martes, 15 de mayo de 2012

Los testigos de Jehová, las enfermedades mentales y el suicidio





Estimados camaradas felices de vivir con las normas que dicta la Voz de Dios en la tierra:

El compañero Scott77, desde el foro en inglés más cañero, nos ilumina y trae a colación un tema que nos afecta a muchos de nosotros.  De hecho, según el Cuerpo Gobernante, nos afecta a todos nosotros por el sólo hecho de no estar conformes con su opacidad financiera  --¡entre otras cosas!--.  Según el cuerpo eclesiástico de los testigos de Jehová, todos nosotros los apóstatas, somos..., enfermos mentales.

Pero, una vez descartados nosotros de un plumazo por arte de birlibirloque teocrático, nos queda una pregunta pendiente: ¿cuál sería el índice de problemas mentales y de suicidios entre los testigos de Jehová?  Para descubrir algo de este submundo desconocido, donde la confesión religiosa no aporta ninguna estadística sobre estos temas escabrosos debemos remitirnos a diversas fuentes de información.  Desde luego no podemos tener datos concretos, pero intentaremos hacernos una idea superficial con la ayuda de nuestros conocimientos sobre el estado de nuestros familiares y amistades más próximas dentro de la congregación donde servimos fielmente.

Primero, nos adentraremos someramente en la base teórica y teológica por la que los testigos de Jehová tienen la obligación teocrática de ser felices.  Nos remitiremos a parte de un artículo publicado en el B.O.E. de los testigos de Jehová a nivel mundial: 
POR QUÉ SON FELICES LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ 
Hoy los testigos de Jehová reconocen la obediencia a la ley. Obedecen primero la ley de Dios. Es suprema. Luego reconocen sujeción a la ley de los gobiernos de la Tierra a menos que ésta contradiga directamente la ley de Dios. [...]  En tercer lugar, siguen el principio de que la jefatura de familia le corresponde al esposo y el de sujeción a la ley de la familia. (1 Cor. 11:3; 1 Ped. 3:1-6) ¿Debe uno compadecerse de ellos a causa de esto... porque no participan en motines, manifestaciones, programas políticos ni revueltas? ¿Los ve usted con la cara triste? No; al contrario, todo el mundo reconoce que son felices. 
A menudo se les ha preguntado a los testigos de Jehová: ‘¿Qué los hace tan felices? Ustedes van de casa en casa con su mensaje y muchas personas los tratan ásperamente; salen cuando llueve, cuando hace frío, a efectuar su trabajo. No lo entiendo.’ Bueno, ¿les es gravosa la ley de Dios a ellos como cristianos? ¿Hacen feliz a una persona las cosas gravosas? Se debe a que la ley de Dios es la VERDAD y es para el bien de la persona. La ley de Dios jamás ha hecho infeliz al que la haya obedecido. [...] 
Conocen la verdad y la verdad los ha libertado como dijo Jesús, en Juan 8:32: “Conocerán la verdad, y la verdad los libertará.” No los engañan las promesas de los hombres. Se enfrentan a los hechos sin rodeos. Están libres del temor de la muerte y de los pesares que provienen de los puntos de vista religiosos acerca de la muerte. Sus familias están unidas y felices.  [...] 
En vez de tratar de establecer un gobierno mejor, las personas a quienes les parece que existen injusticias deberían hacer lo que los testigos de Jehová están haciendo, a saber, acudir a la ley de Dios, y aun ahora, aunque vivan bajo un sistema injusto, serán felices, tal como lo son los testigos de Jehová. [...] 
Los que buscan la libertad por vía del desafuero realmente llegan a estar cada vez más encerrados, porque todo obra contra ellos. Llegan a estar bajo el poder de líderes que los meten en dificultades; llegan a estar envueltos en enemistad, odio, contienda, peleas, frustraciones. Se enredan en divisiones a causa de raza, política, nacionalismo y religión. [...]

La Atalaya de 1 de noviembre de 1970, página 657
Sin embargo, curiosamente, el camaradas Scott77, nos relata lo siguiente:
El uso del Prozac entre los testigos de Jehová, betelitas, superintendes de circuito y distrito; según Gerrit Lösch
"Cualquier betelita que haya servido los últimos 5 ó 6 años, recordarán las palabras de Gerrit Lösch en la Adoración Matutina, cuando mencionó que un 40% de los que sirven en el tiempo completo (betelitas, misioneros, superintendentes de circuito y distrito) utilizan antidrepresivos, tales como el Prozac.  Un fenómeno grave que afecta a muchos.  Pero, si nos fijamos detenidamente y escarbamos un poco, nos damos cuenta que los casos se multiplican". MC Rubbert Mallet
"Conozco el caso del hijo de un anciano que se suicidó y le hicieron el discurso de funeral en el Salón del Reino.  Por eso, opino que la norma de no hacer discursos de funeral a los suicidas en el Salón del Reino, no debe ser muy estricta.  Hay grandes cantidades de evidencia anecdótica y estadísticas que sugieren que los testigos de Jehová tienen un índice de suicidios mayor que la población en general, además de tasas más altas en depresión y ansiedad.  Por eso pienso que que depende de las circunstancias y la posición del testigo de Jehová en el momento de su muerte".  Biometrics
Finalmente, el cofrade Scott77, pone nuestra cabeza enfermiza a trabajar con una pregunta:
"Mi pregunta es la siguiente: Si los Testigos están tomando antidepresivos, ¿dónde está el tan cacareado espíritu santo que dicen tener y que les proporciona es paz interna?".
El compadre Biometrics, añade una reflexión apropiada y teocrática:
"Si alguna vez saliera a luz la verdad, sospecho que más del 50% de los testigos de Jehová están siendo medicados para la depresión, o padecen algún grado de depresión.
En mi círculo íntimo de amistades, quienes son testigos de Jehová, encuentro lo siguiente:
Un hermano que está siendo permanente tratado con antidepresivos y que un par de veces le han aplicado electrochoques.
Su esposa está constantemente tomando antidepresivos y actualmente está tomando litio.
El hijo, testigo de Jehová, de 14 años, intentó suicidarse colgándose.  Yo estaba allí cuando la policía llegó.
Mi propia hermana, testigo de Jehová, está tomando antidepresivos.
Mi propio hermano estuvo tomando antidepresivos siendo testigo de Jehová.  ¿Por qué, casualmente, ya no los necesita desde que abandonó la confesión religiosa?
El hijo de un amigo que es anciano, se suicidó en el garaje colgándose, a la edad de 35 años.  Dejando esposa y dos hijos.
Una hermana que ha muerto de cáncer de hígado, y que se sospecha que ha estado causado por una toma prologada y excesiva de antidepresivos.
He oído muchos rumores sobre otros muchos casos de Testigos que están tomando antidepresivos.  La mayoría no les conozco personalmente, por eso no los menciono aquí.
¿Concuerda todo esto con un lugar de sosiego y paz?  Pero, si se te ocurre decir que los testigos de Jehová sufren de altos índices de depresión entre sus filas, se le echa la culpa a la presión que ejerce sobre ellos Satanás.
De los amigos mundanos que tengo, sólo uno se medica con antidepresivos". 
Otro compañero impenitente, Billy the Ex-Betelite, nos ilumina algo más:
" [...] Cuando dejé Betel, estaba medicándome con antidrepesivos.  Y no era el único.  Había bastantes que acudían al Departamento de Enfermería por este motivo.  En Betel también teníamos un psicólogo, el Dr. Chitrakar.  Un día acudí a su consulta y dijo que podía sentirme tranquilo, tenerle completa confianza y contarle CUALQUIER COSA..., ¡a menos que se tratase algo de naturaleza judicial (delito tipificado por la confesión religiosa como merecedor de uno de sus Comités Judiciales)!.  Entonces, ¿qué sentido tenía acudir a su consulta, si no podía sincerarme con él?: Me deprimí porque llegué a sentir que estaba desperdiciando mi vida  y que estaba atrapado en una secta.  Él no era la solución, sino parte del problema". http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/beliefs/225261/1/Prozac-Use-Among-JWs-Bethelites-Circuit-Overseers-and-District-Overseers-What-Gerritt-Loesch-Said
En mis tiempos, en el Betel de Ajalvir, el tema de estar deprimido era uno tabú y, por lo tanto, el que lo estaba se callaba como un cuco.  Había miedo a que a uno lo estigmatizaran como de betelita deprimido. Parecía que eran cosas contradictorias el estar viviendo felizmente en la Casa de Dios con el espíritu santo deambulando por todos: los pasillos, habitaciones y estancias, ¡y a la misma vez estar profundamente desanimado y sin consuelo!  Sin embargo, sí tuve conocimiento de varios hermanos y hermanas betelitas que enfermaron de depresión lo suficiente como para no asistir a las reuniones de congregación.  Según se contaba, algún matrimonio tuvo que coger sus maletas y marcharse de Betel porque uno de los cónyuges no se curaba de la depresión ni con la ayuda del espíritu santo.  Por propia experiencia, puedo afirmar que una persona enferma no interesa en Betel: es muy mal ejemplo estar deprimido al grado de no poder asistir a las reuniones de congregación.  Por parte, el Branch Organization Manual, decía que una persona que falta a su puesto de trabajo más de 12 días al año..., no es rentable y te tienen que dar la papela.  Otra cosa es que tu profesión en Betel sea muy necesaria o que tengas algún miembro del Comité como avalador de tu persona..., ¡entonces siempre pueden haber excepciones teocráticas!

El asunto sería, que cada uno de nosotros pudiese comparar lo que informan aquí nuestros hermanos, con la realidad de nuestras propias congregaciones, ¡y más o menos hacernos un cálculo aproximado sobre el porcentaje!  Sobre mi entorno, he intentado contar por encima entre hermanos y compañeros ancianos que llevan muchos años deprimidos y mis cálculos conservadores se acercan a ese 40% que mencionaba el hermano Gerrit Lösch.

Entonces, ¿a qué se debe esa risa de oreja a oreja  --como si anunciasen un dentifrico-- que caracteriza a los testigos de Jehová?  Aquí tenemos que hacer una salvedad.  Primero, es normal que cuando un agente comercial nos quiere vender un producto..., sea lo más simpático del mundo y luzca y nos seduzca con una radiante sonrisa.  Por lo tanto, la sonrisa que llevamos en la predicación, no es otra cosa que una técnica de mercadotecnia.   Luego, tenemos la sonrisa obligada cuando asistimos al Salón del Reino, o cuando entra por primera vez una persona ajena a la confesión religiosa a una de nuestras reuniones semanales.  Este bombardeo risueño está escrito en el guión por el Cuerpo Gobernante.  Es algo ficticio e irreal y tiene el propósito de captar al nuevo adepto en potencia.  Para conocer el estado de ánimo de alguien, medianamente bien, tienes que verle en casa con sus más íntimos (y a veces ni aún allí, se puede ser sincero si están atrapados en la garras de la Watchtower).  Conozco a muchos que, en el Salón del Reino son todo sonrisas y, en su casa, son auténticos demonios para con sus familias.  Así, podemos decir que no nos podemos basar en la sonrisa que lucen los Testigos cuando realizan actividades públicas, si queremos medir de alguna manera su grado de felicidad.  Si no, por la misma regla de tres, podríamos afirmar que todas las personas que aparecen en los anuncios televisivos, son irresistiblemente felices.  Esa sonrisa publicitaria es eso..., ¡mera publicidad!

Sin embargo, el tema da para más.  De modo que, escribiremos otro post, donde aportaremos más datos concretos y alguna bibliografía al respecto.

¿Quién es el padre de la mentira y los vertidos tóxicos de tapadillo en el nombre de Dios?

http://www.seanet.com/~raines/mental.html