jueves, 14 de noviembre de 2013

Consultorio teocrático: "¿Puedo hacerme unos agujeros en la oreja para colgar unos pendientes?"

El B.O.E.: ¡Despertad!, 22 de octubre de 1984, página 31

     Estimados camaradas víctimas de la pseudoteología watchtoweriana:

     La hermana Pepa Bandera, de Puerto Real (Cádiz), tiene una pregunta existencial con la que acude a los apóstatas verdaderos, o sea, nosotros.  Ella se casó "en el Señor" (con otro testigo de Jehová), según marcan las directrices del Cuerpo Gobernante.  Desafortunadamente creció sin madre y cuando nació no le hicieron los agujeros en las orejas para colgar los correspondientes pendientes, ahora, de adulta, ha pensado en hacérselos.   No se fía de los ancianos de su congregación, de los que dice que son más papistas que el Papa.  Sin embargo, quiere saber si existe algún impedimento teológico de estar por casa, parido por el Cuerpo Gobernante que  --como no tienen que devanarse los sesos para ganarse la vida--  están todo el día cavilando en cómo pueden complicar la vida al pardillo integral iberico y allende los mares.

     Ella nos formula la siguiente pregunta: "¿Puedo hacerme los agujeros en las orejas para colgarme unos pendientes y aspirar a ser salva en la gran tribulación?".

     Estimada hermana Pepa:

     Acudes a la fuente de la verdad documentada, sin trampa ni cartón watchtoweriano.  ¡Haces muy bien  asegurándote con nosotros!  Estamos al tanto que hay mucho cacique local (ancianos) con menos papeles académicos que un conejo de monte y un tanto integristas en sus posiciones y opiniones.  Sin embargo, desde este púlpito virtual y apóstata, nos ceñiremos a lo que ha escrito el Cuerpo Gobernante sobre el asunto estético que te inquieta y desvela.

     Como viene siendo habitual en este consultorio, echamos mano de la próxima edición del Diccionario Etimológico Watchtowerienese-Español, donde precisamente tienen una entrada que trata específicamente el asunto.  Lee con atención y saca tu propia conclusión cristiana:
Pendientes (horadarse las orejas): La confesión religiosa deja libertad para que la cristiana pueda hacerse los correspondientes agujeros en las orejas para llevar pendientes. Sin embargo, la mujer primero deberá pedir permiso al marido y, si es una menor, a los padres. La idea es que la mujer no piense mucho y le dé por tener ideas propias, ¡no vaya a ser que le salga un chichón por tomar decisiones tan trascendentales! 
 Al considerar juntos estos diversos factores es evidente que no se puede dar ninguna respuesta dogmática. Cada cristiana tiene que ejercer su conciencia personal en el asunto. Algunas, al aplicar los principios susodichos, quizás no quieran horadarse las orejas; tal vez otras crean que pueden hacerlo a conciencia. La mujer casada que favorece el que le horaden las orejas debe consultar correctamente a su cabeza marital primero. De manera similar, una menor presentaría el asunto a sus padres y acataría la decisión de ellos, en armonía con el arreglo de Jehová para la familia.—Col. 3:18, 20; Efe. 5:22-6:4. La Atalaya, 15 de octubre de 1974, página 640.  http://es.scribd.com/doc/100676509/El-lado-comico-de-la-Watchtower-Edicion-21-de-julio-de-2012
     Como puedes ver, tienes total libertad.  Únicamente debes conseguir el permiso de quien es tu cabeza, tu marido..., ¡el que piensa!  El Cuerpo Gobernante quiere aliviarte de la tremenda carga emocional que supone el tener que tomar por ti sola semejante decisión, y la deposita en quien ostenta la jefatura en el domicilio conyugal.  Tú, le debes sumisión a tu esposo y cabeza,  y tienes la obligación espiritual de evitar el peligro que supone la idea de pensar en tener ideas propias, ¡adónde íbamos a llegar!  ¡Muchas mujeres cristianas han experimentado el naufragio de su fe y de su matrimonio por tomarse esas libertades...!

     Para profundizar más en el tema y entender las razones teológicas y anatómicas que apoyan la toma de decisiones por parte del varón, te recomiendo que leas el siguiente artículo que cuelgo aquí:


¡Despertad!, 8 de diciembre de 1967, páginas 26 y 27

     Te animo a que leas íntegramente el artículo aparecido en la revista de nuestra confesión religiosa.  ¡Que luego los agentes Watch me acusan de sacar frases fuera de contexto!   No obstante, te entresaco algunas citas que te harán pensar en tu fragilidad intelectual y lo amoroso que es que tu marido decida por ti:
 [...] "Sin embargo, los hechos muestran que la jefatura del hombre es tanto somática como psicológicamente sana y sirve a los mejores intereses de todos los implicados, como veremos". [...] 
"Así, una autoridad prominente sobre el cuerpo humano (soma) Gray's Anatomy (Edición de 1966), informa el hecho interesante de que en lo que toca al cráneo humano no hay diferencia entre el varón y la hembra hasta el tiempo de la pubertad; pero al acercarse a la edad adulta la diferencia se hace más y más evidente. El cráneo femenino es más ligero y su capacidad craneal es aproximadamente 10% más pequeña que la del varón, así como lo es el resto de la anatomía. El contorno del cráneo femenino también es más redondo y los huesos faciales son más suaves. Evidentemente, con las líneas de la belleza hay menos fuerza áspera". [...] 
"Es verdad, el simple tamaño del cerebro en sí no es tan importante como la calidad del cerebro, pero cuando la calidad es la misma el tamaño más grande del cerebro tiene una ventaja... Implícito en estos hallazgos es que el hombre tiene ventaja al tener un tamaño de cerebro mayor". [...] 
"El hecho de que sirve a los mejores intereses de ambos sexos el que el hombre lleve la delantera también lo apoya la evidencia psicológica... Como lo expresa ella, las mujeres tienen que aprender el arte de la aquiescencia eterna y altruismo profundo al tratar con sus esposos si quieren ser felices".  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2010/05/mujer-teocratica-quieres-ser-un-florero.html
     Como puedes leer, según el Cuerpo Gobernante, el asunto radica en un cerebro de mayor tamaño y de calidad superior..., ¡por lo que las mujeres quedáis excluidas de entrada!   Aunque algo vulgar, aquí sí que aplica con toda su fuerza aquello de: "El tamaño sí importa".

     ¿Mi consejo, al margen de toda esta teología trilera y de estar por casa...?: ¡Hazles un corte de mangas al Cuerpo Gobernante!  Por lo que escriben, se les nota que consideran a la mujer como una persona de segunda clase, ¡y eso es inadmisible!  ¡Pasa de ellos!

     Y, para finalizar, los pasaportes para el Día del Juicio Final, afortunadamente no los expide el Cuerpo Gobernante...  Yo me atrevería a decir que es al revés: cuanto más lejos estés de sus posiciones..., ¡mayores probabilidades de conseguir la salvación eterna!

     Un saludo desde las catacumbas ibéricas.  Recuerda nuestro lema: Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y la opacidad financiera a espuertas en el nombre de Dios?