viernes, 27 de julio de 2012

Profecías fallutas sin garantia para reclamar

Roberto M. (el Amanuense)



Libro:  “Las naciones sabrán que yo soy Jehová”... ¿cómo? 

Estimados camaradas ávidos del conocimiento verdadero sin trampa ni cartón:

Nuestro hermano fiel y discreto, Roberto M. (el Amanuense), se congratula de compartir con nosotros otro documento más para añadir a nuestra colección y biblioteca teocrática familiar, donde el cuerpo eclesiástico --los mandamases--  quedan retratados como lo que son..., ¡unos profetas fallutos!  ¡Gracias hermano Roberto!

Se trata de la cita de un libro editado y publicado por la confesión religiosa de los testigos de Jehová: “Las naciones sabrán que yo soy Jehová”... ¿cómo? (kj), año 1973, página 216. Hay que recordar que, los miembros de la confesión religiosa estábamos esperando el fin del mundo para el año 1975, y dos años antes la casta dirigente publica este libro profético donde se detallan de una manera espeluznante el cuándo y el cómo será la destrucción de todo aquél que no esté de parte de Jehová, o sea, ¡de toda persona que no se someta a la disciplina y autoridad de la entidad religiosa en cuestión!

Ante la proximidad del fin del mundo, todos nosotros deseábamos salvarnos e hicimos y dimos todo lo que estaba en nuestras manos con el fin de alcanzar la salvación eterna que nos prometía la Sociedad Watchtower.  Todos queríamos entrar al Nuevo Orden.  Todos queríamos formar parte de la Sociedad del Nuevo Mundo.  Todos queríamos nuestra parcela en el paraíso prometido de Watchtowerlandia.  "Año 1973, ¡faltan tan solo dos años para el fin del mundo!  ¿Qué directrices nos dará el Cuerpo Gobernante sobre cómo será ese aterrorizador fin y qué tenemos que hacer para salvarnos...?  ¡No me lo puedo perder! ¡Tengo que comprarme el libro!", seguramente, muchos de nosotros dijimos eso.

La Voz de Dios en la Tierra, el exclusivo canal de comunicación de Dios con la humanidad, los que reciben la luz de la profecía bíblica directa desde las Pléyades, nos profetizaron lo siguiente:
"En breve, dentro de nuestro siglo veinte, empezará la “batalla en el día de Jehová” contra el antitipo moderno de Jerusalén, la cristiandad".
La preguntas que tendría que contestarnos el Cuerpo Gobernante, sería: ¿Y qué hay de lo mío?  Ha pasado todito el siglo XX y aquí no hemos visto el cumplimiento de la profecía watchtoweriana.  ¿Pasará lo mismo con el resto de la profecías que nos estáis vendiendo desde hace un siglo?  ¿Qué credibilidad tenemos que daros?  ¿Qué hay de las palabra de Jeremías: "Aquí estoy yo contra los profetas de sueños falsos,’ es la expresión de Jehová, ‘que los cuentan y hacen que mi pueblo ande errante [descarriado] debido a sus falsedades y debido a su jactancia"?

Sí, hermanos del Governing Body Bank, ¡nosotros queremos saber de dónde proceden vuestras profecías fallutas!  ¿Nos pediréis alguna disculpa..., o, la culpa será de Dios por haberos transmitido esta falsa profecía?  ¡No queremos más profecías fallutas!  ¡Las próximas las queremos con un certificado de garantía!  No pagaremos más por engaños teocráticos de medio pelo.  Falláis más que una escopeta de feria.

Y, esta información que hemos colgado y comentado hoy, la vamos a compartir con nuestros hermanos de confianza, con nuestras revisitas y con nuestros familiares.  ¡Vamos a mostrar a los demás que no se puede confiar en vuestras profecías de tres al cuarto! Nos habéis engañado como a chinos, pero, recordad: "Una y no más, Santo Tomás".

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y de la profecía falluta?