martes, 20 de septiembre de 2011

El fin del mundo está a las puertas, ¡toca hacer caja!


Ver mapa más grande

Ver mapa más grande

http://cityroom.blogs.nytimes.com/2011/09/16/big-deal-jehovahs-witnesses-list-prime-properties/
http://ny.curbed.com/archives/2011/09/16/watchtower_finally_ready_for_its_great_brooklyn_heights_selloff.php
http://therealdeal.com/newyork/articles/watchtower-society-selling-five-more-properties-in-brooklyn-through-corcoran

Estimados camaradas ibéricos y allende los mares:

Según el Cuerpo Gobernante, el fin del mundo está a las puertas  --más cerca que nunca-- y, por ese motivo, ¡toca hacer caja!  ¡No vaya a ser que el fin del mundo les pille a ellos sin excusa alguna: habiendo acumulado más tesoros en la tierra que en el cielo!  Llevan ya una década con el goteo de vender propiedades en el exclusivísimo y carísimo barrio de Brooklyn Heights..., ¡a la chita callando, como el que no quiere la cosa!  Pero, los apóstatas, que somos malos malísimos, estamos por la transparencia financiera y les venimos siguiendo los pasos con sumo cuidado y atención.

Según informa The New York Times, la Sociedad Watch Tower ha puesto a la venta cinco propiedades --¡verdaderas cucadas!--  por valor de unos 18.800.000 de dólares estadounidenses.  El Cuerpo Gobernante ha decidido esperar la llegada del fin del mundo en el paraje natural al norte en el estado de Nueva York, en Warwick.  No obstante, primero quiere trincar la pasta de la venta de todo su imperio inmobiliario que tiene en esa zona exclusivísima de Brooklyn Heights.

Encontramos que, los ungidos de pacotilla, hablan mucho de su esperanza de vivir en los cielos como reyes junto a Cristo, ¡pero cuando están viviendo como reyes es ahora, en la tierra, con todos los donativos que hacemos los testigos de Jehová por todo el mundo!

¡Están vendiendo nuestro Vaticano..., pedazo a pedazo!  Ante las quejas por la ausencia total de información financiera a nosotros, sus miembros, ¡nos estigmatizan de apóstatas y enfermos mentales!  Nos estamos enterando de todas estas ventas y tejemanejes financiero-inmobiliarios por la noticias en los diferentes medios de comunicación.  Nos sentimos ninguneados por la confesión religiosa: somos buenos para echar dinero en la alcancía pero no para informarnos lo que hacen con ese dinero.

¿Dice la profecía bíblica que a los verdaderos cristianos se les reconocería por su opacidad financiera?