miércoles, 29 de enero de 2014

Consultorio teocrático: ¿Qué requisitos se exigen para recibir un discurso de boda en el Salón del Reino?



     Estimados cofrades en nuestro Vía Crucis watchtoweriano:

     Un hermano nuestro, testigo de Jehová, desde Costa Rica, se anima y nos consulta sobre un asunto de candente actualidad.  Ellos son una pareja de novios que están contemplando celebrar una boda en el Salón del Reino.  Parece que, como todos los novios, han tenido algún escarceo amoroso y ahora "temen" presentarse ante el Tribunal del Santo Oficio watchtoweriano.  Sin embargo, especialmente el novio, no quiere participar en ningún auto de fe..., aunque sea ante un anciano.  De modo que, esta es su consulta en estado puro:
He aquí mi consulta, no sé qué tan enterado estás en el tema: A la hora de ser interrogados por los ancianos para que autoricen el uso del Salón, ¿qué tan profundo pueden llegar? ¿Este asunto es trabajo del que da el discurso, o del cuerpo de ancianos del Salón? (en nuestro caso el discursante es de otra congregación / Salón) ¿Podría responderles de manera respetuosa que ciertos asuntos son privados, y que con creer en nuestra palabra de que no hemos cometido inmoralidad es suficiente? ¿Cómo puedo trabajar la mente de ella para que esté más dispuesta a tergiversar u omitir hechos?
Gracias,
TJCR
     Hermano costaricense:

     Primero, como bien sabrás, no es de obligado cumplimiento celebrar una boda en el Salón del Reino, que en nuestras latitudes consiste en el consabido "discurso de boda" a cargo de un anciano.  Sin embargo, si no lo celebras ahí, los hermanos puede llegar a concluir que no te han permitido la utilización del Salón del Reino debido a que como pareja de novios habéis tenido algún revolcón que otro.  O, que las manos se han ido al pan..., irremediablemente.  ¡De ambas maneras estás pillado!

     De modo que, si no contestas las preguntas del anciano inquisidor..., ¡no te dará el plácet y te quedarás sin boda en el Salón del Reino!  Después, dependerá de lo quisquilloso que sea el anciano de turno, si se conforma con un genérico: "¡No hemos cometido inmoralidad!"..., ¡cosa que dudo!

     También, tienes la opción que utiliza el 99% de las parejas de novios para poder "disfrutar" de una buena reputación ante la comunidad de creyentes: mentir como bellacos al anciano metido a detective de intimidades diversas.  Personalmente, soy de la opinión de que estas intimidades deben quedar en la esfera de lo privado: entre la pareja y Dios..., sin intermediarios calenturientos.

     Otra posibilidad, es que el anciano que te interroga  --en el caso de que esté casado--  te responda primero a ti, qué es lo que hicieron él y su esposa cuando eran novios..., con algunas preguntas específicas para que no se pueda ir por la ramas..., ¡a ver qué te dice!  Y, luego, según su sinceridad, tú determinas si también eres sincero con él.  ¡Aunque nunca te lo aconsejo!  Porque el anciano tienen la obligación de chivarse a los otros ancianos en el caso de que tú y tu novia os hayáis pasado un poquito...  Luego, probablemente estos ancianos, se irán de la lengua y se lo dirán a sus respectivas esposas.  Después, las esposas a sus respectivas amigas íntimas..., ¡y no hace falta que te diga que lo sabrán hasta en Vladivostok!

     No obstante, como de costumbre, echaremos mano del Diccionario Etimológico Watchtoweriano-Español, para poder responder a tus inquietudes teocráticas.  ¡Va por ustedes!

Discurso de boda: Véase “Casarse sólo en el Señor”. Pimero, el futuro matrimonio, deberá pedir permiso al cuerpo de ancianos de la congregación local sobre el uso del Salón del Reino para este menester.  Si se autoriza el uso, entonces el discurso normalmente es ofrecido por un anciano. La confesión religiosa suministra un bosquejo para que el anciano lo lea en el Salón del Reino: un discurso de treinta minutos titulado “Un matrimonio honorable a la vista de Dios”(S-41) después que los novios se hayan casado en el juzgado o Ayuntamiento correspondiente. Para que el anciano acceda a dar este discurso y, por lo tanto, la pareja recién casada pueda hacer uso del Salón del Reino en esa ocasión tan especial --donde estarían todos sus familiares y amistades--, previamente los novios deberán someterse a un interrogatorio por parte del anciano discursante.

Si la pareja desea que se pronuncie el discurso en el Salón del Reino, deberá hablar primero con los ancianos de la congregación para solicitar el uso del local. Los ancianos deben asegurarse de que todo lo relacionado con la boda les permita conceder el uso del Salón del Reino con una conciencia limpia. Debe fijarse una hora que no estorbe ninguna de las actividades de la congregación. El hermano seleccionado para ofrecer el discurso de boda debe reunirse previamente con los novios, para asesorarles y asegurarse de que no hay ningún impedimento moral o legal con relación a la boda, y si después se va a celebrar una reunión social, dar su conformidad. El discurso de boda debe durar media hora aproximadamente, y presentarse con dignidad, resaltando el lado espiritual. La Atalaya, 15 de abril de 1997, página 24. 

 El nuevo libro secreto para los ancianos Pastoreen el Rebaño de Dios (1 Pedro 5:2), [Edición año 2010] en la página 126 y párrafo 5, señala: Antes de comprometerse a oficiar la boda, el anciano debe entrevistarse con los novios y preguntarles sobre su conducta durante el noviazgo, haciéndolo con delicadeza pero sin rodeos.[…] Si sale a relucir que los novios han cometido algún acto de inmoralidad sexual que exija la intervención de un comité judicial, no podrán utilizar el Salón del Reino.[…].  http://www.vacunadefe.com/Documents/ks-10.pdf

También, el boletín mensual Nuestro Ministerio del Reino, noviembre de 2008, página 3, dice: Puesto que la boda también dice mucho del anciano que oficia la ceremonia, se le debe mantener igualmente informado de los planes. El hermano debe reunirse con la pareja para preguntarle sobre su conducta moral durante el noviazgo, y se espera que los novios sean abiertos y muy sinceros.  

Esta directriz, en realidad, supone una auténtica patente de corso para que el anciano (puede ser una persona calenturienta sexualmente) haga preguntas íntimas a la pareja, como: ¿Han habido relaciones sexuales completas? ¿Ha habido penetración anal u oral? ¿Ha habido sexo oral? ¿Se han masturbado el uno al otro? ¿Tocamientos de pechos, vulva o pene por parte del otro? De haber habido: ¿cómo se hizo y quién lo hizo?, ¿en qué lugar?, ¿a qué hora? ¿Ocurrió en repetidas ocasiones? De contestar sí a cualquiera de las preguntas, los novios pierden la oportunidad de celebrar la boda en el Salón del Reino y quedarán expuestos a un comité judicial. Según mi punto de vista, esto supone una vejación en toda regla para los novios que sólo sirve para poner cachondo al anciano de turno y humillar lo máximo posible a la pareja. Hay que tener muy poca vergüenza para hacer estas preguntas intimísimas a una pareja de novios y ser un pardillo integral al aceptarlas.
http://es.scribd.com/doc/100676509/El-lado-comico-de-la-Watchtower-Edicion-21-de-julio-de-2012

Fin de las citas del diccionario.

¡En fin!  Creo que con las citas que tienes en esta entrada, te puede ayudar a tomar tu decisión al respecto.  Cada uno es dueño de su vida y en última instancia, tú decides hasta qué grado quieres que controlen tu vida.

Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y los diversos chanchullos en el nombre de Dios?

[Para el lector que le suene a chino lo que es un "discurso de boda", en YouTube, puedes encontrar bastantes grabaciones en vídeo: discurso de boda; boda en el Salón del Reino, etc.]