martes, 24 de septiembre de 2013

Dijo el ángel: "Sus pecados y su orgullo han subido hasta el cielo"

William Abbott
Helen Ward

     Estimados camaradas abduccidos por los ungidos de pacotilla:

     Los días 20 y 21 del presente mes, apareció en las noticias británicas la condena de William Abbott y la que fuera su esposa Helen Ward, por haber abusado sexualmente de niños.  Ambos, tienen el "honor" de haber sido incluidos en una base de datos conjunta  --para Irlanda y el Reino Unido--  donde quedan registrados los delitos contra niños.  Como la noticia está en inglés, el Topo Ajalvireño  --traductor intrépido y apóstata--   dedica su valioso tiempo a traducirlo a la lengua de Cervantes.  ¡Va por ustedes!
Un hombre de 61 años de edad ha sido condenado a 16 años de cárcel por unos históricos delitos sexuales cometidos hace treinta años.  
William Abbott, que para aquel entonces era un testigo de Jehová practicante, sometió a una niña a un extraño juego sobre "qué hacer ante un intento de violación". 
Él le mencionó que debería estar preparada para defenderse de este tipo hombres más tarde en su vida; consistiendo el juego en ver si ella era lo suficientemente fuerte como para librarse de un intento de violación.
Como ella no tuvo la suficiente fuerza física para impedirlo, él cínicamente y para gratificarse sexualmente culminó la "lección" violando a la niña.
La que fuera su esposa, actualmente con 60 años de edad, ha sido condenada por cómplice a una pena de 10 años de cárcel.
Tanto Abbott, como Ward, ha sido fichados de por vida en el registro de delincuentes sexuales.
El magistrado Philip Hughes, del Juzgado de lo Penal de Mold (una ciudad en País de Gales), emitió dos órdenes para impedir que los acusados puedan en el futuro estar a solas con niños.
Abbott, ha sido condenado por dos violaciones y un intento de violación a una niña, y dos casos de abusos sexuales en un niño.
Ward   --dijo que en aquel tiempo Abbott le tenía controlada--  ha sido condenada por ser cómplice de: violación, intento de violación y abusos sexuales.
Ellos niegan todos los cargos, pero ya habían sido condenados en una audiencia judicial anterior.
El juez les dijo que ambos habían sido condenados por graves delitos sexuales cometidos contra niños hacía treinta años, a principios de la década de los años ochenta.
Los delitos fueron cometidos estando ellos bajo los efectos del consumo de sustancias estupefacientes.
El juez dijo que Abbott, era quien llevaba la voz cantante y que él amenaza a sus víctimas por si se les ocurría revelar lo que les había sucedido.
El matrimonio, había arruinado la vida de las víctimas y les habían causado un daño emocional.
El magistrado explicó que, Abbott, le dijo a una de las víctimas que iban a jugar a un juego que consistía en "cómo resistirse a una violación". Indicándole a la víctima que le estaba haciendo un favor por enseñarle a defenderse de este tipo de hombres.  Pero, él mismo, cínicamente, la violó.
Su esposa, Ward, participaba animando a la niña a que participase en el juego.
"Ambos saben que para este tipo de abusos sexuales, sólo queda aplicar una larga condena de cárcel", les dijo el juez. 
El magistrado dijo de Abbott que era un ser dominante y un matón.
Su esposa, Ward, estuvo influenciada por él y le ayudó a que cometiese los delitos.
El juez dijo haber leído una serie de testimonios a favor de los acusados recordando que estos hechos habían ocurrido hacía treinta años y que los acusados habían demostrado una actitud más responsable desde entonces.
Abbott, cerró los ojos cuando escuchó la sentencia a 16 años de cárcel, no mostrando ninguna emoción.
Ward, se puso la mano en la boca cuando pudo oír que era condenada a 10 años de cárcel. 
Luego, ambos fueron esposados y conducidos a sus respectivas celdas.
El fiscal, Karl Scholz, dijo que los acusados  --ambos testigos de Jehová praticantes para aquel entonces--  habían cometido unos delitos treinta años atrás, llegando a creen que habían quedado sepultados por el tiempo.  Pero las víctimas dieron un paso adelante dando a conocer qué sucedió en aquellos años.
El abogado de Abbott, Desmond Lennon, dijo que su cliente no reconocía las acusaciones vertidas contra él.
El abogado de Ward, Dafydd Roberts, dijo que el matrimonio se había divorciado hacía muchos muchos años y que ella ahora tenía una nueva vida. 
Dijo que estaba claro que él la había intimidado y que había empleado la violencia contra ella años atrás y que por esa razón había llegar a estar bajo su influencia.  http://ukpaedos-exposed.com/2013/09/20/william-abbotthelen-ward-wallaseyshotton/

     ¿Qué puedo decir desde mi enfermiza mente apóstata?  Pues que definitivamente me gusta más la justicia "mundana" para estos casos de pederastia,  que la justicia impartida por nuestra confesión religiosa de los testigos de Jehová.  En la justicia mundana, todo sale a la luz pública: los delitos, quiénes los cometieron, cuándo los cometieron, contra quiénes y dónde fueron cometidos. Además, normalmente, las víctimas son resarcidas, compensadas económicamente.   No hay secretismo ni confidencialidad.  ¡Todo sale a la luz!  ¿Somos hijos de la luz, o de la oscuridad?

     Los delincuentes, son juzgados y condenados a largos años de cárcel.  Quedan fichados de por vida y con una orden judicial de por vida que les impide estar junto a niños.  Todo el mundo los conoce..., puede ver sus caras y saber quiénes son; así de esta manera los padres puede también proteger a sus hijos. Si salen de la cárcel, la policía les podrá hacer un seguimiento para controlarlos y que no puedan abusar sexualmente de más niños.

     ¿Qué hubiera pasado en el caso de que la confesión religiosa hubiese recibido el testimonio de una víctima  --si podemos imaginarnos lo improbable de que un niño atemorizado pueda hacerlo---?  Nada de nada.  Si una niña, o sus padres, se hubiese dirigido a los ancianos de la congregación, para denunciar que el matrimonio Abbott había abusado sexualmente de su hija, los ancianos no hubieran hecho nada: ellos necesitan dos testigos presenciales del delito..., ¡según indican las directrices de la confesión religiosa!  ¿No ha testigos presenciales...?  ¡No hay delito!  Así, los ancianos de congregación, no formarán un Comité Judicial en las trastienda del Salón del Reino y el asunto quedaría entre la palabra de una persona contra otra.

     ¿Qué pasaría si dos víctimas distintas se remitiesen a los ancianos de congregación, denunciando los abusos sufridos por el matrimonio Abbott?  Es bastante improbable..., pero vamos a suponerlo.  Primero: los ancianos no hubieran denunciado al pederasta ante la policía.  ¡De momento el pederasta se libra de un porrón de años en la cárcel!  ¡Nadie se enteraría  --por ,los ancianos--  que el matrimonio Abbott había cometido estos delitos!  Los padres de otros niños en la congregación, así como en el vecindario, no se hubieran enterado de nada..., ¡luego sus hijos no tendrían la protección que se merecen!

     Los ancianos de congregación  --compuesto por un panadero, un transportista y un fontanero--, formarían un Comité Judicial en la trastienda del Salón de Reino.  Si ven que los acusados echan muchos lágrimas, seguramente llegarán a la conclusión de que los delincuentes están arrepentidos y les dan un regañida y les quitan ciertos privilegios dentro de la comunidad religiosa.  ¡Aquí paz y después gloria!  Si no echan muchas lágrimas, o si el hecho ha trascendido a la opinión pública..., ¡pues lo expulsarán de la congregación!  Eso sí: en ningún caso acudirán a denunciar al pederasta a la policía.  Tampoco anunciarían en la congregación, a todos los miembros, que el matrimonio Abbott son una pareja de delincuentes que han abusado sexualmente de dos niñas.  Los miembros de la congregación no sabrían el porqué el matrimonio Abbott ha sido expulsado de la comunidad religiosa..., ¡tendrían que recurrir a los servicios de Aramís Fuster o de Rappel, para enterarse!

     Definitivamente, tanto los niños en la congregación de los testigos de Jehová, como los niños de las Islas Británicas, como los niños de todo el mundo..., ¡están ahora a salvo del matrimonio Abbott!  La justicia mundana no es perfecta, pero es infinitamente mejor y superior a la que imparte la confesión religiosa siguiendo las directrices del Cuerpo Gobernante.

     Desde este púlpito virtual y verdadero, seguiré denunciando la política de la confesión religiosa de los testigos de Jehová en los casos de pederastia que se dan en nuestras comunidades locales.

     Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira y de las opacidades diversas en el nombre de Dios?


Enlaces que amplían la noticia y foros donde se comenta:

http://www.walesonline.co.uk/news/wales-news/husband-ex-wife-jailed-over-series-6071503
http://www.dailypost.co.uk/news/north-wales-news/william-abbott-bully-who-subjected-6073209
http://ukpaedos-exposed.com/2013/09/20/william-abbotthelen-ward-wallaseyshotton/

http://www.extj.com/showthread.php?23865-Matrimonio-Testigo-condenado-a-un-total-de-26-a%C3%B1os-por-abuso-de-menores
http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/child-abuse/262457/1/William-Abbott-a-practising-Jehovahe28099s-Witness-at-the-time-subjected-one-young-girl-to-a-bizarre-e2809crape-teste2809d-Wales-UK#.UkEexYa9Vpo