lunes, 30 de abril de 2012

Dos pastores religiosos detenidos por no denunciar un caso de pederastia


Estimados camaradas víctimas de las políticas watchtowerianas:

Tiempo atrás, las iglesias proporcionaban un lugar de asilo a los criminales perseguidos por la justicia ordinaria.    Por lo tanto era considerado un sacrilegio el que una persona fuera arrancada a la fuerza del refugio que le proporcionaba el suelo sagrado de la iglesia.  Lo que en un principio tuvo su utilidad  --proteger al débil del poderoso--  con el tiempo se desvirtuó y estos lugares se convirtieron un un refugio de criminales y de sus actividades delictivas.  Con el paso del tiempo, los pueblos se fueron dotando de un sistema jurídico sólido y donde las personas ya no precisaban de la protección que ofrecía el suelo sagrado de las iglesias.  En el ínterin, todo esto llevó siglos.  A lo importante: lo que durante siglos se consideró como un derecho sagrado..., ¡dejó de serlo!

Actualmente, bajo el paraguas protector del secreto de confesión, las distintas confesiones religiosas, pueden  --sin quererlo expresamente--  amparar y proteger al pederasta de turno dentro de sus filas..., ¡con el consiguiente peligro al que quedan expuestos tanto los niños dentro del ámbito de la confesión religiosa, como los de fuera de ésta!

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, las demás religiones se amparan en la definición que da la Iglesia Católica sobre el secreto de confesión, con el fin de no revelar ni la identidad ni los hechos delictivos de los miembros de la comunidad: sean pastores o miembros de a pie.  Entre los crímenes, también se incluyen lo que tratamos hoy: la pederastia o paedofilia.  ¿Qué hay si las autoridades judiciales exigieran al pastor religioso que revele esa confesión?
¿Las autoridades judiciales podrían obligar a un sacerdote a revelar un secreto de confesión? En el Derecho de la Iglesia la cuestión está clara: el sigilo sacramental es inviolable. El confesor que viola el secreto de confesión incurre en excomunión automática. Esta rigurosa protección del sigilo sacramental implica también para el confesor la exención de la obligación de responder en juicio «respecto a todo lo que conoce por razón de su ministerio», y la incapacidad de ser testigo en relación con lo que conoce por confesión sacramental, aunque el penitente le releve del secreto «y le pida que lo manifieste», (cánones 1548 y 1550). http://es.catholic.net/aprendeaorar/105/50/articulo.php?id=16256
No debemos olvidar que, el Papa Benedicto XVI, el año pasado, ordenó a todos sus obispos que denunciasen a la policía a todos los sacerdotes que puedieran ser sospechosos de actos de pederastia, rompiendo con una tendencia que ha provocado tantísimo sufrimiento en incontables cantidades de niños indefensos: http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/05/cuerpo-gobernante-ha-puesto-el-liston.html

Como el caso que nos ocupa es la confesión religiosa de los testigos de Jehová, diremos que ella se aprovecha de este resquicio legal para no colaborar activamente con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.  ¿En qué sentido?  Bueno, el secreto de confesión como tal, no existe en esta comunidad religiosa.  ¿Por qué?  Pondremos un ejemplo: un servidor, como miembro de la comunidad religiosa, me dirijo a un anciano de la congregación y le confieso que he cometido adulterio.  Bien, pues el pastor no puede guardarse ese secreto con él: las normas internas de la confesión religiosa son que el pastor está obligado a compartir mi secreto de confesión con los otros ancianos de la congregación.  Además, se me formará un Comité Judicial a nivel interno donde se airearán todos los detalles de mi pecado y en el que se me impondrán ciertas limitaciones temporales de carácter interno. También en la visita semestral del superintendente de circuito será informado de mi pecado y como colofón  se enviaría un informe escrito a la sede nacional con todos los detalles de mi pecado (lugar, hora, fecha, personas partícipes, pecado, etc.) en el supuesto que los ancianos considerasen conveniente mi expulsión de la confesión religiosa.  Todo esto con los consiguientes informes escritos que quedan archivados y que desconocemos cuántas personas más tendrán acceso a lo largo de mi vida.  Por lo tanto, el secreto de confesión, como tal, no lo guarda la confesión religiosa en el modo en que lo entendemos las personas y la justicia española.  Incluso en los EE.UU., ya perdieron un juicio argumentando el secreto de confesión y los ancianos de la congregación fueron obligados por el juez a testificar en un caso de pederastia.  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2008/03/el-juez-ordena-que-los-ancianos-de.html  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2008/04/los-ancianos-del-caso-murrieta.html  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2008/04/ancianos-de-congregacin-testifican-en.html  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2009/03/anciano-de-congregacion-puede-que-tenga.html

Pero, la noticia que encabeza el tema de este post, trata sobre un caso donde el padre de unas hijas ha sido acusado de abusar sexualmente de ellas y dos pastores religiosos detenidos por no informar a la policía de tales crímenes.  La periodista Jennifer Thomas, ha escrito el artículo en el diario digital azfamily.com  El caso trata de un padre que abusó de sus dos hijas.  En el año 2008, la mayor de la hijas acudió a al local de la confesión religiosa  --Iglesia de la Palabra--  en la localidad de Glendale (Arizona) para mantener una reunión entre: el padre biológico y abusador, los dos pastores religiosos y ella.  El padre de la chica, reconoció su crimen ante los pastores y, éstos le dijeron a la víctima que debería perdonar a su padre porque estaba arrepentido y, además, restablecer su relación con él.  Después de esta conversación mantenida en la iglesia, el padre dejó de abusar sexualmente de ésta hija pero continuó abusando de su otra hija durante dos años más.  O sea, la otra hija estuvo sufriendo abusos sexuales durante dos años más porque los pastores religiosos no informaron de este delito a la policía..., ¡algo obligatorio con la leyes de Arizona!  Por lo tanto, esta es la razón de que éstos dos pastores religiosos están detenidos y acusados de violar la ley.  http://www.azfamily.com/news/local/Phoenix-dad-accused-of-molesting-daughters-2-pastors-arrested-for-not-reporting-abuse-99483409.html

Es muy instructivo, el comentario que hace de esta noticia Rev. Dr. Marie M. Fortune:
[...] Aquí hay dos cuestiones a tener en cuenta.  Primero, en Arizona, los pastores religiosos están obligados a denunciar los casos de pederastia  --así como los maestros y el personal médico--, porque la pederastia está considerada un delito.  Segundo, independientemente de que las leyes obliguen o no a los pastores religiosos a denunciar estos casos (ya que las leyes varían en los EE.UU. entre los estados) nosotros exhortamos a los pastores religiosos a que denuncien todo caso de abuso sexual a niños, porque ninguno de nosotros tenemos la capacidad de manejar esta situación de manera aislada y sin la colaboración exterior (autoridades judiciales y policía).  Los profesionales a quienes se les informa de tales abusos sexuales, precisarán proteger al menor y mantener al pederasta controlado.
La misma historia la he oído una y otra vez.  Pastores religiosos bienintencionados  --pero equivocados--  quienes tratan de solucionar los casos de abusos sexuales dentro del entorno familiar.  He tenido que admitir lo que esto representa, como un colega mío me dijo una vez: una ignorancia despiadada con terribles e innecesarias consecuencias para la víctima.
Mi pronóstico: Esta confesión religiosa así como muchas otras, acudirán en defensa de sus pastores religiosos argumentando que el denunciar a los pederastas viola la Primera Enmienda que protege la libertad religiosa.  Habrá una larga e interminable cadena de procesos judiciales, pero el hecho de que una niña ha sufrido durante dos años de abusos sexuales después de haber sido informados los pastores religiosos, quedará en el olvido dentro de esta batalla dialéctica y judicial.
Hacemos un llamamiento a nuestros guías espirituales: necesitamos ayudar a nuestros colegas seglares (policía y jueces) para trabajar en armonía con el objetivo de nuestra pastoral para combatir la pederastia.
Nunca olvidaré la noche en la que me senté con un grupo de personas que habían cometido incesto y estaban en tratamiento, la mayoría de ellos cristianos activos, y escuchar de cada uno de ellos cómo habían acudido a sus respectivos pastores religiosos a recibir el perdón después de haber sido detenidos.  Cada uno de ellos, fue enviado a su domicilio después de hacer una oración y "haber sido perdonados".  Ellos me dijeron: "Por favor, no nos perdonéis tan fácilmente.  Ha sido la peor cosa que nos han podido hacer nuestros pastores. Porque eso significa que nosotros podemos continuar evadiendo nuestra responsabilidad".  El testimonio de todos ellos es un poderoso recordatorio a los pastores religiosos de los límites que tenemos para investigar estos casos y la gran responsabilidad que tenemos de proteger a los niños.  De manera general, esto significaría que nosotros debemos de denunciar (a la policía) los casos de abusos sexuales a menores.
          Rev. Dr. Marie M. Fortune FaithTrust Institute www.faithtrustinstitute.org
http://www.faithtrustinstitute.org/blog/marie-fortune/81
A esta alturas, ya en el siglo XXI, no deja de sorprenderme que el gobierno de España pueda conceder el estatus del notorio arraigo a cualquier confesión religiosa que no colabora activamente con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado denunciando todo caso de pederastia que se pueda dar en sus comunidades locales.  Es hora de echar un vistazo a los protocolos que siguen las denominaciones religiosas en los casos de pederastia, solicitar los cambios oportunos donde proceda y exigir las debidas responsabilidades a las direcciones de las comunidades religiosas.  El interés por proteger a la infancia debe estar por encima de los intentos por mantener la buena imagen pública de la entidad religiosa.

Éstos dos pastores religiosos detenidos, ¿cómo podrán pagar a la víctima por los dos años que estuvo sufriendo abusos sexuales?  Si ellos hubiesen cumplido con las leyes de Arizona..., ¡ésa niña no hubiese sufriendo dos años completos con la presencia del pederasta en su propia casa!

Es muy fácil para el pederasta, en el peor de los casos, sufrir una restricción temporal de "privilegios" dentro de la comunidad religiosa..., ¡en lugar de una pila de años en la cárcel en el caso de haber sido denunciado a la policía!  No se puede despedir a un pederasta, diciéndole que Dios le ha perdonado porque cuando le pillan in fraganti..., ¡echa unas lágrimas de cocodrilo como muestra de su arrepentimiento genuino!  Esto no se puede arreglar sólo rezando unos padrenuestros.  Aquí hay que dar la cara, y el crimen debe denunciarse ante la policía para que realice las oportunas investigaciones y determine la culpabilidad o inocencia del acusado el juez correspondiente de la justicia ordinaria.

Mientras las confesiones religiosas siguen luchando por mantener sus privilegios en este sentido..., ¡multitudes de niños son violados cada día!  Desde este púlpito virtual, vamos a seguir dando caña al mono..., ¡aunque a Testigo Humano le pueda doler en sus carnes!

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  ¿Quién es el padre de la mentira y las opacidades diversas?