lunes, 17 de marzo de 2008

Lealtad a la Watchtower... ¿sin límites?



Estimados camaradas ninguneados por la Watch Tower:

Esto de la lealtad suena muy bien y, hay quien utiliza la palabra para su propio provecho, veremos un ejemplo. ¡Vamos a ver! ¿Quién quiere que se le considere una persona desleal? El diccionario de la Real Academia Española, dice sobre esta palabra: "Cumplimiento que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien". Evidentemente, todos los hombres de bien aspiramos a cumplir y que se nos reconozca la 'hombría' de los hombres de bien. De hecho, en lo que respecta con la Sociedad Watch Tower, pienso que muchos de nosotros no solamente hemos cumplido bien, sino... requetebien y, durante décadas de nuestra limitada vida. La pregunta clave es, ¿puede exigirnos la Watch Tower lealtad sin límites y eterna?

Por lo menos, es es lo que dice la Biblia, en Hechos 5:29 dice: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres". La SWT pervierte el sentido de la oración y se la aplican a ellos suplantando la personalidad de Dios. Dios... son ellos, luego siempre tienes que obedecerles... ciegamente. El resto de los morales y organizaciones humanos... son el "hombre" al que se le debe la obediciencia relativa.

Pero, evidentemente, nos surge la pregunta (o muchas), ¿qué pasa cuando la Sociedad Watchtower demanda de nosotros algo que está contra nuestra conciencia o contra nuestro entendimiento de los princípios bíblicos? ¿Tenemos que seguir siendo "leales" a la Organización? ¿Está la SWT por encima de nuestra fuero interno? ¿Le debemos a ella un obediencia ciega... sin límites? Y si lo que nos exige la Organización religiosa contraviene las leyes españolas, por ejemplo, ¿debe el Secretario de la congregación tener almacenados en su domicilio los datos personales de las personas censuras o expulsadas... en contra de la voluntad de éstas?

Siento hacerme pesado con Íñigo de Loyola (San Ignacio), el 26 de marzo de 1553 escribió una carta a los jesuítas de Portugal, en la que se establecía los tres grados de obediencia. El primero "consiste en la ejecución de lo que es mandado, y no merece el nombre por no llegar al valor de la virtud si no sube al segundo de hacer suya la voluntad del Superior; en manera que no solamente hay ejecución en el efecto, pero conformidad en el efecto con un mismo querer y no querer... Pero quien pretende hacer entera y perfecta oblación de sí mismo, ultra de la voluntad, es menester que ofrezca el entendimiento (que es otro grado, y supremo, de obediencia), no solamente teniendo un querer, pero teniendo un sentir mismo con el Superior, sujetando su propio juicio al suyo, en cuanto la devota voluntad puede inclinar el entendimiento". Porque "todo obediente verdadero debe inclinarse a sentir lo que el Superior siente". La cita está tomada del libro del autor: "La Agonía del Cristianismo".

La Watch Tower, se apresuraría a decir: "¡Eso es exactamente lo que queremos decir nosotros con "obediciencia". ¡Ya! Lo que pasa es que Dios creó a personas con libre albedrío, no autómatas... que es lo que la SWT quiere, ellos y otros individuos, como David Kores de la secta de los davinianos en Waco, Texas.

¿Debe haber límites en nuestra obediencia a la Watch Tower? ¿Está nuestra conciencia personal por encima de las directrices de la SWT... o debemos aparcarla a un lado? ¿Nos puede exigir, la SWT, que la obedezcamos violando nuestra conciencia? ¿Alguna vez ha admitido, en algunas de sus numerosísimas publicaciones, la posibilidad de la necesidad de obedecer nuestra conciencia cuando existe un conflicto entre esta y las directrices de la Watch Tower?

Ellos nos exigen que violemos nuestra conciencia. Por ejemplo, en el trato que "contra natura" debemos dispensar a un familiar expulsado... o a un amigo. Pero, como saben que con el razonamiento que emplean no es suficiente para motivarnos a actuar contra nuestra conciencia... entonces nos amenazan con sanciones... recurren a meternos el miedo en el cuerpo... "¡que te expulsamos sarraceno!".

Se podría poner un sinfín de ejemplos como este para demostrar la exigencia de la SWT de una obediciencia sin límites... usurpando y colocándose en el lugar de Dios... ¡patético y trágico! Por lo menos, tengo que estar de acuerdo con el Papa Benedicto XVI, cuando no hace mucho declaró que "un cristiano no debe obedecer ni siquiera al Papa... cuando esto va contra su conciencia". ¡A ver cuando tomas nota de lo que dice Ratzinger com más razón que un santo sobre la prioridad de obedecer nuestra conciencia... Sociedad Watch Tower!