martes, 14 de octubre de 2014

Los abusos sexuales a menores y los testigos de Jehová




     Estimados camaradas víctimas de las políticas del Cuerpo Gobernante:

     La cofrade Barbara Anderson, nos avisa de una noticia aparecida en el diario británico Mirror.  Incide en un problema pendiente de resolver en nuestra entrañable confesión religiosa  ---de la que somos miembros--: los abusos sexuales a menores y la política de la entidad religiosa en esta materia.
http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/child-abuse/286469/1/MIRROR-UK-Article-JWs-sex-abuse-scandal-Church-accused-of-cover-up-to-protect-rapists-and-paedophiles

     Como la noticia está en inglés, el insigne Topo Ajalvireño hará horas extras para traducirla al español.  ¡Va por ustedes!

El escándalo de los abusos sexuales en los testigos de Jehová: la confesión religiosa es acusada de encubrimiento con el fin de proteger a violadores y abusadores sexuales de menores.

11 de octubre de 2014
Escrito por: Grace Macaskill

Los ancianos (pastores religiosos) son acusados de "lavar el cerebro" a las víctimas o de amenazarlas con que serían repudiadas por sus familiares y amigos si denunciaban ante la policía los abusos sexuales.

Lo extendido de abusos sexuales a menores y violaciones cometidos por miembros de la confesión religiosa ha sido encubierto por los testigos de Jehová, se alega.

Los ancianos han sido acusados de lavar el cerebro de mujeres y niñas que sufrieron abusos sexuales para que no acudiesen a la policía de modo que la confesión religiosa pudiese mantener su impoluta imagen pública, revela de Sunday People.

De esta religión cristiana, conocida por predicar de puerta en puerta, se dice que no ha adoptado con la suficiente resolución las medidas oportunas contra los presuntos abusadores sexuales que hay entre sus filas.

Pero ahora dos mujeres que sufrieron abusos sexuales han interpuesto una demanda ante el Tribunal Supremo, afirmado que la entidad religiosa falló en su obligación de protegerlas.  El abogado que las representa ha advertido que esto podría ser la punta del iceberg, asemejándolo a los escándalos sexuales que han estremecido a la Iglesia Católica.

Se afirma que hay al menos otras 15 presuntas víctimas en el Reino Unido.

Miembros de la comunidad religiosa afirman que hablar a otros sobre el trauma padecido se considera como chismorreo, lo que es un pecado a los ojos de la confesión religiosa.

Karen Morgan, de 38 años de edad, era meramente una adolescente cuando sufrió abusos sexuales por parte de Mark Sewell (53 años) ejerciendo en aquel entonces el cargo de anciano entre los testigos de Jehová, y quien se aprovechaba de las mujeres jóvenes en la congregación de Barry, en el condado de South Glamorgan.

En julio pasado, fue declarado culpable de ocho delitos sexuales cometidos durante un período de ocho años, incluyendo una violación a una mujer adulta a quien dejó preñada y abusos sexuales a una niña de 12 años.  Recibió una sentencia de 14 años de cárcel.

Cuando las víctimas le denunciaron ante la confesión religiosa, un comité le exoneró de todas las acusaciones y destruyó las pruebas.  Pero Sewell rechazó las acusaciones basándose en la posición jerárquica que ocupaba y las alegaciones de abusos sexuales a menores fueron "escondidas debajo de la alfombra".

Karen, mencionó a The Sunday People:"Sufrir abusos sexuales es algo traumático pero ser traicionada por tu propia confesión religiosa  --la mismísima gente en la que tú confías en la vida--  es aun peor.  Me sentía sola y aislada".  "Crecí creyendo que la confesión religiosa era poderosa pero no me ayudaron".  "Todo mi mundo y todo lo que sentía por ser testigo de Jehová se me derrumbó.  La única manera que tengo de describirlo es de devastación total".

Una de las razones que esgrimieron los ancianos para que la confesión religiosa no tomara ninguna medida efectiva contra él sospechoso de los abusos sexuales era la directriz de la entidad religiosa que exige dos testigos presenciales de un delito para que pueda admitirse una acusación contra alguien.

Las directivas indican que los ancianos no están autorizados por la Biblia para tomar una acción contra alguien a menos que "haya una confesión por parte del culpable o la existencia de dos testigos presenciales del delito".  En muchos casos esto significa que debe aparecer una segunda víctima para que se tome alguna medida.

Una carta oficial de la Congregación Cristiana de los Testigos de Jehová dirigida a todos los cuerpos de ancianos en el año 2012, declara que los presuntos agresores sexuales pueden seguir siendo miembros de la confesión religiosa si ellos se arrepienten.

Dicha carta, enviada a todos los ancianos británicos desde la central mundial de los testigos de Jehová en Nueva York , también establece que no es un depredador sexual todo aquel que abusa sexualmente de un niño.
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/los-testigos-de-jehova-y-los-casos-de.html
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/10/casos-de-pederastia-en-los-testigos-de.html

La carta dice literalmente:"Un depredador es una persona que a todas luces carece de autocontrol y cuyos actos dan razón para creer que seguirá abusando sexualmente de niños".  Añade: ""No todos los que han abusado de un niño en el pasado son considerados 'depredadores' ".

La extestigo de Jehová, Merice Marshall, de East Yorkshire, que trabaja con quienes han sufrido abusos sexuales en la confesión religiosa, dice que ella al menos conoce a 15 mujeres que denuncian que sufrieron abusos sexuales siendo niñas en uno de los 1.382 Salones del Reino que la confesión religiosa tiene repartidos por el Reino Unido, pero que son reacias a denunciar los hechos ante la policía.  También, indica que al menos dos casos más irán a los tribunales.

Ella dice:"Cada semana hay mujeres que me explican cómo reexperimentan el trauma sufrido y padecen pesadillas.  Muchas sufren de oscuros pensamientos suicidas por causa de nunca haberse enfrentado al problema".

Ella dice que evitar que sufra la imagen pública de la confesión religiosa tritura a todo el mundo desde la infancia:"Cuando tú denuncias a un compañero testigo (de Jehová) ante la policía, te hacen sentir que estás trayendo oprobio a la congregación.  No importa lo bochornoso del comportamiento del agresor sexual.  Si los ancianos consideran que tú has traido oprobio sobre Jehová, pueden excluirte de la comunidad religiosa y a cualquiera que tú hayas conocido  --incluidos familiares y amigos--  te hará el vacío.  Se cambiarán a la otra acera para no cruzarse contigo.  La vida tal como la entendía se desmorona ante usted".

Tanto para Merice como para otras personas que ayudan a las víctimas, uno de los aspectos más traumáticos es la directriz sobre la obligatoriedad de "dos testigos" presenciales de un delito para poder acusar a alguien.

Ella dijo:"Pensando en la misma naturaleza de este tipo de delitos, ¿cuántas posibilidades hay de que haya dos testigos presenciales del mismo?  Esto significa que hará falta que una segunda niña o niño sufran los abusos antes de que los ancianos decidan tomar cartas en el asunto.  Las mujeres me contaron cómo tuvieron que enfrentarse a una cara a cara con sus agresores ante los ancianos, los agresores lo negaron todo y después entraron en la congregación tan campantes como si nada hubiese sucedido.  Lo peor de todo es que cualquier familia puede ser acusada dentro de la congregación de calumniar y esto es un tipo de ofensa que puede provocar que alguien sea expulsado de la comunidad religiosa".

La extestigo de Jehová, Cora Latham, que acudió por ayuda a la británica Abogados contra los abusos de la Watchtower, en Cheltenham, Gloucestershire, dijo: "Hablamos con las víctimas en todo momento y muchas habían sufrido lavados cerebrales con el fin de preservar la imagen pública de la confesión religiosa o eran atemorizadas diciéndoles que si acudían a la policía sus mismas familias les harían el vacío.  Muchas de ellas habían nacido dentro de esa comunidad religiosa de modo que las implicaciones de abandonarla después de haber denunciado el delito les atemorizaba en extremo".

Ella dijo que una mujer de Kent, ahora en sus veintitantos, sufrió abusos sexuales desde los 14 a los 16 años por parte de un anciano de la comunidad religiosa.  Pero cuando ella lo informó a los otros ancianos, ellos le dijeron a ella que no había sufrido tales abusos y que la relaciones sexuales habían sido consentidas.

Ella añadió:"La confesión religiosa hace que las mujeres se sientan culpables al sugerir que han podido contribuir a los abusos al vestir de una manera provocativa o al permitir que alguien las sobe sin impedírselo".

Ella menciona que la mujer que abandonó la entidad religiosa siendo adolescente, se sintió sucia después de mantener una reunión con los ancianos y luchar por denunciar los hechos en la policía como si se le hubiese hecho sentir que la agresión que sufrió fue en parte su culpa.

Cora también menciona a una víctima que ahora está en sus treinta y tantos, de Yorkshire, abandonó la confesión religiosa en medio de su adolescencia después de haber sufrido abusos sexuales con ocho años de edad, pero todavía le molesta que sus padres le hiciesen el vacío a ella por acudir a la policía.

Además, Cora menciona a una tercera víctima que únicamente recientemente se ha atrevido a denunciar los hechos después de haber estado padeciendo durante años abusos sexuales por parte de un miembro del círculo familiar.  Añade: "Su familia le dice a ella que ha vituperado el nombre de Jehová y por este motivo no le dirigen la palabra y su lugar están apoyando a quien abusó de ella.  Ella está destrozada".

La confesión religiosa ha sido objeto de investigación desde el año 2002 después que un exmiembro estadounidense, Bill Bowen, destapó el escándalo de las políticas de protección a la infancia.  En los pasados cuatro años, han habido en el Reino Unido 21 condenados por abusos sexuales entre los testigos de Jehová.

La abogado Kathleen Hallisey, que representa a Karen y a Wendy, dijo:"Pienso que estos casos son muy similares a los de la Iglesia Católica en términos de secretismo".  En seis de estos casos, los ancianos (pastores religiosos) fueron acusados en el tribunal de no hacer nada, permitiendo que la integración de los agresores sexuales en la comunidad religiosa o permitiendo que los criminales pudiesen interrogar a sus propias víctimas.

La sede nacional de los testigos de Jehová ubicada en Londres dijo:"No aprobamos, ni tampoco consentimos o encubrimos los abusos sexuales a menores.  Quebranta nuestros principios religiosos, es una violación de los derechos humanos.  Es algo horrible y cualquier víctima o pariente o cualesquier otra persona que sea consciente de lo que está pasando tiene todo el derecho de denunciar el delito ante las autoridades y nosotros les vamos a apoyar si lo hacen".

"No existe tal presión (ni informes).  Fin de la historia.  Usted puede mirar en nuestras publicaciones, o visitar nuestra página web y verá cuánto hemos publicado y durante cuántos años, hemos dejado claro que esto es un delito del que tiene que ocuparse las autoridades seglares".
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/05/debe-reconciliarse-la-victima-con-el.html

El portavoz admitió que la confesión religiosa se rige por la directriz de los "dos testigos" (hacen falta dos testigos presenciales del un delito para poder inculpar a alguien a nivel interno) y que presuntos depredadores sexuales de menores son readmitidos en la comunidad religiosa si se arrepienten.

Las víctimas de Sewell demandan a la entidad religiosa

Dos víctimas de las agresiones sexuales del pervertido Mark Sewell han demandado a la confesión religiosa de los testigos de Jehová en una resolución judicial que crea jurisprudencia pudiendo hacer saltar por los aire la política de protección a la infancia (de la entidad religiosa).

Los abogados de las mujeres presentarán una denuncia ante el Tribunal Supremo demandando a la confesión religiosa porque falló en protegerles a ellas de los ancianos (de la congregación).

El caso podría provocar el inicio de un incesante litigio por parte de multitud de mujeres británicas que se querellerán contra la confesión religiosa.

Sewell, un anciano (pastor religioso) de los testigos de Jehová, en julio pasado fue sentenciado a 14 años de cárcel por violar a una compañera de creencia y de dos alumnas hace más de veinte años.  También agredió sexualmente a una empleada.

Las víctimas denunciaron que los ancianos de la confesión religiosa sabían de las agresiones de Sewell pero no hicieron nada para impedirlas.  Tres de las víctimas de Sewell han abandonado el anonimato para relatar el horrendo reinado de terror sexual de él, incluyendo a Karen Morgan y Wendy quienes han iniciado acciones legales contra la entidad religiosa.

La abogado Kathleen Hallisey, que representa a Karen y Wendy, dijo:"Pienso que estos casos son interesantemente muy similares en muchas maneras a los escándalos de la Iglesia Católica en cuanto a términos de secretismo se refiere, lavándose la ropa sucia en casa.  Esto demuestra una carencia de juicio en estos casos con los que trato".

El desvergonzado de Sewell violó a Wendy cuando ella tenía 29 años de edad, en el sofá de la casa de él.  Ella dijo: "Su corpulencia era sofocante.  Le oí gruñir.  En cuestión de segundos todo había terminado".  Ella quedó embarazada pero perdió el feto a las pocas semanas de la agresión en abril de 1990.  Cuando Wendy, actualmente con 54 años de edad,  se lo contó a su marido Paul, se enfrentaron a Sewell.

El matrimonio aceptó una lloriqueante disculpa por parte de él.  Ella dijo:"Una mirada retrospectiva indica algo raro ya que más tarde nos fuimos de vacaciones con Mark y su esposa Mary, ya que la confesión religiosa espera que perdones a las personas".

Sewell, de 53 años de edad, convenció a la pareja de que la agresión sexual fue un hecho aislado, hasta que la sobrina de 16 años de Karen Morgan que cuidaba de los niños de Wendy confesó que ella había estado sufriendo abusos sexuales por parte de él desde los 12 años.  Fue entonces que Wendy se quejó a los ancianos del Salón del Reino de la localidad de Barry, South Glamorgan, en el año 1991.

Ambas mujeres, que residen en Barry, fueron obligadas a un cara a cara con su agresor en un comité judicial de la entidad religiosa, presidido por los ancianos.  Wendy dijo:"Mi esposo y una servidora nos sentamos en un cuarto con Mark y su esposa mientras los ancianos escuchaban las versiones de las dos partes".  "Ellos me formularon todo tipo de preguntas de índole muy personal, como a qué distancia él separó mis piernas, entonces expusieron las alegaciones a Mark.  Fue insoportable.  Nunca me dijeron que acudiese a la policía y la confesión religiosa tampoco lo hizo".

Karen, de 38 años de edad y madre de dos hijos, dijo:"Tuve que sentarme frente a un hombre que había abusado sexualmente de mí y dar toda clase de detalles sórdidos ante tres ancianos varones (pastores religiosos) mientras Mark me llamaba mentirosa.  Más tarde, cuando acudí a la policía Mark dijo 'sin comentarios' sobre dicha entrevista y fue su palabra contra la mía".

Sewell fue expulsado de la confesión religiosa, pero no por los abusos sexuales que cometió sino por su actitud durante la celebración de los comités judiciales y por admitir que estaba borracho cuando violó a Wendy.

Él se cambió al Salón del Reino de los testigos de Jehová de la cercana Llanwit, donde permaneció expulsado durante tres años para ser readmitido después en la comunidad religiosa.

En el 1996, él abusó sexualmente de su contable Tina Guy, una de sus empleadas en la conserjería de la empresa de la que era copropietario.  Tina, que ahora tiene 44 años, denunció a los ancianos después de ganar contra Sewell un acuerdo extrajudicial después de acosarla sexualmente en su automóvil Jaguar y restregarse contra ella en el lugar de empleo.

En el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal de Merthyr Tydfil se pudo escuchar cómo la confesión religiosa no quiso colaborar con la policía en sus pesquisas.
http://www.mirror.co.uk/news/uk-news/jehovahs-witnesses-sex-abuse-scandal-4422943#ixzz3Fwm1Uttl
http://www.walesonline.co.uk/news/wales-news/mark-sewell-two-victims-perverted-7921757

Fin de la traducción apóstata.

     Tristemente, un caso más que aparece en las noticias donde se muestra a las claras cómo el protocolo de los testigos de Jehová de no obligar a los ancianos de la congregación para que denuncien estos supuestos delitos ante la policía para que puedan ser investigados..., ¡favorece la impunidad de los depredadores sexuales y deja a la infancia indefensa, tanto dentro como fuera de la comunidad religiosa!

     Todos sabemos que los casos que salen a la luz pública son muy pocos.  Esto es la punta del iceberg.

     Mientras los ancianos no denuncien todo presunto caso de abuso sexual automática e inmediatamente a la policía, desde este blog ultra apóstata seguiré denunciando la impunidad y cara dura del Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová.

     La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y todos los chanchullos teocráticos en el nombre de Dios?

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes conocimiento de un delito (como puede ser un caso de un abuso sexual infantil en una congregación), por favor, infórmalo a la guardia civil o policía nacional. Ellos tienen la legitimidad y los medios para investigarlos y localizar las pruebas.

https://alertcops.ses.mir.es/mialertcops/info/infor/info_6_es.xhtml?faces-redirect=true

Guardia Civil
http://www.guardiacivil.org/
Email: emume@guardiacivil.org
Teléfono: 062

Cuerpo Nacional de Policía
http://www.policia.es/
Email: webdgp@policia.es
Teléfono: 091

Los comentarios en los que se mencionen los nombres y apellidos de los autores de presuntos delitos se borrarán en cuanto me percate de ello.

Por otro lado, si deseas contrastar la información, puedes dirigirte a la Asociación de los Testigos Cristianos de Jehová en España, en los siguientes E-mail: tcjlegal@terra.es y ARCO@TCJ.ES

Por favor, se agradece que se eviten los insultos. ¡Gracias por vuestra comprensión!