jueves, 4 de junio de 2009

"¡Prefiero verte muerto, que el que dejes de ser Testigo de Jehová!"

"Un buen fanático siempre tiene listo un argumento"

http://www.stthomastimesjournal.com/ArticleDisplay.aspx?e=1588079

http://boards.library.trutv.com/showthread.php?t=282134

http://www.jehovahs-witness.net/jw/friends/176202/1/Murdered-woman-left-5-pg-letter-disassociating-herself-Husband-on-Trial

Estimados camaradas otrora abduccidos por la enseñanza "sana" de La Organización:

Escribió Voltaire:

"El fanatismo es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera. El que tiene éxtasis, visiones, el que toma los sueños por realidades y sus imaginaciones por profecías es un fanático novicio de grandes esperanzas; podrá pronto llegar a matar por el amor de Dios..."

Hoy, mal que pese a algunos historiados Watch de la Complutense y Asociados, tenemos el deber de remitirnos a otra desgraciada noticia..., ¡también nos llega desde el Canadá! La ciudad de Saint Thomas, al sur de Ontario (Canadá), ha sido testigo de una tragedia. El esposo --un hombre devoto-- la estranguló. ¿Porqué esta violencia de género en el mundo oscuro de los testigos de Jehová? Primero, debemos recordar que --en no pocas ocasiones-- hemos escuchado a algún celoso testigo de Jehová decirle a un familiar: "Prefiero verte muerto a que dejes de ser testigo de Jehová". Esto no es solo una frase hecha, tenemos testigos presenciales quienes ellos mismos han escuchado estas palabra de parte de: un padre, una madre, una hermana o hermano, un abuelo o abuela, etc. En esta ocasión, él asesino que está siendo juzgado en estos días, paso de las palabras a los hechos..., ¡corto recorrido el que existe entre las palabras y los hechos en una mente donde anida el fanatismo religioso! Por supuesto, el fanatismo no es una posesión exclusiva del mundo testiguil, pero, no enseña una lección: ¡Cuidado con las palabras que pronunciamos cuando nos autoproclamamos la "voz" de Dios en la Tierra!

Como no podía ser de otra manera, nuestro compañero El Topo Ajalvireño, nos hace el inmenso favor de traducirnos la noticia del enlace que hay debajo de la viñeta. El tío hace horas extras nocturnas para suministrar el alimento a la casa de la fe. Los apóstatas somos así de generosos..., ¡nunca os pedimos vuestro dinero! ¡No queremos donaciones de ningún tipo! Para pedir, ¡ya están los pedigüeños del Governing Body Bank!

¡Va por ustedes!

LA DECISIÓN DEFINITIVA: LA ESPOSA FUE ASESINADA

Por: KYLE REA, Times-Journal
Hace siete días

Eugena Smith hubiera deseado que la gente disfrutara, después que se leyó públicamente la carta que ella escribió diciendo que abandonaba la confesión religiosa de los testigos de Jehová.

Una carta de cinco páginas, que se le leyó al jurado este miércoles y que iba dirigida a la Sociedad Watch Tower Bible and Tract de los testigos de Jehová. La encontraron los inspectores de policía entre una pila de ropa en el suelo del dormitorio de Eugena Smith, poco después de que esta mujer de 33 años, de la ciudad de St. Thomas, fuese hallada asesinada en su hogar del número 9 de la calle Balaclava St., de la misma localidad.

La estranguló su marido, Michael Smith, de 37 años y que está siendo juzgado en estos días por el Tribunal Superior de Justicia de la ciudad por los cargos de asesinato en primer grado.

La hija de matrimonio, que cumplirá los tres años y medio en junio, no estaba en casa en el momento de crimen.

La Corona (el estado) dijo en la declaración de apertura del juicio el martes que, Eugena Smith intentaba dejar a su marido y la confesión religiosa, solo unos días antes de ser asesinada el 7 de junio de 2007. Michael Smith pensaba que ella tenía una aventura amorosa.

En medio de la montaña de evidencias que se presentaron ante el tribunal el miércoles, en la carta de Eugena, ésta decía: "No deseo asociarme nunca más con la organización Watchtower" y solicitó a las personas a que no trataran de persuadirla de lo contrario. "Mi decisión es definitiva".

El miércoles también se pudieron escuchar los testimonios de los inspectores Terri Hikele y Marc Vaughan, los dos de St. Thomas, los policía que investigaron, fotografiaron y grabaron en vídeo tanto el domicilio de Eugene Smith, como el de Michael Smith de la calle Talbot St. el tribunal también pudo escuchar las transcripciones de las llamadas de los teléfonos móviles, información del ordenador, así como ropa y medicamentos que la policía requisó.

Algunos objetos, tales como: una camiseta de una mujer negra desgarrada del cuello hasta la cintura, un par de tangas, sábanas manchadas así como unas bolas de papel higiénico manchadas de una sustancia de color rojo, todo encontrado en la cama de Eugena Smith, fue enviado al Centro de Ciencias Forenses en Toronto, para que lo analizasen.

Muestras tomadas del pene de Michael Smith así como las muestras del kit para casos de violaciones fueron enviados también a analizarse, pudiendo escuchar esto el tribunal.

Fotos, vídeos y objetos requisados de domicilio de Michael Smith también se les mostró al jurado. Entre los objetos, había una carta del padre de Michael Smith, Joseph Smith, dirigida "a mi hijo".

Fue leída en voz alta al jurado por el inspector Vaughan, en la carta solicitaba el perdón por "el arrebato emocional" y hablaba de una discusión acalorada entre Eugena Smith y los parientes políticos. En la carta expresa la preocupación, Joseph Smith, de que no vuelva a tener la oportunidad de ver a su nieta.

"No la hagas pagar a ella por unas pocas palabras que se han podido decir en un momento de acaloramiento".

El juicio continúa hoy.

Fin de la traducción.

No sabemos qué pudo motivar a Michael Smith a cometer un asesinato. Pero, aquí, sin duda hay una peligrosa mezcolanza de un componente religioso y emocional.

Vamos a seguir este juicio durante estos días. Esperamos que el historiador de marras, pueda aportar algún comentario teocrático al respecto.

¡Somos la leche frita los apóstatas! La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad..., ¡ese es nuestro lema! ¿Cuál es el lema del Cuerpo Gobernante?