sábado, 2 de enero de 2010

El pederasta más buscado: ¡Si lo ves por tu congregación avisa a la policía!

Frederick McLean (el pederasta sin parangón)

http://www.usmarshals.gov/news/chron/2009/122909.htm
http://www.usmarshals.gov/news/chron/2009/mclean.pdf
http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2009/01/el-pederasta-ms-buscado-en-los-eeuu-si.html

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/11/si-lo-ves-por-tu-saln-del-reino-avisa.html

Estimados camaradas ninguneados por los prepotentes de la Orden del Voto de Pobreza:

La Honorable Resistencia Apóstata, en sesión plenaria, ha decidido que el primer post para este año de 2010 sea hacer de caja de resonancia de la Policía Federal de los EE.UU. --uno de nuestros objetivos fundacionales ha sido el de facilitar información a las fuerzas de orden público y dar publicidad a sus comunicados--. En esta ocasión nos hacen un recordatorio sobre el escurridizo "hermano" Frederick McLean, uno de los 15 fugitivos más buscados en los EE.UU. En este comunicado, la policía solicita la colaboración ciudadana y, nosotros, con gusto se la ofrecemos gratis..., ¡sin aceptar los 25.000 dólares de recompensa que ofrecen a quien aporte datos sobre su localización!

Sabemos que Frederick, se ha movido como pez en el agua por las congregaciones de los testigos de Jehová..., ¡por eso colgamos la foto! Como está en paradero desconocido, no sabemos si estará en España o en cualquier otro país de los lectores del blog. Si alguien lo localiza en alguna congregación de los testigos de Jehová, por favor, que se lo comunique a la policía. Éste sujeto es un peligro público, un peligroso depredador sexual de niños inocentes. Ahora, pasaremos a colgar la traducción del comunicado de prensa de la Policía Federal:

PARA DIFUSIÓN URGENTE
29 de diciembre de 2009

Contacto:

Supervisor Deputy U.S. Marshal Steve Jurman
Pacific Southwest Regional Fugitive Task Force (619) 557-7111;
Public Affairs Officer Toni M. Wheetley (619) 571-2498

EL PRESUNTO DEPREDADOR SEXUAL FREDERICK MCLEAN TODAVÍA FUGITIVO DE LA JUSTICIA
(La Policía Federal de los EE.UU., solicita la colaboración ciudadana para la caza de uno de los 15 fugitivos más buscados en este país)

WASHINGTON –Después de casi cinco años desde que se presentaran los cargos contra Frederick McLean, todavía está prófugo de la justicia. McLean, un supuesto depredador sexual, está requerido por la justicia de California por cuatro casos de pederastia, además de un caso por actos lascivos e indecentes con un menor de 14 años y otro por fugarse para evadir la acción de la justicia.

Las autoridades necesitan de la colaboración ciudadana para localizar y quitar de nuestras calles a McLean, un peligro para víctimas potenciales.

La Policia Federal de EE.UU., cree que sus delitos son lo suficientemente graves como para estar en la lista de los quince criminales más buscados en los Estados Unidos desde el 2006. Las autoridades consideran que McLean tiene altísimas posibilidades de reincidir y cometer abusos sexuales con menores de edad. Los peritos en pederastia coinciden en que una amplia variedad de factores contribuyen a que éstos criminales reincidan.

"McLean tiene muchos de los factores que caracterizan a los pederastas reincidentes", reconoce el Dr. Michael Bourke. El jefe de psicología de la Brigada de Investigación sobre Delitos Sexuales de la Policía Federal, advierte: " y el estrés, incluido el estrés que provoca el ser un prófugo de la justicia, aumenta el riesgo de que se comentan delitos sexuales".

McLean, prófugo, de 28 años de edad, está buscado por el departamento de policía de San Diego por múltiples casos de agresiones sexuales a niños, pero según la policía federal estos "múltiples casos" se quedan cortos. Una presunta víctima, ahora adulta, informa que sufrió más de cien agresiones sexules por parte de McLean, empezando cuando ella tenía cinco años de edad hasta los doce años.

McLean supone un peligro muy real para las jovencitas de sufrir agresiones sexuales, según indica el Dr. Bourke. Sin embargo, tampoco le hace ascos a los jovencitos.

"Ha conseguido permanecer prófugo de la justicia por cinco años, pero debe saber que nosotros nunca descansaremos hasta que le demos caza", dijo George W. Venables, policía federal de EE.UU. para el Distrito Sur de California. "Estamos completamente decididos en nuestro objetivo de presentar a Frederick McLean ante la justicia para que se enfrente a los cargos que pesan sobre él".

Hace unos meses, el Grupo Especializado en Localización de Prófugos del Pacífico Sudoeste, ejecutando una orden judicial pudo obtener nuevas pistas y fotos actualizadas de Frederick McLean.

Los funcionarios creen que McLean pudo tener un fácil acceso a muchas de sus víctimas a través de su posición de liderazgo en la congregación local de los testigos de Jehová cerca de San Diego.

Una orden de arresto fue dictada en enero de 2005 para McLean, pero los funcionarios creen que él presentía que sus días de libertad estaban contados con seis meses de anterioridad. En mayo de 2004, los familiares hicieron un careo con una niña que había sufrido abusos sexuales. McLean confirmó la veracidad de las declaraciones de la víctima y la familia denunció los hechos en la comisaría de policía del condado de Riverside. Después de este careo, la esposa he hijos de McLean le abandonaron. Él empezó a liquidar sus activos financieros y firmó los papeles del divorcio.

En septiembre de 2004, el suegro de McLean se levantó una mañana encontrándose la furgoneta enfrente de su casa. Dentro de esta encontraron el teléfono móvil de McLean, cartas para la familia e instrucciones de cómo vender el vehículo. Lo que se deduce de sus acciones es que se olía la inminencia de la ejecución de los cargos criminales contra él.

McLean es un varón de 57 años, de raza blanca, de unos 77Kg y 1,82m de altura. El color de cabello es de un marrón grisáceo y ojos color avellana. Él ha estado empleado como mecánico de automóviles y ha tenido su propio negocio como restaurador de coches de carreras, especialista de los modelos de los años 60 y 70. McLean también está acostumbrado a dormir a la intemperie y es un asiduo de las zonas de camping. Entre sus características tiene: que es persona económica, meticuloso, organizado, y probablemente paga al contado. Los investigadores creen que McLean ha adoptado una nueva identidad y podría estar utilizando un alias.

Las autoridades advierten a los ciudadanos que McLean puede estar armado y ser peligroso, incluso tener tendencias suicidas.

Hay una recompensa de 25.000 dólares estadounidenses por cualquier información que conduzca a su detención, se guardará la confidencialidad. A cualquiera que tenga alguna información se le ruega que se ponga en contacto con la oficina de la policía federal más cercana o llame a su teléfono de atención al público durante las 24 horas al siguiente número: 1-800-336-0102.

La U.S. Marshals es la principal organización a nivel nacional dedicada a la captura de prófugos. Estos Grupos Especializados en Localización de Prófugos, dirigidos por la U.S. Marshals, consiguen la detención de miles de prófugos cada año. Para más información sobre Frederick McLean entre los quince criminales más buscados por la U.S. Marshals, puede dirigirse a: www.usmarshals.gov.

Agradecemos a Topo Ajalvireño su inmensa labor desinteresada a favor de la honorable hermandad apóstata por sus traducciones desde el páramo ajalvireño. ¡Tu labor no es en vano en lo relacionado con la causa de la verdad de la buena!

¿Qué tal Orgullosote TJ? ¿Qué tal, TH? ¿Ha emitido una circular tu confesión religiosa, pidiendo la colaboración de todas las congregaciones en los EE.UU., para localizar y denunciar a éste pederasta ante la policía? ¿No? ¿Porqué no? ¿No os remuerde la conciencia el que policía diga que gracias a las condiciones existentes en vuestro paraíso espiritual..., éste sujeto cometió innumerables abusos sexuales sobre niños inocentes? ¡Qué vergüenza teocrática! ¿Aparecerá una foto en busca y captura de McLean en la revista La Atalaya..., como ayuda a su localización y detención? ¿Se colgará una foto de éste criminal perseguido por la justicia en el tablón de anuncios de todas las congregaciones..., o nos callamos como cucos? Nuestra confesión religiosa --que de alguna manera lo ha parido--, ¿qué ayuda suministra a la investigación policial?

Sí, ya lo sabemos, ¡los apóstatas somos requetemalos por divulgar estas noticias! ¡Vosotros sois mejores cristianos por no denunciar a los pederastas ante la policía, o al no compartir vuestra base de datos de pederastas con la policía o guardia civil! Luego, escribiréis en vuestras publicaciones que vuestro interés primordial es la protección de la infancia..., ¡menuda cara dura! El movimiento se demuestra andando y mientras no colaboréis con la policía y la justicia en esta materia..., ¡todo lo demás es demagogia barata!