domingo, 14 de noviembre de 2010

Quien al cielo escupe...

El Pirula (desde las catacumbas)











"Nada quedará oculto y todo se pondrá de manifiesto". La Biblia



¡Despertad!, 22 de julio de 1967, páginas 9-12



Estimados camaradas víctimas de las tropelías diversas watchtowerianas:

Sí, hermanos en la fe, antes de escupir al cielo, ¡hay que asegurarse de que no nos caerá encima! La Voz de Dios en la Tierra, en su afán de demostrar que ellos tienen la exclusividad de la línea telefónica con Dios, se han dedicado a despotricar de todos y de todo. Una cosa es la demagogia y otra bien diferente es la documentación que encontramos en la hemeroteca teocrática watchtoweriana, ¿alguien se puede ofender por leer las verdades caducas del Governing Body Bank? ¡No seremos los apóstatas irredentos!

Nuestro compañero El Pirula, ha tenido la gentileza de pasarnos este documento teocrático, pero, ¿quién es el Pirula?: Se comporta como un trepa, pero el tío trabaja con la Resistencia Apóstata. Hombre simpático y abierto, con idiomas y buenas maneras..., ¡excelente para mezclarse y pasar desapercibido entre tan ilustre e indocta tropa! Gracias, camarada, por este informe teocrático a su debido tiempo, ¡te lo has currado!

En la página 9, los pedigüeños sin fronteras, despotrican del Vaticano y su relación con la empresas e inversiones en bolsa. Después, de la misma manera desdicen de la Iglesia Anglicana por los mismos motivos.

En la página 10, cuestiona la legitimidad de estas iglesias para invertir en bolsa y obtener pingües beneficios financieros mientras siguen pidiendo donativos a sus feligreses: "Este uso de fondos inmovilizados es un proceder normal para cualquier organización, pero cuando una iglesia continúa apremiando a sus miembros por dinero a pesar de sus grandes ingresos comerciales, se hace evidente que funciona, no principalmente para provecho de sus miembros, sino para su propio enriquecimiento".

También en la página 10, la Watchtower no se olvida de darle la puntillá a los Adventistas de Séptimo Día y a los mormones: criticándoles por sus bienes inmuebles y acciones en compañías y declara: "Todos estos y otros negocios comerciales que posee total o parcialmente la Iglesia Mormona le suministran ingresos grandes, además de los diezmos que recibe regularmente de sus muchos miembros". ¡Ja, ja, ja! Hay que tener la cara muy dura para estar criticando a otras confesiones religiosas, cuando tú estás haciendo lo mismo. Pero el Governing Body Bank desconoce lo que es tener vergüenza torera: ni se atreven a torerar ni se cortan la coleta.

Y, acaban la página 10 criticando lo siguiente: "La inversión de dinero eclesiástico en cementerios, hospitales y multifamiliares todavía es una fuente de ingresos financieros para una iglesia". Bien, bien. ¿Y vuestras inversiones en hedge fund y cédulas hipotecarias..., está más justificado moral y bíblicamente? ¿En qué invierte la Sociedad Watch Tower? ¿Por qué no quieren decirle a los testigos de Jehová en qué se invierte el dinero que donan los feligreses? ¿Se puede criticar a otros, cuando tú haces lo mismo, con el agravante de la opacidad financiera?

No se ponen colorados, cuando en la página 11, en su primer párrafo, declaran: "Siempre que una iglesia tiene éxito en explotar negocios comerciales bajo el amparo de la exención de impuestos, ciertamente se desarrolla un fuerte sentimiento de anticlericalismo entre los negociantes competidores". Por ejemplo, la Sociedad Watch Tower compra un edificio con las donaciones voluntarias en un barrio de lo más exclusivo de Nueva York, unos años más tarde, lo venden 50 veces más caro que el precio de compra, ¿cómo se llama esto..., pelotazo? Con la ventaja de no pagar impuestos por ser una confesión religiosa sin ánimo de lucro. http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/10/y-la-palabra-se-hizo-dinero.html Comprar o construir, con trabajadores voluntarios para después vender pasados unos años esos bienes inmuebles, ¿se puede considerar un negocio comercial?

En el 1956, en el Congreso de los Estados Unidos se debatía cambiar las leyes sobre impuestos en lo que se refiere a las órdenes religiosas, un testigo en la audiencia del Congreso dijo: "Estamos seguros de que millones de dólares están yendo a parar para provecho de organizaciones religiosas cuando realmente pertenecen a los cofres del recaudador de impuestos". Entonces, los pedigüeños sin fronteras, tienen la desvergüenza de mencionar a la competencia..., ¡la Iglesia Católica! Desmarcándose ellos mismos. Ya en el 1995, el profesor emérito en sociología por la University of British Columbia, Werner Cohn, escribía un artículo titulado:

NUESTROS VECINOS LOS TESTIGOS: LOS IMPUESTOS QUE NO PAGAN LE CUESTA A LA CIUDAD 10 MILLONES DE DÓLARES AL AÑO".

Siguiendo con el artículo en ¡Despertad!, en su página 11, se atreven con la siguiente declaración: "Pero cuando una organización trata de alegar exención por ingresos que no están exentos en la ley de impuestos, le está haciendo una injusticia al público". ¡Curiosa declaración! Eso mismo argumenta el gobierno de Francia contra los testigos de Jehová en nuestro país vecino y, por eso, la confesión religiosa a llevado a Francia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos: http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/10/al-cesar-lo-que-es-de-cesar-y-dios-lo.html

Bajo el subtema Situación peligrosa, los que de boquilla reniegan del dinero, escriben: "Cuando una organización religiosa se envuelve totalmente en los negocios comerciales, se inclina modificar sus enseñanzas religiosas para que convengan con sus intereses comerciales. Aún los hombres más dedicados pueden hallar difícil el combatir el poder del dinero cuando están envueltas grandes cantidades". ¡Ja, ja, ja! ¿Así que los hombres más dedicados..., es fácil que sucumban al poder de dinero, eh? En éstos hombres dedicados, ¿podemos incluir al Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová? También, ¿el miedo a posibles demandas judiciales, puede producir cambios doctrinales en una confesión religiosa? Vosotros mismos os habéis hecho una radiografía..., ¡habéis quedado retratados! Y, nosotros..., tomamos nota.

En la página 12, nos recuerdan lo que pasó en México, donde la Iglesia Católica llegó a ser la propietaria de la mayor riqueza del país y las consecuencias que se derivaron de ello. ¿Tenemos una relación pública de las propiedades inmobiliarias que tienen los testigos de Jehová en España y su valor en el mercado? ¿Qué beneficios está generando la Sociedad Watchtower ahora que está envuelta en una vorágine de ventas de bienes inmobiliarios a nivel mundial? ¿Las ventas también en el nombre de Dios?

Lamentamos ser tan desconfiados los apóstatas, pero, la opacidad financiera de la confesión religiosa de cara a los creyentes, unido a las ventas masivas de patrimonio, más sus reconocidas inversiones en bolsa..., ¡debilitan nuestra fe religiosa!

Sí, agentes pro Watch, nosotros lo documentamos todo, todo y todo. ¿Lo hacéis vosotros también, o lo vuestro es la demagogia watchtoweriana? ¡Ah! Gracias por leernos.