martes, 9 de julio de 2013

"Sustituimos la falta de erudición con falsa humildad"

Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras


     Estimados camaradas ávidos de la verdad verdadera sin trampa ni cartón watchtoweriano:

     Durante décadas, los nombres y el número de las personas que tradujeron la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, ¡fue un misterio!  El susodicho comité no daba la cara.  Bajo una falsa humildad, escondieron su falta de erudición, ¡y no únicamente en el campo bíblico! Ahora, entramos de lleno en su obra magna.  El primer tomo traducido, apareció en el año 1953.  En los años 1955, 1957, 1958 y 1960, aparecieron el resto de los tomos.  Para el año 1961, aparecía en un solo volumen en inglés.

     Según la revista oficial de la confesión religiosa, La Atalaya de febrero de 1951, decía lo siguiente sombre el "famoso" comité de traductores:
“Los hombres que constituyen el comité de traducción han indicado [...] que su deseo es permanecer anónimos, y específicamente no desean que sus nombres sean publicados mientras vivan ni después de su muerte".
     No fue sino hasta que Raymond V. Franz, exmiembro del Cuerpo Gobernante, publicó en 1983 (en español en 1993) su archiconocido libro: Crisis de Conciencia, páginas 57 y 58, donde escribió los nombres de los traductores, vergonzosos y esquivos ellos, junto con su extenso currículo académico..., ¡todo junto cabía en el reverso de una tarjeta postal!

     Nos vemos obligados a remitirnos a la breve reseña publicada en Wikipedia, en inglés  --porque en español no vale nada--  ya que únicamente expresa la versión oficial de la confesión religiosa.  Dice así:
Traductores
La Traducción del Nuevo Mundo, lo fue por el Comité de Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo, constituido en el año 1947.  Se dijo que este comité estaba compuesto por miembros anónimos de distintas nacionalidades. (New York Times, August 3, 1950 página 19)  El Comité de la Traducción del Nuevo Mundo puso la condición de que la Sociedad Watch Tower no publicase los nombres de los miembros [The Watchtower, September 15, 1950, página 320;Walsh vs Honorable James Latham, Court of Session Scotland, 1954, cross examination of Frederick Franz páginas 90-92] argumentando que ellos no querían "atraer la atención hacia ellos mismos, sino que toda la gloria fuese para el Autor de las Escrituras, Dios". [The Watchtower, November 15, 1950, página 454], añadiendo que la traducción "debe dirigir al lector, no a los traductores, sino al Autor de la Biblia, Jehová Dios". [La Atalaya, 1 de mayo de 1975, página 287]  Lo publicadores creían que "el Comité de Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo fue del parecer que los pormenores de su entrenamiento universitario u otro entrenamiento educativo no es lo de importancia, aunque la traducción misma testifica de su idoneidad". [La Atalaya, 1 de mayo de 1975, página 287] http://www.lulu.com/es/es/shop/court-of-scotland/the-1954-walsh-trial-transcript/ebook/product-834182.html  Ex altos cargos de la Watch Tower han afirmado conocer las identidades de los traductores:
Walter Martin, en su libro The Kingdom of the Cults (edición de 1997), en las páginas 244 y 245, escribió: "Mientras que oficialmente la Watchtower nunca ha revelado la identidad de los miembros de dicho Comité, muchos Testigos que trabajaron en la central mundial de la confesión religiosa durante la época en la que se realizó la traducción sabían perfectamente quiénes eran los miembros del equipo de traducción.  Eran los siguientes: Nathan H. Knorr (presidente de la Sociedad en aquel tiempo), Frederick W. Franz (quien le sucedería a Knorr de presidente), Albert D. Schroeder, George Gangas, y Milton G. Henschel (el actual presidente)". http://www.full-proof.org/wp-content/uploads/2010/04/Martin-Walter-Kingdom-of-the-Cults.pdf
Tony Wills, M.A., A People For His Name - A History of Jehovah's Witnesses and An Evaluation, reeditado por Lulu, 2006. Originalmente lo publicó Vantage Press en 1967.  En la página 253, escribió: "[Frederick] Franz es un gran erudito del idioma(as), él supervisó la traducción de la Biblia desde los idiomas originales a la Traducción del Nuevo Mundo, completándola en el año 1961".  En el prólogo del libro, se dice de su autor, Tony Wills: "El autor ha estado estrechamente relacionado con los testigos de Jehová por muchos años, tantos como para que le sea posible pensar como uno de ellos, pero a la misma vez, no permitiendo nunca la pérdida de la objetividad".  
http://en.wikipedia.org/wiki/New_World_Translation_of_the_Holy_Scriptures#cite_note-25
    Pero el colmo de la desfachatez y la cara dura lo tenemos en el máximo icono intelectual de la entidad religiosa, Frederick W. Franz: el súmmun, políglota entre los políglotas, teólogo y erudito sin parangón en toda la historia de la humanidad, venerado y "adorado" como el único y auténtico depositario de la verdad prístina, la radiante luz profética por medio de quien Dios nos revelaba sus intenciones..., ¡era la Estrella Polar por la que toda la comunidad de creyentes nos guiábamos hacia al prometedor norte teocrático! Sólo sabemos que su fuente de inspiración lo constituían su armónica y su flamante capa española...  ¿Podemos echar un vistazo a su interminable currículo académico...?  Estuvo en la universidad de Cincinati  --estuvo tres años y se marchó sin acabar los estudios--  estudió 21 horas de griego clásico y dos horas de griego bíblico.  Había un problema, que en dicha universidad no se daba ni hebreo ni siríaco en las fechas que él estuvo estudiando.  Eso sí, tomó 15 horas de latín.   
 http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/02/entrevista-en-el-mas-alla-juan-kurtz-y.html

     Se podría alargar más el tema del currículo académico de los traductores..., pero lamentablemente está blanco como la nieve..., ¡es lo que da de sí la teocracia watchtoweriana!

     Por lo menos, Russell y Rutherford, firmaban lo que escribían.  Eran los autores de sus libros..., ¡y los responsables!  Pero, eso se acabó, desde entonces, el Cuerpo Gobernante no se moja ni tirándose a la piscina.  ¿Quién escribe los libros repletos de profecías fallutas..., para que podamos mencionarle por nombre como un estafador de tomo y lomo?  ¿Quién escribe la verdades caducas..., para poder señalarle públicamente?  ¿Qué credenciales académicas tienen?  ¿Te dejarías operar del corazón por una persona que no es médico ni está titulada en medicina..., pero que dice que sabe mucho porque ha tomado un cursillo por correspondencia?  ¿Por qué no dan la cara..., académicamente hablando?  ¿Por sencillez?  ¿Por humildad?  O, ¿porque tienen vergüenza torera y no quieren dar la cara ante el respetable, saliendo al ruedo?  ¿Por qué se esconden en el anonimato?  ¿A qué tienen miedo?

     Los del Cuerpo Gobernante tienen que encomendarse a San Trolero Mártir, ¡a ver si les perdona toda su cara dura!  Mientras, nosotros, seguiremos dándoles su ración de pelargón.  ¡No tienen más cara dura porque no entrenan!

     Queridos hermanos en la fe y en la fa, ellos necesitan de nuestra crítica constructiva.  Están desorientados teológicamente y necesitan ayuda con urgencia..., ¡y para eso estamos nosotros!

     La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  Está pasando, lo estás leyendo, ¿te lo vas a perder?

Algunos enlaces pertinentes:
http://watchthetower.net/fred2.html
http://www.gbasesores.com/articulos/tnm.htm
http://www.estudios-biblicos.org/testigos/tnmundo.htm
http://www.letusreason.org/JW39.htm