrero y una capa,
llaves y estuche de aseo,
pilas, bolsas de basura,
botiquín para la cura,
pastillas para el mareo,
ropa de abrigo, tijeras,
abrelatas, frutos secos,
calcetines y chalecos,
un salero y vinagreras,
cuatro botes de fabada,
dinero, medicamentos,
teléfono, documentos,
agua pura embotellada,
un palustrón, un lebrillo
y una botella de vino,
medio kilo de tocino
y otro medio de membrillo.
No ha de olvidarse incluir
un gorro de tramontana
que sea de pura lana
y un gran saco de dormir.
Se supone, no es por nada,
que la mochila en cuestión,
si no hay otra solución,
pesará una tonelada.
¿Habrá lomo que resista
tanta carga de jumento?
Y, llegado el mal momento,
¿se completará la lista?
Porque aquí lo demencial
es que ha de tenerse en casa
la mochila, por si pasa
cualquier percance crucial.
Las familias numerosas,
con parcas habitaciones,
¿cuántos de estos mochilones
no tendrán entre sus cosas?
Y si llega en un minuto
el desastre impertinente,
¿habrá tiempo suficiente
de cargar con el macuto?
No te duermas, espabila,
no dejes de estar atento
y ten en todo momento
preparada la mochila.
9 de febrero de 2013 12:53
 Eliminar