martes, 15 de mayo de 2012

Disculpas a los lectores

JHK, en un foto reciente
Estimados cofrades en este vía crucis watchtoweriano:

Estoy muy agradecido a todos aquellos de vosotros que me estáis escribiendo a mi dirección de correo electrónico: johnhenry.kurtz@gmail.com  Gracias por todas las molestias que tomáis para conmigo y hacia toda la hermandad.


Algunas veces, publico rápidamente la información que me enviáis.  Otros veces..., tardo mucho, ¡lamentablemente!  La mayoría de vosotros os identificáis con un nick o apodo, mientras que otros me escriben con su nombre real.  No obstante, quiero hacer una salvedad en esto: un servidor nunca pide datos personales a nadie..., ¡otra cosa es que ése alguien voluntariamente desee darlos sin que nadie se los pida!  ¿Por qué hago esto?  Porque los agentes Watch están en la Red para intentar recabar nuestros datos personales con el fin de  --posteriormente--  pasar estos datos a los cuerpos de ancianos correspondientes y que éstos nos hagan uno de sus Comités Judiciales en la trastienda del Salón del Reino, y así identificarnos y neutralizarnos.  ¡Ese es su objetivo y razón de ser!


¿Por qué soy tan celoso en proteger los datos personales, tanto propios como ajenos?  Todos los que somos miembros o hemos sido miembros de la confesión religiosa, sabemos lo que significa el que te expulsen o te desasocien vía expeditiva de la comunidad: tu muerte social y familiar, todo tu mundo conocido deberá hacerte el vacío por orden de la dirección de la entidad religiosa. https://picasaweb.google.com/formerwitness/CENTRODEDOCUMENTACIONPERMANENTESOBRELAEXPULSIONENLOSTESTIGOSDEJEHOVA

Si alguien, alguna vez, desea abandonar libremente esta confesión religiosa, debe ser él quien maneje los tiempos..., ¡no que se vea forzado por causas externas!

Lo he repetido en muchas ocasiones: un servidor no vive de este blog, ¡vivo de mi trabajo!  Por lo tanto, como todos vosotros, hay temporadas en las que estoy más ocupado que en otras.  Estoy tan ocupado como vosotros y muchas veces no puedo siquiera responder a quienes amablemente me escriben..., ¡lo siento mucho!  Por este motivo os pido disculpas públicamente..., ¡a todos y cada uno de vosotros!  De hecho, el sólo hecho de mantener el blog vivo, me cuesta trabajo y esfuerzo.

Los correos no los borro, los dejo en la bandeja de entrada, pendientes, y con la esperanza de que algún día pueda contestarlos.  Os pido compresión, aunque a muchos, tal vez, no pueda nunca contestar.  Pero, no os lo toméis como una falta de cortesía, es simplemente falta material de tiempo libre.

Os envío una abrazo a todos vosotros.

¿Quién es el padre de la mentira y la opacidad financiera?