domingo, 13 de noviembre de 2011

Los timócratas reescriben la historia..., ¡de tapadillo!

El B.O.E.: La Atalaya, 1 de enero de 1989, página 12
http://testigosdejehovaywatchtower.wordpress.com/2009/05/09/la-sociedad-watchtower-oculta-su-pasado-reescribiendo-su-historia-3/

Estimados camaradas ibéricos y allende los mares:

El documento que exponemos hoy para informar a la casa de la fe, no es ninguna novedad.  Desde hace años, muchos de nuestros entrañables compañeros apóstatas han dejado con el culo al aire al Cuerpo Gobernante, al pillarles in fraganti reescribiendo la historia.  El de hoy, es uno de esos ilustres ejemplos con los que queda en entredicho la buena fe de la Voz de Dios en la tierra..., ¡todo un ejemplo de honestidad!

Desde la fundación de esta confesión religiosa a finales del siglo XIX, la dirección de ésta, ha estado jugando con el binomio: inminencia del fin del mundo y la salvación eterna del individuo a través de la distribución y venta de sus publicaciones.  Para infundir moral en la tropa de pardillos integrales, la Sociedad o Cuerpo Gobernante ha estado jugando con las fechas del fin del mundo.  La última fecha en la que pusieron toda la carne en el asador, fue el año 1975. http://johnhenrykurtz.blogspot.com/2011/11/historia-de-la-timocracia-1975-el-fin.html  Pero el tiempo es un juez implacable y llegó el 1975, pasó el 1975..., ¡y nada sucedió de todo lo predicho por los pedigüeños sin fronteras!  No obstante, ellos querían seguir metiendo el miedo en el cuerpo a la tropa indocta, ¡pues buenos réditos económicos les proporcionaba a la casta dirigente!  Asi, en la publicación que ejerce de buque insignia La Atalaya del 1 de enero de 1989, página 12, párrafo 8, escribían lo siguiente:
"El apóstol Pablo iba a la vanguardia de la actividad misional cristiana.  También estaba colocando los cimientos para una obra que se completaría en nuestro siglo XX".
Con esta oración, lograron ganar otros 25 años de margen para seguir explotando el miedo de la gente.  Pero, de nuevo, el tiempo les dejó en el lugar que les corresponde y que merecidamente se han ganado: ¡unos ilustres profetas fallutos!  Personalmente, me gusta lo de timócratas.

Aún así, ahí no acaba el engaño manifiesto y, en consonancia con el libro de George Orwell: 1984, también esta confesión religiosa tiene un Ministerio de la Verdad que, de tanto en tanto reescribe su historia..., ¡eliminando datos comprometedores!  ¡Toda una hazaña para los que se autoproclaman los "hijos de la luz"!  De modo que, desde el año 1999  --más o menos--, anualmente,   la entidad religiosa recopila y edita muchas de sus obras literarias en un CD-ROM, llamado: Watchtower Library.  Uno esperaría que el CD-ROM, fuese fiel y exacto a la hora de reproducir las publicaciones que se editaron en papel..., ¡y eso creen la mayoría de los testigos de Jehová de a pie!

Ahora, fijaos en cómo reescriben la historia los teócratas-tunantes.  Cuando uno se dirige a la misma publicación que aparece escaneada más arriba en este post, a su correspondiente en el CD-ROM, ¿con qué se encuentra el lector cándido?  ¡Pues que el Cuerpo Gobernante han cambiado  --sin ponerse colorao--  la oración gramatical en cuestión!  Leed con atención y comparad:
"El apóstol Pablo iba a la vanguardia de la actividad misional cristiana. También estaba colocando los cimientos para una obra que se completaría en nuestros tiempos".
Por arte de birlibirloque, ha desaparecido el muy concreto y específico siglo XX, por un más genérico y elástico y traslapable..., "nuestros tiempos".  ¿Hay trampa, o no?  ¿Existe timo-timocrático, o no?  ¿Quién engaña al personal?  ¿Quién se arroga el papel de Voz de Dios en la tierra..., para luego dar al personal gato por liebre?

Esto nos hace surgir una duda, ¿si son capaces de reescribir la historia, de qué no serán capaces...?  ¿Podemos fiarnos de quien, con nocturnidad y alevosía, reescribe la historia?  Que cada cual llegue a sus propias conclusiones.

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.  Lo documentamos todo, todo y todo.  ¿Quién es el padre de la mentira?  ¿Quién quiere nuestro dinero, a pesar de tener la esperanza celestial?

Nuestro orfebre de la palabra, el camarada Tejota, ha compuesto un poema para toda la honorable hermandad apóstata.  ¡Muchas gracias a él!:

Dándoselas de listillo,
iba Pablo a la vanguardia
de la actividad cristiana
y colocó el fundamento
de una obra misional
que habría de culminar
ya al final del siglo veinte.


Pasado el siglo, la gente
pronto empezó a cuestionar
si no fue asunto banal
lanzar por prédica un cuento
montado a la americana
y que hasta dio taquicardia
al más espabiladillo.

14 de noviembre de 2011 15:28