jueves, 20 de septiembre de 2007

Preguntas de los lectores



    "Vivo en La Coruña, soy una madre y tengo una única hija que recientemente ha sido expulsada de la Congregación Cristiana de los T.J. Ella juega ocasionalmente a la lotería abiertamente y le dijo a los ancianos que no tenía de qué arrepentirse. Dice que: ' Jugar a la lotería tiene de antibíblico lo mismo que jugar en bolsa... si la Sociedad Watch Tower juega en bolsa... por qué no ella a la lotería. Su economía es más modesta que la de la SWT y no le queda más remedio que jugar a la lotería'. La pregunta es la siguiente: ¿Debo de dejar de hablar a mi hija... siguiendo las directrices de la Sociedad Watch Tower hacia los expulsados? Confieso, que para mí esto es tremendo.. van contra mis sentimientos maternales y humanos. Os agradecería una respuesta".


     Apreciada hermana, vilipendiada por la SWT:

¡Cómo que si le puedes hablar a tu hija! ¿Desde cuándo una madre tiene que pedir permiso para hablar con la hija a quien dió a luz? No es si puedes, es que debes hablar con ella... quererla y amarla con todas tus fuerzas. ¿De qué clase de mente puede provenir esa maquiavélica idea de retirarle el saludo a nuestra mismísima hija? ¿Recuerdas aquello que se dice cuando nos casamos que: "te querré en la salud y en la enfermedad... en la pobreza y en la riqueza... etc." Pues si esto tiene que ser verdad de nuestro cónyuge... ¿significará menos nuestra hija?

Jesús, nos instó a "amar a nuestros enemigos", ¿no deberemos amar también a nuestra hija aunque mantenga un punto de vista diferente al de la SWT respecto a algún asunto? Toda esta normativa watchtoweriana sobre las normas de expulsión... proceden de un Cuerpo Gobernante donde entonces nadie tenía idea de lo que puede suponer un hijo para una madre... tiene su origen y lo han copiado --llevándolo más lejos si cabe-- de los mormones y sectas fundamentalistas de EE.UU.

Además, ¿recuerdas aquella canción popular española que decía: "¡El cariño verdadero ni se compra ni se vende!" ? Hay daños colaterales si seguimos la normativa de la SWT al tratar con nuestros seres queridos que han sido expulsados. A las consecuencias psicológicas se añaden a las que afectan a nuestra dignidad como personas: ¿cómo nos afectará a nosotros y nuestros seres amados: amigo, hijo, padre o madre, hermano, etc. si seguimos la normativa de la SWT y no les hablamos? ¿qué daño podemos causarle a nuestro hijo o hija de los que renegamos? ¿qué daño nos estamos causando nosotros? Si hacemos caso de las ordenanzas de la SWT, estaremos ejerciendo de "verdugos" para la SWT y en contra de nuestro hijo. No se le puede ni debe exigir a una madre que haga de "verdugo" de su hija... eso es amoral y va contra la ley natural y la de los hombres.

En el campo de los derechos humanos, ¿es permisible que una religión que ha exigido y consenguido en nuestro país el reconocimiento del "notorio arraigo"... que mantenga un registro secreto con nuestros datos personales de los "criminales" juzgados por los ancianos de la congregación... en un juicio sin abogado ni defensa?

¿Es legal, en un estado de derecho, que se guarden y utilicen nuestros datos personales sin nuestro permiso y en contra de nuestros intereses? ¿Qué hay del Derecho al Honor que tenemos como ciudadanos españoles... cómo podemos compaginarlo con la política de expulsión de la Sociedad Watch Tower?

En el campo de la integridad o dignidad personal, ¿nos dignifica el que "vendamos" nuestro amor o cariño a nuestros familiares o amigos... en virtud de cómo los considere a ellos la SWT? ¿No estamos "prostituyéndonos" cuando damos o quitamos nuestro amor en virtud ce cómo legista la SWT? Si nuestro hijo... es leal a la SWT, le hablamos... si no lo es, no le hablamos... si después vuelve a ser leal a la SWT, le volvemos a querer o hablar. La Sociedad Watch Tower hace que nos prostituyamos, ejerciendo al mismo tiempo ellos como nuestro proxeneta. Todo esto ocasiona un daño que puede ser permanente o difícil de reparar... al obligarnos a que dejemos de tratar con nuestros seres queridos.

El mesaje de Jesus fue, amar... amar a nuestros hermanos... amar a nuestros enemigos. Lo contrario, ¿adivina de quién puede venir?

Sé valiente y no les tengas miedo. Es muchísimo más importante tu hija que una multinacional religiosa interesada en bienes raíces, propiedades y dinero... por encima de los seres humanos y sus sentimientos.

Esperamos que la respuesta te sirva de ayuda.

Atentamente,

JHK