martes, 24 de abril de 2012

6.600.000 dólares..., ¡para la saca!: "El fin del mundo acelera la Obra Mundial"


Ver mapa más grande

http://www.crainsnewyork.com/article/20120423/REAL_ESTATE/120429969

Estimados cofrades que estáis hoy en Sevilla:

El espíritu de Juan Kurtz se me ha aparecido esta madrugada en las visiones de la noche; con su sombrero cordobés, su capa española y una copa de fino en su mano derecha.  Decía que ha bajado del cielo esta semana, para no perderse la feria de Sevilla.  Me planteó un dilema profético y encriptado para que lo pudiésemos resolver los hermanos fieles de la Honorable Hermandad Apóstata:
"Se veía a todo el Cuerpo Gobernante reunido en su sala de juntas el miércoles por la mañana, discutiendo sobre cuántos años más se debía añadir a la generación de 1914 para que pudiese bíblicamente llegar al año 2024.  ¡No había consenso!    Entonces, sorprendentemente, apareció una mano que escribía en la pared las siguientes palabras ininteligibles para el oído humano: Pillo, pillo, que te pillo.  Me lo llevo crudo al paraíso.  Todo el Cuerpo Gobernante se quedó estupefacto..., mudo.  Con los ojos abiertos como platos. Mirándose los unos a los otros con cara de quien ha sido pillado con el carrito de los helados.  El único que consiguió pronunciar palabra, fue el hermano Guy, que exclamó: "¡Nos han trincado! ¡Agua!".  Seguidamente, todos los miembros del Cuerpo Gobernante se escondieron debajo de la mesa con el miedo pintado en sus caras y esperando una maldición divina". 
Entonces, boquiabierto, le pregunté a Juan Kurtz: "Juan, ¿estas palabras qué quieren decir?". 
"En el tiempo del fin el verdadero conocimiento será abundante.  Los que tienen entendimiento podrán ver las señales de mucho tiempo atrás.  Verán cómo los bienes del Amo..., serán vendidos con nocturnidad y alevosía..., de tapadillo.  El dinero lo pillarán y no lo verán jamás".  Me contestó Juan. 
Después de esto, le hice la siguiente pregunta: "Juan, ¿quién pilla el dinero y adónde se lo lleva?".
Me respondió: "Los más perspicaces leerán y creerán.  A ellos se les concederá entender el enigma y su solución.  Podrán seguir  --con los ojos del entendimiento--  el rastro del dinero y quien lo trinca".
Una vez dicho estas palabras, me desperté súbitamente, me dirigí al oráculo  --el ordenador--  y se me apareció la noticia que os quiero comentar.  Pensé, ¿será esta la señal?  ¿Estará aquí la respuesta?  ¡Juzgad vosotros mismos, queridos lectores!

La periodista Amanda Fung, ha escrito una noticia en el crainsnewyork.com:
El edificio de apartamentos de siete plantas en el 183 de Columbia Heights (Brooklyn) ha sido vendido por la cifra teocrática de 6.600.000 dólares estadounidenses.http://www.crainsnewyork.com/article/20120423/REAL_ESTATE/120429969
Así, el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová se ha metido en el bolsillo esta modesta cifra que, sin duda, le servirá para poder pasar el mal trago del fin del mundo con sus necesidades materiales bien cubiertas.  Una cosa es tener la esperanza de vivir en los cielos, y otra los bienes terrenales.  Una cosa es escupir de boquilla sobre el dinero como raíz de todo mal..., y otra invertirlo en los hedge fund.  ¡Una cosa no quita la otra!

En este proceso de descapitalización acelerado, como no llegue pronto el fin del mundo..., ¡van a vender hasta la pirámide de la tumba de Russell!

Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y la opacidad financiera y teocrática?  ¿Se puede servir a Dios y a Mammón?