lunes, 6 de diciembre de 2010

El mito del paraíso espiritual se hunde como el Titanic

http://www.wirralglobe.co.uk/news/8718393.Jehovah_s_Witness_paid_13_year_old_girl_to_keep_quiet_about_sex_abuse/

http:/www.jehovahs-witness.net/watchtower/child-abuse/202783/1/JW-paid-13-year-old-girl-to-keep-quiet-about-sex-abuse/

http://www.extj.com/showthread.php?18590-Inglaterra-TJ-de-54-aos-a-prisin-por-relaciones-sexuales-con-nia-de-13-aos

Estimados cofrades en nuestro vía crucis:

La realidad es obstinada,,,muy obstinada.  El tan cacareado paraíso espiritual que nos vende la Watchtower, ha durado mientras la confesión religiosa ha controlado el acceso a la información por parte de los pardillos integrales ibéricos y allende los mares.  Una vez perdido el control sobre la información  --gracias a internet--  se les hunde el invento al estar abriendo los ojos los que apoquinan el dinero y realizan las "ventas" y distribución de sus publicaciones.  El testigo de Jehová de a pie, cada día está mejor informado y ya no ve, exclusivamente, la realidad a través de las anteojeras de la Watchtower.  Hemos diversificado las fuentes de información y, con esto, el paraíso espiritual se está hundiendo irremediablemente.

No es que los testigos de Jehová sean más malos que los demás, no, ¡son como todos los demás!  Aquello de que "somos las mejores personas del mundo",  no es cierto.  Somos idénticamente iguales a los demás, tenemos gente buena y, también, golfos integrales entre nosotros..., ¡por lo menos eso es lo que demuestran estas noticias que continuamente estamos colgando en este y otros blogs!  Aquello que hemos escuchado hasta el hartazgo en los discursos en la congregación: "el peor testigo de Jehová es mucho mejor que el mejor mundano", ha resultado ser un timo más de la Watchtower.  La realidad les ha bajado de su engreimiento patológico de verse como el centro del mundo.

El enlace con la noticia de hoy, nos lo ha enviado Roberto, el Paparazzi.  Un siervo ministerial de la Alpujarra Granadina.  Gracias, Roberto, por dar el alimento al debido tiempo a la casa de la fe.  ¿Alguien da más por menos?  ¡Va por ustedes!

La noticia aparece en el periódico digital Wirral Globe, cuyo enlace tenéis arriba.

Un vecino de Leasowe pagó a una muchacha de 13 años para que guardase silencio sobre los abusos sexuales sufridos por ella
Viernes, 3 de diciembre de 2010
Un hombre que estuvo abusando sexualmente de una muchacha de 13 años, además de hacerle fotografías en poses obscenas, ha sido condenado a una pena de tres años y cuatro meses de cárcel.
 El juzgado de lo penal en Liverpool, escuchó cómo Geoffrey Massey, de 54 años, pagó a una adolescente después de haber abusado de ella en la domicilio de él, en un intento para que ella no hablara.
Pero sus crímenes salieron a la luz cuando él mismo se lo confesó a su hija, quien se lo dijo a otros familiares. 
El pasado mes de abril, cuando los hechos salieron a la luz pública, la víctima tomó una sobredosis por la que tuvo que ser hospitalizada.
Al sentenciarle a la pena de cárcel a Massey, de 54 años de edad, quien es testigo de Jehová, el juez Adrian Lyon, dijo: "Estoy al tanto de todos sus crímenes y en particular del último, el que trata sobre las fotografías que tomó a la muchacha de 13 años.  Deja entrever que usted tuvo actividad sexual con la niña en diferentes ocasiones".
En un principio, cuando la muchacha fue interrogada por la policía, ella lo negó todo.  Dijo que él le había dado dinero a ella por limpiarle la casa.
Pero, una vez la policía obtuvo más información sobre el caso, volvieron a interrogarla y ella confesó lo que había sucedido, reconociendo que "había sido una tonta" al coger el dinero. 
Massey, residente en Twickenham Drive, en la localidad de Leasowe (Reino Unido), admitió que había tenido relaciones sexuales con la niña; en dos ocasiones tuvo estas relaciones sexuales y en otra ocasión fue cuando le hizo las fotografías indecentes.
Las fotografías no han podido recuperarse porque él las borró de su ordenador.
Lee Bonner, el abogado defensor del acusado, dijo que una vez el acusado comenzó con los abusos, paró, por el miedo a que la víctima revelase lo ocurrido.  
"Esencialmente, una vez él empezó, se percató que sería muy difícil el parar esto, pero no porque sintiese alguna satisfacción sexual irresistible, sino porque una vez empezó con los abusos y le pagó a la muchacha, ella contase lo sucedido a otros en el momento en el que dejase de recibir dinero".
El Sr. Bonner, dijo que Massey, quien no había tenido antecedentes penales, había dejado a su familia y había sido el centro de una "campaña de odio" por parte de sus vecinos.
Fin de la traducción apóstata.

Esto no es demagogia.  Esto es la verdad documentada, sin trampa ni cartón.  Como esta experiencia personal no saldrá ni en La Atalaya, ni en el Anuario, pues los apóstatas os la damos.

¡Está sucediendo, lo estás leyendo!  ¿Te lo vas a perder?