lunes, 3 de septiembre de 2012

Transcripción judicial del caso Candace Conti (II parte)

El hermano Jonathan Kendrick (pederasta)






Transcripción judicial: http://jwleaks.files.wordpress.com/2012/06/candace-conti-v-watchtower-jury-trial-day-1-may-29-2012-pdf.pdf


Estimados camaradas ibéricos y allende los mares:

Hoy seguimos con la declaración inicial del abogado de Candace Conti, en el juicio de ésta contra la confesión religiosa de los testigos de Jehová.  Debido a lo extenso, finalmente hay una segunda parte de esta declaración inicial en el juicio.   Por lo tanto, esta entrada es la continuación de la anterior: http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/09/transcripcion-judicial-del-caso-candace.html

Con la documentación colgada, nos centraremos en el primer día del juicio  --29 de mayo de 2012--, ante el Tribunal Superior de Justicia de California, bajo la presidencia del juez Robert McGuiness.  En esta ocasión, las hojas superiores, corresponden a la continuación de la declaración de apertura en el juicio, por el abogado de Candace Conti, el Sr. Simon.  ¡Va por ustedes!

DECLARACIÓN DE APERTURA POR EL SR. SIMON

Existen diferentes escalafones, algunos son superintendentes y etcétera, manteniendo a todos en su sitio en esta escala jerárquica y permitiendo la comunicación desde el Cuerpo Gobernante  --mediante la Watchtower--  a  los cuerpos de ancianos y a la congregación misma.  De esta manera es como se propagaron las instrucciones y así funcionaron sus políticas que fueron elaboradas y ejecutadas desde el vértice de la pirámide hasta la base.

Ahora, explicaremos que, los testigos de Jehová no son una organización reciente.  No son un campamento de chicas, sino que son una organización donde niños y adultos participan juntos en todas las actividades.  Ellos van juntos en las actividades domiciliarias, y ellos van juntos a los domicilios de los miembros para estudiar la Biblia.  Van también juntos a predicar, y ellos están juntos participando en muchas, en muchas maneras y actividades.

A causa de esta unión, donde no existe ninguna frontera, no hay ninguna actividad en la que los testigos de Jehová no participen juntos (niños y adultos).  Ellos pueden estar en cualquier lugar del vecindario que atiende la congregación.  A veces participan en las actividades del distrito, etcétera, participando juntos también allí.  

Así, esta familia (hermandad) pasaba mucho tiempo juntos, como hermanas y hermanos, considerándose unos a otros como parte de una familia y sintiendo que tal relación es parte de sus responsabilidades.  Una atmósfera de unión y confianza.  Y Jonathan Kendrick traicionó esa confianza con este caso.

Los testigos de Jehová estaban advertidos.  Los ancianos de la congregación de Fremont fueron apercibidos por Evelyn Kendrick en noviembre de 1993 que Jonathan había abusado sexualmente de su hija de su primer matrimonio,  Andrea.

Al principio, el matrimonio Kendrick, intentó resolver este asunto en casa, en el ámbito familiar.  Pero, no funcionó.

Así, Evelyn acudió a los ancianos: al anciano Abrahamson y la anciano Clarke.  Particularmente, al anciano Abrahamson, porque esa es la vía que utilizan los testigos de Jehová, ellos no acuden a la policía o personas externas a la confesión religiosa, sino que acuden a los ancianos en busca de seguridad, protección  y guía.  Y eso fue precisamente lo que hizo ella.

Hubo una reunión entre la familia Andrea, Evelyn y Jonathan Kendrick, y los ancianos Clarke y Abrahamson en noviembre de 1993, se redactó un informe escrito del contenido de la reunión y se envió a la Watchtower de Nueva York con el fin de recibir instrucciones.

En dicha reunión, Andrea y Evelyn mencionó que Andrea había tenido algún tipo de relación sentimental con un muchacho, y que esto finalizó con que Jonathan administró un medicamento llamado Vicodin, y ambas se fueron a la habitación de la niña a ver la TV.

Y, cuando la muchacha estaba medio dormida, él metió su mano bajo el sujetador de ella y bajo la ropa interior de ella.  Ella se despertó súbitamente, se levantó y se dirigió al baño a llorar, entonces fue y le dijo a su madre lo que le había pasado.

De todo esto se informó a los ancianos.  Toda esta conducta fue descrita a los ancianos en esa reunión que mantuvieron con la familia.

Jonathan Kendrick no concordó con la versión de la madre y la hija y que los tocamientos habían sido breves y por encima de la ropa.

A la Watchtower de Nueva York le fue comunicada la versión por los ancianos Clarke y Abrahamson.  Calificando en el informe la conducta como de abuso de menores y reconociendo el abuso sexual de la menor.

A partir de entonces, Jonathan Kendrick ya no servía en el cargo de siervo ministerial cuando en el año 1995 comenzó los abusos sexuales con Candace, pero todavía era considerado como un miembro respetable en la congregación.

Él seguía asistiendo al Salón del Reino.  Se relacionaba con todos los miembros.  Todavía era tratado como una persona confiable.  Y, a ninguno (de los miembros de la congregación) se le advirtió que él había abusado sexualmente de un niño.  Esto se mantuvo en secreto.

Jonathan Kendrick continuó participando en la obra de predicar, continuaba acudiendo a los domicilios particulares para estudiar la Biblia y a los servicios religiosos en el Salón del Reino.

La razón por la cual no se advirtió a nadie, era una norma escrita por la Watchtower de Nueva York en el año 1989.  Y en tal protocolo, con el que los ancianos no tienen derecho a discrepar, las directrices mandan que ciertos asuntos  --incluido los casos de pederastia--, sean mantenidos confidenciales, en secreto.

Y la razón para tal política, que ustedes leerán  --son unas directrices extensas que ocupan varias páginas--,  la razón mencionada una y otra vez en estas directrices era evitar las demandas judiciales y las consecuentes indemnizaciones económicas.

El Cuerpo Gobernante, a través de sus directrices, mostraba su determinación de situar sus propios intereses por encima de la protección a la infancia y la indiferencia a niños como Candace que fueron puestos en peligro con la presencia de pederastas identificados dentro de las congregaciones y el secretismo con los que se rodeaba a éstos.

Este es el caso que nos ocupa.

Ahora, quisiera hablar un poco sobre el daño sufrido por Candace.  Ella lo sufrió en silencio, un abuso que ocurrió en muchas, muchas ocasiones.

Eran unos abusos graves que trasgredían los derechos de ella.  Y, es triste decir que el contacto fue más allá de piel con piel, hubo desnudez, sexo oral y la introducción de objetos extraños en su vagina, como un bolígrafo.  Es el abuso sexual más horrible que se pueda sufrir, y ella lo sufrió en numerosas ocasiones.

Esto sucedió porque Jonathan Kendrick, siendo la persona servicial que era, se ocupaba de Candace cuando los padres de ésta no podían.  Los padres estaban muy ocupados con sus propios problemas.  Y, él la recogía para llevarla en su vehículo, para hacer de canguro, para practicar patinaje en línea o simplemente jugar, para llevarla a la casa de sus padres desde los lugares de reunión, o pasaba a saludarla, o para hacer un mandado.

En algunas ocasiones, los miembros de la congregación acudían al domicilio de Candace.  Neal (el padre de la muchacha) tenía una cabina de pintura y acudían para pintar sus vehículos, en una ocasión le pintaron el vehículo a la hermana Crawford.  Todos los ancianos ayudaban a ésta hermana que no podía atenderse a sí misma.  

Así, todos eran útiles los unos a los otros, formando parte cada uno de la vida de los otros.  Era parte de la esencia de la congregación.

Este abuso que ella sufría y mantenía en secreto, lo fue porque ella no confiaba en nadie.

Al poco, un año después, en el 1996, los padres de Candace se separaron y divorciaron.  A Candace le dieron sesiones de terapia familiar, principalmente por ella misma, con una mujer llamada Laura Fraser, una terapeuta familiar.

Laura Frase reside actualmente en San Diego.  La veremos y escucharemos en una videograbación.  Podremos escuchar la evidencia que nos presentará ella a todos sobre lo que sucedió.  

Ella nos describe la vulnerabilidad de Candace en aquellos años.  Que Candace era una niña que no tenía el cariño de su padre, ella competía a los testigos de Jehová, y su madre estaba incapacitada para cuidarse de ella.

De hecho, Candace era quien se ocupaba  --en muchos sentidos-- de la familia.  Según explica  Laura Fraser, Candace estaba viviendo de facto en una unidad familiar compuesta de tres niños.

Ella no tenía ningún lugar seguro en el que pudiera refugiarse.  Ella no podía contar con su madre ni tampoco con su padre.  Y sin acudir a ningún sitio, sufrió esta situación en silencio durante años.

Esto no es frecuente en las víctimas de la pederastia.  Ustedes van a oír sobre algo llamado como "adaptación al síndrome del niño abusado sexualmente", lo que los profesionales llaman "denuncia tardía".  En estos casos, el niño no dice nada.  Algunos sí que lo dicen  --como en el caso de Andrea--  si ellos sienten que tienen un lugar seguro para hacerlo.  Pero muchos no lo tienen.  Y Candace no lo tenía.  Ella sufrió esta situación en silencio.

Ella no habló nunca con nadie del tema; cuando ella tuvo 16 años entonces se lo reveló a una persona por primera vez.  Ella estuvo luchando contra la depresión, y se lo confesó a un médico cuando ella vio la ocasión, al Dr. Afruma, del hospital Bay Valley Medical Group.  Esta fue la primera ocasión que ella se lo mencionó a alguien.

En el año 2003, cuando ella tenía 18 años de edad, se lo dijo a uno de sus padres y luego al otro.  Su madre se había trasladado de domicilio  --a otro Estado-- y no le fue de ninguna ayuda.  Su padre, ya por su cuarto matrimonio, permaneció indiferente.  No se involucró.

Candace recurrió una vez más a automedicarse, durante sus años en el instituto escolar, para sobrellevar su trauma y sus propios sentimientos que no podía compartir con nadie.  

Se autoadministró medicamentos.  Automedicándose con medicamentos muy malos; metanfetaminas.  Las tomó por algún tiempo.  Durante años, iniciaba e interrumpía la automedicación.  

Así ella se evadía del trauma.  Pero, con el pasar del tiempo, ella empezó a sentirse capaz de mirar al problema de frente y valorar lo que le había pasado y así enfrentarse con su trauma.

Ella padece de estrés postraumático.  Ha pasado por períodos depresivos.  Ha pasado por períodos muy oscuros.

Pero su capacidad para adaptarse y resistir esas situaciones extremas por parte de Candace Conti ha hecho de ella  --desde hace dos años--  una persona seria (formal) y está en vías de alcanzar el título de técnico veterinario, con el fin de ser un miembro productivo en nuestra sociedad, para llegar a mostrar la buena persona que ha sido en su interior todos estos años.  

Ella necesitará ayuda terapéutica.  Necesitará mucha ayuda durante muchos años.  Habrá ocasiones en la que se sentirá vulnerable al daño emocional que le causaron los abusos sexuales.  Pero ella es una persona capaz de adaptarse y resistir a situaciones extremas, y tiene la capacidad de levantarse.

Cuando ella se reunió con los ancianos de Fremont para informarles de los abusos que había sufrido, en al año 2009, les dijo a ellos lo mismo que les dirá a ustedes del por qué está aquí; para asegurarse que los demás niños obtendrán protección.

Muchas gracias por su atención y su disponibilidad.  En nombre de la Srta. Conti y de un servidor, gracias.

Fin de la traducción apóstata a cargo de nuestro entrañable e ilocalizable Topo Ajalvireño.

Os iremos traduciendo las partes más interesantes de las transcripciones del juicio histórico, poco a poco..., ¡y gratis!  Siempre os pondremos el enlace correspondiente para que podáis consultar la documentación colgada en el sitio oficial.  Por supuesto, en esos enlaces también podréis leer lo que dicen los abogados de la confesión religiosa de los testigos de Jehová en su defensa.

El próximo día, podremos leer el interrogatorio por parte del abogado de Candace Conti, al anciano de congregación Gary Abrahamson..., ¡caña al mono!

Somos así; lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Puede decir lo mismo Testigo Humano, o los otros agentes Watch que pululan por Internet...?

¿Quién es el padre de la mentira y de la opacidad a espuertas?