jueves, 27 de marzo de 2014

La "Declaración" de 1943 o la neutralidad pasada por el arco del triunfo

El Governing Body Bank siempre te la dará con queso...
 

     Estimados camaradas que andáis errantes por los andurriales watchtowerianos:

     El pasado mes de enero de 2014, el hermano Beth-sarim, desde su magnífico y bien documentado blog, nos dio a conocer uno de los secretos mejor guardados por los mandamases mundiales de nuestra entidad religiosa.  Fruto de su investigación, escribió una entrada perfecta, nos documentó cronológicamente   --por enésima vez--  la doble moral de los dirigentes de nuestra comunidad religiosa.  Resulta que, mientras en Alemania algunos de los testigos de Jehová perdieron la vida por negarse a servir en el ejército..., ¡en Suiza tenían la norma contraria!  Parece que el temor por parte de la cúpula dirigente a perder las propiedades en Suiza, hizo que dijeran aquello de: "Donde digo «digo», no digo «digo», sino digo «Diego»".
http://vigilandoazion.blogspot.com.es/2014/01/la-bochornosa-declaracion-en-suiza.html

     La verdad es que nada me resulta extraño si procede del Cuerpo Gobernante.  Desde la llegada de Internet, se ha destapado el pastel y un timo tras otro timo nos sorprende día sí y día también. Y es que, cuando no se conoce la vergüenza, se pueden hacer y decir muchas cosas en el nombre del dios Mammón...

     ¿Por qué vuelvo a escribir sobre este mismo tema?  Fundamentalmente, para que nos sirva de recordatorio.  Es un asunto capital si queremos documentar la doble moral watchtoweriana.  Espero que con la repetición del tema en mi blog, podamos llegar a más lectores.  Uno más uno son dos.  De modo que pasaré a recordar los hechos históricos.  ¡Va por ustedes!

     En el año 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Suiza le apretó las cuñas a la confesión religiosa de los testigos de Jehová en ese país. Un tribunal militar juzgó a los principales dirigentes de la entidad religiosa en aquel país y determinó que tenían un grado de culpabilidad por su negativa al servicio militar.  Por primera vez, se corría un peligro real de que se prohibieran oficialmente las actividades de la entidad religiosa.  (Hay que recordar que en aquellos años, desde Suiza, se supervisaba las actividades de la entidad religiosa en toda Europa).

     Ante este tenebroso panorama, ciertos abogados testigos, entre los que estaban el famoso maestro Johannes Huber, que pertenecía al Consejo Nacional del Partido Socialdemócrata, instó a la dirección nacional de la confesión religiosa en Suiza, a que publicaran una "Declaración" para disipar las calumnias que se se habían vertido sobre la oposición de los testigos de Jehová a servir en el ejército helvético.  La Declaración fue redactada por dicho abogado, pero firmada por todos los miembros de la dirección nacional de la confesión religiosa.

     En dicha Declaración, se afirmaba que cientos de miembros de la confesión religiosa y amigos se habían incorporado a sus obligaciones militares.  La realidad es que los testigos de Jehová en Suiza se dividieron en dos grupos: unos que se negaron a incorporarse al ejército y sufrieron lo suyo con penas de cárcel, y otros que decidieron  --en virtud de la Declaración--  que el participar en un ejército "neutral" como el de Suiza no violaba su neutralidad cristiana.  La Declaración, apareció publicada en la revista Trost, edición suiza de la revista Consolación, el 1 de octubre de 1943.

     A toro pasado y cuando ya no corrían riesgo sus intereses económicos, ya en el año 1947, el entonces presidente Nathan Homer Knorr, les dio unos azotes en el culo a los hermanos suizos  --en una asamblea en Zurich--  sobre la vergüenza que les había causado la famosa Declaración.  ¡Y aquí paz y después gloria! 
[Ver el libro de Sylvie Graffard y Leo Tristán,  titulado: Los Bibleforshers y el nazismo - 1933-1945, páginas 53 y 54, en su sexta edición.]  http://www.tj-encyclopedie.org/Compromis_suisse_de_1943


La Declaración de 1943, en alemán
http://www.infotdgeova.it/img/erklarung.gif
          
La Declaración de 1943, en francés
http://temoinsdejesus.fr/FAUX_PROPHETES/Consolation_n%20505_1-Octobre-1943.jpg
     Como no tenemos en la redacción apóstata un traductor del francés al español, nos vemos obligados a recurrir al traductor automático de Google, para hacer comprensible el texto de la Declaración de la discordia.  Os pido perdón por las molestias.  Sin embargo, si alguien se quiere tomar la molestia de traducirla, con mucho gusto colgaré la traducción:

"Cada guerra aflige a la humanidad con un dolor innombrable que provoca graves escrúpulos de conciencia en miles o incluso millones de hombres. Eso es lo que se puede decir sobre todo de la guerra actual, que no escatima continente y está en el aire, en el mar y en tierra. Es inevitable que en esos momentos, no seamos capaces de reconocer involuntariamente o voluntariamente la sospechosa errónea que recae no sólo sobre los individuos sino sobre comunidades de todo tipo.

Nosotros, los testigos de Jehová, tampoco nos escapamos a este destino. Se nos representa como una asociación "diseñada o cuya actividad es minar la disciplina militar, especialmente para provocar o incitar a las personas sujetas al servicio personal a la desobediencia a las órdenes militares, a la  violación de las obligaciones de dicho servicio, a la negativa a servir o a desertar".

No se puede tener una concepción tal cuando se ignoran completamente el espíritu y la actividad de nuestra comunidad o cuando se nos distorsiona de forma malintencionada aunque sepan lo contrario. En especial, tenga en cuenta que nuestra Asociación expresamente ha ordenado, no recomienda ni sugiere de ninguna manera, a actuar en contra de las ordenanzas militares. Estas cuestiones se abordan en nuestras reuniones o en forma escrita o publicada por nuestra Asociación.  Nosotros no abordamos estas cuestiones.  Nuestra tarea es la de dar testimonio de Jehová Dios y proclamar a todas las personas la verdad bíblica, cientos de nuestros miembros y amigos han cumplido con sus obligaciones militares y continuarán haciéndolo.

Nunca hemos tenido y nunca tendrá la pretensión de decir que el desempeño de los deberes militares es incompatible con los principios y objetivos de la Asociación de los Testigos de Jehová que se establecen en sus estatutos. Pedimos a todos nuestros socios y amigos que se adhieran estrictamente en el futuro así como ha sido en el pasado, cuando proclaman el mensaje del Reino de Dios (Mateo 24:14), la extensión de las verdades bíblicas y evitar nada que pudiera conducir a la desobediencia a las ordenanzas militares".

Association des Témoins de Jéhovah en Suisse
Le président : Ad. Gammenthaler
Le secrétaire : Wiedenmann, 

Berne, le 15 septembre 1943


     Tendríamos que esperar hasta el año 1947, para poder ver una rectificación pública por el "error" cometido por publicar dicha "Declaración".  Nathan H. Knorr, presidente de la confesión religiosa y, Milton G. Henschel, su secretario personal, viajaron a Suiza y se preparó una asamblea de cuatro días en Zurich, desde el 23 al 26 de mayo; ademas de las actividades lúdicas de los visitantes, fascinados de la belleza de Suiza.  Se celebró en el aforo House of Arts and Conventions.  El domingo se alcanzó la máxima audiencia con 2550 personas.  La revista La Atalaya, decía textualmente: "Afortunadamente, la máxima audiencia estaba presente para escuchar lo que resultó ser el discurso clave del conjunto de los cuatro días, por el presidente de la Sociedad".

     Parece que el presidentísimo Knorr, estaba un poco cabreado porque no aumentaba el número de conversos en el país helvético.  No sé si creyó que el estancamiento en la cantidad de creyentes era una especie de maldición divina por haber autorizado la incorporación al ejército Suizo, pero por ahí iban los tiros.  A continuación pasamos a la traducción de la parte subrayada en rojo:
The Watchtower, 1 de octubre de 1947, página 303
http://wtarchive.svhelden.info/archive/en/Watchtower/w1947_E.pdf
[...] Ya hace años que el número de publicadores en Suiza está estancado, en contraste con el mayor aumento de publicadores en otros países.  Ellos no han adoptado una posición lo suficientemente firme e inequívoca ante la opinión pública para que los distinguiese como verdaderos cristianos de la Biblia.  En esto ha influido notablemente la cuestión de la neutralidad hacia los asuntos de este mundo y las controversias a diferencia de los objetores de conciencia pacifistas, y también la cuestión de su autenticidad como ministros ordenados de Dios para su evangelio.  

Por ejemplo, el número 1 de octubre de 1943, de la revista Trost (la edición suiza de Consolación, ahora ¡Despertad!), durante la creciente presión de esta última guerra mundial, cuando la neutralidad política de Suiza parecía estar amenazada, la sede nacional de la confesión religiosa en Suiza asumió la publicación de una Declaración, en la que una de sus cláusulas decía: "Centenares de miembros de nuestra confesión religiosa y amigos en la fe han cumplido con su obligaciones militares y continuarán haciéndolo".  Esta afirmación chocante ha provocado efectos desconcertantes tanto en Suiza como en otras partes de Francia.  Con una ovación de fondo el hermano Knorr, como presidente ahora se atrevió a negar la legitimidad de la Declaración, ya que no representaba la posición de la Sociedad y ya que no estaba en armonía con los principios cristianos claramente establecidos en la Biblia.  Este era el momento oportuno para que los hermanos suizos pudieran dejar constancia ante Dios y su Cristo, y, como respuesta a una invitación por parte del hermano Knorr, muchos de la hermandad (allí presente) alzaron las manos para que todo el mundo pudiera observar cómo se retractaban del apoyo tácito a la Declaración de 1943 y que ya no querían apoyarla más de ninguna de las maneras. The Watchtower, 1 de octubre de 1943, página 303.

     Sin duda, con el baño de masas como fondo del presidente de la confesión religiosa, el hermano Knorr, cargó el muerto en los hombros de la dirección nacional en Suiza..., ¡cuando todos sabemos que éstos eran y son meros hombres de paja que no se atreven a mover un dedo sin consultar con el Cuerpo Gobernante..., y más con un tipo de Declaración como esta, tan comprometedora!  Knorr, como presidente recién nombrado de la entidad religiosa, no quiso culpar la gestión que hizo de este asunto el anterior presidente Joseph Franklin Rutherford.  Ha sido y es el modus operandi de los caciques teocráticos: echar siempre las culpas al rebaño al que dirigen con mano de hierro.  Ellos son el único canal de comunicación de Dios con la humanidad y como no pueden equivocarse..., nunca asumen responsabilidades.  Siempre han confiado en la amnesia que provoca el paso del tiempo, que todo lo cura.  Pero, somos esclavos de nuestras palabras, como se ilustra a continuación.

     El 1 de noviembre de 1982, una hermana avispada, escribe una carta a la sede nacional de los testigos de Jehová en Francia, pidiendo una copia de la susodicha "Declaración", con el fin de convencer a una persona incrédula sobre nuestra postura militar en Suiza durante la II Guerra Mundial.  Y, el 11 de noviembre, le responden con la siguiente carta:

Carta de la sede nacional en Francia, donde se habla de la "Declaración", publicada en la edición suiza de Consolación 1 de octubre de 1943
http://www.infotdgeova.it/storia/svizzera2.php
Querida hermana: 

     Hemos recibido su carta del día 1 del corriente mes y nos llama la atención que nos pida una fotocopia de la "Declaración" publicada en la revista "Consolación" de octubre de 1943.

     Le adjuntamos una copia, por el contrario, no tenemos copia de la rectificación que se hizo en la asamblea nacional celebrada en Zurich en 1947.  Sin embargo, muchos hermanos y hermanas lo escucharon en esta ocasión y en este punto nuestra actitud no estuvo clara; además es algo muy bien conocido y por eso tenemos que especificar de nuevo.  Sin embargo, nosotros le pedimos que no ponga en manos de los enemigos de la verdad la presente "Declaración",  y peor aún permitir que puedan hacer fotocopias en conformidad con el principio enunciado en Mateo7:6 y Mateo 10:16.  Así que, desconociendo las intenciones del hombre al cual visitas y por simple prudencia, nosotros preferimos que no le pases una copia de la "Declaración" con el fin de evitar cualquier posible uso adverso en contra de la verdad.

     Pensamos que sería apropiado que un anciano te acompañe en la visita que le hagas a dicho hombre dado los lados ambiguos y espinosos del tema a tratar.  Es por este motivo que nos gustaría enviarle al anciano una copia de esta carta que le escribimos a usted.  

     Reciba, querida hermana XXX , todo nuestro amor fraternal.

     Tus hermanos y compañeros de servicio.

Firmado: Asociación Cristiana de los Testigos de Jehová de Francia.

Documentación adjunta: fotocopia de la "Declaración"
cc: cuerpo de ancianos

     En esta carta, se puede apreciar el interés que tienen por ocultar una verdad histórica para beneficiar la imagen pública de la confesión religiosa.  ¡Ese es todo su interés!  Es una misiva que está tan clara que no hace falta ni comentarla.

     Sin embargo, amparándose en el olvido inducido por el paso del tiempo y el consabido pacto de silencio habitual, las caciques teocráticos quisieron "venderles" otra película a los feligreses a nivel mundial: la heroicidad de nuestros hermanos suizos en la II Guerra Mundial, con su oposición frontal contra la incorporación en el ejército helvético.  Esto lo hicieron en el Anuario de los testigos de Jehová para 1987,  donde se relata la historia teocrática en Suiza.  He entresacado lo más interesante de lo relacionado con el tema que tratamos:

            1939: ¡ESTALLA LA II GUERRA MUNDIAL!

No era tarea fácil para el gobierno suizo navegar bajo la amenaza de los poderes totalitarios que estaban invadiendo país tras país. Se movilizó al ejército para proteger las fronteras. Puesto que el servicio militar es obligatorio, los hombres que estaban dedicados exclusivamente a Dios tuvieron que enfrentarse a grandes pruebas. Siguiendo los dictados de su conciencia cristiana, la mayor parte de los testigos de Jehová rehusaron tomar las armas. [...]

No obstante, como resultado de la investigación emprendida por las autoridades militares, se tomó acción contra el superintendente de sucursal, el hermano Zürcher. Se le acusó falsamente de socavar la disciplina militar y de contravenir el edicto acerca de propaganda peligrosa para el Estado". [...]

           EN 1942 SE INTERRUMPE EL CONTACTO CON BROOKLYN
Desde el mismo comienzo de las hostilidades todas las cartas dirigidas a la Sociedad eran censuradas, pero cuando los Estados Unidos entraron en la guerra, todo el contacto con las oficinas centrales de la Sociedad en Brooklyn fue cortado. Por esa razón la edición inglesa de La Torre del Vigía solo se recibió hasta el número del 1 de octubre de 1942, el cual contenía el artículo “La única luz”. ¿Cómo iba la sucursal a proporcionar alimento espiritual a los hermanos bajo su supervisión, puesto que ya no era posible recibir los números en inglés? 

Jehová se encargó de que fuera posible ponerse en contacto con la sucursal en Suecia, otro de los pocos países europeos que no participaron en la guerra. [...]

El 6 de junio de 1944 comenzó en Normandía, Francia, la invasión de las tropas aliadas, y el 15 de agosto las fuerzas militares aliadas pisaron la costa mediterránea francesa. Debido a la aumentante evidencia de que el nazismo se iba a desplomar y de que la victoria iba a ser para las fuerzas aliadas, las autoridades de Suiza comenzaron a aflojar las medidas que habían impuesto sobre los testigos de Jehová y la Sociedad. Sucedió tal como había sido predicho en Revelación 12:16: “La tierra [los poderes democráticos más estables] vino en ayuda de la mujer, y la tierra abrió su boca y se tragó el río [de oposición totalitaria] que el dragón había lanzado de su boca”.


Los hermanos responsables de la oficina sucursal exhalaron un suspiro de alivio. El hermano Rutherford les había instado a que evitasen, a ser posible, la prohibición total de la obra y el cierre de la sucursal en Suiza. Habían experimentado más de una situación precaria, pero ahora lo peor quedaba ya atrás. ¡La sucursal todavía estaba en marcha y la obra se mantenía viva! Los hermanos se sintieron como David cuando compuso el Salmo 34:19: “Son muchas las calamidades del justo, pero de todas ellas lo libra Jehová”. [...]  Anuario de los testigos de Jehová para 1987, páginas 156-165.

     Asombrosamente, ellos mismos se pillan en sus propias mentiras, cuando por una parte escriben que "en 1942 se interrumpe el contacto con Brooklyn", y unas líneas más abajo, se reconoce que sí existía dicho contacto a través de Suecia.  ¡Es que las mentiras tienen las patas muy cortas!  Lo fundamental y lo que nos ayuda a entender el origen de que la dirección nacional de la confesión religiosa en Suiza se congraciara con el estamento militar al publicar la "Declaración", es lo que dice el Anuario: " El hermano Rutherford les había instado a que evitasen, a ser posible, la prohibición total de la obra y el cierre de la sucursal en Suiza".  Es el quid de la cuestión.  La consigna partió de lo más alto y fue esta: evitar la prohibición total de la obra.  ¿El precio?  La "Declaración" y el que los miembros de la confesión religiosa se dividiesen entre los que sirvieron como soldados del ejército Suizo y los que su conciencia les impidió esto y sufrieron las penas de cárcel.

     Esta es una historia documentada de los valores que rigen a los dirigentes de la entidad religiosa: sus intereses, sus intereses y sus intereses..., especialmente los económicos.  Cuando se ven amenazados seriamente, los principios bíblicos y morales son como la hierba verde que se comió el burro.

    Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y los diversos chanchullos teocráticos?


P.D:

Algo de bibliografía:
http://tjrecherches.chez.com/sermil.htm
ftp://52.206.76.86.rev.sfr.net/Family/WATCHTOWER/CORRESPONDANCES%20PRIVEES/1982-11-11_Compromis%20suisse%20de%201943%20(service%20militaire).pdf
en.wiCriticism_of_Jehovah%27s_Witnesseskipedia.org/wiki/
http://tj-verites.jimdo.com/politique/

El que lo desee, puede escribir una nota cortésmente redactada a nuestra confesión religiosa, preguntando por la autenticidad de los documentos aquí expuestos y, si procede, solicitando una explicación o aclaración teológica al respecto:

 ARCO@TCJ.ES
prensa@testigosdejehova.es
hispain@terra.es
tcjlegal@terra.es
compras@testigosdejehova.es
contabilidad@tcj.es
amatos@tcj.es (contacto de prensa)
cercleeeuropeu.tj.adi.@gmail.com