miércoles, 14 de octubre de 2009

El gobierno sueco les toma el número a los pedigüeños

Lars Kassholm (portavoz del Betel de Suecia)

http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/beliefs/182846/1/Swedish-government-declines-to-give-JW-financial-support

http://www.dagen.se/dagen/gallery/?ID=jehovasvittnen

http://www.dagen.se/dagen/article.aspx?id=189234

http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/beliefs/182846/3/Swedish-government-declines-to-give-JW-financial-support

Estimados camaradas fustigados por los inquisidores modernos:

La Resistencia está ganando batallas contra el Governing Body Bank por todo el mundo. En Suecia ya les han visto el plumero y les han cantado las cuarenta a los Pedigüeños Sin Fronteras.

En el foro amigo cuyo enlace tenéis arriba, el compañero InquiryMan, comparte la siguiente noticia: "Recientemente, la Sociedad Watchtower en Suecia solicitó apoyo financiero al gobierno, ya que ellos tienen el estatus de confesión religiosa. Sin embargo, el gobierno no aceptó esta solicitud, argumentando que los Testigos de Jehová no comparten las normas y valores democráticos ni los apoyan tampoco.

Los testigos de Jehová están ofendidos, porque se sienten discriminados. Ellos dicen que el asunto financiero no es la verdadera cuestión que les preocupa, sino el que no sean tratados por el Estado en igualdad de condiciones que otras confesiones religiosas.

Han apelado esa decisión y están elaborando un informe detallado que explique mejor cuáles son los puntos de vista de los testigos de Jehová en estas materias, con el fin de enviarlo al gobierno.

La Oficina Sucursal --Betel de Suecia--, ha escogido una publicación pentecostal (Asamblea de Dios), el periódico "Dagen" para explicar su posición en una entrevista.

Debajo tenéis el reportaje fotográfico hecho por el periódico".

http://www.dagen.se/dagen/gallery/?ID=jehovasvittnen

El camarada Besty, encontró un artículo periodístico en sueco relacionado con este mismo asunto y ha hecho una traducción aceptable.

Johannes Forssberg: SE ACABÓ EL SUBVENCIONAR A LAS RELIGIONES

Los testigos de Jehová son personas que están acostumbrados a dar un NO por respuesta. Pero a la misma vez, no aceptan que el gobierno les de un no por respuesta en el tema de la financiación, declara un periódico hoy.

Es algo raro. ¿Porqué querrían los testigos de Jehová inmicuirse en un sistema que está controlado por el Diablo y que va a ser destruido en el Armagedón? Los testigos de Jehová no participan en las votaciones ni en actividades políticas, exceptuando el apoyar el gobierno por Cristo, quien gobernará a la humanidad en un próximo milenio.

No es el tema del dinero lo que preocupa a los testigos de Jehová quienes se adhieren a Mammon. "Nuestra economía goza de buena salud", dice Lars Holm Kass, portavoz de la sucursal en Suecia. "Es una cuestión de vindicación", añade. Esto clarifica los motivos de los testigos de Jehová.

Ellos tienen problemas con su imagen pública. En parte es el resultado del: poco acierto que han tenido sus profecías sobre el fin del mundo, se han opuesto a las transfusiones de sangre, y debido a las prácticas de esta comunidad que muy a menudo se les ha llegado a calificar de secta. Pero si ellos reciben dinero del Estado, ellos entrarán en el maravilloso club de las religiones. Esto les podría facilitar el que predicasen de casa en casa y pudiesen vender su revista La Atalaya.

El apoyo financiero del Estado a las religiones se fundamenta en las cualidades que puedan tener estas. La sociedad sueca está al tanto de que el punto de vista del gobierno debe ser el de ayudar "a mantener y reforzar los valores fundamentales donde se asienta nuestra sociedad", como indica un artículo de la ley de ayuda a las confesiones religiosas.

Institivamente uno puede concluir que los testigos de Jehová no encajan en esa definición del artículo legal...

Av Johannes Forssberg
ledare@expressen.se

La cuestión es la que menciona el artículo: los testigos de Jehová van por todo su periplo en la vida con el NO por delante: NO en la escuela en todas las celebraciones y actividades extra escolares, NO en los empleos a las celebraciones varias, NO a votar, NO a la sangre, NO a las navidades, NO a los cumpleaños, NO a las onomásticas, NO a relacionarnos socialmente con nuestros parientes o conocidos "mundanos", NO en dar apoyo financiero o voluntario a las diferentes organizaciones caritativas, NO al hacer hospitales, NO al hacer residencias geriátricas, NO a las recogidas de firmas vecinales o ciudadanas para mejorar la sociedad donde vivimos, NO a ser enlace sindical en el lugar de empleo, NO a estudiar en la universidad, NO a los empleos si estos nos hacen perder alguna reunión de congregación, NO dirigir la palabra a los que abandonan libremente esta religión, NO a colaborar con la justicia y denunciar a los pederastas dentro de la confesión..., ¡no, no y no, y si queda algo, también NO --¡por si acaso!--.

Con la negación como bandera, ¿qué sociedad se hubiese construido? Luego, se queja el locuaz representante sueco de que son discriminados..., ¡manda huevos! Tildan a toda nuestra sociedad: religiones, sistemas: políticos, judicial y militares de agencias del Satanás el Diablo que pronto serán destruidas..., ¡y luego se quejan de que están siendo discriminados!

¿Cómo podemos calificar este victimismo testiguil? ¿Tal vez de hipocresía descarada? Dice el Cuerpo Gobernante: "Despotricamos del "mundo" de Satanás, pero..., ¡queremos su dinero!".