miércoles, 2 de julio de 2014

Borrando las huellas..., ¡que viene el César! (parte I)

http://www.walesonline.co.uk/news/wales-news/jehovahs-witnesses-destroyed-documents-showing-7340603


     Estimados camaradas absortos en las cosas espirituales y del más allá:

     El caso judicial del anciano de congregación Mark Sewell ha tocado a su fin con la sentencia dictaminada hoy.  A este depredador sexual le han caído 14 años de cárcel, ¡tendrá tiempo para reflexionar en el irreparable daño causado a sus inocentes víctimas y también para ponerse al día con las innumerables  publicaciones que pare el Cuerpo Gobernante!  ¡Qué contraste entre la justicia "mundana" y seglar con la interesada "justicia" teocrática!  Para el sistema judicial paralelo y en la sombra de la confesión religiosa las pruebas no eran suficientes..., ¡para la justicia seglar sí que lo han sido..., veinte años después!  Se acabó lo de lavar los trapos sucios en casa..., llegó la hora de dar la cara ante la opinión pública.

     Como dato destacable, lo dicho por el juez sobre nuestro hermano y pastor: "Mark Sewell, un depredador sexual que no siente ni pizca de remordimiento por sus crímenes".  Un juicio que ha durado tres semanas, y donde finalmente el acusado ha sido declarado culpable de ocho cargos por delitos sexuales contra cuatro mujeres..., ¡el pájaro, ha estado acumulando tesoros en los cielos!  

     El juez Ricard Twomlow, le dijo al susodicho: "Usted ha causado malestar y angustia en distintos grados en la vida de nuestro pueblo.  Dos en particular, sufrieron años de angustia y el sentimiento de ser ignoradas y de no ser creídas.  Usted no muestra ni pizca de remordimiento".

     La última semana, un jurado le halló culpable de seis agresiones sexuales contra dos muchachas de la congregación de 120 miembros de los testigos de Jehová en la ciudad de Barry, hace 20 años de los hechos.  También ha sido hallado culpable de la violación de una testigo de Jehová de su congregación, dejándola preñada.

     El juez dijo que Sewell abusó de su posición de autoridad como anciano en la confesión religiosa de los testigos de Jehová para abusar y explotar a estas mujeres.  La fiscal Sara Waters dijo que él había utilizado "su influencia para perpetrar tales abusos sexuales durante esos años para su propia gratificación sexual".  "Él es un depredador sexual que aprovechó las oportunidades para satisfacer sus deseos sexuales".  "Por ejemplo, él utilizó su alto cargo en la congregación de los testigos de Jehová para aprovecharse sexualmente de las mujeres, siendo un "tocón" e insistiendo en besarlas en los labios".
http://www.walesonline.co.uk/news/wales-news/jehovahs-witness-elder-mark-sewell-7357318

     Sin embargo, unos días antes, el 29 de junio de 2014, también se conoció cómo los testigos de Jehová habían destruido la documentación que implicaba a Sewell en estos delitos sexuales..., ¡la manera que tiene la confesión religiosa de colaborar con la policía judicial!  La noticia  --en inglés--  dice así:

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ DESTRUYERON DOCUMENTOS QUE MOSTRABAN LAS ALEGACIONES SOBRE LOS ABUSOS SEXUALES CONTRA NIÑOS COMETIDAS POR EL ANCIANO DE LA CONFESIÓN RELIGIOSA

Material relacionado con la demanda contra el alto cargo fue destruido "debido al paso del tiempo"

Los testigos de Jehová destruyeron las alegaciones de abusos sexuales a niños y violación contra un respetado anciano (pastor religioso) de la confesión religiosa; una noticia que podemos dar hoy.

La confesión religiosa afirma que poseía pruebas relacionadas con las denuncias recibidas contra el pederasta Mark Sewell que se remontaban veinte años atrás.

El depravado Sewell, se enfreta a un condena carcelaria "muy sustancial" después de haber sido hallado culpable el viernes de ocho cargos por agresiones sexuales, incluida la violación, durante el período de 1987 a 1995.

Hoy, podemos revelar lo siguiente:

Todos menos uno de los ancianos que investigaron las acusaciones contra el hombre de negocios caído ahora en desgracia, quien también fue anciano en la congregación de la ciudad de Barry, se negaron a declarar en el juzgado de lo penal.

Los testigos de Jehová no hicieron nada por ayudar a la policía judicial y a la fiscalía en sus investigaciones, a pesar de afectar al "excomulgado" Sewell por sucesos ocurridos hace veinte años.

La confesión religiosa afirma que el destruir las evidencias sobre las alegaciones no está contemplado en las últimas directivas sobre los abusos sexuales a niños; y la propia política de la confesión religiosa ante los presuntos casos de abusos sexuales a niños no impide que reconocidos pederastas puedan asumir cargos relevantes dentro de la organización.

Se informa que en una serie de audiencias judiciales previas al juicio de Sewell, se escuchó cómo los testigos de Jehová habían sido poco cooperadores con la policía judicial que investiga el caso y dijo que la organización ya no conserva ninguna evidencia sobre acusaciones de abuso sexual cometidos en la década de los noventa.

En una de las primeras audiencias en el juzgado de lo penal de Cardiff el 14 de enero, la fiscal Caroline Rees le dijo al tribunal: "Hemos consultado de todas las maneras posibles con la confesión religiosa, tanto a nivel local como nacional.  Todo el material ha sido destruido debido al paso del tiempo".

En la siguiente audiencia judicial, el 4 de febrero, en el juzgado de lo penal de Merthyr Tydfil, la fiscal Sarah Waters dijo que había una cuestión sobre "la información de la institución de los testigos de Jehová".  Ella dijo: "En relación con el material  (archivos y cartas relacionados con el caso) de los testigos de Jehová, el funcionario ha tenido alguna dificultad en obtener una respuesta por parte de dicha institución".  "Hay una carta en la documentación donde dicen que ellos no tienen nada de nada, que han destruido todo y que, en cualquier caso, ellos no van a revelar nada".

Una fuente relacionada con el caso ha dicho que la confesión religiosa ha aportado "nada" a la policía judicial.  La organización religiosa respondía por carta a los requerimientos de la policía judicial y, al menos de una de ellas venía sin firmar.

La documentación destruida tenía que ver con las denuncias hechas por los miembros de la confesión religiosa de los que Sewell había abusado.

La primera de la alegaciones provenía de una niña de solo doce años cuando Sewell la besó en los labios, tirando de ella para colocarla encima de él, incluso frotando su espalda cuando no tenía ninguna prenda salvo sus bragas.

Otra compañera de creencias relataba cómo Sewell le atacó y la violó, cómo le rompió las bragas e inmovilizó y se puso encima a la fuerza.

En ambos casos, las víctimas informaron de los hechos a los ancianos de la confesión religiosa y fueron forzadas a un cara a cara con Sewell en una audiencia ante un "comité judicial" organizado por la entidad religiosa.  Él calificó de basura las declaraciones de las víctimas, y no fue disciplinado (por la confesión religiosa).  Una de las víctimas describe el tormento: "Habían doce ancianos y ninguno se puso en pie, ni uno solo".
http://www.walesonline.co.uk/news/wales-news/jehovahs-witness-mark-sewell-jailed-7339113

Antes del juicio de catorce días contra Sewell, en una audiencia en el juzgado de lo penal de Merthyr Tydfil, la fiscal Waters dijo que se había logrado identificar a "ocho de los nueve" ancianos que formaron el comité judicial de la confesión religiosa, solamente uno de ellos estuvo dispuesto a colaborar.  "El resto de ellos o no recuerdan nada o no han querido presentarse", dijo la fiscal.

Una carta distribuida desde la central mundial de los testigos de Jehová en Nueva York, dirigida a "todos los cuerpos de ancianos", con fecha de 1 de octubre de 2012, actualizó la política de la confesión religiosa respecto a los presuntos casos de abusos sexuales a niños que se dan dentro de ella.  Se considera el documento más actual relacionado con esta problemática.
[Para leer la carta en español:
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/11/los-testigos-de-jehova-y-los-casos-de.html

En inglés:
http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/10/casos-de-pederastia-en-los-testigos-de.html  ]

La carta  --que hemos podido ver--  ordena la destrucción de todas las directrices anteriores sobre abuso de menores y advierte a los ancianos que ante cualquier queja en este sentido "se telefonee inmediatamente al Departamento de Asuntos Legales para recibir asesoramiento legal" por parte de la confesión religiosa.

Mientras que los ancianos "deben investigar cualquier acusación de abuso sexual a niños", ellos "no están autorizados por las Santas Escrituras a tomar ninguna medida disciplinaria en el ámbito de la congregación a menos que haya una confesión de por medio, o dos testigos presenciales creíbles".

En su resumen final, el juez Richard Twomlow se refirió a la norma de la entidad religiosa que exige dos testigos oculares para poder condenar a alguien, y dijo que esta norma no servía para nada porque se supone que lo que ha ocurrido en la esfera de lo privado "nunca puede probarse" a menos que las partes estén de acuerdo.

"Prácticamente toda actividad sexual, consensuada o no, sucede en un ámbito privado", dijo el juez.

Como resultado, la primera víctima de Sewell tuvo que "desafiarle" a él ante un comité judicial organizado por la confesión religiosa, dijo el juez.  Añadió: "¿Cuán efectiva puede ser realmente como una investigación judicial actual donde tiene cabida la duda?".

Significativamente, la afirmación de la confesión religiosa sobre que no guarda archivos antiguos sobre presuntos casos de abuso sexual infantil con respecto a las denuncias contra Sewell, la carta a los ancianos dice: "Los documentos relacionados con una persona acusada de abuso sexual de menores, se haya probado o no la acusación, debe colocarse en un archivo confidencial de la congregación y conservarse indefinidamente con la anotación No destruir". (Página 4 de la carta)

No se sabe si esta directriz estaba en vigor en el momento en el que se formularon las acusaciones contra Sewell, la primera a principios de los años noventa.

La carta --en la que se hace referencia a los abusadores sexuales como de "débiles"--  también declara que "es la sede nacional, no el cuerpo de ancianos de la comunidad local, quien califica a alguien que ha abusado sexualmente de un niño como de abusador de niños conocido".

Las oficinas sucursales  --las sedes nacionales de la organización en los respectivos países--  también se arroga la potestad de determinar cuándo alguien puede ser calificado de "depredador sexual", que se define en dicha carta como "Un depredador es una personas que a todas luces carece de autocontrol y cuyos actos dan razón para creer que seguirá abusando sexualmente de niños".

Únicamente cuando a un abusador sexual es calificado (por la sede nacional) de "depredador" entonces se deberá advertir del peligro a los padres de la congregación que tengan hijos menores, para que puedan proteger a sus hijos", se dice en la carta. 

Incluso aquellos de los que sabe que han abusado sexualmente de niños, todavía pueden "calificar para privilegios de servicio en la congregación"  --puede llegar a ejercer el cargo de ancianos (pastores religiosos)--  según la mencionada carta, que añade: "Debe pasar una cantidad considerable de tiempo antes de recomendar a alguien que haya abusado sexualmente de un niño, si es que algún día se hace dicha recomendación".

En la carta en ningún momento se dice específicamente que se denuncien los presuntos hechos a la policía pero en cambio se refiere a casos atendidos por un "comité judicial".

La política de protección a la infancia de la confesión religiosa dice que "es de la mayor preocupación e importancia".  Y añaden: "Los testigos de Jehová no toleramos el abuso de menores de ninguna de las maneras u ocultamos de las autoridades a aquellos que cometen ofensas de tal naturaleza".

En el caso de que un anciano "tenga conocimiento del caso de un niño que haya sufrido abusos y que todavía esté en riesgo de sufrir más daño", entonces la política a seguir es "se debe informar inmediatamente a la policía o a la autoridad competente".

Un portavoz de la confesión religiosa dijo: "Como testigos de Jehová aborrecemos absoluta e inequívocamente el abuso sexual de niños [ofrecemos] nuestro apoyo a cualquier víctima o a los padres que denuncien estos delitos ante la autoridad competente.  Esto está eh armonía con lo que la Biblia dice en Romanos 12: 9".

"Sentimos que el cuidado y la protección a la infancia así como promover su bienestar es extremadamente importante".  "Los testigos de Jehová actuamos en armonía con la legislación vigente y no ocultamos el abuso sexual de niños bajo ninguna circunstancia ni tampoco protegemos con el silencio a quienes cometen faltas de esta naturaleza".

"Los miembros de la congregación que buscan guía sobre asuntos personales correctamente pueden esperar que sus confidencias serán tratadas con confidencialidad.  En la obra de pastoreo que realizan los ancianos ofrecen apoyo personal de una manera sensible y cariñosa.  Por lo tanto, no nos es posible comentar los detalles de ningún caso específico".

"Mark Sewell, hace veinte años que no forma parte de la congregación de los testigos de Jehová de Barry".

¿Es esta la última venganza?  La víctima de un pederasta envía correos electrónicos a sus amistades y familiares divulgando la identidad del delincuente sexual

Una colegiala vulnerable que sufrió abusos sexuales sistemáticamente durante años por un pederasta manipulador, se tomó su última venganza cuando envió un correo electrónico a sus amistades relatando las depravaciones del pederasta.

Cínicamente, Mark Sewell, había utilizado su alto cargo como anciano en la confesión religiosa de los testigos de Jehová para conseguir sus fines de abusar de la joven.  La besaba en los labios, le quitó sus bragas blancas para acariciarla y ponerse encima de ella.  Los abusos padecidos provocaron que la joven más tarde se autolesionase.

A pesar de sus denuncias ante la congregación de los testigos de Jehová en la ciudad de Barry, donde Sewell gozaba de una respetable reputación de anciano, a él no se le administró ningún tipo de disciplina.

El año pasado la víctima envió una serie de correos electrónicos a: todos los miembros de su comunidad religiosa de testigos de Jehová, a sus amistades, familiares, y clientes del pederasta detallando los abusos sufridos.  Ella desciribía cómo los abusos cometidos por él, la hicieron sentir "enferma y horrenda".

La mujer, ahora en la treientena, escribió: "Odio la manera de sentir de él.  Era obeso, velludo y bigote.  Él era horroroso.  Siempre estaba intentando quitarme las bragas pero yo no quería.  Una vez me las quitó a la fuerza.  Yo estaba llorando y peleando contra él, pero él era muy fuerte".

"Él me las quitó y salió de la habitación enloquecido por la resistencia que le había opuesto.  Quedé tirada en el suelo, llorando.

La campaña de abusos sufridos a últimos de los años ochenta la dejó "aterrorizada" y también con un sentimiento de "tristeza" por las colonias de verano que organizaba Sewell.

"Él parecía tener un dominio sobre mí pero no podía entender cómo lo había logrado", escribió ella.

Cuando Mark Sewell la tilda de mentirosa en una reunión que mantuvieron con los padres de ella y la mujer de Mark, donde explicó los abusos cometidos, ella se sintió "avergonzada".

La mujer, cuya identidad no puede ser revelada por razones legales, dijo que él convencía a la gente de que ella malinterpretaba sus acciones.  "Sentía como si yo fuese la responsable y que estaba haciendo la tonta", ella escribe.

"Me sentía totalmente destrozada.  Era como si él tuviese el poder sobre todas las personas y nadie pudiera ver quién en realidad era él, excepto yo".

En este sentido correo electrónico, ella explica cómo se hizo cortes en las muñecas, brazos y cara con cuchillas de afeitar de su padre, mientras ella crecía, y añadió: "Estaba muy confundida, rabiosa, y en general perturbada hasta ahora".

Con 23 años escribió a su agresor sexual: "Te explico que todavía estoy sufriendo, cada día, y que todo lo que siempre había querido de él es que contase la verdad y respondiese por lo que había hecho.  Nunca me respondió".

Mientras ella padecía ataques de ansiedad y terrores nocturnos, "él parecía que podía hacer todo lo que quería y salirse con la suya".  "Mark nunca tuvo que responder por lo que me hizo y por el impacto que tuvo en mi vida.  Él todavía es testigo de Jehová y difícilmente puede imaginarse alguien las cosas que ha hecho".  "Ahora siento que he de hacer algo o al menos intentar que él responda por sus actos.  Quiero que todo el mundo sepa qué cosas ha hecho y qué clase de persona es".  "Pienso que sus amistades, su familia y cualquiera que lo conoce merece saber qué es lo que él ha hecho".

"Estoy viviendo con ello todos los días y también mi familia".

Después que la víctima puso en circulación los correos electrónicos, fue contactada por los abogados de Sewell y la amenazaron con denunciarla ante la policía por "acoso".

En el juicio, Sewell gimoteaba que la víctima quería "arruinarle" al enviar esos correos electrónicos.

El viernes, un jurado compuesto de ocho mujeres y cuatro hombres lo hallaron culpable de siete cargos por agresiones sexuales y uno de violación contra un total de cuatro víctimas.http://www.walesonline.co.uk/news/wales-news/jehovahs-witnesses-destroyed-documents-showing-7340603

     Felizmente, el hermano Sewell está entre rejas.  Tiene catorce años, con sus correspondientes días, para reflexionar en el daño irreparable que ha causado a estas mujeres.  Normalmente, este tipo de personas no siente remordimientos por el daño que causan, solo piensan en satisfacer sus bajos instintos..., a cualquier precio.  Sinceramente, me alegro.  Ya no andará por la congregación buscando más víctimas.  Los niños tanto dentro como fuera del ámbito de la confesión religiosa, estarán más seguros..., sin duda.

     Podría explayarme, aportando datos y documentación que dejarían al portavoz de la confesión religiosa con el culo al aire en muchos detalles.  Pero, la entrada es lo suficientemente extensa como para alargarme mucho más.  Tal vez, sí que me gustaría añadir un dato a la siguiente afirmación de la confesión religiosa con respecto a caducidad de los archivos con los casos de abusos sexuales a niños:
Significativamente, la afirmación de la confesión religiosa sobre que no guarda archivos antiguos sobre presuntos casos de abuso sexual infantil con respecto a las denuncias contra Sewell, la carta a los ancianos dice: "Los documentos relacionados con una persona acusada de abuso sexual de menores, se haya probado o no la acusación, debe colocarse en un archivo confidencial de la congregación y conservarse indefinidamente con la anotación No destruir". 
No se sabe si esta directriz estaba en vigor en el momento en el que se formularon las acusaciones contra Sewell, la primera a principios de los años noventa.
     No obstante, este asunto se responderá teocrática y documentalmente la próxima entrada.

     Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y de todos los chanchullos teocráticos?

http://www.bbc.com/news/uk-wales-south-east-wales-28151300

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes conocimiento de un delito (como puede ser un caso de un abuso sexual infantil en una congregación), por favor, infórmalo a la guardia civil o policía nacional. Ellos tienen la legitimidad y los medios para investigarlos y localizar las pruebas.

https://alertcops.ses.mir.es/mialertcops/info/infor/info_6_es.xhtml?faces-redirect=true

Guardia Civil
http://www.guardiacivil.org/
Email: emume@guardiacivil.org
Teléfono: 062

Cuerpo Nacional de Policía
http://www.policia.es/
Email: webdgp@policia.es
Teléfono: 091

Los comentarios en los que se mencionen los nombres y apellidos de los autores de presuntos delitos se borrarán en cuanto me percate de ello.

Por otro lado, si deseas contrastar la información, puedes dirigirte a la Asociación de los Testigos Cristianos de Jehová en España, en los siguientes E-mail: tcjlegal@terra.es y ARCO@TCJ.ES

Por favor, se agradece que se eviten los insultos. ¡Gracias por vuestra comprensión!