miércoles, 25 de noviembre de 2009

Las palabras "saludables" del lenguaje puro de la verdad watchtoweriana..., ¡que no te pase nada!

El Infiltrado











Foto actualizada de la "Voz" de Dios en la Tierra...

La luz de la Voz de Dios en la Tierra...

Estimados camaradas en las catacumbas:

La verdad no es posesión de todos. Más que eso: no todos quieren conocer la verdad. Hay quien prefiere las medias verdades o la mentira descarada, ¡pero eso sí, enarbolan la bandera de la verdad con pasión! Nosotros, los apóstatas, somos requetemalos y documentamos las "verdades" caducas --y no inocuas-- del Canal de Comunicación de Dios con la Humanidad (podéis contemplar sus rostros en la foto de arriba). Ellos son lo que de verdad cortan el bacalao en todos los sentidos. No sólo interpretan la voluntad de Dios, sino que, en exclusiva se comunican con Dios. ¡Así son de humildes, éstos que viven de nuestros donativos económicos!

La Atalaya, es el órgano o publicación oficial --es lo que el B.O.E. en España-- donde se publican las verdades caducas de éstos profetas que dirigen a los casi siete millones de testigos de Jehová que hay por toda la Tierra. No obstante, la teología de estar por casa de éstos indocumentados académicos metidos a eruditos por su cuenta y riesgo..., ¡no es inocua! Me puede parecer ridículo el que te prometan una parcela en el Nuevo Orden Watchtoweriano que siempre está a las puertas, pero que nunca llega con el fin de obtener lo máximo de ti..., ¡pardillo integral ibérico y allende los mares! Pero, cuando se juega con la salud de la gente, sin tener ni idea de las consecuencias de tus consejos o sugerencias..., ¡máxime por la responsabilidad que adquieres cuando te proclamas en la Voz de Dios y la gente se lo cree! Entonces, lo que dices y lo que escribes, lo debes sopesar muy bien, lo debes medir con precisión. Esos consejos no son los que se pueden dar en una conversación distendida y desenfadada entre conocidos..., ¡esto la gente se lo cree, como si de la mismísima Palabra de Dios se tratase!

Nuestro camarada, El Infiltrado, nos manda esta copia escaneada de La Atalaya 1 de noviembre de 1966, página 659. ¡No hay como tener acceso a una amplia biblioteca teocrática en el páramo ajalvireño..., y ponerla al servicio de la Resistencia! El artículo en cuestión, aunque breve, da para mucho. Nos permite sondear y apreciar qué es lo que tienen en la cabeza éstos pedigüeños metidos a profetas de verdades caducas. El asunto es serio, pero no por esa razón vamos a dejar de utilizar el sarcasmo característico de la apostasía ibérica. ¡Éstos tíos nos tienen que dar muchas tardes de gloria!

La psiquiatría y la psicología hacen grandes esfuerzos para poder: entender, diagnosticar y tratar los múltiples trastornos mentales que padecen muchas personas. Intentar siquiera enumerarlas nos llevaría tiempo y no es el objeto de este post, pero, brevemente y las más comunes: diferentes tipos de demencia, trastornos de personalidad y comportamiento, las diferentes esquizofrenias, psicosis, manías, trastornos bipolares, depresiones, neuroticos, los obsesivos compulsivos, y una lista inacabable. Pero, los iluminados de turno tienen una única solución simple para todos estos trastornos mentales que hacen innecesaria la labor de psicólogos y psiquiatras. Diseccionemos el artículo en cuestión:

AYUDA A LOS ENFERMOS DE LA MENTE. Este es el tema. ¿Qué tipo de ayuda ofrece el Cuerpo Gobernante para todas estas enfermedades mentales? ¿Habrán descubierto la piedra filosofal..., el Santo Grial?

Empiezan con un lacónico y contundente: "La verdad de la Palabra de Dios tiene gran poder". ¿Y? ¿Están insinuando a los enfermos mentales que Palabra de Dios es lo que necesitan como tratamiento? No lleguemos a conclusiones precipitadas..., ¡que los ultra apóstatas somos malísimos!

Pues sí. No se cortan ni un pelo: "Muchas veces la luz y la verdad de la Biblia han traído dirección y propósito a la mente de los individuos angustiados, aun a los que padecen enfermedades de la mente". ¡Huy, huy, huy...! ¿Así que los esquizofrénicos, con un poco de vuestra luz están más que servidos en lo que a sus necesidades terapéuticos se refiere, no? ¡Nunca lo hubiera imaginado!

Ahora, nos ponen un ejemplo para ilustrar la superioridad terapéutica de las enseñanzas de Cuerpo Gobernante sobre los tratamientos de tanto charlatán mundano como hay entre psicólogos y psiquiatras: "Una señora (de Michigan) había sido paciente mental por más de diez años. Durante ese tiempo recibió tratamiento psiquiátrico con regularidad, recibió tratamientos de choque y asistió a una escuela para el recobro de los enfermos de la mente por un período de un año. Además, tomó medicinas por valor de unos 5.000 dólares para su condición. A pesar de todo este tratamiento y medicinas costosos, en varias ocasiones pensó en el suicidio". ¿Qué queréis que piense el lector al leer vuestras palabras como vocero de Dios que sois? Puede que la persona en alguna ocasión pensase en le suicidio..., ¡tal vez por ese motivo se estaba tratando y todavía no lo había ejecutado! ¿Cuántas personas que tuvieron ideas suicidas, están hoy vivas gracias a la medicina moderna..., y a esos costosos tratamientos contra los que despotricais a la chita callando? A veces, tristemente, los tratamientos son de por vida, pero le dan cierta calidad de vida a ésos enfermos que les permite llevar las riendas de su vida: atendiendo sus trabajos y familias.

Ahora, descaradamente meten la cuña plubicitaria, al añadir: "Sin embargo, un día su esposo, quien se había asociado un poco con los testigos de Jehová, le preguntó: '¿A quién estás orando?'. 'A Dios', replicó ella. Entonces él la animó a usar el nombre de Dios Jehová en su oración. Eso la hizo pausar y pensar". ¡No podía faltar lo de utilizar el nombre de Jehová! ¿Porqué no el de Yahveh..., que es una forma más exacta del nombre de Dios..., si es que queremos utilizar el nombre de Dios como amuleto? ¿Quién no ha oído aquello --en el Salón del Reino--: "el nombre de Jehová es una torre fuerte" y seguidamente una experiencia de alguien que escapó a una situación crítica al mencionar el nombre de Dios en voz alta? ¿Y qué hubiese pasado si la persona fuese sordomuda? He visto a varias personas que, a pesar de haber mencionado el nombre de Jehová..., ¡acabaron por suicidarse! ¡Esto no me vale!

¿Dónde está la clave, entonces? Se les invita a una asamblea de los testigos de Jehová y asisten el marido y ella. Entonces, la enferma escribre: "Sabía que esto era lo que había estado buscando toda mi vida". ¡Sí, perdió el tiempo con los psicólogos y psiquiatras! ¡Gastó inultilmente su dinero en medicamentos! Una sola asamblea de los testigos de Jehová... fue suficiente para sus trastornos mentales. ¡Mira tú las cosas..., y a mí que las asambleas me producen insosiego y angustia! ¡Definitivamente, cada persona es un mundo!

Pero, ahora viene lo más gordo: "Después de regresar a casa de la asamblea comencé a asistir a las reuniones de congregación regularmente. Entonces pude descontinuar todas las medicinas". ¡Qué peligro tenéis! ¿Hay alguna relación entre asistir a las reuniones de los testigos de Jehová y descontinuar a la brava la medicación? ¿Queréis comunicar al lector que, al asistir a vuestras reuniones, le hará posible el descontinuar los medicamentos? ¿Tiene esto base científica? ¿Tenéis idea de los efectos secundarios que padece la persona que descontinúa abruptamente los medicamenteos psicotrópicos? ¿Sabéis que, todos estos medicamentos, contienen una advertencia para el usuario: "no descontinuar su uso sin prescripción facultativa"? ¿Sois médicos como para sugerir a los enfermos mentales a que asistan a vuestras reuniones y dejen de tomar los medicamentos a los que están habituados? Muchos medicamentos de este tipo crean una dependencia, y el dejarlos abruptamente puede resultar contraproducente para la salud y por eso están prescritos por personal facultativo: tanto para la hora de tomarlos como para dejarlos..., ¡en esto nadie deberia usurpar el papel del médico, y menos un indocumentado que por no tener, no tiene ni el Graduado Escolar! ¡Es que la mezcla de teocrácia y salud..., es muy explosiva!

¡Claro el psiquiatra que la llevaba y que sabía de las consecuencias de dejar el medicación repentinamente, la llamó por teléfono: "Me preguntó si aún estaba medicándome. Cuando le dijo que había dejado de hacerlo, preguntó cómo había podido hacerlo eso tan repentinamente". ¡Sí, hombre, encima el psiquiatra se quedó boquiabierto y a partir de entonces recomendaría a sus pacientes asistir a las reuniones de los testigos de Jehová para poder curarse sin medicamentos..., manda huevos!

¿Qué respuesta le dio al psiquiatra la paciente afortunada que descontinuó la medicación por su cuenta y riesgo?: "Mi respuesta fue que ahora estaba asociándome con los testigos de Jehová". ¡Anda, anda! ¡Vaya tela! La panacea a todos los trastornos mentales..., ¡hacer caso a la banda de los teócratas del Cuerpo Gobernante!

¿Con qué palabras finaliza el iluminado Cuerpo Gobernante?: "Verdaderamente, el derrotero sabio es acudir a Jehová y su Palabra para luz y verdad". Estas últimas palabras hay que entenderlas a la luz del contexto y el tema que trata. ¡Menudo consejo reciben los pacientes testigos de Jehová! Los apóstatas no somos médicos, pero, una cosa sí te podemos decir: ¡Consulta a tu médico el tema de los medicamentos y no hagas caso a los consejos del Cuerpo Gobernante! ¡Te evitarás más de un disgusto! ¡No juegues con tu salud! ¿Los ves en la foto, bien alimentados y bien vestidos? No te confundas, ninguno de ellos ha estudiado medicina..., ¡no te dejes llevar al huerto!

ACCIÓN PARA EL POST:

Mandar la información a los siguientes estamentos:

Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, email: secop@cop.es

Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental: email: fepsm@fepsm.org

Ministerio de Sanidad de España, email: oiac@msps.es

Consejo General de Colegios Oficiales Médicos de España, email: webmaster@cgcom.es