jueves, 8 de mayo de 2008

Suicidio en Betel... lecciones de la historia.


http://governingbodyletters.blogspot.com/

Estimados camaradas que deseáis conocer la verdad que os oculta la Watch Tower:

El 25 de julio de 1990, Richard Wheelock, saltó por una ventana de un tercer piso, cayendo al vacío y falleciendo en el acto. Éste hermano, desesperado... y no encontrando la felicidad esperada en Betel de Brooklyn... decidió quitarse la vida suicidándose. Sí, en el Centro de la Adoración Pura Mundial, en el "paraíso espiritual" del Betel de Brooklyn... también hay gente que sufre y opta por tirar por el camino del medio. Desconozco si este acto es uno de protesta, a lo bonzo. Sé de muchos que están en Betel, cuando alcanzan cierta edad, por que no pueden independizarse económicamente de la Sociedad y se ven obligados a comulgar con piedras de molino... teniendo que aguantar múltiples judiadas, con la consiguiente pérdida de dignidad y amor propio. Esto, finalmente, puede llevarte a la desesperación que se necesita para el suicido.

Ahora, paso a traducir el artículo periodístico:

BROOKLYN HEIGHTS PAPER

Agosto, 3-9 de 1990
Vol.13 Nº 28

Por Michael Clark
Brooklyn Paper Publications

Título: EJECUTIVO DE LA WATCHTOWER SALTA Y SE MATA
Saltó desde una ventana del tercer piso de la calle Heights

Un alto ejecutivo de la Sociedad Watch Tower Bible & Tract (Testigos de Jehová) supervisor de la planta de impresión, saltó al vacío desde una ventana del tercer piso, desde la Enfermería de la Sociedad en Brooklyn Heights, el miércoles 25 de julio a las 15,30 h., aproximadamente, según ha informado la policía.

Richard Wheloock, de 75 años de edad, falleció instantáneamente como consecuencia de los múltiples traumatismos, dijo la portavoz Ellen Borakove, de la Oficina de Medicina Forense de la ciudad. Su determinó que su muerte se debió a un suicidio, según la policía.

Un representante de la Sociedad Watchtower dijo que, Wheelock, sufría de una depresión profunda y estaba bajo cuidados médicos durante los últimos años en la Enfermería de la Sociedad, en el 79 de la calle Willow, entre las calles Clark y Pineapple, en Heights.

Él, fue sintiendo una tristeza cada vez mayor después de la muerte de su esposa, cinco años atrás, según indicaron unos represantes de la Watchtower.

"Tenía problemas mentales y sufría de episodios de depresión profunda", afirmó George Cough, un vicepresidente de la Watchtower a la vez que portavoz. "Esto ha sido una tragedia".

Cough, era un buen amigo de Wheloock, pero Wheloock nunca le mencionó la posibilidad de un suicidio, a pesar de que se percató que los problemas de Wheloock empeoraban, especialmente después de la muerte de su esposa en 1985.

La Watchtower, es una de las tres corporaciones legales de los testigos de Jehová, una religión con más de 500.000 miembros en los EE.UU.

Wheloock trabajó para la Watchtower durante 50 años, encargándose de las imprentas y su abundantísimo trabajo de esta comunidad religiosa, en las calles Sands y Jay, en el Downtown, relató Cough. Lo habían quitado del trabajo de la imprenta hacía cinco años.

El portavoz del Distrito Policial 84, dijo que Wheloock saltó por la ventana de la Enfermería de la tercera planta en la parte de atrás de la calle Willow, cayendo en el patio del número 35 de la calle Clark, entre las calles Willow y Hicks.

Inspectores están investigando el suceso, informó la policía.

El cuerpo de Wheloock lo encontró Jerry Marino, el superintendente del edificio 35 de la calle Clark, quien dijo que acababa de llegar a su apartamento situado en los bajos del edificio, después de haber realizado unas compras en Heights sobre las 15,30 h.

"Estaba lavando unas verduras en el fregadero, cuando corrí las cortinas de la cocina y vi unos pies", explicó Marino. "Entonces fue cuando vi la sangre".

La zona del patio donde Wheloock se arrojó, tiene unos tres metros y medio de anchura, y lo utilizan amenudo los niños como una zona de juego, donde montan una piscina para niños, relató Marino.

Fue muy oportuno que los niños no estuvieran jugando cuando él se arrojó, mencionó Marino.

Su esposa, Lorraine, entró deprisa en el edificio, después de observar que la policía y la ambulancia estaban en el 35 de la calle Clark.

"Jerry estaba blanco como la cera. Fue horrible", dijo ella. "Tal vez, deberían haber tenido una rejas esas ventanas".

Un discurso de funeral se celebró el lunes, 30 de julio, en la residencia de la Watchtower, en el salón que hay entre las calles Columbia Heights y Orange.



Fin de la traducción del artículo periodístico. Una verdadera tragedia que puede suceder en cualquier lugar... incluso en el "paraíso espiritual" que vende la Watchtower y, en el que todo es felicidad, amor, paz y armonía. Después de haber entregado más de 50 años de su vida a la Watchtower, creo que Wheloock se merecía una nota biográfica y de agradecimiento entre ésas experiencias repetitivas que nos relata La Atalaya a menudo. ¡Nada de nada! ¡Esa persona nunca existió! Es evidente que, la política de la Watch Tower es la de ocultación de todo hecho o conducta que pueda arrojar dudas sobre su idílico "paraíso espiritual". Pero, a la hora de criticar a las demás religiones... tiene otra vara de medir.

Hace 18 años que sucedió esto... hoy lo recordamos para aquellas personas de habla española para las que pudo pasar desapercibida esta noticia.

¡CON LA VERDAD! ¡POR LA VERDAD! ¡PARA EL BENEFICIO DE TODOS!