lunes, 30 de enero de 2012

¿Espías en el Departamento de Estado...?

Don Alden Adams (presidente de la Watchtower Bible and Tract Society of  Pennsylvania)
Karl Adams


http://en.wikipedia.org/wiki/Don_Alden_Adams

Estimados compañeros de conventículo:

Los tentáculos de la Watchtower se extienden por todo lugar.  La última noticia, nos la da nuestra hermana Barbara Anderson en el foro en inglés de nuestros queridos hermanos apóstatas.  Ella nos relata una experiencia que vivió en la central mundial de los testigos de Jehová, en Nueva York.  ¡Dejemos que sea ella misma quien nos lo cuente!:
Cuando yo residía en Betel, tuve una experiencia que de alguna manera apoya lo que alega John Steele: una red de espionaje por los testigos de Jehová.
Un día de 1991, estaba en la oficina de Don Adams tratando algo relacionado con mi investigación para la publicación del libro Los Testigos de Jehová Proclamadores del Reino de Dios (se publicaría en 1993).  En aquellos tiempos, estaba trabajando como ayudante de investigación para Karl Adams,, uno de los principales escritores en el Departamento de Redacción.  (Karl era hermano carnal de Don.  Su hermano Joel, también trabajaba en Betel.  Él era, y probablemente aún lo sea hoy, un miembro del Comité del Departamento de Servicio que entonces trabajaban bajo la supervisión directa de un miembro del Cuerpo Gobernante, Ted Jaracz).
Mientras conversábamos, Don recibió una llamada telefónica y se excusó para poder atender la llamada.  No bajó el tono de la voz en ningún momento, así que pude escuchar claramente todo lo que decía y estaba anotando todo lo que le decía ella (la persona que le llamó por teléfono).  Después, Don me dijo que quien le había llamado era una "hermana" que trabajaba en el Departamento de Estado de los EE.UU.  Él me dijo que ella trabajaba en un puesto que, si quería, podía acceder fácilmente a dosieres que llegaban al Departamento de Estado sobre situaciones que envolvían las actividades de la Watch Tower Society y los testigos de Jehová por todo el mundo.
¿Y qué hacía ésta testigo de Jehová con toda la información de la inteligencia que recababa?: Telefoneaba a Don Adams.  "Ella hace una labor de un valor incalculable para la Sociedad", me dijo él.  Esto fue todo lo que se dijo sobre el asunto, pensé que era maravilloso que testigos de Jehová leales  --como yo en aquellos tiempos--  estuviesen tan dispuestos para hacer todo lo posible para adelantar los "intereses del Reino", aún si ello pudiese suponer el transgredir ciertas leyes y, en ciertos casos, violar las leyes sobre confidencialidad para pasar información a la Sociedad y que pudiese estar al tanto.
Más adelante, Barbara Anderson, añade otro comentario sobre este escabroso tema:
La experiencia que cuento tuvo lugar hace ya unos 20 años y evidentemente no tengo ninguna prueba constatable, y dudo que cualquier persona en las altas esferas esté interesada en abrir una investigación.  Ni siquiera conozco el nombre de la hermana que hablaba por teléfono con Don Adams, tampoco del contenido de la conversación.  Así, esto sería un asunto de la palabra de una persona contra la de otra.  Mencioné este suceso para apoyar la aseveración de John Steele, en el sentido que los testigos de Jehová estarían dispuestos a hacer cualquier cosa por proteger o fomentar los intereses de la Sociedad Watch Tower, sin importar si es o no es algo legal.  El odio que muchos testigos de Jehová sienten por cualquiera que deja plantada a la Watch Tower, es casi incomprensible.
Y si se requiriese de alguien que hiciese algo ilegal a favor de la Sociedad Watch Tower, por mi propia experiencia, diría que algunos lo harían.  En una ocasión, cuando Joe y yo estábamos en Betel, viajamos a Turquía con otro matrimonio de betelitas.  No sabíamos que la otra pareja llevaba escondido un ordenador portátil para la sede nacional de los testigos de Jehová en ese país, por encargo de Don Adams.  Cuando fuimos detenidos por la policía militar de Turquía y casi detenidos por intentar introducir el ordenador en el país, sólo más tarde fuimos informados de las verdaderas razones para introducir la máquina.  Y para colmo, también se nos había dado   un sobre cerrado para el Coordinador de la Oficina Sucursal (sede nacional), desconociendo el contenido del sobre.  Si ese sobre hubiese sido descubierto por la policía, no sé dónde estaríamos hoy porque contenía material religioso expresamente prohibido por el gobierno turco.  Nosotros estábamos en una ignorancia absoluta, pero el otro matrimonio sabían a la perfección que lo que estaban haciendo era algo ilegal.  Más tarde, cuando le preguntamos a ellos por qué no nos habían dicho nada sobre el ordenador portátil, su respuesta fue sorprendente y a la vez cierta: "No creíamos que vosotros hubieseis estado dispuestos a viajar con el aparato".
Barbara 
 http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/scandals/221103/2/A-letter-from-John-Steele-Re-Menlo-Park-KH-Law-Suit
Recuerda un servidor que, en un viaje que realicé a Nueva York, un miembro del comité de sucursal de la sede nacional de los testigos de Jehová en España, me dio un gran sobre cerrado para entregar en mano en la central mundial de los testigos de Jehová en Nueva York.  No pregunté ni se me informó de contenido del sobre.  Yo consideré aquello como un gran privilegio y un servicio que hacía a Dios.  Si fuese hoy en día, no llevo un sobre cerrado de nadie.  Exigiría ver el contenido.  Además, ¡que lo envíen por correo urgente que dinero no les falta!  ¡No quisiese tener problemas legales en ningún país!  Me consta que este es uno de los modus operandi de la confesión religiosa.

Este tipo de conducta, para nada sería atípica desde un punto de vista teológico.   En La Atalaya, 1 de septiembre de 1987, páginas 12-15, donde dice:
[...] Es verdad que en muchos países es ilegal revelar lo que se halla en registros privados a personas no autorizadas para saberlo. Pero si, después de considerar un asunto con oración, el cristiano cree que se enfrenta a una situación en que la ley de Dios le exigiría informar lo que supiera a pesar de lo que exigieran autoridades menores, entonces acepta esa responsabilidad delante de Jehová. Hay ocasiones en que el cristiano ‘tiene que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres’. [...] Puede que haya ocasiones en que las convicciones personales de un siervo fiel de Dios basadas en su conocimiento de la Palabra de Dios lo impulsen a forzar o hasta violar los requisitos de confidencialidad debido a que la ley divina lo requiera como fuerza superior. Habría que desplegar valor y discreción. [...]
 http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/02/la-confidencialidad-de-tu-historial.html

Recuerdo, lo que relató Steven John Unthank, quien ha demandado a la confesión religiosa de los testigos de Jehová con todo su conglomerado empresarial y eclesiástico.  Él nos describe cómo él y su familia, han sufrido las consecuencias del equipo de investigación de la Watchtower.  Os animo a leer todo el relato, en parte dice lo siguiente:
[...] Según relata la familia, el equipo de investigación de la Watchtower accedió a datos personales de la familia: como la declaración de la renta y el número de identificación fiscal y asuntos de la empresa familiar (página 129). Y en la página 130, la familia acusa a un alto ejecutivo del Commonwealth Bank of Australia - Rod McDonald -, de haber utilizado códigos de acceso internos del banco y contraseñas para acceder a la información financiera en la cuenta bancaria de la familia, accediendo a información privada y confidencial. Esta información se la pasó --secretamente-- al equipo de investigación de la Watchtower con el único propósito de utilizarla en detrimento de la familia del demandante. Resulta que éste tal Rod McDonald, es un anciano de los testigos de Jehová.

A partir de entonces todos los negocios familiares de la familia demandante fueron de mal en peor: ciertas empresas tuvieron que cerrar, los contratos de arrendamientos de las minas que explotaba la familia no fueron renovados. Las licencias para edificar no se renovaron tampoco.[...] http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/04/australia-pone-contra-las-cuerdas-los.html

El asunto está más que claro.  ¿Tendremos que esperar a recibir una aclaración por parte del portavoz amateur de la confesión religiosa, nuestro hermano TH?  ¿Será Luro, con ese pico que tiene, quien nos de la respuesta?

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  ¿Quién es el padre de la mentira y de los vertidos tóxicos de tapadillo en el nombre de Dios?