viernes, 7 de marzo de 2008

El Paraíso de los pederastas



Estimados camaradas que lucháis por un mundo mejor dentro de la Watch Tower:

Queremos a nuestra "madre" la Organización, la queremos... y porque la queremos le aconsejamos para que mejore, recordad el dicho: "Quien bien te quiere... te hará llorar". Sí, la purificación del alma a través del sufrimiento; aquello que decía nuestra Santa Teresa: "¡Muero porque no muero!". La mortificación de la carne como vía de acercamiento a Dios. ¿Quién puede olvidar a aquellos hermanos del África negra, que, para asistir a las reuniones en el Salón del Reino... deben cruzar un río infestado de cocodrilos hambrientos? ¡Qué vocación! ¡Qué fe! Siempre tuve curiosidad por saber cuántos de Brooklyn o de los colaboracionistas de Ajalvir, estarían dispuestos a cruzar a nado un río infestado de cocodrilos para ir a una reunión. Imagino que pocos, no sé, lo intuyo. Tal vez, porque cuando uno no puede asitir a una reunión por casi cualquier motivo, bromean entre ellos y se dicen: "¡Bribón... qué suerte tienes, te escaqueas de la reunión y puedes ver el partido de fútbol de la Copa de Europa... eh!". Sí, esa es la manera de como "ven" y aprecian las reuniones... los betelitas, o sea, que éstos, de pasar ríos con cocodrilos... nada de nada. Éstos por no pasar, no lo cruzan ni con ranas y renacuajos... ¡por si acaso!

Pero, ¿quién es el sujeto de la foto, con ese uniforme de color naranja... tan cítrico? Pues es uno de nuestros "hermanos" pillado. ¿Pillado haciendo qué... predicando o assitiendo a las reuniones? Bueno, eso también, lo que pasa es que éste "hermano" le daba por abusar sexualmente de las niñas de 9 y 10 años. Se llama Simental, tiene 49 años y es de Murrieta (California). ¿Cuál es el problema?

El fiscal quiere que los ancianos de la congregación de las niñas agredidas, colaboren con la justicia y declaren sobre las cosas que hizo este criminal con dos niñas de su congregación de 9 y 10 años de edad, hermanas carnales. Pero, ¿cuál es la actitud de los ancianos de congregación siguiendo las directrices de la Watch Tower? ¡Pues que no! ¡Que no quieren colaborar... no quieren decir ni mú! ¡Hay que salvaguardar el patrimonio económico de la Sociedad! Se agarran a lo del secreto de confesión... ¡secreto de confesión en los ancianos! Jua, jua, jua... ¡lo de "secreto" no saben lo que es... siempre la congregación acaba enterándose de todos los pormenores de los "secretos" de confesión... vía esposas de los ancianos... vía de las amigas de las esposas de los ancianos! Esto es la hipocresía elevada a la enésima potencia, los ancianos tienen la obligación de informar a Betel en los casos de abusos sexuales a menores... lo que supone, de entrada, la violación del secreto de confesión. El secreto de confesión, presupone que, he de morir guardando el secreto que me han confiado... ¿les manda la Watch Tower a los ancianos que hagan eso, o, mas bien, lo contrario...mandar informes: con la persona que ha cometido el mal, el mal cometido, las víctimas, etc., etc., etc.? ¿Dónde queda el secreto de confesión si yo mando todos estos datos a Betel? Así, los ancianos debemos revelar el secreto de confesión a la Sucursal de la Sociedad Watch Tower... pero nunca a la policía ni la guardia civil,¡eh! ¿A qué se juega aquí? ¿Dónde está la honradez bíblica? ¿Dónde el amor al prójimo? Aquí lo que hay es una política de encubrimiento de los criminales con el fin de que el patrimonio económico de los testigos de Jehová no se vea afectado por demandas judiciales... si para eso tienen que haber niños como víctimas, pues, son los daños colaterales de la predicación de las buenas nuevas. ¡Menuda pandilla de sinvergüenzas disfrados de ministros de Dios!

Los dos ancianos de la congregación de Windsong Valley en Wildomar, dicen que no quieren aportar nada de las declaraciones del culpable al comité de ancianos...¡menuda forma de colaborar con la justicia para proteger el rebaño... a los niños.. tiene la Watch Tower!

Pero esto del secreto de confesión, no se lo cree el fiscal del Condado de Riverside, el Sr. Burke Strunsky, quien opina que los ancianos de congregación deberían de testificar por una razón importante... ¡anteriormente se habían ido de la lengua con otros, sobre lo que les dijo Simental a los ancianos! La moral de la Watch Tower... siempre motivada por no sé qué moral... la cristiana desde luego no.

Se ve que en California la ley protege el derecho del secreto de confesión. Y, las religiones, lo usan discriminadamente --cuando les conviene-- para evitar reclamaciones o demandas judiciales. Pero, ya en 2005, la Corte de California, sentenció que los testigos de Jehová y el arzobispo de la Iglesia Católica de Los Ángeles tenían que revelar datos sobre pederastas en sus respectivas iglesias. Ambas confesiones, perdieron su alegación de que les protegía su derecho a guardar silencio por el secreto de confesión.

Simental, se aprovechó de la amistad con los padres de las víctimas, para abusar de las hijas de éstos, entre julio de 2005 y julio de 2006. El asunto salió a la luz, cuando la madre de las niñas, le dijo al director del colegio --donde iban también las de Simental-- que no quería que ésta persona se acercase a sus hijasde ningún modo. El director del colegio lo notificó a la policía y así empezó la investigación del caso. Simental, ayer, se enfrentaba a una posible sentencia de 30 años... ¡ásí tendrá tiempo para reflexionar en cómo ha arruinado la vida de dos niñas... con la connivencia de los ancianos de congregación!

El fiscal Strunsky, manifiesta que Simental se confesó a los ancianos en 2006, diciéndoles que había abusado de las niñas. Ese verano, los padres de las niñas se dirigieron a los ancianos para pedirles explicaciones sobre lo ocurrido. Después del Comité Judicial, el anciano Andrew Sinay admitió los hechos delante de la madre de las niñas. Así, tanto Andrew Sinay, como el otro anciano, John Vaughn, se negaron a hablar con el periódico que da la noticia.

La Oficina de Información de la Sociedad Watch Tower... no quiere hacer ninguna declaración sobre este caso.

Toda la historia del caso está en este link: http://www.pe.com/localnews/inland/stories/PE_News_Local_C_trial06.439464c.html

¡Qué triste que, una y otra vez, allí donde las leyes no lo exigen, dentro de la Watch Tower se siga una política de encubrimiento de los pederastas... para no dar mala publicidad a la Sociedad... y para que no los demanden y tengan que pagar indemnizaciones!

¡Esa moral de doble rasero, donde se trata a las víctimas como a criminales y, a los criminales se les: ampara, protege y oculta! ¡Qué vergüenza para el cristianismo y para los derechos humanos que tanto cacarean!

Luego, los que nos ponemos de parte de las víctimas... somos apóstatas. Sí, seremos apóstatas, pero, no somos criminales que amparan a otros en sus delitos con la fachada que les suministra la religión. Nos preocupamos más por los niños y su protección... que por los intereses económicos de la Organización.

¡Aquí nos tenéis siempre al lado de las víctimas!