lunes, 8 de marzo de 2010

Necesitamos gente con fe ciega en nosotros, ¡dice el Cuerpo Gobernante!

El Tío Pepe (reportero a tiempo parcial)


La Atalaya, 15 de noviembre de 2009, página 14

http://es.wikipedia.org/wiki/Secta

Nuestro compañero, el Tío Pepe, ha tenido la gentileza de enviar esta pagina de La Atalaya para que la estudiemos aquí --en este blog apóstata-- cual si estuviésemos en el Salón del Reino, y destacar los puntos más importantes. Gracias, Pepe, por tus desvelos a favor de todos nosotros.

Nosotros, la Honorable Resistencia Apóstata, apreciamos el alimento espiritual que nos provee puntualmente el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová. A menudo, nuestros detractores, nos acusan de que si nos remitimos a publicaciones de hace unos años..., ¡pues hoy no podrán argumentar eso, deberán buscarse cualquier otra excusa! La Atalaya en cuestión es del pasado mes de noviembre, ¿actual, no? ¡Bien! Ahora toca desgranar un párrafo en especial. Corto, pero significativo. Allí, los pedigüeños, los profetas fallutos, piden de todos nosotros algo: ¡Que seamos todos pardillos integrales! ¿Quieres ser tú, amigo, un pardillo integral al servicio de los vividores? ¡Es tu opción! ¡Va por ustedes!

"El espíritu que opera en los hijos de la desobediencia está tan extendido como el aire que respiramos". ¡Huy, huy, huy! ¿Cualquiera que no les hace caso y no cree en sus profecías fallutas y su opacidad financiera..., es desobediente, o es sensato?

"Ese espíritu, o actitud, puede llevarnos a creer que no necesitamos la guía de la organización de Jehová". Mucho suponer que vosotros sois la exclusiva Organización de Dios, ¿no os parece? ¿Cómo pudo adorar a Dios Abrahán, sin tener La Atalaya ni Salón del Reino..., sin echar dinero en la Caja de Contribuciones del Salón del Reino para que un grupo selecto vivan como reyes en la actualidad? ¿Se puede servir a Dios sin dar dinero a la Sociedad Watch Tower, o no se puede? Esa es la cuestión. No, yo no necesito que unos vividores --llámese Organización-- se peguen la vida padre a costa del sudor de mi trabajo..., ¡el que quiera peces que se moje el culo!

"A ninguno de nosotros le gustaría ser como Diótrefes, que no recibía nada [del apóstol Juan] con respeto". ¿Debemos recibir con respeto: la opacidad financiera, el encubrimiento de pederastas, la coacción para no aceptar transfusiones sanguíneas, violar los derechos humanos de los expulsados o de los que quieren abandonar libremente esta confesión religiosa? Lo siento, eso no lo podemos recibir con respeto ni acatar de ninguna de las maneras. ¿Me llamas Diótrefes porque no estoy conforme con encubrir a los pederastas? ¿Me llamas Diótrefes porque exijo transparencia financiera a la confesión religiosa? ¿Me llamas Diótrefes porque intento colaborar con la justicia española? ¿Me llamas Diótrefes porque exponemos los engaños y las mentiras a la luz pública?

"Por eso, no debemos dejar que se desarrolle en nosotros una actitud independiente". ¿Debemos tener la actitud de someternos a todos vuestros despropósitos..., como cuando nos prohibísteis los trasplantes de órganos humanos? ¿Qué tal todos los hermanos que fueron a la cárcel por no hacer el servicio civil, no hubiera sido mejor para ellos el pensar y actuar independientemente de vosotros..., según sus conciencias? ¡A otro perro con ese hueso!

Aquí ya nos piden lo que todo líder sectario te pedirá...,¡obediencia ciega!: "NO CUESTIONEMOS JAMÁS, NI CON PALABRA NI CON OBRAS, EL MEDIO QUE JEHOVÁ UTILIZA PARA COMUNICARSE CON NOSOTROS HOY DÍA". ¿Esto cómo se llama? ¿Fundamentalismo religioso? ¿Integrismo talibán? ¿Obediencia ciega? ¿Obediencia debida..., estilo militar? Como dijo no hace mucho Benedicto XVI: "propósito del derecho a la libertad religiosa, nadie puede ser obligado "a actuar contra su conciencia" y no se le puede "impedir que actúe según su conciencia, sobre todo en materia religiosa". Yo pensaba que en materia religiosa, no había autoridad mayor que la de nuestra conciencia. ¿Están pidiéndonos, los pedigüeños, que renunciemos a nuestra conciencia para obedecerles a ellos ciegamente?

Todo esto de la obediencia ciega que nos exige el Cuerpo Gobernante, me recuerda casos como los siguientes, que aparecen en Wikipedia:

Casos aislados sobre violencia relacionados con las sectas han llegado a los titulares de prensa. Especialmente espectaculares han sido los siguientes:

Suicidio en masa de más de 900 miembros del Templo de los Pueblos en 1978 en Guyana,
Intento de asesinato de los presuntos opositores a Swami Omkarananda fundador del Centro de Luz Divina.

la Iglesia del Cordero de Dios, secta mormona, cuyo líder Ervil LeBaron ordenó el asesinato de 25 de sus rivales en el decenio de 1970.

Ataque con salmonella, realizado por seguidores de Osho, en 1984 en varios bares de la ciudad The Dalles, en Oregón, con unos 750 residentes infectados.Flaccus, Gillian (octubre de 2001) «Ore. Town Never Recovered From Scare» Associated Press.

Resistencia armada de los davidianos contra las autoridades de los EE.UU. en 1993, en el que murieron cuatro policías y 80 miembros de la secta.

Suicidios en masa en la Orden del Templo Solar, entre 1994 a 1997 en Suiza, Canadá y Francia. Además, un total de 74 miembros fueron asesinados.

Colonia Dignidad, en donde los niños eran maltratados y se torturaba a opositores políticos.

El suicidio en masa de los seguidores de la Puerta del Cielo.

Asesinato en masa el 17 de marzo de cientos de miembros del Movimiento para la Restauración de los Diez Mandamientos de Dios en Uganda, con más de 1.000 muertos.

Yahweh ben Yahweh, líder de la Nación de Yahvé, es acusado como responsable de casi dos docenas de asesinatos en los años 80.

Jeffrey Lundgren, líder de una Organización, asesinó en 1989 a los cinco miembros de una familia por desleales. Lundgren ejecutado en 2006.

El mayor ataque de una secta contra gente ajena a ella en los tiempos modernos fue el realizado por Aum Shinrikyō con gas venenoso en el metro de Tokio en 1995, en la que doce personas murieron y resultaron heridas alrededor de 1.000.

No, amigos, no, la historia está repleta de casos trágicos que nos ilustran qué puede pasar cuando tenemos que obedecer a unos iluminados sin poder cuestionarles nada.

Nosotros, vamos a seguir con nuestra labor de alentar a que cada cual sea responsable ante su conciencia, y no ante un grupete de amiguetes que desean vivir chupando del bote. Lo hemos criticado, lo criticamos, y lo vamos a criticar. ¡Nunca pediremos a los lectores obediencia de ninguna clase! ¡Aquí somos libres! Libres para expresarnos sin represalias sectarias. Aquí no expulsamos ni estigmatizamos a nadie, no pedimos a las familias y amigos que dejen de hablarle al que discrepe..., ¡para eso esta la confesión religiosa ajalvireña!

Seguiremos defendiendo la verdad y lo correcto. Como siempre, lo documentamos todo, todo y todo. ¿Quién es el padre de la mentira?