martes, 27 de noviembre de 2012

Memoria de un Testimonio (IV parte)


The Watchtower, 1 de agosto de 1955, página 462


Los Testigos de Jehová en el propósito divino, páginas 131 y 132
     Estimados camaradas ávidos de la historia verdadera sin trampa ni cartón watchtoweriano:

     Definitivamente; la vergüenza era verde y se la comió un burro.  Las tres últimas entradas, hemos estado documentando lo que verdaderamente escribió el presidente de los testigos de Jehová, Joseph Franklin Rutherford, al Führer, Adolf Hitler.  Todo ojo lo puede ver y lo puede leer..., sin interpretaciones partidistas ni apagones informativos "fortuitos".
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/memoria-de-un-testimonio-la-letra.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/memoria-de-un-testimonio-ii-parte.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/memoria-de-un-testimonio-iii-parte.html

     Hoy, nos toca documentar cómo nos contaron esta historia  --la carta y el manifiesto dirigido a Hitler--  a los pardillos integrales de apoquinantes netos..., antes de que existiera este artilugio maravilloso que es Internet.

     Si uno lee los documentos colgados, llega a la conclusión de que: no tienen más cara porque no entrenan.  Por ejemplo, en el buque insignia de las publicaciones de nuestra confesión religiosa de los testigos de Jehová, el B.O.E.; The Watchtower 1 de agosto de 1955, página 462, nos lo relata con estas palabras teocráticas:
"El 25 de junio (de 1933),  en Berlín, 7000 testigos de Jehová asistieron a la asamblea especial, unánimemente respaldaron una resolución (manifiesto) titulado 'Declaration of Facts'.  Esta resolución fue una enérgica protesta contra Hitler y su gobierno y contra sus despóticas interferencias en la obra de testificar de la Sociedad".
     ¿"Una enérgica protesta contra Hitler"...?  ¡Vivir para ver y para leer...!  ¿Entendéis ahora por lo que digo que los mandamases no tienen vergüenza torera...?

     Pero, seguimos por nuestro periplo watchtoweriano de mentiras al por mayor.  Ahora, echaremos un vistazo al primer libro editado con la historia oficial de los testigos de Jehová..., por los testigos de Jehová: "Los Testigos de Jehová en el propósito divino", publicado en inglés en 1959 y español en 1965, páginas 131 y 132, las cuales podéis leer íntegramente más arriba.  Escriben literalmente sin ningún tipo de pudor religioso o profano:
"Con el advenimiento de la dictadura de Hitler allí desde enero de 1933, la oposición se había hecho más severa".
¿"La dictadura de Hitler..."?  ¿Dónde han quedado aquellas frases célebres del manifiesto y la carta susodicha? ¿Dónde están esas protestas tan enérgicas..., contra el Führer?:
El actual gobierno de Alemania se ha posicionado en contra de los opresores que ostentan los grandes negocios y contra la perniciosa influencia religiosa en la política de la nación.  Esa es exactamente nuestra postura; 
En lugar de estar en contra de los principios por los que aboga el gobierno de Alemania, nosotros estamos apoyando de lleno tales principios...
Un examen meticuloso de nuestros libros y publicaciones revelará el hecho de que los mismos grandes ideales mantenidos y promulgados por el actual gobierno nacional son descritos y promocionados y enfatizadísimos en nuestras publicaciones,
Por lo tanto, en lugar de ser nuestras publicaciones y nuestra obra una amenaza a las principios del gobierno actual, somos los mayores defensores de tan altos ideales.  
  La central mundial en Brooklyn, de la Watch Tower Society es pro alemana de una manera ejemplar, y ha sido así por muchos años.  
que los Estudiantes de la Biblia en Alemania están luchando por las mismas altas metas éticas e ideológicas que el gobierno nacional del Reich alemán proclama  
Al contrario, con respecto a las metas y esfuerzos  puramente religiosos y apolíticos de los Estudiantes de la Biblia, se puede decir que estos están totalmente de acuerdo con los idénticos objetivos del gobierno nacional del Reich alemán.
 los Estudiantes de la Biblia así como la Organización Watch Tower tienen el objetivo de mantener el orden y la seguridad dentro del Estado, así como también fomentar los grandes ideales del gobierno nacional en materia religiosa. 
El partido (el Nazi), como tal, representa el punto de vista positivo cristiano sin estar adscrito a una denominación religiosa particular.  Lucha contra el espíritu materialista judío tanto dentro como fuera de nosotros
     Después de escribir todo esto y mucho más, ¿con qué cara dura pueden intentar vendernos otra historia diametralmente opuesta a lo que sucedió realmente..., como hemos documentado ampliamente...?  ¿No hay miedo al fuego eterno, reservado para los mentirosos, según el libro del Apocalípsis...?

     Pero hay más, veamos lo que escriben en la página 132:
"El juez Rutherford había estado vigilando cuidadosamente la situación alemana y estaba bien enterado de su desarrollo y el efecto que tenía en la obra de predicar.  [...]  Allí se presentó una preparada Declaración de los hechos a un auditorio de 7000 personas para protestar contra la acción del gobierno de Hitler por su intervención despótica contra la obra de testificar de la Sociedad, y esta fue adoptada unánimemente".

     ¿Para "protestar"? ¿Contra una "intervención despótica" por parte de Hitler?  En la carta, y en la Declaration of Facts, ¿dónde encontramos estos términos o ideas de protesta?  ¿No son, tanto la carta, como la Declaration of Facts..., un manifiesto de apoyo incondicional a los altos ideales del Führer y del partido nazi en el gobierno...?

     Es desmoralizador enterarte, a finales del año 2012, que durante muchas décadas nos han estado engañando como a chinos contándonos una historia de los testigos de Jehová trucada.

     Los documentos están expuestos aquí.  Cada cual los puede leer y sacar sus conclusiones.  Puede ver cómo nos explican una historia edulcorada, y la realidad de lo escrito..., ¡dos realidades distintas!  Por supuesto, ahora vendrán los agentes Watch a sueldo para indicarnos que retorcemos y distorsionamos lo que está escrito y documentado.  Éstos agentes, intentarán convencernos de que Rutherford no quiso decir lo que dijo cuando escribió eso.  Pero, como dijo Poncio Pilato: "Quod scripsi, scripsi" (Lo escrito, escrito está).

     Para otra ocasión quedaría analizar la personalidad de Joseph Franklin Rutherford..., a la luz de lo que escribió y cómo vivió.

     La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.