jueves, 22 de mayo de 2014

El binomio teocrático: dinero y sangre

      



     Estimados camaradas escamados y escaldados por los del voto de pobreza:

      La noticia de hoy nos llega desde las antípodas, Australia.  Allí, un par de celosos hermanos nuestros se han hecho de oro con el asunto de la "santidad de la sangre".  Como bien dice el dicho: "No hay mal que por bien no venga".  Lo que para unos muchos supone un vía crucis, para otros pocos es una bendición..., ¡como maná celestial!  Aquí, el que no corre, vuela.  Como la noticia está en inglés, el Topo Ajalvireño nos hará una traducción al español.  ¡Va por ustedes!

CÓMO SE PAGÓ MILLONES A DOS TESTIGOS DE JEHOVÁ PARA QUE EN AUSTRALIA OCCIDENTAL SE REDUJESEN LAS TRANSFUSIONES DE SANGRE

Por: CATHY SAUNDERS y MARTIN SAXON 
20 de mayo de 2014

El Departamento de Salud de Australia Occidental pagó casi cuatro millones de dólares a dos testigos de Jehová, sin ser médicos ninguno de los dos, para implantar a nivel estatal un programa para reducir el uso de las transfusiones de sangre en miles de pacientes tratados en hospitales públicos.

The Sunday Times puede revelar que dos hombres  --Alex Hofmann y Shannon Farmer--  cuya confesión religiosa se opone visceralmente a las transfusiones de sangre; consiguieron un contrato en el año 2008, con un asociado estadounidense, sin presentarse a un concurso público (a dedo, en román paladino).


El contrato fue aprobado por el Departamento de Salud, sin tener en cuenta la normativa que regula los concursos públicos porque, según dicho departamento, los tres eran los únicos con la capacitación necesaria para planificar e implantar un programa "para la gestión de la sangre en pacientes" en Australia Occidental.

El objetivo del programa era identificar a pacientes "en riesgo de recibir una transfusión", e implementar y gestionar un programa para "reducir o eliminar" la necesidad de usar transfusiones de sangre donada.  Otro de los objetivos era reducir los riesgos potenciales y reducir el gasto asociado a las transfusiones.

Se restringe el uso de la sangre en contra de la prescripción facultativa

Sin embargo, el sistema nacional (de salud) encargado de supervisar el suministro de sangre segura (analizada) a los australianos, asegura que se precisa más evidencia para que pueda apoyar la utilización de "programas para la gestión de la sangre en pacientes" como el que se está utilizando en Australia Occidental. 
(http://www.perthnow.com.au/news/western-australia/some-fremantle-hospital-patients-restricted-to-one-unit-of-blood-in-trial/story-fnhocxo3-1226921338026)

The Sunday Times, hace las siguientes revelaciones:
-Ciertos pacientes del Fremantle Hospital, donde se puso a prueba el programa "para la gestión de la sangre en pacientes", se les transfundió una unidad de sangre a pesar de que los médicos prescribían más unidades.
-Documentos a favor de esta política que se sigue en el hospital Fremantle "para las gestión de la sangre en pacientes", afirma que la transfusión de una unidad de sangre está de acuerdo con los directivas del sistema nacional de salud, pero la evidencia no indica tal cosa;
-Como alternativa a las transfusiones de sangre, algunas veces a los pacientes se les administran medicamentos fabricados por la industria farmacéutica.  Algunos de dichos medicamentos conllevan  importantes riesgos para la salud del paciente.
-El Sr. Hofmann y el Sr. Farmer declararon que las compañías farmacéuticas  --las que fabrican los medicamentos sustitutos de la sangre--   les habían pagado diversas comisiones. 
-El departamento afirma que desde el año 2009 al 2013 redujo el gasto en transfusiones de sangre en 16 millones de dólares, pero no aporta un informe detallado de los costes para poder valorar tal afirmación. 
El hombre que apoyó este programa de reducción de sangre en Australia Occidental, fue el anterior director médico, Dr. Simon Tawler, quién conocía profesionalmente al Sr. Farmer desde principios de los años noventa. 

Este programa de reducción de sangre recibió el visto bueno del Departamento de Salud después de que el Sr. Farmer y el Sr. Hofmann hiciesen una presentación sobre el asunto en el año 2007.

El departamento dijo a The Sunday Times que la militancia de estos dos hombres en la confesión religiosa era "conocida por el Foro Ejecutivo de Salud Estatal de dicho departamento, antes de ser recompensados con el contrato".

No obstante, el Dr. Neale Fong, quien era Director General de Salud en Australia Occidental y jefe del Foro Ejecutivo de Salud Estatal en ese tiempo, dijo a The Sunday Times que él no creía que se le hubiese informado que estos hombres eran testigos de Jehová.

"No lo creo", dijo él.  "Me ha sorprendido usted al mencionármelo.  Pienso que se debería haber informado de ello".

Sin embargo, el Dr. Fong dijo que esto no hubiera alterado su decisión.  "Si ellos solo están motivados por sus creencias religiosas, bueno, eso solo sirve para determinar la motivación, pero el tema debe ser juzgado por sus propios méritos", él dijo.  "Pero pienso que desde un punto de vista ético hubiese sido útil el que lo hubiesen mencionado". 

El Dr. Fong dijo que el Dr. Towler era el patrocinador ejecutivo del programa, lo que implicaba que él era el responsable de la política a seguir y de asegurase de que "todas las piezas encajaran perfectamente y funcionaran según lo previsto" y que todo tuviese sentido.

El Dr. Fong, dijo que la propuesta del programa para la reducción de transfusiones de sangre en pacientes tenía sentido desde la perspectiva de la economía sanitaria y que él habría estado encantado de darle el visto bueno.  Hizo hincapié en que lo más importante de cualquier iniciativa es el bienestar del paciente.  "La seguridad el paciente es siempre lo más importante, siempre".

Cuando le mencionamos que las prescripciones facultativas en lo relativo a las transfusiones de sangre algunas veces fueron anuladas en le Fremantle Hospital, el Dr. Fong dijo: "Eso me preocuparía".

El Dr. Fong dejó el cargo de director general en enero de 2008, tres meses antes de que se firmase el contrato.  "Dios sabe lo que pasado con el programa de reducción de sangre en pacientes, yo no lo sé", dijo él.

El contrato se hizo por un "programa para la implementación de un sistema integral de las transfusiones de sangre en pacientes por el Departamento de Salud", el primero en el mundo  --se afirma--  que se aplica este programa en un sistema de salud financiado íntegramente por los contribuyentes en general.

Según el Departamento de Salud, este programa está funcionando en los hospitales: Fremantle, Royal Perth, Sir Charles Gairdner y el King Edward Memorial.

"MEDICINA Y ECONOMÍA" 

The Sunday Times confirmó que el contrato fue adjudicado el 10 de abril de 2010, a través de una entidad australiana llamada "Medicine and Economics" (M&E), que pertenece al Sr. Hofmann, un economista en sanidad que tiene su base en la empresa.

Según el contrato, a M&E se le pagó 3.901.703 dólares.  El dinero se ingresó en una cuenta bancaria de Austria, según el Departamento de Salud.

No está claro por qué el contrato fue adjudicado a una entidad de negocios austriaca del alemán Sr. Hofmann, ya que parece no haber tenido ninguna experiencia previa en la implementación y puesta en funcionamiento de un programa como este.  Él no tiene un título en medicina aunque tiene un máster en economía y un doctorado en ciencias de la salud.

El Sr. Farmer, quien no tiene estudios superiores y un socio con sede en California, quien tampoco es médico pero que tiene unos diplomas en economía y ciencias de la salud, ha estado envuelto en implementar estos programas hospitalarios, aunque en una escala mucho más reducida que el programa puesto en marcha en Australia Occidental.  El Sr. Farmer fue cofundador de un programa de cirugía "sin sangre" en el año 1990 en el hospital privado Kaleeya en la ciudad australiana de Fremantle.

Durante la vigencia del contrato de M&E, es evidente que el Sr. Hofmann y el Sr. Farmer recibieron pagos como consultores o profesores invitados por las compañías farmacéuticas que fabrican los medicamentos, a menudo carísimos, utilizados como sustitutos a las transfusiones de sangre.

El Sr. Hofmann ha declarado retribuciones o viajes pagados relacionados con su actividad como consultor o docente de al menos 14 compañías farmacéuticas.

El Sr. Hofmann ha declarado que recibió pagos por sus labores de docencia, consultoría o viajes pagados de al menos seis compañías farmacéuticas o compañías vinculadas.

The Sunday Times ha intentado si éxito contactar con ambos señores.

El Dr. Towler, quien desde hace mucho tiempo ha estado interesado en alternativas a las transfusiones de sangre y ha publicado artículos sobre el tema en revistas indexadas, declaró a The Sunday Times que él se encargó del documento de estrategia del programa para la reducción de transfusiones de sangre en Australia Occidental.

"Fue una idea mía", dijo el Dr. Towler, quien ejerce ahora de colíder en el Fiona Stanley Hospital.  "Ha sido un proyecto completamente legítimo.  Hemos seleccionado a personas con una experiencia sustancial en la implementación de estos programas hospitalarios".

El Dr. Towler se refirió a las preguntas sobre la adjudicación y términos del contrato con el departamento (de salud), dijo a The Sunday Times: "A través de este programa, hemos ahorrado más de lo que gastamos en el proyecto".

El actual director general médico Gary Geelhoed dijo que el contrato con M&E  --que se firmó algunos años antes de él aceptase el cargo--  se había investigado con la diligencia debida y se había hecho una exención formal según las bases de licitación.  "Este concepto no es nuevo", dijo el Dr. Geelhoed.   "Ellos fueron seleccionados porque no había nadie más alrededor de Australia".

Sin embargo, programas parecidos han estado funcionado por años en hospitales de EE.UU. y de Europa occidental antes de que se pusiese en marcha en el sistema de salud de Australia Occidental.


Preguntado por qué una empresa austriaca se hizo con la adjudicación del contrato en Australia Occidental en lugar de buscar por todo el mundo, el Dr. Geelhoed, dijo: "Bueno, yo no puedo comentar sobre eso".  Él dijo que el contrato por cinco años no se renovó cuando expiró el pasado junio porque se había cumplido con la labor de asesoría que se esperaba, que no era otro que extender el concepto de la reducción de las transfusiones de sangre en el sistema de salud, introduciendo la idea entre los médicos y demás personal del hospital, impartiendo conferencias, suministrando material escrito, y proporcionando un"plan maestro" de cómo poner el práctica el programa.

"Los asesores externos educaron a la gente.  Tenían las personas adecuadas", dijo él.

Ambos, tanto del Dr. Towler, como el Dr. Geelhoed, argumentaron con firmeza que ellos creían que la pertenencia a una confesión religiosa del Sr. Hofmann y el Sr. Former fue algo irrelevante a la hora de formalizar el contrato.

"NADA INADECUADO"

El Ministro de Sanidad, Kim Hames, mencionó a The Sunday Times de que él estaba al tanto de las circunstancias que rodearon a dicho contrato porque tales preguntas ya surgieron en el año 2012.  Las preguntas fueron formuladas por estos periodistas (los que escriben el artículo).  "Después de revisar la información del programa, quedé plenamente satisfecho de la manera cómo se implementaba el programa", dijo el Dr. Hames.  "Sigo convencido de que no había nada inadecuado en la naturaleza del contrato o en el programa mismo".

Oficialmente, el programa empezó a funcionar en julio de 2008 en Australia Occidental, pero el despliegue del programa de reducción de transfusiones de sangre en pacientes en todo el sistema hospitalario no fue anunciado hasta abril de 2011, con un breve comunicado de prensa por el Dr. Towler.  No se hizo ninguna mención a la contratación de consultores externos.

The Sunday Times no sugiere que el Dr. Towler, quien no es testigo de Jehová, haya obtenido algún beneficio económico por la firma del contrato o que estuviese motivado por cualquier otro factor que no fuese una genuina convicción en el proyecto.

Esta iniciativa llevada a cabo en Australia Occidental ha sido promocionado en congresos médicos internacionales y en publicaciones médicas, como una iniciativa puntera mundialmente.

No obstante, no hay ninguna mención a los testigos de Jehová, cuya confesión religiosa no solo prohíbe las transfusiones de sangre sino que también prohíbe a sus miembros donar sangre, han sido los actores clave en impulsar el proyecto de reducción de transfusiones de sangre en pacientes en Australia Occidental o de los millones de dólares gastados en sus servicios.

En cuanto a los resultados de la introducción del programa, en términos de ahorro económico o impacto en la salud de los pacientes, el Departamento de Salud de Australia Occidental no ha publicado nada en sus informes anuales desde el año 2008 al 2013.  En su informe anual para el período 2012-2013 para el Servicio de Salud Metropolitano  --en el que se incluye al Fremantle Hospital--  el Departamento de Salud no hace ni una sola mención.

El Dr. Geelhoed, mencionó a The Sunday Times: "Ha sido un programa con mucho éxito y nos hemos ahorrado mucho dinero.  El programa se paga a sí mismo.  Estoy contento por ello".

En marzo, The Sunday Times preguntó al Dr. Hames si él creía que el pago de 3,9 millones de dólares a M&E supuso una buena relación calidad-precio para los contribuyentes.  El Ministro no respondió.

MEZCLA DE DATOS SOBRE EL IMPACTO EN LA SALUD

El programa para la reducción de transfusiones en pacientes ha producido algunas mejoras en los pacientes, tales como: menos complicaciones, reducción de la estancia, menos infecciones y un uso reducido de productos compuestos por glóbulos rojos; afirma el Departamento de Salud de Australia Occidental.

El 28 de marzo The Sunday Times solicitó al Departamento de Salud los resultados en los pacientes tras cinco años de funcionamiento de dicho programa.  Pasadas cinco semanas, el departamento suministró cuatro gráficos sobre los índices de infección superficial en la piel y duración de la estancia hospitalaria.  No se aportó ninguna dato que vinculase el índice de infecciones en la piel con las transfusiones de sangre.  Según el Centro Estadounidense para el Control y Prevención de las Enfermedades y otras instituciones médicas, las infecciones superficiales solo afectan a la piel.

Los cuatro gráficos abarcaban los datos de pacientes seleccionados durante los bienios 2008-9 a 2012-3.  Dos de los gráficos indicaban los tasas de infecciones superficiales junto a los tasas de transfusiones de glóbulos rojos en las operaciones de reemplazo de rodilla y cadera.  Los gráficos mostraban que las infecciones superficiales descendían cuando se redujeron las transfusiones de sangre.  Pero los gráficos también indicaron cómo en un año las tasas de infección superficial subieron mientras que se redujeron las transfusiones sanguíneas.  En otro año, la infección superficial se redujo en el reemplazo de rodilla mientras el uso de las transfusiones de sangre aumentó.

Los otros dos gráficos suministraban algunos cambios en la estancia hospitalaria de los pacientes a los que se les había cambiado la rodilla o la cadera, así como a los de cirugía cardíaca.  Los gráficos mostraban que la estancia hospitalaria era mayor en los pacientes a los que se les había suministrado transfusiones sanguíneas.

No había datos para mostrar cómo las transfusiones de sangre afectan directamente la duración de la estancia hospitalaria, indicando si los pacientes que habían recibido transfusiones de sangre habían tenido una estancia hospitalaria más prolongada porque estaban más enfermos.


En ninguno de los gráficos, se dieron cifras reales de pacientes, solo porcentajes, por lo que no se sabe cuántos pacientes de estos grupos seleccionados fueron incluidos en las estadísticas.

El departamento no aportó ningún dato más específico sobre "menos complicaciones", salvo las tasas de infección superficial.  La "reducción del uso de productos compuestos por glóbulos rojos", no se puede considerar un resultado en los pacientes.

Tampoco proporcionó el departamento ningún dato sobre si los pacientes que no se les administraron transfusiones de sangre o se les dedujo esa administración siguiendo el programa para la reducción de transfusiones de sangre, sufrieron algunos efectos adversos o tuvieron que ser readmitidos en el hospital.  El departamento dijo que no haría más comentarios sobre el programa de reducción de transfusiones de sangre en pacientes.

En un artículo en una publicación médica digital del pasado año, el equipo encargado de gestionar el programa de reducción de las transfusiones de sangre, informó sobre la implementación del programa durante los años 2009-2011 en el Fremantle Hospital, y cómo fueron anuladas algunas prescripciones facultativas sobre administración de sangre a pacientes o cómo se les administró una menor cantidad a la recetada.

El único resultado específico proporcionado de esos tres años fue que algunos pacientes sometidos a cirugía de rodilla, su estancia hospitalaria se redujo de seis a poco menos de cinco días.

El principal resultado ha sido la reducción del número de transfusiones de sangre.

No se aportaron datos sobre si la salud de paciente se benefició o se vio afectada negativamente por no haber recibido una transfusión de sangre, o por reducirle esa administración de sangre a una sola unidad.

La conclusión del artículo fue que el programa de reducción de transfusiones de sangre en pacientes "probablemente mejoró lo resultados" al reducir la exposición del paciente a la sangre donada.

¿QUÉ ES LA GESTIÓN DE SANGRE DEL PACIENTE?

* La Gestión de Sangre del Paciente se define como la identificación de pacientes "en riesgo"  en riesgo de recibir transfusión y proporcionar un plan de gestión destinado a "reducir o eliminar la necesidad de una transfusión alogénica".  Sangre alogénica se refiere a sangre donada por una persona distinta del paciente.  El razón es que esto reduciría los "riesgos inherentes, la presión sobre las existencias y los costos crecientes asociados a las transfusiones".
*  La Gestión de Sangre del Paciente se desarrolló a partir de la medicina "sin sangre" en los principales hospitales públicos de los EE.UU. que estaban buscando una ventaja de mercadotecnia en el competitivo mercado sanitario estadounidense para tratar específicamente a los testigos de Jehová, cuya confesión religiosa les prohíbe la transfusiones sanguíneas.
* Este programa puede utilizarse en pacientes sometidos a cirugía así como en pacientes que no precisan de cirugía, como en la anemia; o cánceres en la sangre como la leucemia o el linfoma, u otros trastornos médicos.  El programa también se puede utilizar en pacientes con una hemorragia masiva.
* Se utiliza con pacientes sometidos a cirugía selectiva, o son ingresados en un hospital por problemas de salud agudos (de un inicio rápido y/o de corta duración), o quienes están en la unidad de cuidados intensivos.
* Las directrices nacionales australianas se han desarrollado para utilizar este programa en niños recién nacidos, niños en general y mujeres embarazadas. 
* La estrategia de la Gestión de Sangre del Paciente es minimizar o eliminar las transfusiones sanguíneas e incluye el uso de medicamentos farmacéuticos, tales como hierro intravenoso o ESAs (agentes que estimulan la formación de eritropoyetina), y el uso de equipo como máquinas que: recuperan, filtran y limpian la propia sangre del paciente y que posteriormente se le vuelve a transfundir.  Otro método que se utiliza es hemodilución normovolémica aguda, en la que se extrae la sangre del paciente y el volumen perdido se reemplaza con "expansores de volumen".  La totalidad de sangre retirada es entonces transfundida de nuevo durante o después de la intervención.
* Medicamentos se utilizan en le lugar de las transfusiones sanguíneas, estas máquinas y técnicas de recuperación sanguínea y de expansión de su volumen conllevan riesgos de efectos adversos.  Dos de los medicamentos, incluido el ESAs, y uno de los expansores de volumen tiene una advertencia con recuadro negro, que significa que son potencialmente fatales.
* La National Blood Authority (el organismo australiano que controla y regula todo lo que tiene que ver con la sangre) en sus directrices recientemente publicadas sobre la Gestión de Sangre del Paciente en los pacientes quirúrgicos, dice que se necesita más evidencia clínica para apoyar el uso de estos programas.  Este organismo dice que solo puede conceder una recomendación de clase C a estos programas.  Una recomendación de clase C, que es el nivel tercero de cuatro que existen, que significa que la evidencia apoya su recomendación, pero que se debe tener cuidado en su aplicación.
http://www.perthnow.com.au/news/western-australia/how-two-jehovahs-witnesses-were-paid-millions-to-restrict-wa-blood-transfusions/story-fnhocxo3-1226921294173

Fin de la traducción apóstata.

Hay quien relaciona al equipo con los Comités de Enlace con los Hospitales, de los testigos de Jehová:
http://exjehovahswitnessforum.yuku.com/topic/26801/Advances-in-Bloodless-ops?page=1#.U4TSDPl_sxs
http://exjehovahswitnessforum.yuku.com/topic/23663/Blood-and-Australias-Health-Care#.U4TTzfl_sxs

Shannon L. Farmer:
http://www.researchgate.net/profile/ShShannon_Farmer2annon_Farmer2
http://www.amazon.com/Your-Body-Choice-Shannon-Farmer/dp/981041708X?tag=vglnk-c25-2

Axel Hofmann:
http://www.researchgate.net/profile/ShShannon_Farmer2annon_Farmer2
http://www.anaesthesie.usz.ch/UeberUns/Mitarbeiter/fakult%C3%A4rergastprofessor/Seiten/Hofmann.aspx

Simon C. Towler:
http://www.researchgate.net/profile/ShShannon_Farmer2annon_Farmer2

http://www.clinicalanaesthesiology.com/article/S1521-6896(12)00088-2/abstract

     En resumidas cuentas, le corresponde a las autoridades australianas investigar la legalidad de este contrato y la conveniencia de su aplicación.  Me cuesta creer que un contrato de casi cuatro millones de dólares se puede adjudicar a dedo por una administración pública..., ¡cuando debería someterse a un concurso publico, donde se presentasen las diferentes ofertas!

     Otra dato que me preocupa, es la opacidad de los resultados de este programa: gráficos sin número de pacientes..., ¡por ejemplo!  O, la anulación de una prescripción facultativa en el tema de las transfusiones de sangre: ¿quién ordena la anulación?  ¿Es médico?  ¿Es un economista?  ¿Quién demonios es?

     Otra cosa que no puedo pasar por alto son los efectos adversos de este tipo de programas, Por ejemplo: ¿se informa al paciente que ciertos productos farmacéuticos que se utilizan en sustitución de la sangre..., pueden matarle?  ¡No es cuestión baladí!

     Está pasando, lo estás leyendo, ¿te lo vas a perder?  ¿Quién es el padre de la mentira y las opacidades diversas en el nombre de Dios?

https://au.news.yahoo.com/thewest/wa/a/9123230/wa-pioneers-bloodless-surgery/

2 comentarios :

  1. El dinero, que ha hecho morir a tantos cuerpos, hace morir todos los días a miles de almas. Todo por el vil metal y nada por el ser humano WT estan podridos de alma y espiritu

    ResponderEliminar
  2. Los que aun dudan que esto no es un negocio, es por que aun no ha salido en la Atalaya!

    El dinero siempre será lo mas importante para la secta, lo demás les importa un comino.

    ResponderEliminar

Si tienes conocimiento de un delito (como puede ser un caso de un abuso sexual infantil en una congregación), por favor, infórmalo a la guardia civil o policía nacional. Ellos tienen la legitimidad y los medios para investigarlos y localizar las pruebas.

https://alertcops.ses.mir.es/mialertcops/info/infor/info_6_es.xhtml?faces-redirect=true

Guardia Civil
http://www.guardiacivil.org/
Email: emume@guardiacivil.org
Teléfono: 062

Cuerpo Nacional de Policía
http://www.policia.es/
Email: webdgp@policia.es
Teléfono: 091

Los comentarios en los que se mencionen los nombres y apellidos de los autores de presuntos delitos se borrarán en cuanto me percate de ello.

Por otro lado, si deseas contrastar la información, puedes dirigirte a la Asociación de los Testigos Cristianos de Jehová en España, en los siguientes E-mail: tcjlegal@terra.es y ARCO@TCJ.ES

Por favor, se agradece que se eviten los insultos. ¡Gracias por vuestra comprensión!