domingo, 25 de mayo de 2008

Canadá 1-0 Sociedad Watch Tower














http://www.edmontonsun.com/Comment/2008/05/23/5646826-sun.html
http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/

Estimados camaradas víctimas de políticas alucinantes de los descerebrados del Governing Body Bank:

Nuestro camarada Numérico, con ojo avizor, ha colgado en su blog una noticia que nos interesa a todos los testigos de bien, el link: http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/

El Komando Ka 9328737, está efectuando una importantísima labor de denuncia e información sobre los métodos Watch Tower y sus implicaciones sociales y legales, hacemos bien en apoyar todas las iniciativas en este sentido. Dicho esto, pasaremos a la traducción del artículo periodístico para el beneficio de todos los castellano hablantes:

LOS NIÑOS ESTÁN POR ENCIMA DE LAS CREENCIAS RELIGIOSAS

El Estado hace bien al salvar las vidas de los niños testigos de Jehová
Por MINDELLE JACOBS

Viernes, 23 de mayo de 2008

Quizá un día, esperemos más pronto que tarde, los Testigos de Jehová abandonen su creencia ridícula de que Dios se opone a las transfusiones de sangre.

Hasta ese día, se ve condicionado a que el Estado continúe protegiendo a los menores que necesiten tratamiento médico, de las creencias religiosas de sus padres y la de los líderes religiosos.

Cada tanto, usted oye de menores quienes rehusan transfusiones sanguíneas porque a ellos se les ha hecho creer que un testigo de Jehová de ley, no aceptaría este tratamiento. Inevitablemente, el Estado interviene para asegurar que el tratamiento se aplique.

El fundamento tras la intervención del Estado es simple y necesario. Salvar las vidas de los niños es más importante que claudicar ante los dictados ilógicos y perjudiciales de una religión.

Esta semana, el Tribunal Supremo del Canadá, trató el caso de una adolescente de Winnipeg a quien se administró una transfusión sanguínea contra su voluntad en el año 2006, cuando ella tenía 14 años.

En una declaración jurada al Tribunal Supremo, la adolescente comparó la experiencia sufrida a "haber sufrido una violación sexual". Su reacción sin duda es sincera, pero pone de relieve la necesidad defender los mejores intereses de los niños en tales circunstancias.

"Este es un asunto de poder. Es acerca de quién controla a los niños (testigos de Jehová)", expresa Juliet Guichon, una abogado de la facultad de bioética de la Universidad de Calgary.

"Si, ¿será el Estado o la Sociedad Watchtower quien los protegerá? Es esta la cuestión por la que están litigando".

INFORMACIÓN INCOMPLETA

La Sociedad Watchtower da una información pobrísima sobre los riegos y beneficios de la sangre y, los abogados de la Sociedad --quienes también son testigos de Jehová-- están representado a la joven, declaró Guichon.

"Esto hace que surga la cuestión en cuanto a si (ella) está en posición de expresar sus objetivos al abogado. Normalmente, el cliente le explica al abogado lo que pretende. ¿Pero puede un feligrés instruir a un sacerdote?".

Así, ¿quién puede saber cómo se siente ésta adolescente anónima acerca de la prohibición sobre las transfusiones sanguíneas que impone su religión? Quizá ella, en su interior, se alegra de que el Estado asuma sus competencias y la obligue a aceptar el tratamiento. Mientras que la enfermedad de Crohn no es mortal, ella bien pudiera haber muerto sin una transfusión de sangre.

Este caso hace que surga la cuestión sobre el llamado derecho a decidir por parte de "menores maduros" el tratamiento médico que desean, por encima del interés del Estado por proteger a los niños.

La adolescente argumentaba que ella era lo suficientemente madura como para decidir el tratamiento médico y, de hecho, en ciertas provincias del país, permiten que éstos "menores maduros" puedan elegir.

Pero, la madurez, por sí misma, no es suficiente, mantiene Guichon. Los funcionarios gubernamentales tienen que ver la calidad de la información médica que está recibiendo la joven, así como si ha recibido coacciones, dijo ella.

Sería muy difícil de concluir que, una persona que rehúsa un tratamiento que le salva la vida, es lo suficientemente madura, señaló ella. Añadiendo que, el negarse a recibir la ayuda médica pudiera indicar la falta de esa madurez.

Ella declaró que espera que el Tribunal Supremo legisle sobre algún protocolo a tener en cuenta en estos casos en los que los pacientes tienen una pobrísima información y en los que sufren coacciones.

Los deseos de los menores se tienen en cuenta en asuntos médicos, añadió Guichon, pero asegurar los mejores intereses del niño es el asunto primordial.

¿Y quién no estaría de acuerdo que, un grupo religioso fundamentalista es el único que relacionaría la creencia de que una transfusión de sangre nos llevará a la pérdida de: la salvación, nuestra familia y amistades?

Es una bajeza el adoctrinar a un niño enfermo e impresionable, que sufrirá un rechazo eterno por luchar por sobrevivir.

Si los testigos de Jehová no salvan a sus niños, el Estado tendrá que hacerlo por ellos.


Fin de la traducción. Sin duda un buen varapalo a la Watch Tower. No se puede jugar con la vida de la gente, especialmente de los niños, adoctrinándoles dándoles una información sesgada e intencionada con el fin de manipular sus mentes inmaduras. No se puede coaccionar a las personas --y menos a niños-- de que serán condenados eternamente si aceptan una transfusión de sangre y serán rechazados por sus padres y amigos.

Decía esto el Representante Legal de los Testigos de Jehová en España, en el diario El Mundo, el 10 de febrero de 1995:

"El portavoz de los Testigos de Jehová, Antonio Rodríguez Villamide, señaló que incluso los niños de esta confesión religiosa saben lo que hacen al negarse a las transfusiones «porque están enseñados desde pequeños». La muerte se compensa con la «esperanza para el futuro de resurrección» que proclaman sus creencias. Asimismo, Rodríguez Villamide insistió en que «si hay alternativas» a las transfusiones".
http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1995/02/10/sociedad/28458.html


El 20 de septiembre de 1994, hizo este Sr. unas declaraciones similares, también en el diario El Mundo:

"Antonio Rodríguez Villamide, portavoz legal de esta confesión en España, manifestó ayer que un niño de 14 años que profesa esta confesión religiosa «sabe lo que hace, porque están enseñados desde pequeños».

A su juicio, los niños de esta religión como Marcos Alegre, que se negó a recibir una transfusión de sangre cuando padecía una leucemia terminal, tienen una fe completa y una esperanza para el futuro de resurreción».

Antonio Rodríguez afirmó que los padres tiene el deber de asistir a sus hijos y la vida de éstos, pero negó que la transfusión sea una manera de hacerlo «si hay alternativas».

«No le discutimos a Dios el por qué ha dicho que no usemos la sangre», dijo, «nosotros simplemente cumplimos con la ley de Dios»".
http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1994/09/20/sociedad/4428.html

Esto tiene un nombre en español... ¡una canallada! ¡Una bajeza de una religión fundamentalista!

Por estos motivos, existen blogs como este... ¡NO NOS CALLAREMOS... DENUNCIAREMOS VUESTRA POLÍTICA DOCTRINAL QUE PROVOCA MUERTES INOCENTES!