lunes, 29 de noviembre de 2010

¿Supeditamos la salud general a las convicciones? ¿Dónde está el límite?


http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1315037

http://es.reuters.com/article/topNews/idESMAE6AO0FH20101125

http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2010/10/64-ninos-mueren-al-no-vacunarse-por.html

Estimados camaradas sedientos de la verdad verdadera sin fecha de caducidad:

El pasado 11 de octubre de 2010, en este blog, nos hicimos eco de una noticia espeluznante: 64 niños que murieron al no vacunarse por convicciones religiosas.  Además, en estos últimos días, en Argentina y España, unos jueces han obligado a unos niños a vacunarse cuando sus padres se oponían por diferentes causas..., ¡tan legítimas como lo puedan ser las religiosas!

Para los testigos de Jehová no es nada extraño todo esto de objetar a determinados tratamientos médicos por razones religiosas  --de hecho, los mismos testigos de Jehová estuvieron muchos años oponiéndose a las vacunas, por motivos religiosos.  Afortunadamente, eso ha quedado en el pasado no tan lejano--.

Las noticias de estos días, la dan la Agencia Reuter y un periódico de Argentina, cuyos enlaces correspondientes tenéis arriba.  Os las resumo en parte y os animo a que las podáis leer íntegramente en los enlaces.  ¡Va por ustedes!
MADRID (Reuters) - Un juez de Granada ha autorizado la vacunación forzosa de 35 niños en contra el sarampión en Granada, informó un portavoz de los tribunales andaluces.

La medida no tiene precedente en España, según la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, que fue el organismo que pidió la intervención judicial para frenar un brote epidémico de sarampión detectado a principios de mes en un colegio de Granada, ante la negativa de algunos padres a vacunar a sus hijos.

El brote de sarampión - una enfermedad infecciosa causada por un virus especialmente entre niños y adolescentes y uno de cuyos principales síntomas son manchas de color rojo en la piel - afectaba el jueves a 46 personas, de las que sólo ocho son adultos.
Desde Argentina:
 María José Lucesole 

Corresponsalía La Plata 
LA PLATA.- Por una resolución sin antecedentes, la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires obliga a un matrimonio a vacunar a su bebe, de manera urgente, dado que la pareja se niega a hacerlo por practicar un sistema holístico de medicina denominado ayurveda.
El máximo tribunal provincial dispuso que el matrimonio, de Mar del Plata, aplique al bebe las dosis obligatorias del Plan Nacional de Vacunación, "en el plazo perentorio de dos días bajo apercibimiento de proceder a la vacunación en forma compulsiva y sin perjuicio de usar la fuerza pública".

La clave del asunto está en saber lo siguiente: ¿dónde debe colocar los límites el estado de derecho a este despropósito amparado en razones: religiosas, filosóficas o de medicinas alternativas no comprobadas científicamente?  ¿Debe el Gobierno de España, garantizar estos "derechos"?  Por ejemplo, si a los testigos de Jehová se les permite morir por ser incompatible las transfusiones sanguíneas con sus creencias religiosas, ¿por qué puede no argumentar lo mismo un servidor en el tema de las vacunas? O, ¿por qué no puede una esposa hindú morir en la hoguera con su marido fallecido.., siguiendo sus creencias religiosas? http://es.wikipedia.org/wiki/Sat%C3%AD_(tradici%C3%B3n)

No sabemos cuántos testigos de Jehová murieron en su día por rechazar las vacunas como cosa del Diablo,siguiendo las directrices de su confesión religiosa..., ¡con las mismas "razones" bíblicas por las que hoy rechazan las transfusiones sanguíneas!  Tal vez, mañana, o dentro de unos pocos años, la confesión religiosa reciba una nueva luz y los testigos puedan escoger libremente el transfundirse sangre o no, pero, mientras tanto,¿cuántos miles de testigos de Jehová habrán muerto en aras de una verdad caduca..., como lo fue la prohibición de la vacunas o los trasplantes de órganos?  ¿Ha asumido el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová alguna responsabilidad por los muertos por estas doctrinas que ya caducaron...?  ¿Esperamos de pie o mejor nos sentamos?

¿Está el Estado, garantizando y cuidando de la vida de sus ciudadanos adecuadamente, al hacer excepciones ilógicas en materia sanitaria, cuando la vida del paciente corre peligro?

La teología integrista de ciertos grupos religiosos no debería encontrar amparo en la legislación española en este sentido, ¡máxime cuando estos preceptos religiosos  --con el tiempo--  han resultado que tenían fecha de caducidad!