viernes, 21 de diciembre de 2012

Escuelas y más escuelas, ¿para qué?


Escuela Bíblica para Matrimonios Cristianos

Estimados camaradas víctimas de la pseudoteología watchtoweriana:

     Nuestro compañero Nízam, el Ojo que todo lo ve, nos informa puntualmente a la casa de la fe y de la fa..., ¡y gratis!  ¿Puede decir lo mismo el Cuerpo Gobernante, cuando está pidiendo el pisito a las abuelitas ansiosas de la salvación eterna? http://www.extj.com/showthread.php?22111-Sobre-la-escuela-matrimonios-cristianos  Pero, hoy empezaremos con uno de mis relatos preferidos:
     Tom Sawyer vivía con su tía porque su madre y su padre habían muerto. A Tom no le gustaba ir a la escuela y no le gustaba trabajar. Le gustaba jugar y tener aventuras. Un viernes no fue a la escuela – se fue al río. 
     Tía Polly estaba furiosa. “¡Eres un mal chico!” le decía. “Mañana no puedes jugar con tus amigos porque no fuiste a la escuela hoy. Mañana vas a trabajar para mí. Pintarás la cerca.”  
     El sábado en la mañana Tom no estaba feliz, pero empezó a pintar la cerca. Su amigo Jim estaba en la calle. 
--Tom le pregunto, “¿Quieres pintar?” 
--Jim dijo, “No, no puedo. Voy a conseguir agua.” 
Luego Ben llegó a la casa de Tom . Observaba y dijo, “Voy a nadar hoy. Tú no puedes porque estás trabajando.” 
--Tom le dijo, “Este no es un trabajo. Es como pintar.” 
--“¿Puedo pintar yo también?” pregunto Ben. 
--“No, no puedes.” Respondió Tom “tía Polly me lo pidió porque yo soy un buen pintor.” 
--Ben dijo, “Yo soy un buen pintor también. Por favor, ¿puedo pintar? Tengo fruta. ¿La quieres?” 
--“OK,” dijo Tom . “Dame la fruta. Ahora puedes pintar.” 
     Ben empezó a pintar la cerca. Más tarde muchos chicos llegaron a la casa de Tom. Ellos observaban a Ben, y también querían pintar. 
--Tom dijo, “Denme algo de comer y pueden pintar.” 
     Tom se quedo en el patio, y los chicos pintaban. Pintaron la cerca tres veces. Estaba hermosa y blanca.

     Tal vez, uno de los los goles más sonados que nos ha metido el Cuerpo Gobernante, ha sido el presentarnos el trabajo que hacemos por y para ellos..., como un "privilegio".  Éstos espabilados, en sus ratos libres, se dedican a la profesión de concertador de privilegios: expiden los privilegios de trabajar para ellos gratis, ¡como si de un gran honor fuese!  Esto es parecido a una editorial que te contrate para vender libros y te dice que esa tarea no es un trabajo..., ¡sino un privilegio para ti y que eres un afortunado!  Y los gastos en los que pudieras incurrir en el ejercicio de ese privilegio..., correrán a tu cargo.  Pero, los beneficios  --donaciones de los transeúntes--  irán para los concertadores de privilegios, que son quienes te otorgan el "privilegio" de recaudar para ellos en nombre de la etérea Obra Mundial.  Por este motivo me remito al relato de Tom Sawyer; por la analogía.

     ¿Qué tiene que ver todo esto, con la Escuela Bíblica para Matrimonios Cristianos?  Bueno, desde la perspectiva que me da la experiencia de haber pasado varias décadas de mi vida en esta confesión religiosa del notorio arraigo y olé, quisiera dar mi opinión para alertar a propios y extraños.  Todo esto, me retrotrae a la década de los setenta, cuando el fin del mundo era inminente y llegaría en el año 1975: ¿qué consecuencias tuvo en la vida de la gente que se creyó semejante timo..., abandonando sus intereses personales en aras del adelanto económico de la Organización?  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2008/10/el-fin-del-mundo-en-1975-quin-estaba.html

Ministerio del Reino, abril de 1973, página 8
     Durante la década prodigiosa, casi cada mes, en el boletín mensual interno de la entidad religiosa, aparecía publicado un apartado titulado: ¿Puede ud. "pasar a (región de España) y ayudarnos"? Hechos 16:9  Para muestra un botón, y un hermano fiel me ha pasado esta página del Ministerio del Reino de abril de 1973, página 8.

     En esta sección, se animaba a solteros y familias enteras a que se mudaran a otras provincias españolas para apoyar la "predicación"  --¡que no era otra cosa que la compra y la venta de los libros editados y publicados por la confesión religiosa!--.  Por supuesto, esto suponía abandonar empleos fijos, normalmente, también la venta de la vivienda, cambio de colegios para los niños; esto si estabas casado.  Si eras soltero; en muchos casos abandonar tus estudios académicos para poder dedicarte en cuerpo y alma a la "predicación" del fin del mundo en el año 1975.  Muchos contaron que con el dinero de la venta de su vivienda, les daría para vivir toda la familia esos pocos años que faltaban antes del fin del mundo.  Pero, trágicamente, el fin del mundo no llegó..., ¡y el dinero que tenían en la cuenta bancaria se acabó!  La mayoría de los lugares donde se mudaron estas familias, eran zonas de la España rural, donde prácticamente no habían posibilidades de poder insertarse en el mercado laboral.  Para todos los incautos que aparcaron sus proyectos personales, ¡acabó todo como el rosario de la aurora!

     Por lo tanto, una vez expuesto mis razones, advierto que esto me suena al mismo perro con distinto collar: una escuela para matrimonios, que tendrán que aparcar sus intereses personales en aras de una verdad caduca y unas profecías fallutas, ¡como documenta la historia reciente!  Éstas personas, saldrán de esta escuela preparadas, ¿para qué?  Básicamente, para ofrecer los productos de la Watchtower y recaudar donativos para la etérea Obra Mundial.  Además, se tendrán que autofinanciar ellos mismos.  El Cuerpo Gobernante, quiere mano de obra gratuita para todo: para la fabricación y distribución de sus productos, para la edificación y mantenimiento de sus bienes inmuebles, ¡en fin!... para todo, todo y todo.  Son siempre los únicos y grandes beneficiados: sea que venga el fin del mundo prometido, o no.

     Puedo entender que haya quien aparque sus intereses personales con el fin de ayudar al prójimo: y ésas personas tienen toda mi admiración y respeto.  Pero, ¿quién se beneficia de la publicación y distribución de unas verdades caducas y unas profecías fallutas?  ¿Quién se beneficia de escriturar todos los Salones del Reino, a nombre del cuerpo eclesiástico de la confesión religiosa?  ¿Dónde está la ayuda social y en qué cantidades y conceptos?

   De modo que, desde este púlpito virtual y apóstata; seguiré criticando las carencias y los excesos de nuestra denominación religiosa que se ha llevado por delante toda nuestra vida y a todos nuestros seres queridos.  ¡Amén y amén!

     Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira?