jueves, 20 de agosto de 2009

Fumigueo y exterminio de los kurtzitas en el Betel de Ajalvir

Infiltrado (desde el lado oscuro de la fuerza)











La reserva espiritual de occidente

Estimados camaradas que disfrutáis del estío ibérico:

La redacción de la Resistencia Apóstata está a tope, el trabajo se acumula y no damos a basto. Se pide paciencia al sin número de colaboradores que se unen a nosotros desde todo rincón del globo terráqueo, algunos nos han enviado crónicas e informes sobre lo que sucede en el mundo mágico de Watchtowerland internacionalmente.

Ante lo irremediable del suceso, la Resistencia desde el exilio, ha decidido denunciar ante todo el respetable el progromo "intelectual" llevado a cabo por el ala ultra conservadora y fundamentalista de los watchtowerianos en el Betel de Ajalvir. Los informes nos los remite el camarada Infiltrado, todo un artista en el asunto del camuflaje y mimetismos varios. Sin duda, es la crónica de una muerte anunciada.

Los últimos kurtzitas han sido: convenientemente fumigados y exterminados de lo que otrora era el Centro de la Adoración Pura en España.

Para los novicios, ¿quiénes eran los kurtzitas? Los kurtzitas eran betelitas que apoyaban al auténtico Juan Kurtz (entonces coordinador en el Betel de España), se posicionaban a la izquierda de la ideología watchtoweriana. Juan Kurtz, era un hombre con defectos, pero, al contrario que todos los vendepatrias que le rodeaban, él vivía y dejaba vivir a la juventud ajalvireña. Era quien defendía en el Comité de Sucursal a la muchachada, mientras el Snake y sus secuaces malmetían y pedían las cabezas de éstos chavales que les gustaba; salir con las mozas y bailar en la kermés del parque de atracciones y en todos los tablaos de Madrid..., ¡amén de la feria de Sevilla! Junto a la Audiencia Nacional, con nocturnidad y alevosía frecuentaban un tablao "El Timón", para bailar con las cananeas. Dentro de ese grupo, los había quienes eran los ideólogos o autores intelectuales de la filosofía del grupo. Gente que se reunían en los módulos --viviendas de los betelitas-- y cuestionaban las enseñanzas del Cuerpo Gobernante y la mismísima legitimidad cristiana de Betel. Alguno incluso llegó a plantear la utilidad de La Atalaya para el auténtico cristiano..., ¡argumentaba que la humanidad había servido a Dios sin esta publicación caduca!

Semanalmente, eran invitados al apartamento de Juan Kurtz, pero no para hablar de asuntos teológicos, sino para placeres mucho más humanos como el de visionar los partidos de fútbol o baloncesto..., ¡siempre regados con unas buenas botellas de cava bebidas en porrón! El hombre se compadecía de los mozos y, como no fumaban porros, pues le daban al cava del Penedés..., ¡hasta que se olvidaban que estaban siendo explotados por los pedigüeños de turno!

El Salón del Reino de Betel, el aforo estaba dividido en dos..., derecha e izquierda, y los kurtzitas siempre se sentaban en el lado izquierdo, junto con Juan Kurtz. Normalmente, a la derecha, estaban todos los pelotas y acólitos watchtowerianos..., dispuestos a vender su alma y al prójimo con tal de pillar un privilegio de servicio.

Resultaba, que éstos kurtzitas eran muy avispados, intelectualmente hablando --pensaban por sí mismos-- y se cachondeaban de todos los pelotas watchtowerianos. Estaban versados en las Escrituras por su lectura personal de ella, y cuestionaban las directrices del Esclavo Fiel y Discreto..., ¡desafiaban al poder establecido y sus normas! Esto traía de cabeza a los que intentaban controlar a la grey, los jerarcas estaban que se tiraban de los pelos. Pero, no pudieron tocar a los kurtzitas porque allí estaba Juan Kurtz para defender las pasiones legítimas de la juventud ibérica.

Pero, a Juan le pasó como a Viriato y sus generales urdieron un plan para defenestrarlo como Coordinador de Sucursal. Aprovecharon la visita de zona del miembro del Governing Body Bank --Teodorico El Grande-- y, utilizando a Cabeza de Ajos (El Isleño) como ariete, consiguieron defenestrar a Juan..., ¡teniendo éxito en este golpe de estado encubierto! Los más siniestros le acusaron de pervertir a la juventud ajalvireña y de empinar el codo más de lo debido --se le apodaba Johnny Walker entre los coordinadores de sucursal europeos--, luego estaban los otros que intentaban nadar y guardar la ropa diciendo que era un enfermo alcohólico..., ¡entre todos la mataron e ella sola se murió! A esto se aunó que los elementos más ultraconservadores del Governing Body Bank sospechaban que Juan Kurtz era un simpatizante del hereje Raymond Franz. ¡En fin! En vista de su trajectoria con más de 40 años de servicio misional en España, decidieron que --para los intereses de la Sociedad-- era mejor deportar a Juan Kurtz a Patterson (Nueva York), donde podría estar bien controlado. Consiguieron lo que todos querían..., ¡los de este lado de charco y los del otro lado, quitarse del medio a Juanito el Sevillanero --por lo mucho que le gustaba frecuentar la Feria de Sevilla--.

Una vez eliminado el líder natural de movimiento kurtzita, le seguirían los principales ideólogos del grupo, los cabecillas intelectuales a los que nadie podía vencer con la palabra..., ¡sus palabras eran como aguijones sobre la piel de los más utraconservadores! Eran admirados y venerados por los betelitas nuevos y se miraban en ellos como en un espejo..., ¡todos con muchos años de servicio en Betel! Los caciques no pudieron soportarlo y, lo que tanto tiempo estuvieron esperando, llegó al fin..., ¡en el año 1998 confeccionaron una lista en la que despedirían de Betel a éstos padres intelectuales de la secta, ya no tendrían a nadie que les hiciese sombra en Betel. En aquel entonces, pensaron: "muerto el perro se acabó la rabia"..., se cargaron a los vascos y al bailongo del Terry. Les seguirían Silver y el Gran Pa, dos de los personajes más incómodos para el poder establecido.

Pero los testigos presenciales de aquellos pavorosos acontencimientos, estaban allí, como un mojón, como testimonio de todo lo que había sucedido, de todas las tramas y traiciones..., ¡su presencia seguía incomodando! Los kurtzitas de base estaban ahí..., machacando las conciencias de los traidores. La coyuntura actual, les ha brindado la ocasión para quitárselos de en medio definitivamente..., ¡los que nuncan habían doblado su rodilla ante Baal!

Y, les ha llegado la hora: El Jarrón, Juanón, Apple Tree y Jesulín B.(el filósofo del pueblo), el Gijonés, entre los más conocidos kurtzitas.

¡Horas tristes para la libertad en el fabuloso mundo de las piscinas climatizadas, jacuzzi y saunas!

Se cumple la profecía: el Reino de Dios ha de llegar a nosotros con grandes tribulaciones..., ¡ése día ya ha llegado para los que se les acabó la bicoca! Además, han conseguido otro de los fines deseados por los caciques: un lucha desenfrenada y frenética por demostrar lealtad y pelotismo a los más poderosos..., ¡quien demuestre ser más pelota, puede que se salve del próximo ERE! Vale todo; traba, estorbo, obstáculo, trampa, zancadilla, asechanza, empujones, intrigas, engaños, maquinaciones, ardides, jugarretas, insidisas, marullería..., ¡el paraíso espiritual bien vale eso aunque tengas que vender a un amigo..., o a un ciento de ellos!

¿Estás desencantado con el trato que has recibido? ¡Únete a la Resistencia!