miércoles, 3 de octubre de 2007

Plan Divino de las Edades... ¿dónde estás?


Apreciados camaradas y compañeros vilipendiados por el CAP, S.A.:
¡Sí... sí... eso lo dijimos, lo afirmamos, lo juremos y perjuremos... aquello era la definición de la fe misma... "la expectativa segura de cosas esperadas... la realidad evidente de realidades aunque no se contemplen"... ni antes, ni ahora... y a saber cuándo! Afortunadamente, tenemos posibilidades de tener memória histórica... con lo de internet... nada se escapa, ¿eh? ¡Je, je, je!
Ahora que están revisando el libro profético de Daniel... para lavarnos el cerebro en el estudio del libro... una tarde a la semana... para que no olvidemos aquello de "the time is at hand" --algunos dirán: "cualquier libro... mejor que el Apocalipsis... aunque sea el de Daniel"-- queremos recordar nuestros orígenes escatológicos... por si pudieran ser de utilidad a algún pardillo nuevo que no sepa de qué va la copla... con estos iletrados que van del palo de éxegetas bíblicos... sin estudiar. Aquello del Plan Divino de las Edades... ¿qué? ¿Nos sirve para algo ahora en el siglo XXI? ¿Lo del libro Apocalipis... y su nueva versión refrita... se puede poner la mano en el fuego por algo de lo que dice allí? Yo, por si acaso... no pondré la mano en el fuego... que luego pasa lo que pasa... "donde dije digo, digo Diego".
Un poco de seriedad, señores. Si no hay iluminación interior para escribir, pues se alquilan los servicios de algún adventista avispado, nos escribe los libros... y, así, no tenemos que copiarles las ideas... ¡es más ético! Pero, eso de recurrir a los refritos proféticos constantemente... es muy cansado, ¡reconoced que el filón se ha acabado... que la proximidad del fin de los fines, no se lo creen ni en Betel... ¡pero el de Brooklyn, eh! ¡Cuando no se da más de sí... con lo sencillo que es dirigirse al Sermón del Monte...a los Evangelios... hay cantidad de lecciones morales que podemos aprender... recordar! ¡Pues no... hay que tirarse al monte!
Estoy esperando con anhelo la nueva versión de "¡Babilonia la Grande ha caído... el Reino de Dios domina!", pero la versión en inglés... que es un poco más densa. ¡A ver si os atrevéis, je, je, je! Es que nos aburrimos en el estudio del libro... ¡si por lo menos cantásemos o bailásemos como los evangelistas! ¿Y si en lugar del estudio del libro... hacemos un pase de películas de cine con mensaje moral o religiosas --tipo los Diez Mandamientos--... tal vez así, los feligreses asistirían más al estudo del libro... y no se aburririan tanto? ¡Reconocedlo... es muy pesao el libro Apocalipsis... no podéis pedirnos tanto sacrificio... si a vosotros también os parece un rollo!
¡Bueno! ¡Fuera cachondeo! ¿Para cuando la revisión del Plan Divino de las Edades... del Pastor Russell? Molaría un montón tener desplegado el plan ése... frente a la pantalla del ordenador... o encima de la cabecera de la cama... enmarcado. Así, cuando viniera una visita a casa... nos preguntaría qué es eso... y podríamos dar un buen testimonio... antes de que nos metieran en el psiquiátrico... por supuesto.
¡Señores! ¡Un poco de honestidad! ¿Por qué no reconocer que se nos han agotado las ideas... que estamos por otras cosas de distinta naturaleza, como: el golf del austrohúngaro, la vacaciones en un isla idílica, una buena mariscada, el buen vino, buenos trajes... etc.?
¡Mirad! ¡Se me ocurre una idea...! ¿Por qué no vendemos todos los salones de España... incluída la Sucursal.... y junto con el dinero que tenemos en el banco aquí... en Panamá... y en a I.B.S.A., lo juntamos todo y lo repartimos entre los publicadores... qué os parece? Sería una buena manera amigable de acabar, ¿no?
¡Esperamos vuestra respuesta... podéis consultar con Brooklyn!