viernes, 14 de marzo de 2008

Dependencia económica y disidencia V (Comités de Sucursal)



Estimados camaradas y compañeros sufridores de lo insufrible por la Watch Tower:

En los anchos e inmensos páramos ajalvireños nos falta por catalogar la más preciada de las especies --por lo rara y escasa--. Son "La Realeza". ¿Qué quiénes son? Es el grupo más selecto y elitista... un grupo bastante compacto pero, como demuestra la historia, puede sufrir modificaciones morfológicas severas cuando 'los illuminati' del Cuerpo Gobernante lo creen oportuno. En fin, sin más preámbulos, son los que suelen componer los diferentes Comités de Sucursal a lo ancho y largo de la Tierra... y sus respectivas.

Han logrado todo lo que podían pedir... ¿a la vida?, no, a nuestra Madre la Organización. Tienen la sensación de estar ya en el requeteprometido Nuevo Orden (si no fuera por los achaques propios de la edad) por el etéreo "Esclavo". Ya ejercen de Príncipes en la Tierra... en la Piel de Toro. Lo tienen todo: fama, prestigio, renombre, reconocimiento, adulación, regalos en metálico o en especies. Pero, todo es "soportable y lo consideran un montón de basura" con tal de servir a la Organización, tal como algunos japoneses sirven a la Mitsubishi o la Toyota, con una diferencia... no están por la labor del seppuku... les falta el alto sentido del honor de la nación japonesa.

¿Qué pensáis... que están por convicciones religiosas en las doctrinas y en las innumerables normas del "esclavo"? ¿Tal vez... por que tengan la verdad? O, ¿por amor a Dios? Sí, eso debe ser, ¿no? ¡Pues tampoco! Nada de eso. Cuando uno es joven y llega a Betel, puede llegar por fe, fe en una causa o fe en Dios. Sí, ¿por qué no?

No obstante, La Realeza, tiene motivaciones más sublimes que la temporal y siempre cambiante doctrina, o la posible concordancia de esta con la letra y el espíritu del Evangelio. En verdad, el quid de la cuestión, no es tanto en lo que hay que creer, como en servir fielmente a la causa --léase: "Un juramento de carácter interno, por el que el individuo se compromete e impone servir a la Sociedad Watch Tower independientemente de lo que pueda enseñar o cómo pueda actuar dicha Organización.. por encima de princípios bíblicos bien definidos en las Escrituras. La Biblia adquiere una posición subordinada a las normas de la Sociedad Watch Tower en la mente y pensamientos de éstos sujetos". Por ejemplo, si mañana dice el Governing Body que hay nueva luz y que hay que creer en el infierno de fuego... ¡pues se cree sin más! Que... pasado mañana se dice que no hay que creer en el infierno... ¡pues no se cree y punto!

Así de fácil, hay que ser lo suficientemente humildes y estar lo suficientemente aborregados como para creer cualquier cosa que se nos enseñe y, todavía se puede ir más lejos, no hay ni siquiera que creer, basta con sólo aceptar esto intelectualmente, como la doctrina oficial de la SWT. Esta es la actitud que deben tener todos los miembros de la Organización... especialmente "La Realeza". Sí, a ellos, les trae sin cuidado qué es lo que se debe creer, les da lo mismo... lo que sea... todo lo que necesitamos: nuestro alto y singular nivel de vida, la calefacción, el aire acondicionado, la sauna, la piscina climatizada, la cancha de tenis, la de baloncesto, el campo de fútbol, los trajes de Armani, las corbatas y camisas de Christian D'ior, los billetes de 500 €, etc., etc., etc. Todo emana de la generosidad de la Organización con sus empleados incondicionales. Por otra parte, ¿qué nos dan los ultraapóstatas? ¡Sustos nada más! ¡Los apóstatas se estiran menos que el portero de un futbolín!

Hay que tener claro un concepto... sin la Organización no somos nada, no tenemos nada... no hay vida más allá de la Organización (por lo menos la clase de vida que nos gusta a los de La Realeza). Más allá de sus límites, sólo hay: frío, oscuridad, tinieblas, sufrimiento, soledad, sudor, esfuerzo... dolor. Si mañana nuestra madre la Organización, les dice que, a partir de ahora ya no utilizaremos la Biblia, sino el Libro del Mormón...en éstas personas no encontraremos ninguna objeción... "si hay que cambiar la foto de Russell por la de Joseph Smith... pues se cambia y aquí no ha pasado nada. Si algún pardillo pregunta por la foto de Russell... con decir que nunca estuvo sino que él lo ha soñado... pues solucionado". Ellos siguen a la Sociedad Watch Tower no importa dónde vaya, ni qué enseñe y, continuamente, como un mantra y con el rosario entre los dedos citan hasta autoconvencerse: "¿A dónde iremos? Tú tienes dichos de vida eterna... y si no es eterna, por lo menos es la temporal... pero de calidad".

No hace mucho que la mujer de un "Patricio" --aspirante perpétuo a Member del Comité de Sucursal--, me comentó: "Aunque nada de lo que la Sociedad promete se cumpla, aunque todo sea mentira... habrá merecido la pena por la manera en cómo vivímos". Es algo que, no sé si por casualidad, lo he escuchado en repetidas ocasiones en distintos individuos e, ilustra, hasta qué punto a éstas personas no les importa nada en absoluto en qué se cree o se pueda creer en el futuro... nunca necesitan la Biblia para resolver sus dudas doctrinales --una precisión: ellos no tienen jamás problemas de conciencia por no entender un asunto doctrinal u organizacional--. Cuando algún pardillo integral ibérico, les pregunta sobre cualquier asunto que no entienden, repiten como loros: "El Esclavo, que no la Biblia, dice esto sobre el asunto".

Por esta razón, ¿os imagináis que el Comité de Sucursal utiliza la Biblia en sus reuniones semanales para resolver las dudas o tomar decisiones correctas? ¡Nada más lejos de la realidad! Ellos, con el manual: Branch Organization en mano y la correspondencia con los diferentes comités del Cuerpo Gobernante... tienen más que de sobras y, si hubiera alguna duda, pues se escribe al comité del Governing Body de turno y la contestación viene volando... nada de devanarse los sesos... nada de Biblia como los herejes, nada de principios bíblicos... ¡herramientas heréticas y del Diablo que sólo sirven para enrredar!

Dicho esto, podemos continuar con la descripción del tipo de personaje que suele tener la catadura moral necesaria para aceptar dicho puesto. ¿Qué tipo de persona suele ser esta? ¿Las podemos conocer por algún rasgo físico determinado o por alguna señal en el rostro, como Moisés por el resplandor de su cabello cuando bajó del Monte Sinaí? ¿Tal vez por su ilustración? ¿Por sus méritos académicos? ¿La moderación en el comer o el beber? ¿Porque rechazan los placeres de la carne caída? ¿Por que no aceptan regalos que puedan comprometer su voluntad a la hora de juzgar u otorgar privilegios de sercicio? ¿Los podemos encontrar comprando en el mercadillo del barrrio... tal vez, como el resto de los mortales? ¿Porque leen mucho la Biblia?

Lamento desanimaos pero, no los conoceréis por estos detalles sin importancia. Puedes encontrar algún vendedor de huevos en el mercado de la Boquería (mercado municipal en Barcelona)... amante de la ópera en alemán (aunque no entiende nada, pero viste mucho y vale para despistar sobre su origen humilde que intenta tapar y del que nunca jamás habla). A muchos nos gusta el cava... a éste y a su mujer más que a los demás. Suelen achisparse un poco en la intimidad pero, disimula muy bien. Por ejemplo, un hermano se presta servicialmente a recoger y tirar las botellas vacías de las juergas a la basura... ¡qué indigno que a su ilustrísima se le vea con un montón de botellas vacías... qué podría pensar el personal de semejante hombre devoto! No obstante, que no se nos nuble la vista, es muy hábil en el tema de las confabulaciones... Albert Snake, ávido de poder, celoso guardián de lo propio, sibilino... ¡guardáos de él incáutos!

Luego tenemos a un "Patricio", ser gregario por naturaleza... necesita adherirse a un elemento con peso específico dentro del Comité de Sucursal. Se siente agradecido por el favor de haberle ascendido a La Realeza, convirtiéndose en delfín de su patrocinador y valedor dentro del Comité... un incondicional del Snake, que siempre apoyará con su voto todas las decisiones de su ídolo al que le ha vendido su alma a cambio del puesto en el Comité. Se le conoce como el Místico --¡pero no os engañéis... tuvo un problema con una sobre dosis de Viagra... y tuvieron que llevarlo al hospital (de tapadillo) para deshacer la posición del entuerto--. Le suele salir un sarpullido cuando le hablan de la Feria de Sevilla y tiene muy callado lo de la foto de él con sombrero cordobés y su maruja, con un vestido de volantes... foto en posesión de una notable familia granaína que, si alguna vez sale a la luz, ¡nos reiremos todos un poco! Es que eso de que lo puedan relacionar con el pueblo llano y su diversión... no corresponde a nuestro aspirante perpétuo a San Juan de la Cruz con su misticismo watchtoweriano, no corresponde con una persona de su categoría. Se le suele confundir con un mormón, especialmente los veranos, cuando tira pantalón oscuro y de camisa blanca de manga corta y su corbata nada estridente... ¡seria como él! Un hombre que en su época de Patricio representó bien su papel y le valió trabajar en el Departamento de Servicio, como secretario del vendedor de huevos de la Boquería. Ultraortodoxo como su mentor... de la línea más dura y más watchtoweriana.

Otra personalidad característica de estos páramos, es la del Teleñeco. Es como el anterior, ser gregario y sin peso específico dentro del Comité... está de comparsa, volviéndose loco intentando agradar a todos los pesos pesados del Comité. Él mismo se ha buscado una posición harto difícil... la de comodín: "estoy con todos y contra nadie". Sabe que la equidistancia es la clave de la superviviencia. Pero no hay que equivocarse, nunca le tiembla el pulso cuando forma parte de un Comité Disciplinario Ajalvireño y hay que firmar la pena de "muerte" --dar una patada a alguien de Betel-- y despachar a algún sujeto del Centro de la Adoración Pura. Podríamos clasificarlo con el hombre de las dos caras, luciendo siempre un sonrisa radiante cual vendedor de pasta dentrífica, sabe poner cara ce circunstancias... como mostrando empatía. Pero, no hay que dejarse engañar, todo en él es una ilusión óptica, un espejismo, es un maestro del disfraz... diríase camaleónico. Rebosa de alegría y de optimismo, a veces, uno se pregunta si este especímen, al nacer, apareció con una imborrable sonrisa de oreja a oreja. Suele ser una persona "criada" en la verdad --eso quiere decir que no tiene criterio propio y que todo lo que sabe o ha vivido esta relacionado con la Watch Tower--. De joven, sirvió en el Betel de Barcelona, la calle Pardo... ¡qué tiempos! Se casó y, como tuvo de padrino al Snake, pues le otorgaron el inmenso privilegio de servir como Precursor Especial, estando unos años de rodaje pero pronto lo llamaron de nuevo para Betel... ahora tocaba Ajalvir. Allí el muchacho se esmeró mucho --hay que reconocerle el mérito-- en su función de Patricio y... para sorpresa y resquemor de muchos veteranos que estaban esperando el ansiado puesto en el Comité de Sucursal... por décadas, los adelantó a todos por la derecha y, por arte de birlibirloque lo convirtieron en miembro de La Realeza Ajalvireña... ¡ahí es nada!

Quizá, el que se siente más desplazado y se pregunta de cuando en cuando qué hace junto a esa pandilla de indocumentados que son normalmente los de los Comités de Sucursal... es el tipo que bien lo pudiéramos definir como "El Dandi". Suele ser alguien de gustos refinados, criterio templado con pragmatismo y coleccionista de incunables. Ser sobresalientemente educado, amante de lo bueno y bello de este mundo, de paladar y costumbres exquisitas... no, no pega con esa pandilla. Apasionado de las conversaciones profundas... uno de los pocos con el que podrás tener una conversación religiosa profunda, sin escandalizarse. A su favor, comprometido con todo y con todos siempre que no le perjudique. Alguna vez, me consta, dispuesto a apoyar una causa noble con su fortuna particular. Un sujeto del que me gustaría leer sus memorias --sin censura-- si alguna vez las publicase... ¡sería un bombazo!

No sería justo pasar por alto a "Cabeza Ajos". Al hombre al que nunca más habló Juan Kurtz, después de la traición de sus generales y una vez lo hubieron quitado del Comité de Sucursal. Para el ya difunto JHK, el causante de todos sus males --delató todos los defectos y debilidades de Juan Kurtz al Superintendente de Zona, conocido en Brooklyn como "The Boss"-- esto ocasionó la caída de JHK y la subida a los altares (nombramiento como member del Comité de Sucursal) de "Cabeza Ajos". Lo comparo a Ernest Hemingway, amante de escribir artículos para ¡Despertad! sobre fauna --especialmente pájaros... ¡con la cantidad que tiene justo a su lado!-- y sobre lugares históricos de España. Pienso que una de sus ilusiones era escribir un artículo sobre los San Fermines, pero no creo que se lo publicasen... ¿toros y religión? No convence en Brooklyn. Escribiría también sobre la Feria de Sevilla... pero no desea enemistarse con Snake y tiene que morderse los labios. Con el nombramiento le dieron una ocupación tediosa en Betel y echa de menos el tener más tiempo para visitar lugares y escribir. Lo que le gusta es escribir... aquí con los testigos de Jehová o en Utah con los mormones... es lo mismo. En todas sus decisiones quiere dejar bien claro que él es fiel al "esclavo fiel y discreto"... aunque esto le cueste a alguno la calle.

¡Cómo no hablar del incombustible "Jalisco", también llamado el Tomás Moro ajalvireño... alejado de las prebendas! Nazareo de nacimiento, espartano entre espartanos en su forma de ser y vivir... le aplican las palabras de Pablo: "aporreo mi cuerpo y lo conduzco como esclavo". ¿Papista? ¡Más que el Papa! Entregado a sus responsabilidades sin medida. Parece tenerle pavor a las vacaciones, le supone un castigo el que le aparten de su trabajo... un laboradicto consumado. Algo masón en su deseo insaciable de no suministrar información a nadie... incluso sobre las cosas más nimias... su máxima: "El secreto por el secreto". Watchtoweriano por defecto genético. Su secreto mejor guardado: parece que trabajó en el Betel de Méjico antes de su venida a España... ¿por qué no habla de ello?

Otro de los personajes más pintorescos que suelen darse en estos Comités Cardenalicios es que el viene de casa con el mote puesto. Se parece al Francesco Totti, jugador de la Roma. Castizo como el que más. Sueño incumplido: ser abogao. ¿Sacrificios? "Los justos", diría él. Tanto tiempo en la cúspide del poder --el que estaba en su puesto, Tony de la Sierra de Guadarrama, tuvo que dimitir por un lío de faldas con una fallera-- le ha afectado... se cree una estrella... va de sobrao, como se dice coloquialmente hoy. ¿Quedón? ¡Como el que más... como lo permite el cargo! ¿Ingenioso? Él se lo cree. ¿Razones para tener ese concepto de si mismo? Ninguna... ¡pero a ver quién le convence de lo contrario! La verdad es que no es el mejor momento para él, insitucionalmente hablando, a pesar del logro del "notorio arraigo"... dos ex-betelitas le han marcado un gol por la escuadra al obligarles a pagar las cotizaciones a la Seguridad Social por sus casi 700 empleados... más la multa de los cuatro años atrasados que ha recurrido... pero que lo tiene tan perdido como España las Filipinas. ¿Alguien sabe a cuántos euros puede ascender las cotizaciones de cuatro años por unos 700 trabajadores? Además, no es lo único, tenemos a Hacienda detrás del tema de las contribuciones "voluntarias"... las inversiones de capital en bonos en Gran Bretaña... ¡a ver quien puede arreglar esto con un chotis!

Esto ha sido un repaso somero sobre los diferentes especímenes de la fauna ajalvireña, típica de Comités de Sucursal... los grandes de los países, aquí los Grandes de España... y, también esos "Grandes Desconocidos". Puede ayudar para que nadie los mitifique --no es bueno para ellos ni para nadie-- son seres humanos de carne y huesos, como nosotros... pero obligadamente entregados a una causa, a u n proyecto o a una "empresa", como bien la ha definido la Seguridad Social. Ellos son La Realiza, pero tienen el miedo propio del que no tiene nunca asegurado el puesto, ¡que piensen en JHK o Mister Champán! Además, siempre tendrán un "amigo" dispuesto a traicionarlo por lealtad a la Organización... que es el mayor de los mandamientos y del que pende toda la ley. ¿Vivir con miedo... es vivir? ¡No hay temor en el amor!

Dejo en el tintero al sector afectado por la "traición" de Nestor Kuilan... el sector puertorriqueño en ajalvir. Desde entonces, en Brooklyn no se fían de ellos y, a pesar de ser Patricios y por tradición hereditaria les pertenecerían estar en el Comité de Sucursal, no lo están y lo tiene muy difícil. Pero, ya lo advertía el Proverbio: "He visto príncipes a pie y siervos a caballo".

Hay que hacer una añadidura, en el CAP, hay personas que de buena fe sirven sin ambición (aunque son los menos), los conozco y los aprecio, piensan que están rindiendo un servicio sagrado a Dios. Todo mi respeto para ellos.

¡La risa es terapéutica! ¡Seguiremos denunciando lo denunciable... hasta que la ley se cumpla!