domingo, 6 de noviembre de 2011

Los trasplantes son canibalismo: la historia de un despropósito

El B.O.E.: ¡Despertad! 8 de septiembre de 1968,  página 22
Estimados compañeros de conventículo:

Ni queremos ni podemos olvidar el integrismo de los mandamases de la confesión religiosa.  Desde el año 1967, hasta el 1980, los trasplantes de órganos eran considerados como auténtico canibalismo del que debería alejarse cualquiera que quisiese seguir siendo miembro de la confesión religiosa del notorio arraigo y olé.  La otra opción: la expulsión.

De tanto en tanto, los diferentes agentes Watch a sueldo, niegan y reniegan que la confesión religiosa nunca dijese tal cosa: aceptar un trasplante de órganos equivale a canibalismo puro y duro.  Es nuestra obligación documentar la historia de un despropósito pseudoteológico que, sin duda, afectó las expectativas y la calidad de vida de testigos de Jehová enfermos con necesidad de un trasplante de órgano.

Como marca característica de la casa, los caciques de la confesión religiosa  --el Cuerpo Gobernante--  nunca piden ni perdón ni disculpas por las consecuencias de su teología talibanesca.  Ellos se autoproclaman el único canal de comunicación de Dios con la humanidad.  Por lo tanto, de alguna manera, el último responsable de todos sus despropósitos..., es Dios.  Ellos están por encima del mal y del bien.  Por encima de las consecuencias de su praxis religiosa.  Definitivamente, ¡no tienen vergüenza torera!

El trabajo de los apóstatas, es documentar nuestra historia reciente y que el lector avispado pueda sacar sus conclusiones a la hora de seguir a pies juntillas las doctrinas, de éstos indocumentados, en materia sanitaria.  La obediencia ciega a un líder, o líderes, nunca dio buenos resultados.

Por este motivo, en la revista oficial de la confesión religiosa, ¡Despertad! del 8 de septiembre de 1968, página 22, dice así:
Hay personas, como los testigos cristianos de Jehová, que consideran todos los trasplantes entre humanos como canibalismo; y, ¿no es caníbal utilizar carne de otro humano para la propia vida de uno?
De modo que, los escaldados por éstos teólogos por correspondencia, nos preguntamos, ¿cuántas personas más deberán morir por no aceptar transfusiones de sangre..., antes de que cambien de doctrina por enésima vez en la cortísima historia de este movimiento religioso?

Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira?

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/02/las-razones-teologicas-para-rechazar.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/08/repudian-su-hijo-por-habersele.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2008/03/blog-post_05.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/10/64-ninos-mueren-al-no-vacunarse-por.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/11/supeditamos-la-salud-general-las.html