lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Quiénes son los responsables?

"Ahora disponemos de evidencia incontestable de que las confesiones religiosas ocultan el abuso sexual a menores. Demasiado a menudo, estas buscan proteger al pederasta y la imágen pública de la confesión religiosa, a expensas del sufrimiento de los niños por este tipo de abusos".

http://www.huffingtonpost.com/marci-hamilton/is-penn-state-the-catholi_b_1082595.html

http://www.cardozo.yu.edu/MemberContentDisplay.aspx?ccmd=ContentDisplay&ucmd=UserDisplay&userid=10510

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/11/religin-paedofilia-y-la-administracin.html

Estimados camaradas y compañeros de conventículo:

El tema de la pederastia en todo estamento social y, especialmente, en las confesiones religiosas, sigue siendo de primera magnitud.  La noticia que hoy nos ocupa, está escrita por Marci A. Hamilton, catedrática en Derecho (especializada en derecho constitucional, la Primera Enmienda, ley y religión) en la Benjamin N. Cardozo School of Law (Yeshiva University)en la ciudad de Nueva York. Ella ha escrito un artículo interesantísimo sobre la pederastia y sus responsables que, intentaremos resumir en aquello que nos afecta como testigos de Jehová.

Tal vez, la pederastia en la Iglesia Católica es la que más publicidad ha recibido en los medios de comunicación..., ¡olvidándonos a menudo que las demás confesiones han pecado de lo mismo!  Dicho esto, admiro la nueva postura oficial de la Iglesia Católica de comprometerse a denunciar ante la justicia ordinaria a todos aquellos sacerdotes culpables de estos horrendos crímenes contra la infancia.  Sin duda, este ha sido un paso dado en la buena dirección: el objetivo es que el pederasta no encuentre cobertura o amparo en la confesión religiosa para seguir perpetrando sus crímenes contra criaturas inocentes.

Es precisamente sobre este asunto, que la profesora Marci A. Hamilton lleva años llamando la atención: además de los pederastas que perpetran el crimen, están las confesiones religiosas que los amparan con su silencio..., y los gobiernos de turno que no imponen penas durísimas  --económicas y de cárcel--  a quienes estando al tanto de un delito de estas características..., se calla y no denuncia a la policía.  En esta ocasión, la catedrática incide en este punto: "Sin embargo, la misma legislación ha fallado en colocar la responsabilidad de estos crímenes, no sólo en quien los comete, sino en aquellos que los ocultan o encubren.  [...]  Las investigaciones hechas al respecto muestran que los pederastas tienen una conducta compulsiva y, la inmensa mayoría de ellos no responden a tratamiento alguno.  Así, la única manera que nos queda para proteger a los niños, es denunciar ante la policía al culpable tan pronto como alguien se entere del crimen, con el fin de que se puedan iniciar las investigaciones correspondientes y así identificar públicamente al culpable con el objetivo de los que padres puedan proteger a sus hijos, posibilitando que  --con la ley en la mano--  se pueda corresponsabilizar a aquellas personas que trataron de ocultar el crimen".

"La primera cosa que debe cambiar, son las leyes que obligan a informar de estos delitos.  Actualmente, en el estado de Pennsylvania, se impone una multa de 200 dólares estadounidenses a quien no informa del delito.  Esto, simplemente no es suficiente.  Todo adulto que llegue a enterarse de un caso de abusos sexuales a menores, debe informarlo a la policía.  Y el no hacerlo, debe acarrear serias consecuencias penales para aquellos que  --teniendo conocimiento del delito--  no lo informan a la policía y, de esta manera con su silencio están dando al pederasta lo que tanto necesita (protección en el anonimato).  De hecho, el no informar de abusos sexuales a menores, debería acarrear penas de cárcel entre 5 y 10 años, y una multa --con consecuencias reales en la economía del cómplice--  mínima de 20.000 dólares estadounidenses. [...]  ¿Por qué debería ser más importante la reputación de un individuo  (o confesión religiosa) que el bienestar de un niño?

Otro de los problemas que observa la catedrática, es la rapidez con la que expira el plazo para que alguien pueda ser acusado de pederastia, en el estado de Pennsylvania.  Posibilitando que el pederasta pueda campar a sus anchas, sin que las víctimas puedan reclamar nada.  Por eso, ella hace un llamamiento a los legisladores de Pennsylvania para que elaboren una ley que impida que estos crímenes prescriban.  Como en California, donde incluso la identidades de los pederastas son públicas.

Ella sigue explicando que, una de cada cuatro niñas y uno de cada 6 niños sufren abusos sexuales y, esto suele ocurrir donde una menos se los espera: un ministro religioso, un entrenador, y con muchísima frecuencia un miembro de la familia de la víctima.  Habla de que nos encontramos en medio de una revolución donde las víctimas están encontrando maneras de que su voz se pueda escuchar y nuestras sociedades están dando la importancia debida a estos valores.  Concluye con algo interesante: "Ahora, los que de alguna manera detentan el poder y permiten que los niños estén corriendo estos riesgos innecesarios, están quedando expuestos a la luz pública.  Este statu quo es intolerable.  Por cada pederasta que hay sin denunciar, hay un niño esperando ser su víctima.  Si queremos hacer de nuestro mundo un lugar mejor para nuestros hijos, debemos demandar responsabilidades y reformas legislativas". http://www.huffingtonpost.com/marci-hamilton/is-penn-state-the-catholi_b_1082595.html


Me gustaría que el Gobierno de España, preguntase a todas las confesiones religiosas  --incluidos los testigos de Jehová--  qué protocolo siguen cuando se da un caso de pederastia en sus comunidades locales.  ¿Quién determina el protocolo que se debe seguir ante estos crímenes?  ¿En qué consiste este protocolo?  ¿Existe la obligatoriedad de denunciar inmediatamente a la policía española estos delitos, por parte de los pastores religiosos locales..., o no es necesario?  ¿Existe un archivo secreto con todos los casos de pederastia dados en sus comunidades locales, en la sede nacional de los testigos de Jehová en Ajalvir (Madrid)?  De existir ese archivo, ¿por qué razones no se comparte esa información con las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado?  Tenemos esas, y muchas más preguntas sobre este asunto.  Máxime, cuando un reportaje de la BBC, indicaba que había una base secreta de datos con todos los casos de pederastia dados en la comunidades locales de los testigos de Jehová en Europa y los EE.UU., con 23.720 casos de pederastia..., ¡en el año 2002!  http://news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/panorama/2119903.stm  ¿Cuántos casos más hay en la actualidad?

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  ¿Quién es el padre de la mentira?

Para documentarse convenientemente, consultar los siguientes enlaces:
http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/04/cmo-deben-tratar-los-ancianos-pastores.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/06/qu-deben-hacer-los-ancianos-ante-un.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2009/08/discurso-integro-de-barbara-anderson-en.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/09/sexting-denunciar-o-no-denunciar.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/11/crecer-con-jehova-programa-de.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/05/debe-reconciliarse-la-victima-con-el.html