lunes, 19 de abril de 2010

No se puede servir a Dios y a Mammón..., ¿o si?

¿Dónde está el dinero?

"Es triste pedir, pero más triste es robar. ¡Una limosna, por caridad!".
http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/2010/04/el-cuerpo-gobernante-los-testigos-de.html

Estimados camaradas que desconocéis cómo puede viajar el dinero sin tener pies:

Nuestro compañero Nízam, desde las catacumbas ultra apóstatas, nos envía esta buena nueva para poner al día a todos los pardillos de los publicadores ibéricos y allende los mares. El tío es un crack, el maestro de los disfraces: de día todo un ejemplo watchtoweriano y, de noche, un colaborador de la Resistencia Apóstata. Por otra parte, hace unos días que el camarada Numérico, desde el otro lado del charco, nos puso sobre aviso colgando esta excelente información que proviene del Esclavo Fiel y Discreto..., ¡ciertamente, es discretísimo con el tema del dinero de nuestras donaciones en metálico! ¿Y lo de fiel? Bueno, sobre eso no sabemos nada de nada porque nunca --pero nunca nunca-- nos han presentado ni un balance financiero anual de lo que entra anualmente en la Sede Nacional, ni en qué conceptos se gastan el dinero. O sea, sobre la fidelidad económica no podemos concederles un aprobado. Y, ¿qué tal una auditoria financiera independiente..? ¿Que qué..? ¿Dudáis de la Voz de Dios en la tierra..., en el tema del dinero? ¡Eso de pedir una auditoria es una ofensa y es pecar contra el espíritu santo y contra todo lo sagrado!

Las pasadas asambleas nos sorprendieron con un nuevo método para poder hacer donaciones económicas..., la tarjeta de crédito o débito. ¿Qué hay de aquello que dice la Biblia: "Lo que haga tu mano derecha no lo sepa tu izquierda"? Bueno, esas palabras aplican cuando les interesa a los pedigüeños. Se suponía y se había predicado hasta el hartazgo que las contribuciones cristianas debían ser anónimas..., ¡hasta que llegó la crisis de fe y de la mano, la crisis económica de la Voz de Dios en la tierra! Ahora, sí se puede saber: cuánto, dónde, quién y a qué hora se donó dinero a la Sociedad, ¿dónde encaja esto con el principio bíblico antes mencionado? ¿La necesidad justifica los medios para satisfacerla?

¿Qué podemos comentar sobre la carta susodicha? Pues más de lo mismo..., ¡queremos dinero, concretamente el vuestro! La Orden de Voto de Pobreza y el Santo Pedir va al grano: "Deseamos que los ancianos ayudéis a los hermanos a comprender la importancia de apoyar económicamente la obra del Reino". ¿Qué es lo que les pasa a los hermanos para no comprendan la importancia capital de donar dinero para la causa? ¿Cómo los hermanos comprendimos la necesidad de aportar muchos millones de euros para construir nuestra catedral en Ajalvir y, ahora que el fin del mundo está a las puertas, con la promesa del Nuevo Orden Watchtoweriano con vida eterna en perfecta juventud..., el personal recula como las mulas y no quiere soltar el parné? ¿Qué los ha desengañado? ¿Porqué ese cambio de actitud hacia la obra del Reino? ¿Tendrá algo que ver el que sepan que pretendéis vender con nocturnidad y alevosía la Betel ajalvireño..., sin contar para nada con quienes han puesto el dinero? Señores, ¡un poco de por favor! ¡Un poco de autocrítica! El publicador ibérico y allende los mares no es irremediablemente pardillo integral..., ¡tiene ojos y odíos..., en la red!

Pero, ¿qué puede hacer los ancianos para enderezar este entuerto y lograr que los hermanos vuelvan a tener fe en Organización y echen dinero en la alcancía con alegría? ¿Qué les recomienda la Sociedad a éstos caciques locales?

La Watchtower, como siempre, jugando con la verdad y la mentira: "Como sabéis, la sucursal cubre los gastos relacionados con estos eventos". ¡Je, je, je! ¿Y de dónde obtiene esos recursos económicos la Sucursal? ¿No somos nosotros, los pardillos de los publicadores ibéricos, quienes aportamos ese dinero a la Sucursal..., precisamente para estos y otros menesteres? ¿Qué sentido tienen nuestras donaciones económicas, entonces? Recapitulemos: primero, nosotros le damos el dinero a la Sucursal para estos eventos, segundo, cuando la Sucursal tiene que utilizar el dinero que le hemos dado para este fin..., ¡la Sucursal nos recuerda que ellos lo han pagado todo y que tenemos que aportar más dinero para este menester! Al final, como de costumbre, pagamos por los servicios dos veces. ¡Bernie Madoff definitivamente era un pardillo integral comparado con éstos pedigüeños!

Bueno, ¿pero qué hay de nuevo viejo en esta carta? Eso viene a continuación: "pensamos que el buen ejemplo y la dirección que deis los ancianos, ayudará a que los hermanos comprendan la importancia de colaborar, según sus posibilidades , en apoyar económicamente la obra del Reino, a través de la asamblea de distrito". En definitiva, se reconoce implícitamente que los ancianos no están dando un buen ejemplo en este sentido al día de hoy, vamos..., ¡que se escaquean y no echan dinero en la caja de contribuciones! Los primeros que tenían que demostrar que tienen fe en la Sociedad, son los que no echan parné..., y los hermanos --que a pesar de todo tienen ojos en la cara -- se han percatado que los ancianos dan muchos discursos y se pegan muchos golpes de pecho..., ¡pero a la hora de apoquinar se achantan!

La Organización sabe que son los ancianos los primeros que reculan a la hora de hacer donaciones económicas y quieren hacerles un llamamiento de S.O.S. La pura y cristalina verdad es que la peña pasa en cantidad de poner las dos monedas de la viuda, están cansados de echar y sacrificarse personalmente para que unos pocos vividores no se priven de ningún placer de la carne caída..., ¡el que quiera peces que se moje el culo!

A partir de ahora, el estado policial de la Watchtower en las comunidades locales de los testigos de Jehová, también alcanzará a los privilegiados caciques locales --los ancianos--. Los mismos ancianos se vigilarán unos a otros para ver y denunciar ante el Circuito quién de ellos no echa dinero en la caja. ¡Es lo justo!: