lunes, 6 de junio de 2011

La mano negra que mece la cuna: transfusiones de sangre

Clara Campoamor (esposa fiel y apóstata free lance)


El B.O.E.: ¡Despertad! 22 de agosto de 1967, páginas 20 y 21

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2009/09/es-responsable-el-cuerpo-gobernante-de.html

http://www.ajwrb.org/

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/bloodtransfusionanddonation.html

http://www.watchtower.org/s/hb/index.htm (para descargarse folleto de la Watchtower)

Estimados camaradas víctimas de la pseudoteología watchtoweriana:

Nuestra compañera de fatigas, Clara Campoamor, con acceso a la biblioteca teocrática familiar  --amplia y bien surtida-- ha tenido la atención de compartir con nosotros las verdades funestas del cuerpo eclesiástico de los testigos de Jehová: el todopoderoso Cuerpo Gobernante.  ¡Gracias, Clarita!  Estás acumulando tesoros en los cielos, y no como en Governing Body Bank que los amasa aquí en la tierra.

Nada es por casualidad.  Y, en el asunto que venimos denunciando repetidamente, como lo son las transfusiones de sangre y los testigos de Jehová, ¡tampoco nada es por casualidad!  Todo tiene un por qué.  Cuando a siete millones de personas, les cambia su conciencia simultánea y puntualmente, sobre la cuestión de la sangre, al son que les marca el Cuerpo Gobernante, uno no puede menos que cuestionarse si la gente actúa individualmente y con su conciencia por bandera..., ¡o hay una mano que mece la cuna!

El artículo de hoy, es la enésima muestra más, que ilustra la información que recibe el testigo de Jehová medio por parte de su confesión religiosa en temas de salud: verdades a medias y muy interesadas..., y perjudiciales.  Porque informar al personal sólo de los peligros pontenciales de las transfusiones de sangre y, nunca de sus beneficios, ¿es eso informar verazmente al miembro de la confesión?  Con los años de estar uno leyendo esta información parcial y sesgada, ¿qué opinión tendrá el miembro de la confesión religiosa con respecto a la transfusiones de sangre?  ¿Qué pensará del médico que le recomienda que acepte una transfusión de sangre para salvar su vida?

Analicemos el artículo que aparece en el B.O.E. de la confesión religiosa: la revista ¡Despertad! del 22 de agosto de 1967, páginas 20 y 21:

El tema del artículo ya lo dice todo:
Las transfusiones de sangre son peligrosas  No dice que pueden serlo, sino que lo son.
[...] el hecho de que las transfusiones de sangre son peligrosas debería impedir a los médicos y jueces el administrar transfusiones contra la voluntad de los pacientes que tienen escrúpulos de conciencia contra tal uso de la sangre.   Este es uno de los objetivos del artículo; el intento de deslegitimar a jueces y médicos.  El otro, influir en la opinión de los miembros de la confesión religiosa y, a la vez, que puedan apreciar cuánto se interesa por ellos el Cuerpo Gobernante.
¿Es grande el peligro?  Tan solo en los Estados Unidos se pierden anualmente 6.750 vidas  --una cada hora y veinte minutos--  a causa de las reacciones hemolíticas por transfusiones de sangre total incompatible.  Eso según una revista médica del año 1966.  Lo que se les olvida mencionar son los beneficios de las transfusiones de sangre en este mismo sentido: cada año cerca de 5.000.000 millones personas salvan su vida por los transfusiones sanguíneas..., sólo en los EE.UU.  http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/bloodtransfusionanddonation.html
Seguidamente, se explayan en los perjuicios que pudieran tener las transfusiones de sangre, obviamente omitiendo los beneficios..., ¡como de costumbre!  Hacen un resumen sobre las posibles enfermedades que pudiera uno por transfundirse sangre.  Sin embargo, omiten información como la siguiente:
A algunas personas les preocupa enfermarse por donar o recibir sangre. Es posible, pero muy raro. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos y otras organizaciones que reciben donativos de sangre garantizan que la sangre es sana. Cada donativo se somete a pruebas para detectar el VIH/SIDA, hepatitis C, sífilis y varias otras enfermedades que pueden transmitirse a través de la sangre. Algunas personas que saben que pueden necesitar sangre durante una cirugía donan su propia sangre antes de tiempo. Este es el tipo más seguro de transfusión.  http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/bloodtransfusionanddonation.html
Además, sobre este tema, se callan como cucos, y no dicen a sus miembros que ciertos componentes sanguíneos que la confesión religiosa considera aceptables para un cristiano..., ¡también tienen esos posibles riesgos!  O somos, o no somos.  Riesgos en las transfusiones, pero no en los productos compuestos por componentes sanguíneos que yo recomiendo, ¿no?  ¿No quieres riesgos?  ¿Buscas el riesgo cero?: donar tu propia sangre antes de que te operen y que la tengan almacenada por si la necesitas en la operación.  Lo que pasa es que la entidad religiosa también se oponen a esto.

Después, en la página 21, en la columna de la izquierda, el último párrafo, allí se devanan los sesos:
En particular las transfusiones masivas de sangre representan peligros.  [...]  La hemorragia es otro riesgo de las transfusiones masivas.  En el artículo, siguen con otra serie de riesgos que tienen las transfusiones masivas.  Otra vez, lo que se olvidan de decir a sus miembros es: la cantidad de vidas que salvan estas transfusiones masivas.  ¿Qué pasaría con los accidentados que han perdido muchísima sangre y que necesitan con urgencia reponerla...?  ¿Tiene alguna sugerencia que dar al personal médico?  Todo esto es demagogia y, tiene su puntito de "intoxicación" al no presentar los pro y los contra de una cuestión vital de esta naturaleza cuando la vida de la gente está en peligro.  ¡No se puede jugar con la vida de las personas como lo hace la confesión religiosa con sus patrañas informativas!
Para finalizar, no se olvidan de incluir el factor de error humano.  Cierto.  Todo intervención quirúrgica y todo tratamiento  --con sangre o sin ella--, ¡la simple aplicación de anestesia!, todo tiene un riesgo.  Pero, esto no debe ser óbice para operarnos cuando sea imprescindible para salvar nuestra vida, o la de nuestros hijos, ¿no?

En fin, es un artículo para leer despacio y para pensar qué es lo quiere que deduzcamos la confesión religiosa al leerlo.

Con vosotros, por vosotros, por todos.  La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, ¿quién es el padre de la mentira?

P.D.:

Divulguemos el evangelio verdadero entre nuestras amistades, compañeros de clase, profesores y personal facultativo.