martes, 22 de marzo de 2011

El arma del inculto: ¡el agente Watch al descubierto!

El Topo Ajalvireño (en traje de faena)

¡Despertad! 8 de diciembre de 1960, página 23
Estimados camaradas víctimas de los ataques de los agentes Watch:

Lo documentamos todo, todo y todo.  El espacio para la demagogia y el enmarañamiento, se lo dejamos a los agentes Watch a sueldo.  Nosotros somos hijos de luz informativa, ellos los hijos de las opacidades diversas y la oscuridad plena financiera.  ¡Están muy cabreados con nosotros!  Ante la falta de argumentos y razones, se ven obligados a echar mano de insulto personal y la calumnia sistemática como la única forma que les queda de combatir lo que ellos definen como apostasía (apóstata es todo aquél que les lleva la contraria o que les deja con el culo al aire).

Nuestro Topo Ajalvireño, con acceso a una completa biblioteca teocrática, ha tenido la gentileza de compartir con nosotros este breve comentario que apareció en la revista ¡Despertad! del 8 de diciembre de 1960, página 23: "El arma del inculto".


Unas palabras que vienen al pelo, de nuestro camarada en la diáspora, Tejota:
No nos podemos hacer una idea de la inmensa cantidad de testigos informáticos que trabajan en Brooklyn (o trabajaban, ya que según informes se han trasladado a Paterson)espiando y tratando de reventar los blogs "apóstatas". Aquello parece la sala de mando de un cuartel general durante la guerra.
Nos preguntamos: toda esa gente, ¿no estaría mejor predicando, que no perdiendo el tiempo tan tontamente?


20 de marzo de 2011 09:24
Y, el ojo que todo lo ve, Nízam, ha añadido:
Lex, hay directrices y directrices. En este asunto la SWT tiene dos tablas de medir.


Para el testigo medio la directriz es no entrar en sitios apóstatas.


Para el agente Watch, la directriz es precisamente lo contrario, entrar, intoxicar, confundir y si es posible abortar un blog o foro, identificando a sus integrantes. Y generalmente no actúan por cuenta propia, aunque en el caso de algunos haberlos-haylos.


22 de marzo de 2011 10:53