martes, 30 de octubre de 2012

La "verdad" que condicionó nuestras vidas

Sarita Bann

¡Despertad! 8 de febrero de 1975, página 11
     Estimados camaradas víctimas de la pseudoteología del Cuerpo Gobernante:

     La hermana en la fe, Sarita Bann, esposa de un pez gordo, ha decidido colaborar de nuevo con la Resistencia Apóstata, enviándonos este documento escaneado de la confesión religiosa del notorio arraigo y olé. Ella dice tener acceso a una amplia biblioteca familiar, teocrática y watchtoweriana.  Pertenece a una familia de rancio abolengo testiguil.  También, está muy preocupada porque la confesión religiosa está envuelta en una cruzada por borrar y reescribir su propia historia para lavar la imagen ante la opinión pública.  Pero, ella dice estar ahí, para contar lo que han sufrido y sufren mujeres como ella..., ¡tras bastidores y de tapadillo!  No quiere más Comités Judiciales en la penumbra de la trastienda del cuartito del Salón del Reino..., ¡sin luz ni taquígrafos!  Se siente orgullosa de ser una de los miembros que no inclinan su rodilla ante el Baal de Peor de la Watchtower.

     Sarita, ¿qué te podemos decir, hermana fiel y prudente...?  ¡Estás acumulando tesoros en los cielos y no en la Tierra donde el Cuerpo Gobernante está jugándose en bolsa  --hedge fund, cédulas hipotecarias y capital riesgo--  el dinero de nuestras donaciones..., con nocturnidad y alevosía..., de tapadillo!

     Una vez hecha "la introducción de largura apropiada", podemos dirigirnos hacia el contenido y el continente del documento que nos ocupa.  Es una oportunidad de oro, para echar un vistazo a cómo vivimos los años previos al fin del mundo predicho por los testigos de Jehová, dentro del ámbito de la confesión religiosa del notorio arraigo y olé.  Febrero de 1975..., ¡se espera ese fin para octubre..., como muy tarde!  Todos estábamos ansiosos: con un pie en el viejo orden de cosas (este mundo en el que vivimos) y el otro en el Nuevo Orden prometido por el Cuerpo Gobernante.  Ya llevaban muchos años enfatizando este tema, ¡pero ahora estábamos en el mismísimo momento de su cumplimiento profético!  La expectación era máxima.  El suspense nos dominaba.  El profeta-vicepresidente Frederick W. Franz, ¡estaba que se salía con su discurso del "Pajarero", basado en el Salmo 91!  Personalmente, prefiero la palabra "cazador" en lugar de "pajarero".  Pero, ya se sabe, ¡con un curso de hebreo por correspondencia..., la cosa no estaba como para tirar cohetes con la Traducción del Nuevo Mundo...!

     El documento de hoy, nos trae a colación, un tema que afectó a muchos matrimonios dentro de la confesión religiosa.  ¿Qué asunto era ese...?  ¡Va por ustedes!

    ¿ES ÉSTE EL TIEMPO PARA TENER HIJOS?:  Este era el tema del artículo de la revista oficial de la confesión religiosa, ¡Despertad! 8 de febrero de 1975, páginas 9-11.  ¿Por qué, la Voz de Dios en la Tierra, el único canal de comunicación de Dios con la humanidad, nos hacía esta pregunta tan trascendental ante el inminente fin del mundo profetizado para ese mismo año...?  ¿Quién no haría caso al Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová...?  Para nosotros, cuando hablaba el cuerpo eclesiástico de la entidad religiosa..., ¡estaba hablando Dios mismo!

     Las circunstancias que Jesús predijo se realizaron: “¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! Porque habrá gran necesidad sobre la tierra.” (Luc. 21:23) No hay duda de que la huida fue más difícil para los padres que se retrasaron con hijos pequeños. Si uno hubiera estado viviendo antes de esa destrucción y hubiera sabido de su proximidad, ¿hubiera considerado que ése era un tiempo para tener hijos dentro de la provincia de Judea?  Sin duda, la pregunta retórica ya tenía la respuesta prevista por los mandamases.  Hacen previamente un paralelismo histórico entre el tiempo previo a la destrucción de Jerusalén por los ejércitos romanos en el I siglo de nuestra era, y la inminente destrucción en el año 1975.  Los pardillos integrales que nos creímos las patrañas proféticas que nos vendieron  --¡y no a precio de coste!--, ¡nos quedamos compuestos y sin novia..., o sin  hijos!

     Pero, ¿afectaría esta timo profético a los apoquinantes netos de los publicadores ibéricos y allende los mares...?  Leed esto con detenimiento: Este ha sido un factor que ha influido poderosamente sobre muchas parejas para decidir en no tener hijos en este tiempo. Han decidido permanecer sin hijos para estar menos sobrecargados con el fin de llevar a cabo las instrucciones de Jesucristo de predicar las buenas nuevas del reino de Dios en toda la Tierra antes que llegue el fin de este sistema de cosas.—Mat. 24:14.   Hermano, fiel, leal y apóstata, como puedes leer: "ha sido un factor que ha influido poderosamente sobre muchas parejas"; "Han decidido permanecer sin hijos para estar menos sobrecargados".   ¿Qué lograban los dirigentes de nuestra entidad religiosa, al meternos el miedo en el cuerpo de esa manera?  ¡Pues que estuviésemos menos sobrecargados...!   ¿Sobrecargados..., para qué?  Pues sobrecargados para dedicarnos en exclusiva a vender los libros que producía la entidad religiosa.  Porque eso de "predicar las buenas nuevas del Reino de Dios", no ha sido otra cosa que: vender, vender y más vender..., ¡para que los dirigentes se forren de pasta!  Todas las publicaciones que vendimos aquellos años, están caducadas y fuera de circulación..., ¡cuando se suponían que eran verdades reveladas por Dios puntualmente!  En definitiva: mucho cinismo y poca vergüenza.  Ellos, mientras tanto; viviendo a cuerpo de rey sobre la Tierra..., ¡mientras nosotros nos comimos el marrón de bregar con las consecuencias de seguir sus revelaciones divinas!

     Terminan diciendo que este asunto de no tener hijos, es una decisión del matrimonio.  Como siempre: tirando la piedra y escondiendo la mano.  Después de lo que escribieron, metiendo el miedo en el cuerpo...

     Bueno, queridos hermanos leales, las lecciones de la historia deben servirnos para no cometer los mismos errores vez tras vez: ¡que no nos timen más los del Cuerpo Gobernante! Ellos han demostrado ser un profetas falsos y vividores.  Sus "verdades" caducan antes que la leche fresca en verano.  ¿Les seguirás donando dinero para que continúen disfrutando de los bienes terrenales que tú nunca gozarás...?

    Ya sabes: Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y la opacidad financiera a espuertas en el nombre de Dios?