sábado, 19 de septiembre de 2009

Violencia de género: “Aguantar los palos para convertir al marido…”

"Yo no, pero si tú aguantas los palos..., puede resultar en una bendición".

Estimados camaradas:

¿Qué grado de sumisión deben tener las esposas hacia los maridos, según el Cuerpo Gobernante?

Como los apóstatas ibéricos somos requetemalos, y nos dan mala fama los pedigüeños, dejaremos que sean ellos mismos quienes --en sus propias palabras-- nos digan lo que debe hacer la esposa cristiana que se precie de serlo. En La Atalaya del 15 de febrero de 2007, página 20, en el párrafo 12 se lee lo siguiente:

12 "Tal vez haya quien crea que mantener una actitud sumisa frente a las burlas y los insultos es una muestra de debilidad. Sin embargo, Jesús no lo veía así. “Cuando lo estaban injuriando —escribió Pedro—, no se puso a injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar.” (1 Pedro 2:23.) Al ver los sufrimientos de Jesús, algunas personas pusieron fe en él, al menos hasta cierto grado. Ese fue el caso del ladrón colgado en el madero junto a él y del oficial del ejército que presenció su ejecución (Mateo 27:38-44, 54; Marcos 15:39; Lucas 23:39-43). De igual modo, Pedro indicó que algunos esposos no creyentes —incluso los maltratadores— llegarían a ser cristianos debido a la conducta sumisa de sus esposas. Sin duda, todos conocemos casos que prueban esto".

Éstos del Governing Body Bank no tienen vergüenza a la hora de dar consejos, juegan con la vida de la gente como si de una broma se tratara. ¿Qué lección podían obtener las esposas que estaban siendo maltratadas y sufriendo violencia de género, al leer la siguiente experiencia que aparecía relatada en el Anuario de los Testigos de Jehová para 1998, páginas 191 a 193? Por favor, leed con atención y después opinad sobre qué es lo que tienen en la cabeza los miembros del Cuerpo Gobernante:

UNA NOCHE SUBIDA A UN MANGO

"El mensaje del Reino ya había llegado a Le Lamentin en 1955, pero los que en esa ciudad deseaban adorar a Jehová Dios tuvieron que enfrentarse a pruebas muy duras. Y no siempre fue el clero quien las instigó. En general, los hombres de Martinica están orgullosos de su virilidad, y muchos son muy dominantes con su esposa. Si una mujer quería adorar a Jehová, a menudo sufría malos tratos de parte de su marido.
Una hermana de Le Lamentin relata: “Cuando en 1972 el mensaje del Reino llegó hasta mí, colmó todos mis anhelos. Aunque mi esposo me lo prohibió, seguí estudiando en secreto. En cuanto encontró la Biblia y el libro con el que la estudiaba, los quemó y me dio una paliza. Decidió que nos mudásemos, con la esperanza de acabar así con mi interés por la Palabra de Dios. ”Cuando empecé a ir a las reuniones, solía dejarme encerrada. Muchas veces tuve que dormir en el porche. Luego derribó cuanto pudiera servirme de refugio, hasta el gallinero. A menudo me pegaba, y muchas veces tuve que irme sin comer. En una ocasión me persiguió en mitad de la noche con un machete. Para que no me atrapara, tuve que correr entre la maleza y subirme a un árbol de mango lo más deprisa que pude. Logré escapar, pero solo porque su linterna dejó de funcionar. Me buscó durante horas, rondando cerca de donde estaba escondida, encaramada al árbol y orando. Pasé toda aquella noche en lo alto del mango.” A pesar de todo, ella se bautizó en 1977. Tiempo después, su hija también se puso de parte de Jehová".


Otra ilustre experiencia de la vida real con la que el Esclavo Fiel y Discreto intenta influir en la capacidad de aguante de las esposas que están sufriendo malos tratos por parte de los maridos, la encontramos en el libro Cómo lograr felicidad en su vida familiar(1978), en la página 131, párrafo 7, donde dice:

7 "Jesús mostró que esto no sería posible. Advirtió que debido a la oposición a la adoración verdadera, los miembros creyentes de algunas familias se sentirían desgajados del resto de la familia, como por la acción de una espada. (Mateo 10:34-36.) Una mujer japonesa vivió esta experiencia. Su esposo se opuso a su religión durante once años. La maltrató con severidad y muchas veces ni siquiera le permitió entrar en casa. Pero ella perseveró, y también recibió la ayuda de los hermanos de la congregación cristiana. Oró incesantemente y obtuvo mucho ánimo de las palabras de 1 Pedro 2:20. Esta cristiana estaba convencida de que, si permanecía firme, algún día su esposo se decidiría a servir a Jehová con ella. Y así fue".

El adoctrinamiento en este asunto ha sido constante durante todas estas décadas, otro ejemplo para ésas esposas sufridoras que por aguantar la violencia de género pueden salvar alguno de éstos cavernícolas que se dicen sus esposos, en el Anuario de los Testigos de Jehová para 1990, página 64, nos emociona y conmueve nuestras entrañas con el vía crucis que pasó un esposa con la esperanza de convertir a su marido:

“En este país se empezó un estudio bíblico con la esposa de un oficial del ejército, y al poco tiempo empezó a ir a las reuniones junto con sus cinco hijos. Su esposo se opuso violentamente, hasta el punto de golpearla con el cinturón de su uniforme. Durante todo el tiempo que persistió esta enconada oposición, la mujer se esforzó por practicar los principios cristianos que estaba aprendiendo. Por fin, la solidez de su conducta cristiana impresionó al marido. Ya se ha retirado, y ahora está estudiando la Biblia”.

¿Alguien sabe las miles de mujeres que han sufrido torturas y maltrato físico y psíquico por seguir estos consejos de la “voz” de Dios en la tierra…, la confesión religiosa del notorio arraigo y olé? Más aún, ¿se conoce cuántas están sufriendo ahora mismo…, estos maltratos “recomendados” por parte de sus maridos…, con el plácet y recomendación de los líderes de los testigos de Jehová? Esta es la verdad verdadera, esta es la verdad de la buena, documentada…, ¿alguien da más? ¿Qué no os gusta leer la verdad absoluta? ¡Pues entonces escuchad las milongas que os cuentan los watchtowerianos!

Los apóstatas, nunca os recomendaremos que os dejéis torturar por nuestra causa…, ¡somos así de inicuos! Al revés, siempre os aconsejaremos que denunciéis a quien os maltrate de cualquier forma: sea éste marido, un anciano de congregación, o la Sociedad Watch Tower. ¡Ah! A los del Cuerpo Gobernante que os aconsejan de esta manera, ¡a ésos ni caso! ¡Es muy fácil decir a otro que aguante los malos tratos, mientras yo estoy bien comido y mejor bebido! ¡Éstos indocumentados --académicamente hablando--, dictan doctrina desde el sofá y con su título de teólogo bajo el brazo regalado en la tómbola del pueblo!

¡Tened cuidado con éstos teócratas talibanescos, no solo os llevan al huerto, sino que, también, os pueden conducir a la tumba!

No obstante, la Honorable Resistencia Apóstata te va a dar un consejo diametralmente opuesto al del queridísimo Cuerpo Gobernante, ¡presta atención!: Si tu marido te maltrata físicamente, dándote más palos que a una estera..., ¡no tienes porqué estar aguantando esa trato vejatorio por 20 ó 30 años con el fin de convertirlo en testigo de Jehová! Lo que tienes que hacer es denunciarlo a la policía..., ¡si los del Governing Body Bank quieren conversos, que se vayan a Afganistán a convertilos..., si tienen ellos lo que tienen que tener!

Si tu esposo es testigo de Jehová y, aún así, te muele a palos en casa..., ¡denúncialo a la policía, y que los palos los aguante el Cuerpo Gobernante que le gusta ver a mujeres sumisas a sus maridos hasta el grado del martirio!

¿DÓNDE DENUNCIAR?

Por teléfono en el número: 900 162 062
Por email: observatoriodelamujer@guardiacivil.org

ACCIÓN PARA EL POST:

Mandar estas referencias y texto de las publicaciones de la Watch Tower, a las siguientes direcciones:

* Fiscalía General del Estado

http://www.fiscal.es/fiscal/public/!ut/p/c1/04_SB8K8xLLM9MSSzPy8xBz9CP0os3hHP6PQMB9TQwODsEAXA6MA88AAC29nAwN3c_1wkA7cKgwMIPIGOICjgb6fR35uqn5Bdnaao6OiIgAnNYXp/dl2/d1/L2dJQSEvUUt3QS9ZQnB3LzZfQU4yVVZMNTEwMFZRRDAyUDdRUDhLQzAwUzA!/?nID=6_AN2UVL5100VQD02P7QP8KC00G7&cID=6_AN2UVL5100VQD02P7QP8KC00G7&WPS_Param=Contacte

* Defensor del Pueblo - registro@defensordelpueblo.es

* Congreso de los Diputados - información@congreso.es

* Secretaría General del Senado - sgral@senado.es

* Tribunal Constitucional - sgral@senado.es

* Asociación Española de Bioética - natalialm@unav.es

* Agencia Española de Protección de Datos - ciudadano@agpd.es