jueves, 12 de septiembre de 2013

Los espías del "Reino" y las redes sociales


     Estimados camaradas ocultos en las catacumbas de la ira watchtoweriana:

     Al Cuerpo Gobernante se le atragantan e indigestan nuestras diatribas y comentarios nada teocráticos y apropiados..., ¡quitándoles el plácido sueño del que duerme a pierna suelta a costa de los sudores de los apoquinantes netos!  Los autoproclamados: canal de comunicación de Dios con la humanidad, no aguantan la crítica constructiva, ni la guasa tampoco.  Ellos se toman muy en serio, ¡a pesar de fallar más que una escopeta de feria en sus profecias timocráticas!  Por estos y otros motivos parecidos, han logrado crear una inmensa red internacional de "espionaje" de todos sus miembros: para localizar y neutralizar a los miembros disidentes o que opinan distinto de la doctrina impartida por el Politburó watchtoweriano.  Todo esto, de alguna manera, me retrotrae a la Unión Soviética de Stalin: The Big Brother, se mete en nuestras casas, examina nuestros gustos, nuestras amistades, nuestras lecturas, qué películas vemos, adónde vamos y con quiénes, etc., etc., etc, ¡y saca una copia impresa!  ¡Después vendrán las purgas o pogromos en las trastiendas de los Salones del Reino, por sus nocturnos Comités Judiciales !

     Desde hace unos años, concretamente desde la explosión de las redes sociales, el Cuerpo Gobernante ha visto en este instrumento virtual una manera de conocer "mejor" a sus miembros..., ¡sobre todo a quienes expresan dudas o disienten de la política oficial de la entidad religiosa!  Al principio, vieron como algo diabólico la confraternización que se lograba con estos medios sociales.  Después, cuando constataron que no podían ponerle puertas al campo, les vino una idea magistral: utilizar el instrumento diabólico para "espiar" a la tropa y empapelar a que se desviará unas micras de la línea trazada por el Cuerpo Gobernante.

     ¿Quiénes ejercen de policías teocráticos?  Aunque vivimos en un Estado teocrático y policial, en donde todo el mundo tiene la obligación de delatar incluso a padre o madre; puede ser cualquier miembro leal a la Organización, pero muy especialmente los ancianos de congregación.

     Conozco varios casos de primera mano, donde los ancianos se reunieron con diversos miembros de la comunidad religiosa por fotos o por comentarios hechos dirigidos a terceros, en un ámbito personal, ¡aunque en Facebook!  Les leyeron la cartilla a éstos cándidos, y les enseñaron las fotos y los comentarios..., ¡los ancianos se habían sacado un copia impresa!  ¡Manda huevos!  http://www.extj.com/showthread.php?23816-super-Juan-jose-Garcia-de-la-rosa

     Estos comentarios de advertencia escribían unos hermanos nuestros, hace muy pocos años:
LOS ANCIANOS (DE CONGREGACIÓN) REBUSCAN DATOS EN FACEBOOK 
"He averiguado que los ancianos y otros espías se infiltran en Facebook, donde tenemos nuestros datos personales. Algunos ancianos de cierta congregación, se infiltraron en Facebook para recabar datos de algunas almas perdidas, utilizando los enlaces que te relacionan con otras amistades pueden obtener más información sobre ti. Ellos esperan hasta lograr suficiente información sobre tu persona de tus supuestos "amigos"..., imprimiendo las conversaciones. Entonces, interrogan a los supuestos "amigos", los que cándidamente lo niegan todo..., para después presentarles las copias impresas de sus conversaciones donde les pillan en sus mentiras. Las advertencias sobre los peligros de internet y las redes sociales están en todo su apogeo". (Sammielee24)
Billy the Ex-Bethelite: "Nada me sorprende. Hace unos años, un superintendente de circuito escaneaba todos las páginas web sobre "Testigos de Jehová Solteros" con ganas de casarse, para averiguar si alguno estaba en su circuito. Entonces, él junto con los ancianos de la congregación del afectado, confrontaban y comprobaban la exactitud de los datos allí puestos. Algunos mentían en sus biografías al indicar que eran precursores o siervos ministeriales". http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2009/09/eres-un-honorable-apostata-y-estas-en.html
     Una vez constatado el modus operandi de muchos ancianos metidos a 007 de fin de semana, he hecho unas averiguaciones en Internet.  Resulta que, de los ancianos que conozco y que tienen cuenta en Facebook, la inmensa mayoría (los porcentajes oscilan entre el 99% y el 99,99%)  no tienen una foto suya colgada..., ¡ni siquiera de cuando tenían cuatro años y estaban en Parvulitos!  No comparten nada: ni comentarios ni fotografías.  Entonces, ¿para qué demonios tienen una cuenta en Facebook...?  Las cosas caen por su peso y no hace falta ser un Séneca para atar cabos y llegar a la conclusión de que muchos de ellos deben dedicarse al espionaje teocrático de nosotros, los miembros apoquinantes que mantenemos todo el tinglado con nuestros donativos en metálico.

     Ya sabéis aquello de: "Quien avisa no es traidor".

     La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  ¿Quién es el padre de la mentira y el chanchullo teocrático sin parangón?