miércoles, 12 de diciembre de 2012

La generación de 1914, ya ha pasado, ¿y ahora qué?

Leandro Leal

Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras
Cupón publicitario de venta de libros


     Estimados camaradas esquilmados por los pedigüeños de la esperanza celestial:

     Un anciano fiel, Leandro Leal  --¡curioso apellido!--, decide colaborar con la Honorable Resistencia Apóstata, enviándome puntualmente esta documentación apropiada y teocrática al más no poder.  Se trata de uno de los timos con los que nos ha tenido engatusados el Cuerpo Gobernante, mentiéndonos la premura y el miedo en el cuerpo ante un inminente fin del mundo que nos iba a pillar en zapatillas y ropa interior (con el culo al aire)..., ¡a menos que nos olvidásemos de todos nuestros intereses personales y nos volcásemos en cuerpo y alma en la Obra Mundial de vender las publicaciones que editaba nuestra confesión religiosa! http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2010/02/recibieron-gratis-den-gratis-un-siglo.html

     La frase célebre: la generación de 1914 que vería físicamente el fin del mundo..., ¡caducó hace muchos años!  Pero, antes de entrar más en materia, intentemos documentar y definir lo que ha supuesto esa fecha para todos nosotros; testigos de Jehová contemporáneos.  ¡Va por ustedes!

     Según la definición del Diccionario Etimológico Watchtoweriense-Español:
Generación de 1914
Originalmente, las personas con una edad suficiente como para comprender la trascendencia de los acontecimientos mundiales que empezaron ese año con la Primera Guerra Mundial y su relación con la profecía bíblica. Teóricamente, esa generación de personas debería haber visto el fin del mundo durante su vida. Ante la evidencia concluyente de que esa generación de personas ha muerto, la confesión religiosa ha ido adaptando el significado y la duración de esa generación a sus propios intereses teológicos. Ahora, habla de un traslapamiento generacional, donde diferentes generaciones de personas conviven durante un tiempo y, por consiguiente siguen siendo la misma generación a la que se refirió Jesucristo como la que viviría el fin del mundo. En definitiva, es una generación elástica que se puede extender hasta donde le convenga a la clase dirigente. 
La confesión religiosa, escribe en su libro Paz y Seguridad (tp73) editado en 1973, capítulo 7 y página 86: 
 28 En cuanto a “aquel día y hora,” dijo Jesús “nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre.” (Mateo 24:36) Pero Jesús sí dio una útil indicación de tiempo cuando dijo: “De ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas estas cosas.” (Mateo 24:34) Todas ¿qué cosas? Todos los varios rasgos de “la señal” acerca de la cual estaba hablando, así como la “tribulación grande,” que también había mencionado. El que estas cosas sucedieran dentro de una generación significaría que personas que estuvieron presentes para observar lo que sucedió en 1914 E.C., al principio de la “conclusión del sistema de cosas,” todavía tendrían que estar vivas al fin de este período, cuando azota la “tribulación grande.” Los que recuerdan los acontecimientos de 1914 están envejeciendo ahora. Muchos de los que existían entonces ya han muerto. Pero, según nos asegura Jesús, dentro de “esta generación,” antes que todos ellos hayan muerto, vendrá la destrucción de este sistema de cosas inicuo. http://es.scribd.com/doc/100676509/El-lado-comico-de-la-Watchtower-Edicion-21-de-julio-de-2012
     El cupón de venta expuesto hoy, de ninguna manera es único; podríamos remitirnos a infinidad de publicaciones que se han estado vendiendo a lo largo de un siglo con la intención de meter el miedo en el cuerpo al pardillo de concurso que tuvo la infeliz esperanza de poder sobrevivir a un cataclismo mundial..., comprando y observando las directrices contenidas en dicha publicación salvavidas escrita por la Voz de Dios en la Tierra..., ¡el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová!  ¡Claro!  En este caso, por 75 pesetas de la época.  ¿Por qué tienen uno la sensación de que el fin de mundo, siempre, esquilma económicamente a muchos  y beneficia financieramente a unos pocos iluminados?

     Mientras el Cuerpo Gobernante siga escondiendo la cabeza bajo sus alas, haciéndose el sueco, como si nada hubiese pasado y como si la cosa no fuese con ellos; nosotros tenemos la obligación de recordarles cómo nos timaron, cómo infundieron en nuestros corazones cándidos una esperanza falsa con el fin de vaciar nuestras vidas de contenido..., y nuestros bolsillos de nuestro dinero.  Muchos conocidos y familiares han muerto dándolo todo por esta mentira, y nadie les ha pedido perdón.  No tienen pudor y siguen engañando al personal, al autoproclamarse el canal de comunicación de Dios con la humanidad.  Sus verdades tienen fecha de caducidad y sus profecías son fallutas.

     Ellos, asesorados por los despachos de abogados más caros del mundo, se parapetan en el derecho a la libertad de religión, mientras a los miembros disidentes los tratan con mano de hierro: lapidación social y familiar para doblegarles..., ¡toda una tortura psicológica!  https://picasaweb.google.com/formerwitness/CENTRODEDOCUMENTACIONPERMANENTESOBRELAEXPULSIONENLOSTESTIGOSDEJEHOVA

     Nosotros, denunciamos públicamente estos excesos en el nombre de Dios.  No vivimos en una teocrácia, sino en una democracia, donde los ciudadanos tenemos derechos reconocidos en nuestra Constitución.  Por este motivo seguiremos denunciando la tortura a la que estamos sometidos.

     Por último, y a modo de anécdota, el evangelista San Mateo, en el capítulo 24 y versículo 34, ya indicó a qué tipo de "generación" se refería  --en cuanto a la duración de esta--.  En el primer capítulo del evangelio de San Mateo, encontramos la duración  --en años--  de la dichosa y rentable "generación": la distancia que separa a un padre de un hijo..., ¡así de simple!

     Nuestro lema: lo documentamos todo, todo y todo.