jueves, 4 de octubre de 2007

Nunca seréis los primeros, ¿en ir a dónde?


Apreciados obreros ibéricos... la cárcel no es un lugar grato, pero algunos acaban allí... por su mal proceder. ¿Qué os parece la fofografía de los hermanos Dalton... memorable, eh? Las cosas que nos ocurrieron en tiempos pasados... son para nuestra instrucción. Es curioso --para algunos ajenos al asunto-- y preocupante para los posibles implicados, lo que dice el Derecho Penal, en el capítulo séptimo, titulado: "De la violación a la intimidad, reserva e interceptación de comunicaciones", en su artículo 192, ¿tenéis interés en saber lo que dice? Pues vamos allá, dice así: Violación ilícita de comunicaciones. El que ilícitamente sustraiga, oculte, extravíe, destruya, intercepte, controle o impida una comunicación privada dirigida a otra persona, o se entere indebidamente de su contenido, incurrirá en prisión de (1) a (3) años, siempre que la conducta no constituya un delito sancionado con pena mayor.
Si el autor de la conducta revela el contenido de la comunicación, o lo emplea en provecho propio o ajeno en perjuicio de otro, la pena será de dos (2) a cuatro (4) años.
¡Os deseo un buen día a la CIA (Servicio de Inteligencia Ajalvireño)! ¡Que la suerte os acompañe!