martes, 12 de enero de 2016

Terrence J. O'Brien, desde Australia dando la cara

Director de la Watchtower Bible and Tract Society
of Australia


     Estimados camaradas ninguneados por los de la esperanza celestial y trianera:

     Como ya informamos en su día, el clamor de las víctimas de abusos sexuales durante su niñez ha llegado hasta los cielos, Dios se ha apiadado de ellas y está moviendo los asuntos para que los responsables den la cara ante la opinión pública. De todas las noticias, la que más difusión ha tenido ha sido la investigación que la Comisión Real Australiana ha realizado a diferentes instituciones y, entre ellas, no podía faltar la confesión religiosa de los testigos de Jehová.

     Los pesos pesados de la entidad religiosa en Australia han tenido que dar la cara ante dicha comisión siendo interrogados. El director de la Watchtower Bible and Tract Society of Australia, Terrence O'Brien; el encargado del Departamento de Asuntos Legales, Vincent Toole; el encargado del Departamento de Servicio, Rodney Spinks. Además, no podemos olvidarnos del escurridizo Geoffrey Jackson del Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová, que se quiso escaquear..., pero lo trincaron y también tuvo que retratarse ante la comisión mundana.

     Esta investigación es muy extensa, y la tarea de traducir todas las comparecencias es mucha faena para una persona. De modo que, en esta entrada el Topo Ajalvireño nos traducirá lo más significativo de la comparecencia del hermano Terrence O'Brien. Es interrogado por lo que viene a ser un abogado del Estado, el Sr. Angus Stewart. Es un interrogatorio muy revelador para conocer de primera mano el protocolo de los testigos de Jehová ante los casos de abusos sexuales a menores que se dan el ámbito de la confesión religiosa.

     Si os dirigís a la página web de la comisión y seleccionáis la transcripción del día 5 de agosto de 2015, podréis leer íntegramente el interrogatorio (en inglés). ¡Va por ustedes!

     El hermano Terrence O'Brien, se lanza al vacío sin paracaídas cuando afirma que los testigos de Jehová se guían por los principios bíblicos que aparecen tanto en el Nuevo como el Antiguo Testamento. Principios que no caducan nunca, sino que que aplican en todo lugar y en toda época. Supongo que quiere justificar --indirectamente-- que el protocolo que sigue la confesión religiosa de los testigos de Jehová con respecto a los abusos sexuales a menores, está justificado bíblicamente. Sin embargo, Angus Stewart no se chupa el dedo y le pregunta lo siguiente:

Stewart: Tuve la precaución de decir "Hay principios que usted ha aceptado como obligaciones". Y esa es la posición, ¿no es así?

O'Brien: Sí, eso puede ser. Sí.

Stewart: ¿Pero es algo flexible para los testigos de Jehová, como seguramente ha pasado con la esclavitud? Quiero decir: supongo que los testigos de Jehová encontrarán aborrecible la esclavitud.

O'Brien: Sí, sí, particularmente la...

Stewart: Sin embargo, ¿en el Nuevo Testamento es algo aceptable?

O'Brien: Era una esclavitud diferente al concepto que se tiene generalmente, como los esclavos africanos cuando se crearon los imperios. La esclavitud [la del Nuevo Testamento] se parece más a lo que es un empleado actualmente.

Stewart: No es esa la impresión que tengo de [la antigua] Roma.

O'Brien: Bien, sí, en la era cristiana, en las casas cristianas, era así. La Biblia da consejo a los dueños que tienen esclavos, cómo deben ellos tratar a sus esclavos, no como hacían los romanos.

Stewart: No eran exactamente empleados, ¿qué cree que eran?

O'Brien: No, pero ellos recibían cuidados. Lo que quiero resaltar es que era un tipo de esclavitud diferente a la que sufrieron los afroamericanos.

Stewart: El objetivo de estas preguntas --como usted sabe-- en las que está interesada la comisión, es el protocolo que utilizan los testigos de Jehová al recibir, investigar y determinar las denuncias por abusos sexuales a menores.

O'Brien: Correcto.

Stewart: ¿Entiende usted esto?

O'Brien: Sí, lo entiendo.

Stewart: ¿Puede entender lo difícil que puede ser para las mujeres hablar de sus intimidades a los tres hombres que conforman los tribunales que ustedes forman?

O'Brien: Ya, y por este motivo el Sr. Spinks [jefe del departamento de Servicio] indicó que eso no sucede, hoy en día, a menos que la mujer quiera un cara a cara con quien la acusa.

Stewart: No estamos hablando del acusador [sic] sino de los jueces.

O'Brien: Sí. Si es un asunto que requiere recopilar pruebas, el principio es que los ancianos quienes van ha investigar el asunto sencillamente necesitan convencerse de esa acusación. Reciben la denuncia de la víctima. Esto se puede hacer de muchas maneras. Ella no tiene porqué sentarse frente a tres ancianos, porque no existe un principio bíblico que diga claramente que ella debe hacerlo. De modo que...

Stewart: Pero, sin embargo, ella debe revelar detalles íntimos ante estos tres hombres.

O'Brien: Bien, no necesariamente, eso pienso su señoría. Ella se puede reunir con un anciano, dependiendo de la edad de la persona. Es histórico... 

Stewart:  Muy bien. ¿Últimamente, el proceso judicial [comité judicial] requiere de tres hombres?

O'Brien: Tres hombres. Pero ella puede que no tenga que estar envuelta después de haber declarado.

Stewart: ¿Después de que ella haya detallado los aspectos íntimos?

O'Brien: Sí.

Stewart: ¿Correcto? Ahora, ¿existe un cuarto [habitación o ] sala específico para las mujeres bajo investigación y para la toma de la decisión judicial?

O'Brien: Bien, este es un asunto de los que tenemos que reconsiderar y discutir, dándole mayor importancia de la que le hemos dado, porque si está basada en las normas bíblicas entonces nosotros tendremos que presentarla ante el Cuerpo Gobernante como una recomendación procedente de la Comisión. Nosotros ciertamente --puedo ver la cuestión, y no veo la razón por la que una mujer no puede estar envuelta en el proceso [judicial], especialmente el verificar la declaración de la víctima. Ella no tiene que tener un cara a cara con los tres hombres.

Stewart: Ahora, según tengo entendido, ¿el papel de la mujer en la sociedad cristiana primitiva era muy diferente al que tiene actualmente en la sociedad occidental?

O'Brien: Sí.

Stewart: ¿Es eso cierto?

O'Brien: Sí, he dicho que es verdad.

Stewart: Y la Biblia, al identificar a los hombres como los líderes --que es en lo que ustedes han convertido a los ancianos-- estaba reflejando la estructura social que existía en las comunidades de aquellos días, ¿no es así?

O'Brien: Así era.

Stewart: La sociedad ha cambiado en el mundo occidental y continúa cambiando en relación con el estatus de la mujer, ¿no es cierto?

O'Brien: Si, mucho.

Stewart: Ahora, ¿por qué los testigos de Jehová querrían imitar la estructura de una sociedad de hace 2 000 años, y no una sociedad contemporánea como la de hoy?

O'Brien: Su señoría, pienso que la cuestión fundamental es si aceptamos o no la Biblia como la Palabra de Dios; y Dios, como el soberano, tiene el derecho a decidir sobre esos asuntos. De modo que, así es cómo vemos nosotros la Biblia. Pero comprendemos que la sociedad en general no comparta este punto de vista.

Stewart: Sin embargo, ustedes han abandonado una serie de preceptos que formaban parte de la sociedad cristiana primitiva --hemos mencionado el asunto de la esclavitud, y pienso que ayer tratamos con uno de sus colegas el papel de la mujer en la iglesia y su capacidad para hablar, y así por el estilo. ¿Pudo escuchar ese intercambio de pareceres?

O'Brien: Sí. Escuché la exposición, sí.

Stewart: Quiero decir, que una serie de asuntos se han desechado o simplemente han sido cambiados.

O'Brien: Sí. Si revisando nuestro protocolo --cosa que haremos-- lo remitiré para reconsiderar por nuestro comité de la sucursal [sede nacional] y el personal del departamento de Servicio para que echen un vistazo a nuestros procedimientos, y si apreciamos la necesidad de hacer algunos cambios, eso lo recomendaremos [para su evaluación] al Cuerpo Gobernante. No hay duda respecto a esto.

Stewart: ¿Quiere usted decir que si las evidencias aportadas por esta comisión y las conclusiones emitidas por los peritos aconsejan que su protocolo, no se involucre a las mujeres en el juicio --la toma de decisiones, era un proceso ilegítimo-- estarían ustedes abiertos a un cambio?

O'Brien: Definitivamente, pienso que esto puede cambiarse. Siempre ha sido así. Nosotros hemos estamos revisando nuestros protocolos durante años, por décadas.

Stewart: Estoy refiriéndome específicamente al juicio. ¿Estarían abiertos a un cambio en el cuerpo que toma las decisiones [o veredicto]?

O'Brien: ¿Se refiere al comité judicial?

Stewart: Sí.

O'Brien: No veo la manera cómo podría hacer yo esto personalmente, no soy quien toma las decisiones al respecto. Tendría que hacerlo el Cuerpo Gobernante. Pero bíblicamente...

Stewart: Pero algunas cosas pueden cambiar, por ejemplo, el papel de la mujer en la confesión religiosa y la capacidad de esta para hablar, pero el que las mujeres tomen las decisiones esto no puede cambiar, ¿es esta la idea?

O'Brien: Así es como yo lo entiendo.

Stewart: Bien, ¿por qué es así?

O'Brien: Porque las Santas Escrituras son muy específicas sobre que un superintendente o anciano tiene que ser un hombre. No hay ninguna disposición bíblica que justifique el que una mujer pueda ejercer de superintendente. Son los ancianos los pastores y quienes juzgarán los asuntos. Creo que actualmente durante el proceso judicial se trata con el malhechor, no con la víctima. Hemos estado hablando y escuchando que en los comienzos del proceso, pienso que ciertamente hay cierto ámbito para que las mujeres participen en esos pasos.

Stewart: Con el fin de determinar si la acusación formulada es verdadera o falsa.

O'Brien: Eso es. 

Stewart: Lo que estoy preguntando es, dejando a un lado lo que pudiera ser otro papel del hombre en la confesión religiosa --no voy a entrar ahí-- pero, ¿por qué no está abierto para decir, ahora, dado que, como testigo de Jehová, ha creado este protocolo con su investigación y determinadas medidas? ¿Por qué no está abierto a cambiar el protocolo para incluir a las mujeres entre los integrantes que toman las decisiones [judiciales]?

O'Brien: Bien, probablemente es una pregunta a la que no estoy autorizado para darle a usted una respuesta categórica. Pero, ciertamente será una que formularé en nuestro comité de la sucursal [junta directiva nacional] para pasarla al Cuerpo Gobernante, porque puedo ver la razón tras la sugerencia, la recomendación. 

Stewart: ¿Asumo que usted aceptará que las mujeres tienen una perspectiva y comprensión diferente a la que puede tener un hombre con respecto a la cuestión sobre si una jovencita o una mujer ha sufrido agresiones sexuales?

O'Brien: Definitivamente. De modo que, las mujeres tienen un instinto maternal que los hombres no pueden tener.

Stewart: Y en su protocolo actualmente se les excluye a ellas del conjunto de integrantes que toman las decisiones. ¿No es así?

O'Brien: Así que cuando usted se refiere a la toma de decisiones, perdón...

Stewart: En el proceso de determinación si la acusación tiene fundamento o no.

O'Brien: No, la mujer podría participar en este paso. Así que este es el punto que yo trataba de hacer...

Stewart: ¿Como responsables en la toma de decisiones?

O'Brien: Para, bueno, ella está escuchando los comentarios. Por ejemplo, una madre que escucha a su hija.

Stewart: No, no, no. Estamos hablando del proceso que ustedes siguen para alcanzar una decisión, y en última instancia una sentencia judicial, sobre la autenticidad de una acusación. En este proceso, actualmente, se excluye a los hombres [sic] --estamos de acuerdo en eso.

O'Brien: Se excluye a las mujeres.

Stewart: Se excluye a las mujeres.

O'Brien: Yo no creo que sea así enteramente, porque las mujeres pueden participar en él, estamos hablando del proceso de investigación. 

Stewart: No, estoy refiriéndome al proceso de la toma de decisiones.

O'Brien: Sobre si es o no es...

Stewart: Sobre si es o no es verdad.

O'Brien: Sí. Así que no veo...

Stewart: Actualmente las mujeres están excluidas de la toma de decisiones, ¿no es así

O'Brien: No, ellas podrían participar en las conversaciones con los ancianos que están llevando la investigación. Igualmente en muchas ocasiones las mujeres se ven involucradas al hablar la víctima con ellas o tal vez la víctimas solo se ha sentido cómoda de sincerarse con una mujer. Entonces esta comparte las confidencias con los ancianos. Pero no hay nada malo en esto. Nada...

Stewart: Bien, creo que he agotado mi capacidad para llegar a la verdadera cuestión, pero la cuestión clave es si el protocolo de la confesión religiosa permite a las mujeres actualmente participar en la toma de decisiones. ¿Me entiende? Esta es la cuestión.

O'Brien: Decidir si un asunto reviste la suficiente gravedad para ser tratado o no judicialmente, estableciendo la culpabilidad.

Stewart: La verosimilitud de una declaración.

O'Brien: ¡Mmmm! Sí.

Stewart: Tal vez se podría formular así, dejando de lado la palabra "participar (envueltas)". En la estructura actual, ¿una mujer no puede participar en la toma de decisión sobre si una acusación está o no suficientemente probada?

O'Brien: Ella no podría ser uno de los dos ancianos que llevan la investigación. Yo podría abreviar eso.

Stewart: De modo que ella no puede ser la que tome la decisiones. E igualmente, en un comité judicial, ¿una mujer no puede ser una integrante de los que toman las decisiones? Una mujer puede estar envuelta en prestar declaración...

O'Brien: Correcto.

Stewart: ... o lo que sea, pero no puede estar en la toma de decisiones.

O'Brien: No. 

Stewart: La cuestión entonces es la siguiente, ¿ve usted margen para un cambio con respecto a quienes toman las decisiones, permitiendo a la mujer estar entre los integrantes que toman las decisiones?

O'Brien: Ciertamente veo que existe margen para presentar esta opción a fin de que pueda ser explorada con mayor profundidad de la que quizá se ha hecho hasta ahora. Sí, definitivamente.

Stewart: Sr. O'Brien usted durante la última semana y media ha seguido con mucha atención todos estos procedimientos, ¿deduzco bien?

O'Brien: Sí. Lo he hecho.

Stewart: Ayer tarde procuré transmitirle un mensaje --espero haberlo conseguido-- con respecto a si usted, una vez escuchado todo, ha identificado aspectos en su protocolo que --según usted-- precisan volver a ser examinados y cambiados.

O'Brien: Sí. Pienso en una serie de áreas que han salido a la palestra y que nosotros necesitamos reconsiderar y examinar con mayor atención. Una de los asuntos sería la de aportar documentación más precisa a quienes van a participar en las investigaciones y casos judiciales en los que esté envuelto el abuso sexual de menores. Me estoy refiriendo a información específica adaptada a este asunto de manera que los ancianos tuvieran más a mano y en un solo paquete la información que necesitan. Ciertamente esta es una observación que me llevo.

Un segundo asunto estaría relacionado con las reuniones iniciales con la víctima, o los padres de la víctima en caso de ser un menor, y consistiría en explicarles claramente cuáles son las opciones y qué implicaciones tiene cada opción, haciéndoles saber que ellos tendrán el apoyo completo de los ancianos en cualquier opción que elijan. 

Stewart: Cuando usted habla de "opciones", ¿está refiriéndose a la posibilidad de denunciar los hechos ante la autoridad competente?

O'Brien: Denunciar los hechos ante las autoridades o, si ellos lo desean, tratar el asunto a nivel interno en al ámbito de la confesión religiosa, dejándoles que decidan. 

Stewart: Sí.

O'Brien: De modo que, estos son dos factores que destacan especialmente para mí y que requieren nuestra atención, y probablemente, entonces, en el proceso, los distintos pasos que se toman desde la denuncia inicial por parte de la víctima --o de los padres en caso de ser un menor-- asegurarnos que la víctima o sus padres entienden cada paso que se da y lo que conlleva el siguiente paso, para que las personas tengan completamente claro lo que el proceso implica. Porque pienso que se ha identificado como una debilidad que debe resolverse.

Stewart: ¿Ha identificado algún aspecto más?

O'Brien: Creo, probablemente, que son los tres asuntos más importantes. Tengo presente el asunto de dar un mayor protagonismo a la mujer en el proceso, si se es que esto es posible. En realidad, no estoy en posición de asegurar si esto será o no posible. Pero, ciertamente puedo colocar este asunto en la agenda para ser valorado.

Stewart: Usted ha oído hablar un poco sobre la suficiencia probatoria, en otras palabras, lo que se ha venido a llamar la norma de los dos testigos presenciales. Primeramente, por lo que usted ha oído y la forma en la que opera, ¿considera que está justificada?

O'Brien: Sí, de nuevo, es porque nosotros aceptamos la dirección bíblica que procede del mismo Jesucristo, por lo que no tenemos autoridad para salirnos de eso. Pero se utiliza para determinar si habrá o no comité judicial. No significa que nosotros no creamos a la víctima o que no tomaremos ciertas precauciones o acciones que estén en nuestra mano, solo significa que nosotros no tenemos base para formar un comité judicial.

Stewart: En lo que se refiere a la constitución del  comité judicial mismo, el paso que le precede, ¿qué hay con respecto a que la propia víctima deberá aportar las pruebas, en una circunstancia donde no hay confesión [por parte del agresor] y tampoco otro testigo presencial, o no hay un segundo testigo presencial?

O'Brien: ¿Con respecto a si ella debe aportar las pruebas? Perdone, puede que no haya entendido bien el objeto de la pregunta.

Stewart: Según comprendí por lo que declaró el Sr. Spinks ayer es que no se organiza una audiencia ante un comité judicial, a menos que haya una confesión [por parte del agresor] o dos testigos independientes y presenciales [del delito] y si no es el caso, es responsabilidad de la víctima aportar la suficiencia probatoria. 

O'Brien: No, ella podría hacer la declaración por escrito. No tiene necesidad de comparecer ante un comité judicial, o delante del acusado.

Stewart: ¿Qué hay del requisito de que la víctima tenga un cara a cara con su agresor?

O'Brien: No.

Stewart: O, para decirlo de otra manera, ¿el acusado tiene el derecho de mantener un cara a cara con quien le acusa?
[http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/05/debe-reconciliarse-la-victima-con-el.html]

O'Brien: Pienso que por la información que se ha presentado del libro Pastoreen no es necesario llegar a este extremo. [http://www.vacunadefe.com/documents/ks-10.pdf]  Ni siquiera limitándolo al abuso sexual de menores, aún si la víctima es tímida, puede que ellos no se sientan capaces de mantener un cara a cara con el acusado. Si este es el caso, los ancianos aceptarían de mil amores una declaración por escrito.

Stewart: Nos remitiremos a las propias palabras del Sr. Spinks, y a los documentos a los que él se refirió, que se presentaron como la prueba 29-0020, ¿debo entender que usted admite que un proceso apropiado no requeriría que la víctima aportase las pruebas en un cara a cara con su agresor o su presunto agresor?


Prueba judicial nº 29-0020
http://www.childabuseroyalcommission.gov.au/exhibits/636f01a5-50db-4b59-a35e-a24ae07fb0ad/case-study-29,-july-2015,-sydney
O'Brien: Definitivamente no. Si ella se siente incapaz de hacer eso, no se le requeriría. De hecho, solo se le requeriría hacerlo si ella lo desea. 

Stewart: Con respecto a los posibles resultados de una audiencia de un comité judicial, reprobación, desde luego, deja a un delincuente conocido dentro de la congregación y en la familia, si el delincuente es parte de la familia, ¿no es así?

O'Brien: Sí.

Stewart: ¿Y la expulsión [de la comunidad religiosa] permite que un reconocido delincuente pueda seguir en la familia o en la sociedad en general?

O'Brien: Eso es verdad.

Stewart: Ambos problemas únicamente se puede resolver denunciándolos sistemáticamente ante la autoridad competente, ¿está usted de acuerdo?

O'Brien: Sí. Yo... bien, eso es verdad. pero esto no quita necesariamente a la persona de la circulación --según yo lo veo-- apartándole de la comunidad. Si fueran encarcelados entonces sí, pero una vez salgan de la cárcel, ustedes se encararán al mismo dilema que nosotros: que esa persona está libre en nuestra sociedad.

Stewart: Sr, O'Brien, tiene que saber que, al menos en Nueva Gales del Sur, existe una legislación específica que contempla la gravedad cuando los agresores sexuales se acercan al cumplimiento de su condena carcelaria y hay evaluaciones posteriores en cuanto a si se debe poner o no en libertad. Es un proceso complicado en el que participan muchos profesionales y se hacen informes y demás. ¿Está usted al tanto de esto'

O'Brien: Sí. El desafío que veo yo que tenemos como organización religiosa, y también el poder judicial, es que existe un amplio abanico de actos que se clasifican como abusos sexuales a menores. Igualmente, para nosotros, un adulto que participa de actos sexuales con un menor, nosotros calificamos tal conducta como abuso sexual de menores y lo trataríamos judicialmente.

Stewart: También lo haría la ley.

O'Brien: Correcto. ¿Pero recibiría la misma pena que alguien que ha violado a un niño? Esto es lo que estoy diciendo.

Stewart: Obviamente no, o presumiblemente no, pero sería llevado a un juzgado específico.

O'Brien: Desde luego.

Stewart: Pero nuestro punto es este, Sr. O'Brien: usted, así como la organización de los testigos de Jehová, no tienen el poder de intervenir en una familia de modo que puedan garantizar la protección de la infancia. Ustedes pueden dar consejo y asesoramiento, pero realmente no pueden hacer más que eso, ¿verdad?

O'Brien: No; eso es cierto, sí, no podemos tomar...

Stewart: Mientras que los organismos de protección a la infancia, en ciertas circunstancias, ¿pueden?

O'Brien: Sí.

Stewart: Así que usted al menos acepta esto: ¿merece una mayor reflexión por parte de la organización de los testigos de Jehová en cuanto a si se deben denunciar sistemáticamente los presuntos abusos sexuales a menores?

O'Brien: Entiendo, habiendo escuchado las declaraciones de los Srs. Toole y Spinks, no tenemos inconveniente en hacer eso, si es que lo exige la ley. Pero nosotros no vemos que tengamos derecho a tomarnos una prerrogativa al margen de la víctima o de los padres de la víctima, si ellos no lo desean.

Stewart: ¿Y esa posición se fundamenta en algún principio bíblico?

O'Brien: Sí, así es.

Stewart: Con respecto a una indemnización, y me refiero a atender y potencialmente indemnizar a las víctimas de los abusos sexuales de menores en el ámbito de la organización, ¿entiendo que en Australia, la organización de los testigos de Jehová no tiene un plan de indemnizaciones?

O'Brien: No, y esto se debe a que jamás nadie ha solicitado, hasta el momento, una indemnización, por lo que no tiene...

Stewart: Bien, ¿usted reconoce que tal vez nadie a solicitado una indemnización debido a que no existe un plan de indemnizaciones?

O'Brien: No podría decir por qué no lo han solicitado las víctimas.

Stewart: Estoy sugiriendo que puede que no sea una buena idea el no tener un plan porque no ha habido demandas. ¿puede ser que un plan sea precisamente lo que reconforte a muchisimas personas sabiendo que sus acusaciones se tomarán en serio y que efectivamente serán indemnizadas?

O'Brien: Sí, desde luego.

Stewart: ¿No es esto algo que debería repensarse la organización de los testigos de Jehová, el tener un plan de indemnizaciones?

O'Brien: Sí, estoy de acuerdo con eso.

Stewart: Porque si nos remitimos al caso de la persona [BCB] como un ejemplo...

Presidente de la comisión: Sr. Stewart, un segundo. Sr. O'Brien, usted sabe que la Comisión está interesada en el tema de las indemnizaciones, supongo.

O'Brien: Lo sé, sí.

Stewart: Y está bastante claro que la Comisión recomendará una respuesta que afecta a todas las instituciones donde puede haber habido problemas, para que contribuyan con la parte que les corresponda, ¿lo entiende usted?

O'Brien: Lo recuerdo de la audiencia privada que mantuvimos con usted.

Stewart: ¿Están dispuestos los testigos de Jehová a aportar [fondos] para este plan [de indemnizaciones]?

O'Brien: No estoy en posición de comprometerme personalmente en dicha empresa, su Señoría, pero sin duda...

Stewart: ¿Quién entonces?

O`Brien: ... Nosotros podemos presentar la propuesta para su discusión.

Stewart: ¿Quién entonces?

O'Brien: En todo caso sería una decisión de la Watchtower Bible and Tract Society, tendría que ser una decisión de sus 26 miembros. No tengo poder ejecutivo sobre el comité o sus miembros. Pero, sin duda puedo presentar la propuesta, porque puedo ver que existe una necesidad a la que hay que atender.

Stewart: ¿Recomendaría usted que la confesión religiosa se uniese a dicho fondo?

O'Brien: No sé yo si recomendaría el que la confesión religiosa se una a otras organizaciones, pero sin duda que tenemos algún plan de indemnizaciones gestionado por nosotros mismos para atender a las víctimas quienes son testigos de Jehová. Esto de acuerdo con eso.

Stewart: ¿Por qué no recomendaría usted en unirse a otros en una respuesta conjunta por todo el país?

O'Brien: Si se me permite, su Señoría, cuando mantuvimos una reunión a puerta cerrada con usted mismo y otros, esta era vista casi unánimemente como la última opción por los allí presentes, por una serie de razones.  Creo que algunos pueden sentir que --¿sería justo o injusto con organizaciones más pequeñas,o más bien, injusto con las pequeñas y más beneficioso para las grandes? Veo más dificultades para gestionarlo que si cada organización individual crea un fondo propio.

Stewart: Usted debe recordar cosas distintas a las que yo recuerdo. Pero la idea sería crear una organización para gestionar el fondo, y entonces cada organización aportaría al fondo con su número de identificación para cubrir la necesidades de las víctimas supervivientes. ¿Lo entiende?

O'Brien: Sí,entiendo el principio que usted menciona.

Stewart: ¿Y por qué usted no querría unirse a esto?

O'Brien: Bien, de nuevo, no puedo decir que lo haríamos o no lo haríamos, pero...

Stewart: Perdone, ¿por qué no recomendaría unirse?...

O'Brien: Bueno, sí, tendría que pensarlo muy bien para recomendarlo. Pero yo no descartaría que nosotros no lo vayamos a considerar o que no lo vayamos a recomendar. Pero habría que conocer los parámetros, lo que dicen, las compensaciones que corresponden a las organizaciones.

Stewart: Se ha estaba hablando del asunto durante meses. ¿Ha pensado su organización en el asunto de alguna manera estructurada?

O'Brien: No.

Stewart: Hemos tenido documentos y los hemos debatido, hemos tenido mesas redondas.

O'Brien: No...

Stewart: Hemos celebrado audiencias públicas.

O'Brien: Sí, la mesa redonda, salí de allí sin ningún tipo de conclusión real. Sentí --tal vez no capté el punto-- ¿cómo dice usted?: el mensaje de ella, pero no sentí que hubiese una opción aceptada por todos. No he leído o escuchado nada más al respecto desde entonces, sinceramente.

Stewart: Sobre la cuestión de unirse a cualquier forma de plan [de indemnizaciones] o una decisión con respecto a eso, usted dijo que debía tomar la decisión la Watchtower Bible and Tract Society y sus 21 miembros. ¿Por qué debería ser así? ¿Por qué no la organización de los testigos de Jehová misma, al margen de una de las corporaciones que utilizan?

O'Brien: Pues bien, el reto estribaría en que no es un grupo reconocido legalmente, una asociación de gente, proporcionando la financiación. Lo vería como una dificultad importante para aquellas víctimas que reclaman una indemnización justa y equitativa.

Stewart: Tratando exclusivamente sobre la toma de decisiones, la decisión tiene que tomarla el Cuerpo Gobernante, ¿no es así?

O'Brien: ¿En cuanto a crear el fondo de compensación?

Stewart: Sí, bueno, en lo que tiene que ver con un fondo de compensación o en cuanto a unirse a cualquier otro esquema delineado por su Señoría, junto a otras organizaciones.

O'Brien: Sí, tendría que presentarse ante el Cuerpo Gobernante para su aprobación, pero nosotros tendríamos que proporcionar el fondo para las víctimas en Australia. En esto el Cuerpo Gobernante no intervendría.

Stewart: ¿Debido a que la empresa a la que usted se refiere es australiana?

O'Brien: La Watchtower Bible and Tract Society of Australia.

Stewart: ¿Y esa empresa es un instrumento de la organización de los testigos de Jehová en sí misma, no es así?

O'Brien: Lo es, y es la que legalmente se encarga los asuntos financieros, mientras que los testigos de Jehová mismos o el comité de sucursal... 

Stewart: ¿Y ustedes como organización religiosa utilizan esa empresa para sus fines, no es así?

O'Brien: Sí, para diversos fines.

Stewart: ¿Y hace lo que usted le dice que debe hacer?

O'Brien: Perdón, me he perdido.

Stewart: ¿Y hace lo que usted le dice que debe hacer, no usted personalmente sino la organización?

O'Brien: Sí, lo que los miembros aprueban. Es verdad. Todavía es una organización legal, tiene que tener la aprobación de los miembros.

Stewart: ¿Pero usted no podría concebir una situación en la que los miembros de la organización hiciesen algo distinto a lo que ha determinado felizmente para que ellos hagan el comité de la sucursal?

O'Brien: Eso es verdad, y pienso que esto se debe a que el comité de la sucursal nunca les recomendaría algo que no pensásemos que es correcto.

Stewart: Así que es un poco artificial, ¿no? Decir que corresponde a los 21 miembros de la empresa, cuando la empresa realmente, y de hecho, está bajo el control del comité de la sucursal. [...] (Páginas 79-92).

     CAZA MAYOR

     Stewart desmonta la operación cortafuego teocrático: salvar al Cuerpo Gobernante a toda costa. No importa cuantas piezas caigan con tal de salvar al "rey" colectivo. Todo es sacrificable. No podemos olvidar que el día anterior Vincent Toole había intentado "salvar" al miembro del Cuerpo Gobernante, Geoffrey Jackson, restando importancia a su relevancia para la Real Comisión ya que se trataba de un simple traductor. Sin embargo, Stewart consigue sonsacar a O'Brien que el miembro del Cuerpo Gobernante es más que un simple traductor: está en dos comités del cuerpo eclesiástico de los testigos de Jehová, el comité de Enseñanza y el de Redacción. Por lo tanto, el hermano Jackson también es responsable de publicaciones como el ultrasecretísimo Branch Organización Manual y el libro también secreto para uso exclusivo de ancianos en activo "Pastoreen el rebaño de Dios" (1 Pedro 5:2), donde se dan las directrices que sigue la entidad religiosa ante los casos de abusos sexuales a menores. O sea, que la responsabilidad de Geoffrey Jackson va mucho más allá --muchísimo-- al de la simple y llana traducción. ¿Quién dijo aquello de que los mentirosos no heredarían el reino de Dios?...
https://jhonlemos.files.wordpress.com/2011/07/branch-organization-watchtower.pdf
http://www.vacunadefe.com/documents/ks-10.pdf

Stewart: Ayer usted escucharía al abogado principal que representa a los testigos de Jehová en Austrlia y a la Watchtower Bible and Tract Society of Australia decir que el Sr. Jackson no tenía relevancia para esta Comisión, porque su papel se limitaba al campo de la traducción. Ahora, usted convendrá, que lo que usted ha declarado difiere sustancialmente de eso [de lo que se dijo ayer].

O´Brien: No, lo lamento, no lo es. La traducción es una competencia del comité de Redacción, del cual el Sr. Jackson es miembro.

Stewart: Pero él es también coordinador del comité de Enseñanza teniendo otras muchas responsabilidades, que no es la de traducción, ¿no es así?

O'Brien: Sí, él es miembro del Cuerpo Gobernante, tiene una serie...

Stewart: De modo que, ¿podría explicarnos, Sr. O`Brien, cómo es que al abogado principal que representa a la organización se le dieron instrucciones para que dijera que el el papel del Sr. Jackson se limitaba al de la traducción, cuando está claro que no lo es?

O`Brien: El papel de él, según tengo entendido, es principalmente el de la traducción, pero traducción es una competencia del comité de Redacción. Él, como miembro del Cuerpo Gobernante, desempeña numerosas funciones, no solo la de traductor.

Stewart: Sí, en efecto. Y como consecuencia de estas numerosas funciones, él estaría al tanto de todo el ámbito de actuación del Cuerpo Gobernante, ¿no es cierto?

O´Brien: Supongo que sí...

Stewart: ¿Mucho más allá de las traducciones?

O´Brien: Sí, sí, más allá de la traducción.

Presidente de la Comisión: ¿Sr. O`Brien, dio usted esas instrucciones al abogado principal?

O´Brien: ¿Las instrucciones con respecto al Sr. Jackson?

Presidente: Sí.

O´Brien: Sí.

Presidente: Se me indujo a creer que el Sr. Jackson poco podía aportar en esta investigación, y sin duda eso es lo que esperaban, ¿es así? 

O´Brien: Eso es verdad, y todavía coincido con eso.

Presidente: Bien, tengo que decirle que estoy empezando a formarme una impresión totalmente diferente [de usted, ustedes].

O´Brien: Bien, si pudiera explicar que el Sr, Jackson, sus dos cometidos principales --según tengo entendido-- en el Cuerpo Gobernante son los de redacción... y ¿cuál es el otro comité? Los dos comités que he mencionado. El de Redacción y el...

Stewart: ¿El de Enseñanza?

O´Brien: Y parte de esto implica traducción. El Sr. Jackson estuvo en las islas del Pacífico por muchos años, el entender muchas de las lenguas de tales islas, ayudó...

Presidente: Entiendo que él tiene un papel en la traducción. Pero ahora estoy empezando a comprender que tiene una papel significativo en lo relativo a la enseñanza y también en los asuntos generales de los testigos de Jehová.

O´Brien: Yo... él no participaría en los asuntos de los coordinadores de los diferentes comités, que se ocupan de los aspectos legales, tampoco con el comité de Servicio, que se ocupa de los asuntos de Servicio.

Presidente: Pero él ocupa, junta con otros, la cúpula que está por encima de todos estos comités, ¿no?

O´Brien: No, ellos, los diferentes miembros que componen el Cuerpo Gobernante están asignados específicamente en diferentes comités.

Presidente: Entiendo eso. Pero, no obstante, el Cuerpo Gobernante --asumo-- tiene la última palabra en todo.

O´Brien: Cuando las cosas son remitidas a ellos como Cuerpo Gobernante, sí.

Presidente: Y él es un miembro de tal órgano.

O´Brien: Sí, es un miembro del Cuerpo Gobernante.

Presidente: ¿Está él aquí en Australia?

O´Brien: Él está junto a su padre... bien, entiendo que todavía está en Australia. No hablo con el Sr. Jackson, pero tengo entendido que su padre está gravemente enfermo, en estado terminal, y esa es la razón de que esté aquí, para visitar a su padre. [...] (Páginas 93-95).

     Ahora, Stewart, cambia de tercio inesperadamente y empieza a sonsacarle las muchas actividades en las que participa el miembro de la comunidad religiosa junto a otros. Lo estrecho que es este vínculo, donde todos se llaman "hermanos y hermanas". Seguimos...

Stewart: Tengo entendido que en Australia tienen 821 congregaciones, ¿es correcto?

O´Brien: Es así.

Stewart: Hay 68 000 miembros activos.

O´Brien: Correcto.

Stewart: Y si mi aritmética no me falla, el tamaño por congregación sería de unos 83 miembros.

O´Brien: Supongo que sería el promedio, pero algunas son más grandes y otras más pequeñas.

Stewart: Sí. Y los que se congregan --según tengo entendido-- intentan conocerse y relacionarse entre ellos, ¿es eso cierto?

O´Brien: Es verdad. Si.

Stewart: ¿Estaría en lo cierto al decir que entre los miembros de la confesión religiosa de los testigos de Jehová en Australia hay un sentimiento muy desarrollado de pertenencia a la comunidad [religiosa]?

O´Brien: Sí, creo que es cierto. Frecuentemente nos llamamos unos a otros hermanos y hermanas.

Stewart: ¿Los miembros de la congregación se juntan para celebrar los servicios religiosos dos veces por semana además de emplear en actividades sociales mucho de su tiempo en compañía relacionándose unos con otros?

O´Brien: Sí, dos veces por semana, en las reuniones de congregación. También, con frecuencia nos juntamos en diferentes ocasiones para participar en la actividad de la predicación, también en otras ocasiones.

Stewart: Y también se reúnen tres veces al año en grandes concentraciones tales como asambleas y convenciones, donde la relaciones de amistad se mantienen y fortalecen, ¿estoy en lo cierto?

O´Brien: Serían tres ocasiones. Tenemos dos asambleas al año de un día de duración cada una a la que llamamos asamblea de circuito; y una convención anual de tres días de duración.

Stewart: Y como parte del credo religioso, cada miembro se preocupa genuinamente del bienestar de sus compañeros hermanos y hermanas, unos de otros, ¿sería esto cierto?

O´Brien: Sí, correcto.

Stewart: Como un artículo lo describía --creo--, ¿aceptaría: que las congregaciones son básicamente un conjunto de familias entremezcladas?

O´Brien: Familias e individuos entremezclados. Pero no en todos los casos, yo soy el único miembro de mi familia, bueno ahora me he casasado con mi esposa; pero antes de esto, era el único miembro que en mi familia era testigo de Jehová.

Stewart: Con respecto al testigo de Jehová, ¿su red social la componen otros testigos de Jehová?

O´Brien: Diria que generalmente este sería el caso, sí.

Stewart: Quiero que se ponga usted en un escenario. Si usted coge a una víctima de abusos sexuales en una congregación, donde su agresor sexual también está en la congregación, y ella denuncia los hechos ante los ancianos de la congregación, y ellos [los ancianos] no pueden actuar judicialmente a causa de insuficiencia probatoria; pónganse en dicha situación. Ahora, esto puede suceder, creo que lo hemos demmostrado en los últimos diez días.

O´Brien: Es posible, sí.

Stewart: Ahora, póngase en el lugar de ella que como consecuencia de la respuesta de la organización se siente silenciada y desgraciada. ¿Puede verlo?

O´Brien: Sí.

Stewart: Y como ella no puede soportar estar en la misma organización en la que está su agresor, teniendo que verle la cara a él, como consecuencia ella decide abandonar la organización de los testigos de Jehová. ¿Puede ponerse en tal escenario?

O´Brien: Sí, puedo ponerme.

Stewart: Ahora, para hacer esto --en otras palabras, para salir [de la comunidad religiosa]-- ella debe desasociarse de la organización; tal cual, ¿no es así?

O´Brien: No.

Stewart: Bueno, si ella abandona de cualquier otra forma, en todo caso, ¿sería tratada como una apóstata?

O´Brien: No. ¿Puedo explicarme para corregir su punto de visto sobre este asunto? Si una persona, por cualquier razón, desea asistir a una congregación diferente, tiene libertad para hacerlo. Una persona no está obligada a permanecer todo el tiempo en una congregación determinada. Si, por razones personales, decide no asistir a ninguna congregación, dejar de asociarse con los testigos de Jehová, sería tratada como un testigo de Jehová inactivo, y sería libre de reiniciar su actividad [con nosotros] cuando lo estime oportuno.

Si una persona quiere tomar la decisión de desasociarse, no queriendo que se relacione nunca más como un testigo de Jehová, y lo comunica a la congregación, esa sería una decisión que ella tomaría, y nosotros trataríamos de darle nuestro apoyo, sondeando si existe alguna manera para que permanezca en la fe, pero si la persona está resuelta, entonces será su decisión. Pero, esto es lo que significa la desasociación.

Stewart: Supongamos que esta mujer se siente tan desgraciada y silenciada por la organización que como consecuencia decide desasociarse, y esto significa --como está puesto en el manual de ustedes-- dar a conocer su firme determinación a no volver a ser considerada como una testigo de Jehová. ¿Es correcto?

O'Brien: Es correcto. Es lo que significa la desasociación, sí.

Stewart: Según tengo entendido, sufre las mismas consecuencias que si hubiese sido expulsada, en relación al trato que le dispensarán los miembros de la comunidad religiosa.

O´Brien: Es así por la decisión que ella ha tomado, no porque la congregación la haya tomado. Una persona cuando es expulsada lo es por la congregación por cualesquier actos cometidos que le puedan descalificar. Una persona que se desasocia a sí misma, ella personalmente toma tal decisión, teniendo conocimiento de que las consecuencias de tal desasociación supone que cortará toda relación con la congregación, no la otra parte.

Stewart: Sí, en efecto, pero si usted reflexiona en este supuesto caso verá que ella está tan afectada emocionalmente que desea desasociarse de la congregación. Ahora, la consecuencia de esto será que aquellos --como se ha dicho-- que están en la verdad, los testigos de Jehová, no se les permitirá relacionarse con la persona desasociada, ¿no es cierto?

O´Brien: Eso es verdad. Pero este se debe a una decisión de la propia persona. Si ella se hubiese conformado en permanecer inactiva, si lo único que hubiera hecho fuera no asistir a los servicios religiosos, entonces ella podría seguir relacionándose espiritual y libremente con cualquier miembro de los testigos de Jehová.

Stewart: Como usted podrá ver, estoy planteando un escenario donde esta persona, debido a cómo sucedieron los abusos y a cómo fue tratada su denuncia, ella opta por desasociarse.

O´Brien: Vale.

Stewart: Y una consecuencia de esto es que aquellos que permanecen en el ámbito de la confesión religiosa no se les permite confraternizar o conversar con la persona desasociada, ¿es esto así?

O´Brien: Estoy de acuerdo.

Presidente: Sr,O´Brien, ¿qué pasa en la siguiente situación? --Retrocederé un poco--. ¿Los ancianos de cualquier congregación aceptan la obligación de velar por la seguridad de los miembros de la congregación?

O´Brien: Sí, esa es la razón por la que son ancianos: para cuidar del rebaño de Dios.

Presidente: Si una mujer denuncia que ha sufrido abusos sexuales, ¿qué hacen los ancianos, un comité judicial o las personas que se encargan de la investigación, lo asumen como algo cierto aún cuando no hay un segundo testigo presencial [del delito]... 

O´Brien: Sí.

Presidente: ...ante esa situación, los ancianos continuarían aceptando como miembro de la congregación al agresor sexual, a pesar de saber que ha cometido abusos sexuales, no?

O´Brien: Sí.

Presidente: ¿Cómo logran conciliar esto con la obligación que ellos tienen de proteger a los miembros de la congregación?

O´Brien: Bueno, entonces, creo que esto lo explicó el Sr. Spinks, que ante tal situación los ancianos se reunirían con el presunto agresor sexual, aún en el caso de que no se pudiese probar la acusación, le darían a conocer las acusaciones de la víctima contra él, y como resultado recibiría unas claras advertencias sobre una serie de requisitos que deberá cumplir con respecto a relacionarse con niños y con otros en la congregación, y los ancianos le monitorizarían a él.

Presidente: ¿Estaría al tanto el resto de miembros de la congregación de las restricciones o limitaciones que se le han impuesto a tal persona?

O´Brien: No.

Presidente: Esto significa que la monitorización se limita a cuando un anciano está presente y a lo que pueda observar del agresor sexual [en ese momento].

O'Brien: Así es. Pero si los ancianos reciben una denuncia, si llega a sus oídos que la persona ha violado estas limitaciones, bien, entonces los ancianos tomarían medidas más duras. Tal persona podría incluso ser expulsada si ignora dichas limitaciones...

Presidente: Pero todo depende de que el anciano haya podido ver...

O´Brien: O de que alguien los ponga sobre aviso.

Presidente: ¿Cómo alguien va a informar cuando los ancianos no dicen lo que hay que denunciar [quién tiene limitaciones y cuáles son estas]?

O´Brien: Quizás... sí, no puedo decirlo. No lo sé.

Presidente: No podría pasar, ¿verdad?

O´Brien: No. 

Presidente: ¿Cree usted que desempeñan bien la obligación --que ustedes afirman haber aceptado-- de velar por la protección de la congregación?

O´Brien: De nuevo, [tal protocolo] está regido por un mandamiento bíblico o requisito por el que los ancianos no están autorizados a ir más allá de eso, que una acusación no sea aceptada si no es por boca de dos o tres testigos.  De modo que, ellos pueden tomar las medidas que puedan creer necesarias en su intento de proteger a la congregación, pero más allá de eso, a menos que haya un segundo testigo de un delito similar, el mismo tipo de delito, entonces los ancianos tiene atadas las manos para prevenir a la persona y...

Stewart: ¿Puede remitirse al anexo 120? Corresponde al libro Pastoreen el rebaño de Dios, página 115. Continúa en la página 116. ¿Puede ver el párrafo 5 --este capítulo 10 se titula: "Asuntos relativos a expulsados y desasociados"-- donde dice lo siguiente?: 
"Por lo general, se espera que los expulsados y desasociados se procuren ellos mismos el transporte para acudir a las reuniones de congregación. No obstante, puede darse el caso de que alguien que se haya propuesto recobrar firmemente su posición ante Jehová no tenga forma de llegar. Quizás no tenga auto, y ni sus familiares ni otras personas puedan ayudarlo; tal vez no tenga con qué pagar el transporte público o no exista este servicio en la zona donde vive; a lo mejor no es recomendable que se desplace a pie debido a las distancias, por motivos de seguridad o por las inclemencias del tiempo. En tales casos de apremiante necesidad, los ancianos pueden aprobar que se brinde asistencia (La Atalaya 15 de noviembre de 1981, página 12, párrafo 14). Esta se consideraría como un servicio de transporte público, pues no habría confraternización ni se entablaría conversación con la persona (2 Juan 10, 11). Los ancianos deben velar por que no se abuse de esta concesión".

Este es el principio, ¿no es así --no conversar ni confraternizar con la persona desasociada--?

O´Brien: Es correcto, sí.

Stewart: Entonces en el siguiente párrafo dice lo siguiente:
"Si se sabe que algunos miembros de la congregación tienen trato indebido con parientes expulsados o desasociados que no viven en la misma casa, los ancianos deben aconsejarlos y razonar con ellos utilizando las Escrituras".

http://www.vacunadefe.com/documents/ks-10.pdf
De modo que la norma es que si una persona desasociada reside en le mismo domicilio que sus familiares testigo de Jehová, en los asuntos cotidianos pueden tener relación. Pero si no viven en el mismo domicilio [que el resto de sus familiares], les aplicarían las mismas directrices como si no fuesen familia.

O´Brien: Sí, tanto con la expulsión o desasociación, si ellos viven en el mismo domicilio, entonces se sobreentiende que se refiere a tener relación espiritual. Obviamente, si es el esposo, la esposa, un hijo, el padre o la madre, si se necesita habrá conversación. Lo que está prohibido es asociación espiritual [entre ellos].

Stewart: ¿Pero si ellos no residen en el mismo domicilio, entonces el contacto social también está prohibido?

O´Brien: Sí, se mantiene al mínimo, al menos.

Stewart: Te remiten a una referencia:
Podrán valerse de la información contenida en el libro "Amor de Dios", páginas 207-209...
Me gustaría enseñarle esto. Parte de este documento ya está en la lista de documentos [como pruebas ante la comisión], pero no esta parte. De manera que, ¿hemos de entender que estas páginas aquí, de la 207-209, son las directrices buscábamos y a las que nos referíamos hace un momento? ¿No es así?

O´Brien: Es correcto, sí.

Stewart: Usted puede leer en la mitad de la página 207, lo siguiente:
La Atalaya del 15 de noviembre de 1981, página 19, señala: "Decir un sencillo '¡Hola!' ".
O´Brien: Perdone, no le sigo en el párrafo 2,

Stewart: 
La Atalaya del 15 de noviembre de 1981, página 19, señala: "Decir un sencillo '¡Hola!' a alguien puede ser el primer paso que lleve a una conversación y tal vez hasta una amistad. ¿Quisiéramos dar ese primer paso respecto a una persona expulsada?".
Ahora, entendemos que esto también se aplica con la persona desasociada, ¿estamos en lo correcto?


http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2013/12/se-amplia-la-comision-asesora-de-la.html
O´Brien: Sí.

Stewart: Entonces se hace la pregunta: 
¿Es realmente necesario ser tan estrictos en el trato?
Y la respuesta es:
Sí, y por varias razones. La primera es la lealtad a Dios y a su Palabra. Amamos tanto a Jehová que queremos obedecerle siempre, incluso cuando nos resulta muy difícil...
Y así por el estilo. En la página 208, en la nota a pie de página, empezando en el segundo renglón, podrá leer lo siguiente:
Los miembros leales de la familia cristiana no buscan excusas para relacionarse con el pariente expulsado...
Y esto también aplica al pariente desasociado:
Que no vive en el domicilio familiar.
O´Brien: Sí.

Stewart: Sigue:
Más bien, la lealtad a Jehová y su organización les motivará a apoyar la norma bíblica de la expulsión. Este curso de lealtad contribuye sinceramente a los mejores intereses del malhechor y le ayuda a beneficiarse de la disciplina recibida.
De hecho, existen otras publicaciones que redundan en estos mismos principios, ¿no es así?

O´Brien: Es cierto, sí, tal y como lo entiendo.

Stewart: Ahora, la consecuencia en el escenario que le he planteado anteriormente es que la víctima del abuso, quien desea abandonar la organización, se le coloca ante un dilema: o ella permanece en la organización, o si deja la organización se enfrenta a la pérdida de toda su familia, o gran parte de esta dependiendo de cuántos familiares sean testigos de Jehová, y a su red social.

O´Brien: No, pienso que existe otra opción que usted ha pasado por alto, que sería si cesara su actividad en la congregación...

Stewart: Bien, estoy presuponiendo, Sr. O´Brien, que el estado emocional de ella queda tal afectado que desea desasociarse de la organización.

O´Brien: Sí. Entonces ella deberá valorar las implicaciones de su decisión.

Stewart: Sí. Y sus amistades, y su familia también se encararán a esas implicaciones, ellos también tendrán que desasociarse de ella.

O´Brien: Sí.

Stewart: ¿Es una elección imposible, no es verdad? Quiero decir, nadie, eso no está bien, Sr. O´Brien, se le coloca ante el dilema de permanecer en una organización que ella siente que protege a su agresor sexual, o perder a su familia y su red social.

O´Brien: Bueno, yo únicamente puedo guiarme por lo que las Escrituras dicen al respecto.

Stewart: Bien, ¿comprende que este trato es psicológicamente devastador y cruel?

O´Brien: El objetivo de la expulsión o desasociación es ayudar a la persona a valorar los beneficios de permanecer asociado, de manera que, tanto la persona desasociada como la expulsada puede volver cuando quiera. Especialmente una persona desasociada, no tiene que pasar por un largo proceso para ser aceptada de nuevo, mientras que una persona expulsada deberá demostrar que se ha arrepentido sinceramente.

Stewart: Esto hace que la suya sea una organización que hace prisioneros a la gente, ¿no es así? 

O´Brien: No entiendo lo que usted quiere decir con eso.

Stewart: Bien, resulta increíblemente traumático para alguien abandonarla, debido al enorme dolor, sufrimiento, y a la crueldad a la que ella debe enfrentarse si decide abandonarla.

O´Brien: No lo creo.

Stewart: ¿Se da cuenta, Sr. O´Brien, que este asunto del ostracismo religioso, es uno de lo que causa más enfado por todo el mundo entre los ex testigos de Jehová?

O´Brien: Pero la desasociación es algo que ellos eligen. Ellos no necesitan desasociarse para dejar de tener relación con la entidad religiosa. Ellos no pierden la relación espiritual o familiar al hacerse inactivos.

Stewart: Puedo entender que usted puede encontrar cierto apoyo en la manera como estaban organizados los cristianos del primer siglo, ¿pero está justificado actualmente, en el mundo de hoy y la moral actual, tratar a las personas de esta manera?

O´Brien: Bueno, personalmente, yo, lo que se acepta hoy como moralidad en muchos sentidos no diría yo que es aceptable para un cristiano.

Stewart: Su Señoría, presento el Branch Organization, edición enero 2015.

Presidente: Antes de que lo haga, marcaré el extracto del libro "Manténganse en el amor de Dios" con la referencia 29-0027.

Tokley (abogado que les representa ante esta comisión): Me pregunto si se me podría escuchar.

Presidente: Perdone, ¿sobre el documento Branch Organization(Página 97-106)

     [Para consultar el Branch Organization 2015, tiene la referencia judicial 29-0028. En el siguiente enlace: http://www.childabuseroyalcommission.gov.au/exhibits/636f01a5-50db-4b59-a35e-a24ae07fb0ad/case-study-29,-july-2015,-sydney

     Tokley solicitó al Presidente de la comisión censurar ciertas partes de este manual de 2105. Sin embargo, tenéis la versión íntegra de 2003 en el siguiente enlace:
https://jhonlemos.files.wordpress.com/2011/07/branch-organization-watchtower.pdf]

Stewart: Sr. O´Brien, usted ha dado prueba de que dio consignas a su representante [ante esta comisión] para que dijera que al Sr. Jackson no le era posible personarse y que sus actividades estaban relacionadas con la traducción. Yo, es de justicia, debo señalar que las instrucciones que usted le dio fueron falsas, ¿no es así?

O´Brien: No. No lo creo. El Sr. Jackson supervisa el trabajo de traducción, pero como parte del Comité de Redacción, quien es uno de los miembros del Cuerpo Gobernante en este comité. De modo que...

Stewart: Le sugiero, le pregunto, ¿cuando usted dio estas instrucciones, sabía que eran falsas?

O´Brien: No. Discrepo.

Stewart: Y al dar este tipo de instrucciones, ¿pretendía engañar a la Real Comisión, buscando proteger al Sr. Jackson de una posible citación para que compareciese?

O´Brien: No. Discrepo. Creo que la razón para mostrar deferencia al Sr. Jackson fue por motivo de la gravedad de su padre, la auténtica razón para que estuviese en Australia. (Página 121).

http://www.childabuseroyalcommission.gov.au/case-study/636f01a5-50db-4b59-a35e-a24ae07fb0ad/case-study-29,-july-2015,-sydney.aspx

     Fin de la traducción apóstata.

     Se ha traducido lo más significativo, aunque merece la pena leer y releer la transcripción íntegramente. Una de las cosas que queda evidente es el intento de evitar la comparecencia de Geoffrey Jackson por parte de los peces gordos de la entidad religiosa en Australia, asignándole un papel intrascendente en el esquema ejecutivo de la confesión religiosa... un simple traductor. Como la mentira tiene las patas muy cortas, el abogado del Estado y el presidente de la Real Comisión le sacaron los colores a hermano O´Brien..., ¡si es que aún le queda una pizca de vergüenza, cosa que dudo! Al final, el miembro del Cuerpo Gobernante, Geoffrey Jackson tuvo que dar la cara también ante la Real Comisión, aunque fuese por vídeoconferencia (otro día le daremos su ración de pelargón traduciendo la transcripción de su interrogatorio).

     Para un  servidor, lo más impactante ha sido la frialdad inhumana, la falta de empatía, la insensibilidad hacia el sufrimiento de la víctima mostrada por O´Brien, cuando vez tras vez defendía y justificaba la política de la entidad religiosa de triturar psicológicamente a la víctima de los abusos sexuales que decide abandonar la secta ante la "protección" que esta le brinda a su depredador sexual. A la desolada víctima, que no quiere perdonar y olvidar y fundirse en un abrazo de amor fraternal con su pederasta --como recomienda la entidad religiosa-- se enfrenta a este dilema: si abandona la comunidad religiosa, perderá la red social y a todos los miembros de su familia que sean testigos de Jehová. Todos ellos renegarán de ella. Esta es la justicia teocrática y talibanesca que brinda el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová.
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/05/debe-reconciliarse-la-victima-con-el.html

     Espero que la Fiscalía General del Estado en España tome nota de la política que sigue la confesión religiosa de los testigos de Jehová ante los casos de abusos sexuales a menores: el trato a la víctima y al verdugo.

     Desde este púlpito virtual seguiré dando la lata hasta que la entidad del notorio arraigo y olé cambie el protocolo y denuncie ante la policía automática e inmediatamente todo presunto caso de abuso sexual de menores que se dé en el ámbito de esta comunidad religiosa.

     La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. ¿Quién es el padre de la mentira en el nombre de Dios?

12 comentarios :

  1. Me alegro mucho descubrir este blogs je abierto mis ojos y me ha hecho ver ke kien me dirigia en realidad me engañaba y estafaba

    ResponderEliminar
  2. Es sumamente placentero y reconfortante ver como la justicia terrenal y mundana deja con el culo al aire a la secta de Satanás. Me parece que se les viene una tormenta de proporciones Armagedónicas, por no decir apocalípticas. Gracias John! Tu trabajo es de incalculable valor.

    ResponderEliminar
  3. Rencor, mi viejo rencor,
    dejáme olvidar
    la cobarde traición.
    ¡No ves que no puedo más,
    que ya me he secao
    de tanto llorar!
    Dejá que viva otra vez
    y olvide el dolor
    que ayer me cacheteó...
    Rencor, yo quiero volver
    a ser lo que fui...
    Yo quiero vivir...

    Este odio maldito
    que llevo en las venas
    me amarga la vida
    como una condena.
    El mal que me han hecho
    es herida abierta
    que me inunda el pecho
    de rabia y de hiel.
    La odian mis ojos
    porque la miraron.
    Mis labios la odian
    porque la besaron.
    La odio con toda
    la fuerza de mi alma
    y es tan fuerte mi odio
    como fue mi amor.

    Rencor, mi viejo rencor,
    no quiero sufrir
    esta pena sin fin...
    Si ya me has muerto una vez
    ¿por qué llevaré
    la muerte en mi ser?
    Ya sé que no tiene perdón...
    Ya sé que fue vil
    y fue cruel su traición...
    Por eso, viejo rencor,
    dejáme vivir
    por lo que sufrí.

    Dios quiera que un día
    la encuentre en la vida
    llorando vencida
    su triste pasado
    pa' escupirle encima
    todo este desprecio
    que babea mi vida
    de amargo rencor.
    La odio por el daño
    de mi amor deshecho
    y por una duda
    que me escarba el pecho.
    No repitas nunca
    lo que vi' a decirte:
    rencor, tengo miedo
    de que seas amor.


    Al autor del blog y sus lectores: lea atentamente la letra de este tango, que puede enseñarle algo fundamental. Y recuerde que "el tango te espera". Alguna vez, alguna vez, tu vida será un tango, y es mejor interpretarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras espero el turno de mi tango, ¿alzarás tú la voz contra la impunidad de quienes cometen abusos sexuales en nuestra confesión religiosa?

      Eliminar
    2. Cariló, sigues la tradición de los agentes Watch: te abres una cuenta en enero de 2016 para comentar aquí. ¿Por qué será?

      Eliminar
    3. Cariló: No pienso dispararme toda esa basura que publicaste. Sigue intentando.

      Eliminar
  4. Porque para comentar aquí necesito una cuenta, genio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que te entretengas:

      La confesión religiosa recomienda la reconciliación entre víctima y pederasta:

      http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/05/debe-reconciliarse-la-victima-con-el.html

      Eliminar
  5. pues si la hermanita es una verdadera cristiana no solo debe perdonarlo sino tambien llamarlo hermano si el malechor esta arrepentido y vuelve al señor. asi lo dijo nuestro santo Padre Dios. esa es la ley del cristo.

    asi lo hacen en la religion catolica con los curas violadores. ellos siguen oficiando y abrochandose mas chamacos cada año. ha habido casos en que los curas se abrochan a toda una familia. parece que en españa es costumbre que a los niños los desvirgue algun sacerdote o cura catolico. por eso en españa la heterosexualidad es cosa antigua, ahora se estila el bisexualismo o ya de plano la homesexualidad. creo que españa es catalogada como la grecia antigua donde abundaba el gusto por los niños. cualquiera que ha sido monaguillo es seguro que lo violaron los sacerdotes catolicos.

    muerte o carcel de por vida a quien abuse sexual y sicologicamente de un niño; aunque sea un niño nacido en españa.

    ResponderEliminar
  6. Los testigos de la mentira ya la estan pagando...

    1.- Pierden caso tras caso de las demandas por pederastia...

    2.- Pagan multimillonarios sobornos para no causar jurisprudencia, es decir, prefieren un arreglo demoniaco a la verdad....

    3.- Poco a poco se devela el profundo amor al dinero y al sexo que tienen sus gobernantes. Quienes sin ningun tipo de pudor:

    - Se casan con mujeres que pueden ser sus nietas/hijas.

    - Posan para la foto luciendo costosisimos trajes amen de rolex con engastes de diamantes... Gemelos de oro, anillos de rubies y zafiros, asi como un sello muy particular bruñido en oro florentino.

    Se le acorta el tiempo a los sepulcros blanqueados...

    ResponderEliminar
  7. Mi pregunta es ... ¿y al "sumo potifice" cuando lo sientan en el banquillo de los acusados?

    Efectivamente la religion testigos de jehovà es un fraude, como lo son todas, no hay ninguna que escape a esa definicion. Pero el sistema de "justicia" con que cuenta la Wt en el asunto de los casos de pederastia que se dan en las congregaciones deja mucho que desear. Quiza no se den tantos casos de abuso de infantes como en otras religiones, principalmente la catolica y la ortodoxa, asì como la musulmana, pero el secretismo que guardan los ancianos en estos asuntos es de miedo. las victimas quedan en una total desventaja al no tener la seguridad de que se les va poder protejer del victimario. Ademas, creo que no tienen escapatoria de esa situacion, por un lado si permanecen dentro se exponen a ser victimadas de nueva cuenta, o si optan por desasociarse se exponen a lo que bien describio el fiscal Stewart, la exponen al ostracismo.


    "Stewart: Ahora, la consecuencia en el escenario que le he planteado anteriormente es que la víctima del abuso, quien desea abandonar la organización, se le coloca ante un dilema: o ella permanece en la organización, o si deja la organización se enfrenta a la pérdida de toda su familia, o gran parte de esta dependiendo de cuántos familiares sean testigos de Jehová, y a su red social."

    Lo que no entendi señor Jhon Henry es que tiene que ver los apostatas en el asunto, ¿porque los sacó a tema el sr Stewart?...


    Como una observacion digo que el sr O'brien se defendio a la altura de las sircunstancias; aunque la justicia Divina prevalecio.


    Señor, yo no odio a nadie, nisiquiera a los meimbros del CG... ¿aun así cre usted que podria llenar requicitos para conciderarme un formal disidente anti jehovita?...

    ResponderEliminar
  8. Como diria el gran JHK, O'Brien está haciendo una faena más sucia que la de "Cagancho en Almagro". Veamos cómo concluye...

    ResponderEliminar

Si tienes conocimiento de un delito (como puede ser un caso de un abuso sexual infantil en una congregación), por favor, infórmalo a la guardia civil o policía nacional. Ellos tienen la legitimidad y los medios para investigarlos y localizar las pruebas.

https://alertcops.ses.mir.es/mialertcops/info/infor/info_6_es.xhtml?faces-redirect=true

Guardia Civil
http://www.guardiacivil.org/
Email: emume@guardiacivil.org
Teléfono: 062

Cuerpo Nacional de Policía
http://www.policia.es/
Email: webdgp@policia.es
Teléfono: 091

Los comentarios en los que se mencionen los nombres y apellidos de los autores de presuntos delitos se borrarán en cuanto me percate de ello.

Por otro lado, si deseas contrastar la información, puedes dirigirte a la Asociación de los Testigos Cristianos de Jehová en España, en los siguientes E-mail: tcjlegal@terra.es y ARCO@TCJ.ES

Por favor, se agradece que se eviten los insultos. ¡Gracias por vuestra comprensión!