domingo, 15 de septiembre de 2013

La requetededicación de 1998: ¡Tenemos memoria!

Torres












Familia Betel, año 1998



     Estimados y esquilmados camaradas que estáis con la mosca detrás de la oreja:

     El compadre Torres, en paradero desconocido para los agentes Watch a sueldo, desde el subsuelo de una gran ciudad europea, nos remite la oportuna documentación teocrática e histórica a más no poder.  No queremos que los mandamases de la Orden de Pobreza y el Santo Pedir se olviden del "juramento" que hicieron el 28 y 29 de 1998, al dedicar o consagrar a Dios un casaplón en Ajalvir (Madrid).  ¿Se puede vender algo consagrado a Dios, y no pecar en el intento?  ¿Se puede pedir dinero al pardillo integral ibérico para edificar la Casa de Dios..., y después olvidarnos de ellos a la hora de rendirles cuentas sobre lo que se hace con el dinero donado?  ¿En los últimos años se ha estado intentado vender la Casa de Dios de espaldas al apoquinante neto y teocrático...?  ¿Cuánto se recauda anualmente en España?  ¿En qué conceptos y cuantías se emplea el dinero?  ¿Para cuándo una Ley de Transparencia en la confesión religiosa del notorio arraigo y olé?  ¡Es que el apóstata es un ser maligno por naturaleza y desconfía de la opacidad financiera en el nombre de Dios o de Mammón...!

     Esta segunda dedicación también tuvo una larga espera; comprendió los años 1993-1998.  Los hermanos españoles donaron mucho, pero que mucho dinero, para poder acometer esta  divina transformación en el páramo ajalvireño.

     Hoy queremos rendir un homenaje a todos aquellos que nos dejamos los mejores años de nuestra vida, nuestros sacrificios..., y nuestra piel.  Nos dimos todo y lo dimos todo: lo que teníamos y lo que éramos.  Lo nuestro fue de corazón, sincero.  Para muchos de nosotros no fue fácil, muchas veces te encontrabas que el más inepto estaba a cargo de una tarea, ¡por lo que a veces se hacía hasta tres veces!  Pero, ¡con pólvora del rey, cualquiera tira!  El poder completo corrompe completamente.  Cuando tu inmediato superior no está en el cargo por sus aptitudes o formación académica, sino por la voluntad de Dios..., ¡si te rebelas contra sus órdenes, lo haces contra Dios mismo!  En esa tesitura nos encontrábamos: aguantando carros y carretas.  ¡Comulgando con piedras de molino!

     Hemos podido comprobar en nuestras carnes la veracidad de la sentencia bíblica: "He visto siervos a caballo y príncipes que iban a pie, como los siervos".  He podido ver los efectos de ningunear a una persona por un gerifalte.  He escuchado los gritos silenciosos de los que no teníamos voz.  Como las hemorroides, ¡lo sufrimos en silencio!  A menudo, eran las personas íntegras, las que tenían más problemas con los mandamases, y padecían las consecuencias.  Como explicó don Miguel de Unamuno, en su libro La agonía del cristianismo; lo nuestro fue una lucha interna agónica.  Una lucha hasta que nos quedamos secos internamente.   La razón y la lógica, nunca han sido divisas watchtowerianas.  ¡Jamás en mi vida laboral pude encontrar tanta gente inepta y presuntuosa en los puestos de mando!  Todo era surrealista, como si pusiésemos al mando de una aeronave  --de piloto--  al más pelota del grupo...  ¡Como una película de los Hermanos Marx!  ¡Manda huevos!

     Pero, todo tiene una explicación razonable.  Si pensamos en los mandamases mundiales de la entidad religiosa..., todo se puede entender.  De los ocho miembros que componen el Cuerpo Gobernante actual, no sabe de estudios universitarios conocidos.  ¡Como mucho presuponemos que tendrán   --por la edad--  el Certificado de Estudios Primarios!  Así, que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey.

     La mayoría de los que participaron en la construcción y el mantenimiento de la "catedral" ajalvireña, han quedado en el olvido.  Muchos, recibieron una patada allá donde la espalda pierde su casto nombre, mandándolos vía expeditiva a la fría e inhóspita calle..., ¡con una mano delante y otra detrás!  Así, de esta manera se nos agradeció décadas de dura y humilde labor.  Entonces, cuando reflexionas, es cuando te percatas que para ellos eres sólo un número.  Una pieza en la cadena productiva.  ¡Ni espiritualidad ni leches!

     Luego, para más inri, te enteras por la prensa que el Cuerpo Gobernante está vendiendo sucursales por todo el mundo.  Aquí en España, han empezado a abrir boca, vendiendo el único Salón de Asambleas que había en Barcelona ciudad.  No se ha informado a los apoquinantes netos de la venta, ni del precio de la venta ni del destino del dinero de la venta.  ¿Habrá viajado al paraíso terrenal..., antes que nosotros?  Si a esto añadimos, que la sucursal española ha sido vaciada de contenido y continente, ¡nos inquieta su futuro!

     Por este motivo, un servidor escribía el pasado día 8 de septiembre, en el foro del matrimonio Fuentes, el siguiente comentario, titulado: 

                                      Betel de España y Madrid 2020 
Mi más sentido pésame al Governing Body Bank y a los 500 accionistas elegidos para la gloria: Madrid 2020, ¡no ha podido ser! 
Los que esperaban hacer el agosto con la venta del complejo fabril y residencial de la sede nacional de los testigos de Jehová en Ajalvir, (Madrid), al rebufo de la elección de la capital de España como sede olímpica para el año 2020..., ¡se han quedado con un palmo de narices! 
Hay que leer las señales de los tiempos: sin duda, Dios no quiere que le vendan su "casa" en España. ¡No quiere vivir de alquiler! 
Ahora, al Cuerpo Gobernante, tendrá que venderlo por un precio inferior. En el complejo se podría instalar un Casino, con unos apartamentos y un campo de golf. O un Mercadona monumental. O, recolocar el Rastro madrileño. O, vendérselo a los jesuítas, o los evangelistas. O, al Ejército Español.  http://www.extj.com/showthread.php?23789-Betel-de-Espa%C3%B1a-y-Madrid-2020
     Así, hermanos fieles y prudentes, nosotros, los apóstatas irreductibles, os seguiremos informando puntualmente.  No os cobramos.  No os pedimos donativos.  ¿Quién os pide el dinero y fruto de vuestro trabajo, además del piso de la abuela...?  ¿Quién en el nombre Dios, reniega y escupe encima de la Ley de Transparencia?  ¿Quién se siente cómodo y plácido sumergido en la opacidad financiera?  ¿Dónde demonios está ese balance anual, con las entradas y las salidas?  ¿Prohíbe la Biblia a los cristianos, ser transparentes, económicamente hablando?

     ¡Queremos las cuentas claras y el chocolate espeso!  Hasta que no den los números públicamente, seguiremos dando la lata.  Nosotros somos hijos de la luz.  No podemos presumir de ser hijos de la luz en sentido espiritual, mientras lo somos de la oscuridad en sentido financiero.  Luz, la luz, debe inundar todas nuestras acciones.  Nos oponemos a la opacidad y el trapicheo teocrático.

     Y no puedo finalizar, sino con uno de nuestros lemas preferidos: Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira?