sábado, 14 de enero de 2017

Entrevista telepática a Anthony Morris III

Anthony Morris III

     Estimados compañeros de conventículo:

     En los últimos meses las víctimas de la confesión religiosa de los testigos de Jehová en España están logrando que su voz sea escuchada públicamente a través de: los medios de comunicación, comisarías, cuartelillos y juzgados... amén de otros estamentos oficiales. Se acabó el silencio de los corderos. Se han organizado en un colectivo llamado AbusosTJ. Están dando la lata día sí y día también a los gerifaltes teocráticos. Y, como el portavoz oficial de la entidad religiosa ha desaparecido como por ensalmo... pues nos hemos quedado sin poder formular unas preguntas a nuestros mandamases teocráticos del voto de pobreza y olé.
https://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2016/12/camaradas-ibericos-y-allende-los-mares.html

     De nuevo, nuestro corresponsal apóstata, K19, utilizando sus poderes paranormales ha conseguido entrevistar al famélico y lenguaraz miembro del Cuerpo Gobernante, Anthony Morris III. Como estos sacacuartos de la esperanza celestial son escurridizos como anguilas, nuestro reportero ha tenido que echar mano de la telepatía para forzar una entrevista ni deseada ni querida. A los caciques les gustan los soliloquios plasmáticos ante las cámaras de JW,ORG. Nunca conceden entrevistas a periodistas. Estilo: "Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como". Pero hoy toca dar la cara. Coger el toro por los cuernos. ¡Va por ustedes!

K19: ¡Buenos días! Gracia y paz, hermano Anthony...

Anthony Morris III: Para el carro, deslenguado. No soy hermano de un pestilente apóstata como tú. Mi alma pura y prístina no puede contaminarse y relacionarse contigo; un pecador impenitente. Además, todavía recuerdo la última entrevista que me hiciste. Rajaste de lo lindo. Por cierto, me pusiste de vuelta y media.

K19: ¿Por qué enfatizáis y machacáis tanto al apoquinante neto con aquello de la necesidad de llevar una vida sencilla y espartana como una forma de adorar a Dios aceptablemente?

A. M.: El cristiano, para serlo, primeramente ha de renunciar a sí mismo. Debe rehusar los placeres y los bienes terrenales: el pecado de la concupiscencia. El estilo de vida del pardillo integral debe ser uno sencillo, simple. Y, si me apuras, escaso. El mejor estímulo y el mejor maestro es la necesidad. Te da claridad mental y pureza espiritual. Propicia el reflexionar en Dios y todas sus obras. Vivimos en un mundo gobernado por Satanás el Diablo, uno donde se enfatiza muchísimo el disfrute de los bienes materiales. ¿Crees que una persona puede ser más feliz por llevar un buen traje, una excelente camisa, una corbata de seda con su alfiler, unos gemelos de oro y un peluco que te quita el hipo? ¡Pues no! Ya nos advierte la Biblia: "El Hijo del Hombre no tiene donde recostar su cabeza".

K19: ¿Y el Cuerpo Gobernante predica con el ejemplo?

A. M.: Esa pregunta es capciosa. Intolerable. ¡Pero te voy a contestar, sarraceno! Los miembros del Cuerpo Gobernante nos desvivimos por nuestros hermanos que las están pasando canutas en África y otras partes del mundo. Oramos mucho por ellos. De hecho, los ungidos de pacotilla hemos hecho voto de pobreza, ¡para más inri! ¿Sabes cuántas noches nos quedamos sin hambre para cenar... pensando en nuestros hermanos que atraviesan vicisitudes? ¿Cuántas noches sin dormir... por las preocupaciones? ¿Cuántas tallas de pantalón he perdido por...

K19: ¿Peerdoona? Por ahí no paso. Estás generoso. Estás fondón. Sentado lo disimulas algo, pero de pie..., ¡estás de buen año! Con la tela de tu americana me hago yo cuatro trajes. Tú hambre no pasas. ¡Te lo digo yo!

A. M.: ¿Estás cuestionando al ungido de Jehová? Porque de hacerlo estarías pecando contra el Espíritu Santo y, llegado a este punto, no ha posibilidad ni de arrepentimiento ni de salvación. Me estás vituperando. Poniendo a caldo. Se nota que Lucifer está alojado en ti...

K19: En la central mundial y en muchas sedes nacionales, ¿disfrutáis de calefacción y aire acondicionado sin límite... pagando nosotros, los cándidos apoquinantes?

A. M.: Sí, pero por una buena causa. Realmente, es por servir a Dios de manera aceptable. Cuando uno descansa bien y trabaja en un entorno cómodo puede dar lo mejor de sí mismo a Dios. Si pasáramos calamidades esto repercutiría en la calidad del servicio que ofrecemos a nuestro Dios, Jehová.

K19: ¿También tenéis piscina climatizada... pagada por los de siempre?

A. M.: Los hermanos en la fe y en la fa gustosamente aportan sus donativos para que la casta dirigente esté concentrada en la obra del Señor. La piscina calentita nos ayuda a mantener en buen estado nuestros cuerpos que son templos dedicados a Dios. Todo se hace para la gloria del Altísimo.

K19: ¿Y sauna... baño turco? ¿También... es parte de la obra de Dios?

A. M.: Sí. Sin embargo, tiene su fundamento teológico. La sauna nos ayuda a expulsar no solo las tóxinas que condicionan la vida del ungido de pegote, sino que nos libera de malas actitudes y pensamientos negativos que se hayan podido generar en el ambiente laboral. Los que tenemos esperanza celestial --y asociados-- necesitamos presentar nuestros cuerpos a Dios lo más limpios posibles espiritual y físicamente. Libres de toxinas terrenales. Lo tóxico es un lastre y los hermanos quieren que estemos en condiciones óptimas para que el alimento espiritual que les servimos también sea de calidad óptima. ¿No sé si lo pillas?

K19: ¿Y gimnasio? ¿Canchas de tenis? ¿Canchas de baloncesto?

A. M.: Sí, también. Piensa que el miembro del Cuerpo Gobernante y los betelitas en general precisan servir a Dios sin distracción. El tener todo a mano --y gratis-- es una manera de simplificación teocrática. Nos permite ganar tiempo que podemos emplear en el servicio del Todopoderoso.

K19: Yo diría que muchísimos de nuestros hermanos firmarían aquí y ahora por hacer un"voto de pobreza" como el vuestro. No es lo que entiende el común de los mortales por voto de pobreza. De nuevo, vuestro argot asombra a propios y extraños con esa nueva dimensión que adquiere la definición watchtoweriana de "voto de pobreza". Casi me atrevería a decir que supone un agravio para todos aquellas abuelitas que literalmente se quitan el bocado de la boca para echar cuanto tienen en la alcancía del Salón del Reino. ¡Tenéis una manera asombrosa de gestionar los bienes del Amo en provecho propio!

A. M.: Tú eres un renegado teocrático. Un traidor de tomo y lomo. Hombre terrenal y como tal, no puedes ver con los ojos espirituales lo que hace el Cuerpo Gobernante por mejorar la vida de la gente. Lo hemos sacrificado todo, para servir a nuestros hermanos. Los miembros del Cuerpo Gobernante hacemos nuestras las palabras de san Pablo: "Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por el cual lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, para ganar a Cristo", Amén y amén.

K19: Los anillos...

A. M.: ¿Anillos? ¿Qué anillos?

K19: Los tuyos. Los dos que llevas en sendas manos. Ese par de sellos de oro. 

A. M.: ¿Qué pasa?

K19: ¿Qué mensaje intentas transmitir a los hermanos televidentes? Pareces que no te importa mostrar tu poderío.

A. M.: ¡Bagatelas! ¡Un montón de basura! Como decía don Miguel de Unamuno, la vida del cristiano es agónica, de lucha. Privaciones. Es la pobreza lo que nos limpia de pecados y de vicios y nos lleva por el camino de la salvación. Lo externo no tiene valor. El oro no tiene valor. Estos anillos que humildemente llevo en mis manos como un esclavo, como cadenas de prisión, no significan nada para mí. Son un recordatorio de la vanidad e inutilidad de seguir en pos de las riquezas temporales. No. Los miembros del Cuerpo Gobernante no queremos que nuestros hermanos vivan esclavizados a las riquezas terrenales. Tienen que se libres. Libres para poder dedicar todas sus energías y recursos a la Obra del Reino... Vamos, lo que se resume en echar el parné en la alcancía del Salón del Reino.

K19: Cuando veo la clase de vida que lleváis los miembros del Cuerpo Gobernante --a todo tren-- y cómo recomendáis una vida de sencilla (que yo calificaría de penurias) a los pardillos integrales... Llego a una conclusión y es la siguiente: tenéis la cara más dura que el cemento armado.

A. M.: Estás poseído por el Maligno. Eres un falso cristiano. Lucifer ha instilado la soberbia y la arrogancia en tu persona y te has alzado contra el ungido de Jehová. Cuando pones como un perejil al Cuerpo Gobernante estás atacando al único canal de comunicación de Dios con la humanidad. ¡Estás perdido! Además, tus colaboraciones periódicas en este blog te descalifican y te condenan haciendo inviable que en el futuro inminente consigas una parcela en Watchtowerlandia. ¡Tú te lo pierdes!

K19: Intentaré sobrellevar esa pérdida lo mejor que pueda. Será mi cruz. Sin embargo, el pasado mes de diciembre el Observatorio del Pluralismo Religioso en España, publica su informe anual donde indica que durante el último año se han volatilizado el 25,8 % del parque inmobiliario de nuestra confesión religiosa. O sea, concretamente 226 lugares de culto en España. ¿Tiene un bien tangible, como lo es un inmueble, la propiedad de desaparecer, de volatilizarse?
https://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2016/12/el-negocio-del-ladrillo-teocratico.html

A.M.: Cuando nosotros, los mandamases teocráticos, solicitamos fondos económicos al creyente para comprar, construir o habilitar un lugar de culto --¡el Cuerpo Gobernante no puede poner un céntimo, por supuesto!-- ese bien inmueble se santifica y dedica a Dios. El local o lugar de culto, ya no pertenece a quien puso el dinero, sino a Jehová. Entonces, el Altisímo dispone de sus bienes --los lugares de culto-- como mejor cree.

K19: ¿Se puede escriturar ante notario una propiedad, como lo es un bien inmueble, a nombre de Dios?

A. M.: Vamos a ver. Dios ha delegado en el Cuerpo Gobernante su representación aquí en la tierra. Como es evidente que Dios no puede tener bienes a su nombre, esos lugares de culto se tienen que escriturar a nombre de su representante: el cuerpo eclesiástico de los testigos de Jehová. O sea, el Cuerpo Gobernante. Nosotros solo hacemos lo que nos dicta Dios.

K19: Ya. Pero si desaparecen de la noche a la mañana --en un solo año-- la cuarta parte de los lugares de culto, concretamente 226 en España... quiere decir que se han vendido, ¿no?

A. M.: Una manera bastante terrenal y demoníaca de decirlo, pero sí. Está claro, ¿no?

K19: No puedo saber la cantidad de dinero que ha podido generar en un año la venta de 226 Salones del Reino. Pero, si hacemos un cálculo aproximado --a la baja-- de unos 100 000 € por salón, nos da la friolera suma nada celestial de 22 600 000 €. ¿Por qué no se publica un balance financiero? ¿Adónde demonios ha ido a parar este dinero santificado por vuestras manos?

A. M.: Ahí has tocado un tema tabú... el dinero teocrático. Igualmente, ¡qué más da el destino del dinero si está en las mejores manos posibles, las del Cuerpo Gobernante! ¿Tú confías en la gestión que Dios hace del dinero? Fundamentalmente, esto es una cuestión de confianza, de fe ciega: o confías en Dios o no. Así de simple. Recuerda; los lugares de culto están escriturados a nombre de su delegado en la tierra, y es éste quien al tener comunicación directa con Dios puede cumplir con la voluntad del Todopoderoso. Nosotros únicamente seguimos las directrices de Jehová. Si Él dice que hay que vender 226 lugares del culto en España... nosotros obedecemos.

K19: ¿Pero qué hay del destino del dinero?

A. M.: Es un misterio sagrado. Un secreto divino. Dios no quiere revelar el destino... ¡y como el dinero es suyo! Los hijos de la luz no queremos contrariar al Jefe. Somos herramientas en sus manos.

K19: 22 millones, ¿no es mucha pasta?

A. M.: El dinero nunca es suficiente. Para que opere de manera óptima el Espíritu Santo en el Cuerpo Gobernante se deben dar una serie de condiciones y comodidades que sólo las proporciona el vil metal. La pobreza, la miseria y la penuria no permiten que el miembro del cuerpo eclesiástico pueda estar relajado y ensimismado en ese estado contemplativo de modo que la fuerza activa de Dios fluya por sus venas y atraviese cada poro de su gentil piel. Una cosa es perseguir el dinero de los demás como si tu vida dependiese de ellos y otra muy distinta es buscarlo como un medio de acercarte más a Dios para recibir su inspiración. Los miembros del Governing Body Bank queremos el dinero para fomentar el bienestar en la hermandad.

K19: En España, el colectivo Abusos -TJ se ha puesto las pilas y os está demandando y denunciando por tierra, mar y aire. ¿Cumplen profecía?

A. M.: El colectivo de Abusos -TJ está formado por una panda de degenerados. Unos apóstatas de pro. Son una chusma de enfermos mentales. El objetivo de ellos es atacar al exclusivo canal de comunicación de Dios con la humanidad... que somos los VIP teocráticos; o sea, el Cuerpo Gobernante. Se rebelan contra el ungido de Jehová en la tierra. ¡Malo, muy malo! ¡Chungo, muy chungo! Definitivamente, han perdido todas sus opciones presentes y futuras de una vida eterna en juventud permanente en el maravilloso paraíso que vendemos de Watchtowerlandia. Es lo que tiene el pecar contra el Espíritu Santo. Sobre el cumplimiento profético, sin duda es así. Cuando analizamos los acontecimientos actuales en la península ibérica a la luz del libros proféticos de Ezequiel y el Apocalipsis, claramente se identifica y relaciona a Gog de Magog con el colectivo Abusos -TJ. Es un colectivo que surge para guerrear contra el pueblo de Dios al final de los tiempos. Son una herramienta en manos de Satanás para dañar a la única religión verdadera en lo que de verdad importa... en su imagen pública y en el patrimonio económico que con mucho esfuerzo ha conseguido amasar el Governing Body Bank.

El estado de inquietud en el que trabaja el CG impide que éste cuerpo pueda tener la debida disposición mental apropiada para se receptores del ES

K19: Pero, las víctimas sólo piden justicia y reparación. Muchas de ellas han sufrido abusos sexuales en el ámbito de la confesión religiosa y ésta siempre ha optado por la máxima: Los trapos sucios se lavan en casa.

A. M.: Cuando atacan los protocolos que impone la normativa del cuerpo eclesiástico de los testigos de Jehová, realmente nos están dejando con el culo al aire. ¿Con qué autoridad moral o cristiana puede ahora la casta dirigente adoctrinar al pardillo integral ibérico y allende los mares? ¿Cómo podemos justificar teológicamente que en Australia --según consta en los archivos de la sede nacional de nuestra entidad religiosa-- hayamos ocultado a 1006 depredadores sexuales que han generado 1800 casos de abusos sexuales infantiles en el ámbito de la comunidad religiosa?https://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2016/09/comision-real-australiana-resumen-sobre.html  
https://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2016/10/comision-real-australiana-resumen-sobre.html

El colectivo de víctimas, ha cometido el delito de desacato a la autoridad suprema que representamos los miembros del Cuerpo Gobernante. Toma nota de la definición que hace de desacato el Diccionario de la Real Academia Española:

1. tr. Faltar a la reverencia o respeto que se debe a alguien. U. t. c. prnl. 
2. tr. No acatar una norma, ley, orden, etc.
Esta reclamación de justicia y reparación en realidad supone una rebelión contra la fuente de toda autoridad. De modo que, la víctima no se conforma con su condición de subalterno y reclama y usurpa una función exclusiva del Cuerpo Gobernante, que es la de determinar qué es correcto y qué incorrecto. Es una falta de reverencia y respeto a la casta dirigente. Cuestionan la idoneidad del Cuerpo Gobernante para gestionar los abusos sexuales infantiles. Por lo tanto, están apoyando el objetivo de Lucifer al desacreditar a los ungidos de pacotilla.

Además, supone un acto de franco desacato cuando desobedecen la consigna teocrática de "Dejar los asuntos en manos de Jehová... y pelillos a la mar". Esta reclamación de justicia y reparación está en contra de la ley divina. Lo suyo sería cultivar la virtud del perdón. La víctima debería ponerse en lugar de su depredador, del arrepentimiento de éste cuando su delito sale a la luz en los comités judiciales en los Salones del Reino. La víctima teocrática ideal es aquella que es capaz de olvidar su rencor, perdonar a su agresor y fundirse en un abrazo fraternal con él.
https://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/05/debe-reconciliarse-la-victima-con-el.html

K19: Las personas ajenas a la confesión religiosa se preguntan qué significan las palabras de los ancianos a la víctima, cuando sin denunciar el delito ante la policía, se exige a la víctima guardar silencio y se le recomienda "Dejar los asuntos en manos de Jehová". 

A. M.: No me gusta remitirme públicamente a la obra de un apóstata de tomo y lomo, pero no encuentro definición mejor que la que encontramos en el Diccionario Etimológico Watchtoweriano-Español:
Confiar en Jehová: Véase “Esperar en Jehová”. Frase hecha que representa un eufemismo: Veas lo que veas. Te hagan la injusticia que te hagan dentro de la comunidad religiosa --sin importar la gravedad-- nunca debes abandonar la confesión religiosa por ninguna circunstancia ni bajo ningún concepto. Debes esperar sentado a que Dios arregle los asuntos sin tu intervención ni la de nadie. Tienes que sufrir el silencio de los corderos. Es una especie de patente de corso por la que la dirección de la comunidad religiosa puede hacer y deshacer a su antojo sin que el creyente pueda pedirles explicaciones. 
Esperar en Jehová: Véase “Confiar en Jehová”. Nunca debes llegar a tus propias conclusiones, dejarte llevar por el sentido común o por los dictados de tu conciencia en un momento determinado cuando no comprendes o compartes: una doctrina o procedimiento organizativo del Cuerpo Gobernante. Al revés; tienes el deber de seguir apoyando los dictados del Cuerpo Gobernante por palabra y por acción. Debes confiar en que –si tú tienes razón-- Dios lo solventará a su debido tiempo…, sin tu intervención.
Inmiscuir a la autoridad secular en nuestros asuntos internos teocráticos es un fracaso de los hijos de la luz. Airear públicamente nuestra normativa y nuestro sistema judicial teocrático, es una traición a Jehová. El cristiano verdadero debe tener una disposición a sufrir injusticias si con eso protegemos la imagen pública y el patrimonio económico de la entidad religiosa. Echando mano de este diccionario apóstata, nota la siguiente definición:

Daños colaterales: Los daños colaterales siempre los puede asumir el miembro (el individuo) pero nunca la entidad religiosa. En aras del buen nombre y la buena imagen de la confesión religiosa, el miembro de la entidad religiosa debe estar dispuesto “a sufrir el daño” --asumiendo el individuo las pérdidas económicas o perjuicios personales que procedan-- por una estafa o una mala jugada de un compañero de creencias. La idea es no acudir a la justicia ordinaria o “mundana”, con el fin de evitar mala publicidad y preservar la buena imagen de la comunidad religiosa y de esta manera poder vender una imagen idílica de la hermandad…,¡que en nada se corresponde con la realidad! Esta postura ha fomentado todo tipo de timos económicos por parte de los miembros más desaprensivos y con más caradura de la comunidad religiosa. La base teológica para tal posición, la encontramos en muchas de las publicaciones de la confesión religiosa. Por ejemplo:

¿Deberían traspasarse las disputas cristianas hoy día a los tribunales seglares? El apóstol Pablo enfatizó la importancia de que la comunidad cristiana arreglara sus propias disputas internas: “Si uno de los suyos tiene una disputa con otro, ¿tiene él el descaro de llevarla a los tribunales paganos en vez de a la comunidad del pueblo de Dios? . . . ¿Acaso no hay entre ustedes ni siquiera un hombre sabio que pueda juzgar en la causa de un hermano cristiano? ¿Es preciso que hermano acuda a la ley con hermano... y delante de incrédulos? De hecho, al acudir a la ley de modo alguno ya han caído a un nivel inferior a su norma. ¿Por qué no mejor sufrir el daño? ¿Por qué no mejor dejar que les roben?”—1 Cor. 6:1-7, The New English Bible. 

Por supuesto, esto no es decir que entre los compañeros cristianos están excluidos todos los procedimientos de tribunal. Si, por ejemplo, el obtener compensación de una compañía de seguros, el probar la validez de un testamento o alguna otra circunstancia requiere acción de tribunal, puede que no se desacredite la congregación cristiana al acudir al tribunal puesto que en tales casos no hay verdadera contención entre hermanos cristianos. Pero en cuanto a tratar la mayoría de las diferencias que ocurren entre cristianos, en las congregaciones están disponibles hombres bien versados en los principios bíblicos que pueden encargarse de estos asuntos. Aun ahora estos cristianos maduros están ayudando a muchos miembros de las congregaciones a resolver asuntos de esta clase sin llamar la atención del público con el consecuente vituperio que acarrearía la acción del tribunal. En algunos casos el amor cristiano hasta puede incitar a uno a “sufrir el daño” más bien que perjudicar el buen nombre de la congregación ante los que no son miembros de ella.--¡Despertad! 8 de agosto de 1979, página 13

 En vista de lo susodicho, ¿irían hoy cristianos dedicados ante tribunales seglares si eso fuese a perjudicar el adelanto de la adoración verdadera o representarla en falsos colores a los ojos de extraños? No. Por supuesto, como todas las otras personas, los cristianos verdaderos todavía son humanos imperfectos. Cometen errores, y surgen problemas en relación con asuntos comerciales y cosas semejantes. Pero los desacuerdos de esta índole deberían zanjarse dentro de la congregación, pues la Palabra de Dios suministra las pautas necesarias y en la congregación hay hombres que están bien fundados en la Biblia. […]Sin embargo, si algún miembro de la congregación cristiana, sin hacer caso del efecto de su acción en el buen nombre de la congregación, pasa por alto el consejo de la Palabra de Dios sobre este asunto, no estaría “libre de acusación” como cristiano. No sería uno que tuviera “excelente testimonio de los de afuera” de la congregación. (Tito 1:6; 1 Tim. 3:7) Ciertamente no sería un ejemplo para que otros lo imitaran, y esto afectaría los privilegios que tuviera en la congregación.--La Atalaya 15 de mayo de 1974, página 318

¿Te ha quedado claro, hombre de poca fe?

K19: Sí. Has sido transparente. ¡Aunque no puedo decir lo mismo de vuestras finanzas! Pero eso es harina de otro costal. Quizá, en una próxima entrevista podamos hablar largo y tendido sobre la ingeniería financiera teocrática... y el paraíso prometido.

A. M.: Pues espero que la entrevista se la hagas a otro miembro del Cuerpo Gobernante. A mí ya me has dado mi ración de pelargón para una buena temporada.

K19: ¿Nos fundimos en un abrazo fraternal... y pelillos a la mar!

A. M.: Que te den. Que os den. Ajo y agua. [Le hace un corte de mangas]. Al apóstata, ¡ni agua!

     Fin de la entrevista apóstata.

     Bueno, próximamente, más y mejor. Sigue con nosotros. Está pasando. Lo estás leyendo. ¿Te lo vas a perder?

     Lo documentamos todo, todo y todo. ¿Quién es el padre de la mentira y de los trileros teocráticos?