jueves, 20 de septiembre de 2007

El Pastor Russell y su esposa Mary

Charles Taze Russell y su esposa Mary

     Estimados cofrades en nuestro vía crucis watchtoweriano:

     ¡Señores, esto no se os hace!

     Toda la vida repitiendo como si de un mantra se tratara: "Russell fue el primer presidente de la Sociedad... Russell fue el primer presidente de la Sociedad..." Así hasta el infinito. Pero con el siglo XXI, llegaron más cambios --como de costumbre-- para no variar--. Ahora, con los cien cambios que ha sufrido el libro Apocalipsis; se nos cambia a Russell, de presidente a "alguacilillo". A Russell 'pelao y mondao' (podéis comprobarlo en la página 105, párrafo 5).

     Esto no señores, esto no es de recibo. Un tío que se gasta unos 300.000$ de la época para financiar que el fin de los fines estaba al caer, ¡no se merece esto! Al fin y al cabo, fue el único que puso pasta. Vamos, que no fue de pedigüeño esquilmando a los feligreses, como hace ahora la burguesía ajalvireña y aledaños (léase circuitos, distritos, el Yernísimo y el Joyero de Ajalvir y otros caraduras varios que van dando palos a las ancianitas de la congregación).

     Sí, tal vez se pasó un poco especulando. ¡Ya sé lo que me vais a decirme!: que si escribió libros con títulos sugerentes como The Time is at Hand; Thy Kingdom Come; The Finished Mystery; etc.

     En su favor, hay que reconocer que el hombre lo intentó. De acuerdo, se equivocó. No obstante, iba de buena fe. Pero, es que éstos de ahora del Cuerpo Gobernante, que no han puesto ni un duro, sino al revés... lo están vendiendo todo.  Y con la fiebre por vender, quieren vender hasta el Centro de la Adoración Pura en España. ¿Qué os parece? Nosotros lo pagamos. Nosotros lo construímos con nuestro sudor. Sin embargo, cometimos un error; escrituramos la propiedad al nombre de ellos. Eso nos pasó porque éramos unos pardillos integrales --a pesar de ser ibéricos--. Nosotros, que luchamos contra los romanos con Viriato; contra los moros con el Cid Campeador ganándoles Valencia y Granada. Que con don Pelayo, en Covadonga comienza la Reconquista... Ahora, van éstos de Brooklyn y no la dan con queso. "¡Santiago y cierra, España!".

     ¡A por ellos que son pocos y cobardes!